ARTICULOS

Visitar las reservas indias de Estados Unidos

Visitar reservas indias es una de las mejores experiencias que se pueden vivir en un viaje por Estados Unidos. Cuando los colonizadores europeos llegaron a América, había más de doce millones de nativos viviendo en estas tierras, divididos en más de mil tribus. Poco a poco fueron aniquilando a sus miembros y aislándoles en reservas, arrebatándoles un territorio que les pertenecía desde el principio de los tiempos. Gracias a sus reivindicaciones, los nativos cada vez van ganando más derechos pero aún queda un largo camino por recorrer. Mientras tanto, aprovechan el atractivo de su cultura para beneficiarse del turismo y mostrar a los extranjeros sus tradiciones ancestrales. No todas las reservas están abiertas al público pero sí muchas de ellas. En este artículo te daremos directrices y consejos para que puedas visitar algunas.

indioss

¿Qué son los pow wows?

Por fortuna, aún continúan celebrándose los powwow, las reuniones de tribus nativas donde se exhibe su riquísimo patrimonio cultural. Powwow es una palabra que en la lengua narragansett significa algo así como “líder espiritual” pero por extensión se aplica a un tipo de danzas que ese fin de semana son representadas por los indios al son de la música foklórica, con acentuado ritmo de tambor y cantos tradicionales cuyas letras hablan de leyendas y mitos. Estos rituales formaban parte de la vida cotidiana, cada cual con un fin concreto: la caza, la guerra, la diversión… Un legado cultural que se enriquece aún más y gana espectacularidad gracias a los espléndidos trajes de colores y los característicos tocados de plumas.

El powwow de Denver es uno de los más interesantes. Denver era antaño un territorio indio que los colonos debían atravesar para viajar al oeste y, en consecuencia, hoy en día punto de reunión para los orgullosos representantes de las tribus de América del Norte una vez al año. Se trata de un evento de fuerte contenido étnico que tiene lugar en el Coliseum local de la calle Humboldt en el que participan nada menos que 1.600 nativos de un centenar de tribus diferentes, procedentes de 38 estados de EEUU y varias provincias de Canadá, con el objetivo de mantener vivas las tradiciones y el patrimonio cultural de sus ancestros, presentándolo ante el público para darlo a conocer.

native1

Cada jornada empieza a las 10:00 con la apertura de la feria de artesanía y, dos veces al día, a las 11:0 y las 19:00, se llevan a cabo las entradas de los grupos que actuarán (salvo el domingo, que sólo hay una): los indios desfilan por el Coliseum con sus espectaculares atavíos, sus mocasines de cuero, sus escudos con abalorios, sus plumajes y portando flameantes banderas. A partir de ahí se suceden los bailes junto a otras actividades complementarias, desde puestos de gastronomía típica a la elección de la Princesa Pow Wow, pasando por una competición denominada Jingle Dress Dance, en la que las mujeres danzan adornadas con cascabeles.

Visitar reservas

Aunque muchos todavía tengan la idea de que una reserva india son un montón de tipis agrupados alrededor de una fogata, nada más lejos de la realidad. A excepción de algunas tribus de Arizona y Nuevo México, donde sus habitantes siguen viviendo en rudimentarias casas de adobe, los indios se han amoldado a la modernidad. Hoy en día dichas reservas cuentan con instalaciones como hoteles, bibliotecas, polideportivos y sobre todo casinos: hay que recordar que dentro de las reservas no se pagan impuestos, por lo que los indios se han convertido en los amos y señores de las casas de juego (mueven bastante más dinero que los casinos de Las Vegas). Eso sí, nada de alcohol, en muchas de las reservas está tajantemente prohibido. El alcoholismo es una de las grandes lacras de la comunidad india: más de un 12% de la población fallece por este problema. Otra de las fuentes de ingresos es el turismo: cada año miles de personas visitan las reservas, intentando conocer un poco más de los auténticos orígenes de la cultura norteamericana.

