Si hay un país por el que realmente es un auténtico placer conducir, dejándose llevar por carreteras interminables con el horizonte como única meta, este es Estados Unidos. La inmensidad del territorio de esta nación-continente es tal y tan variada que las opciones para diseñar diferentes rutas se antojan infinitas.Leer más