El gigantesco país asiático, que lleva un camino imparable destinado a convertirla en la primera potencia mundial a nivel económico, ha invertido miles y miles de millones de dólares en mastodónticos proyectos inmobiliarios. Muchos de ellos han sido construcciones imposibles que intentaban emular ciudades europeas como París o Venecia (losLeer más