Para visitar una reserva, una buena opción es contactar con la web Go Native America, donde organizan diferentes tours, desde dos días a dos semanas, donde se recorren los hogares de los apaches, los acoma o los cherokees. Son muy respetuosos en las visitas ya que los grupos de visitantes son bastante pequeños, precisamente para que los indios no se sientan como muñecos de feria. Hay que recordar que una reserva india no es un parque de atracciones y hay que ser muy respetuoso con sus costumbres y su estructura social. Así, hay que tener en cuenta que a muchos de ellos no les gusta que se les grabe o se les tome fotografías, por lo que es indispensable siempre pedir permiso. Si asistimos a alguna ceremonia, hay que tener también en cuenta que suele estar mal visto aplaudir después de la misma. No todas las reservas admiten visitantes, por eso hemos de conocer de antemano cuales de ellas permiten a los no-indios asistir a los powwow: generalmente se cobra entrada. El powwow más importante del país, Gathering of Nations, se celebra cada mes de Abril en la Universidad de Nuevo México en Albuquerque. Se reúnen más de 700 tribus diferentes e incluso hay un certamen que elige a la Miss Indian correspondiente.

En Estados Unidos hay un montón de reservas indias para visitar. Desde la de los Pies Negros en Montana (se puede ir conduciendo desde Yellowstone) a la Six Nations Reservation de Ontario, la de los navajos en Arizona (aquí incluso te puedes alojar en un tipi en el hotel Wigwam) o la de los mojave entre California y Nevada. En muchas de ellas hay museos y centros culturales que exponen su patrimonio: cíñete a las actividades culturales ya que hay muchas familias indias a las que no les gusta ver sus reservas llenas de turistas e intentan mantener su privacidad, lo cual es muy comprensible. Otras familias, sin embargo, viven precisamente del turismo, vendiendo a los visitantes artesanía, ropa hecha a mano, cocinando comida típica (generalmente no suelen permitir que entres en las reservas con comida de fuera) o mostrando cómo se lleva a cabo la elaboración de canoas. Y una última advertencia: no olvides que está estrictamente prohibido entrar a los tipis, ya que se utilizan para ceremonias religiosas.

Las reservas más interesantes

En la Fort Apache Indian Reservation (Arizona) podrás esquiar ya que la regencia del resort de ski más grande del estado la lleva la White Mountain Apache Tribe. También en Arizona se encuentra la Navajo Nation (la mayor del país, con más de 250.000 miembros). Cada año, en el mes de Septiembre, se celebra el Navajo Nation Fair, que ya lleva más de setenta ediciones, en Window Rock. Tienes la oportunidad de alojarte en hoteles regentados por los navajos como el Quality Inn Navajo Nation, Quality Inn Navajo Nation Capital y Quality Inn Lake Powell.

La tribu de los Cherokee se encuentra distribuida en 14 emplazamientos en Oklahoma, donde además tienen su propio periódico (hay otra rama de esta tribu en Carolina del Norte). Con el bono Cherokee Compass podrás visitar cinco museos por sólo 15 dólares: Cherokee Heritage Center, Cherokee National Prison Museum, Cherokee National Supreme Court Museum y el John Ross Museum. Ya sólo el primero de ellos, el más completo, justifica la compra del ticket: hay un poblado indio completamente restaurado. Cada mes de Octubre en la ciudad de Tulsa se organiza un mercado de artesanía nativa, el Cherokee Art Market.

La Quileute Indian Reservation (Washington) se encuentra en el área donde se han inspirado los libros de “Crepúsculo”, lo que ha atraido a un montón de visitantes. En verano celebran uno de los festivales más importantes del estado.

La Standing Rock Indian Reservation se encuentra en la frontera entre Dakota del Norte y Dakota del Sur: es el hogar de los Pies Negros, los Yanktonai y los Hunkpapa. Y aqui fue donde nació el indio más famoso de todos: Toro Sentado. Lo curioso es que hay dos tumbas de este mítico personaje: la primera, donde se le enterró inicialmente, en Fort Yates, y la segunda, a donde se trasladó su cuerpo, en Mobridge. Uno de los hoteles más emblemáticos para alojarte, realmente precioso, es el Cedar Wood Inn en Deadwood.

Tenemos también reservas en Alaska como la Annette Island Reserve, que es la única que sobrevive. Se encuentra a apenas unos kilómetros al sur de Ketchikan y es el hogar de la tribu Tsimshian. El pueblo más importante es Metlakatla, donde podrás disfrutar de bailes tradicionales y tours guiados.

En la Fort Peck Indian Reservation (Montana) tendrás la oportunidad de observar a los bisontes en libertad en plena naturaleza. También en Montana está la Crow Indian Reservation, que todos los veranos organiza un importante festival.

En Texas se encuentra la Alabama-Coushatta Indian Reservation. Reciben visitantes en cualquier época del año (los fines de semana hay danzas tradicionales) y cuentan con un poblado indio.

 

Categorías:ARTICULOS

Tagged as:

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s