Parques naturales de USA más allá de Colorado, Yellowstone y Yosemite

Cuando uno piensa en hacer un viaje a Estados Unidos para recorrer algunos de sus extraordinarios parques naturales, los tres nombres que primero le vienen a la cabeza son Colorado, Yellowstone y Yosemite: cada uno recibe más de cinco millones de visitantes al año. Sin embargo, en el país podemos encontrar nada más y nada menos que 59 Parques Nacionales y muchos de ellos, la gran mayoría, son unos perfectos desconocidos para el que viene del extranjero, el turismo que se recibe es casi en su totalidad estadounidense. Por dicho motivo, pensamos que sería una buena idea confeccionar un artículo en el que os presentáramos oficialmente algunos de esos parques que no son tan famosos pero que aún así guardan un montón de atractivos naturales: si lo tuyo es rodar por carretera y las actividades al aire libre, estamos seguros de que este reportaje te va a encantar.

Katmai National Park (Alaska)

Al sur de Alaska se encuentra uno de los mejores lugares del mundo para fotografiar desde la distancia al oso grizzly ya que aquí viven más de dos mil ejemplares: la mejor época para verlos va de Junio a Septiembre. Con una extensión de más de 16.000 kilómetros cuadrados (la misma que Kuwait) y los atractivos estrellas del volcán Katmai (el más conocido aunque hay otros trece), el río Alagnak, las cataratas de Brooks River y el lago Naknek, el Katmai presume de ser uno de los parques más “solitarios” del país: apenas 200 personas por día lo visitan… ¡y eso en temporada alta! El motivo es que llegar hasta aquí no es fácil: no se puede hacer por carretera por lo que hay que tomar un vuelo desde Anchorage hasta King Salmon. Sin embargo, después la entrada al parque es gratuita, aunque para acampar hay que abonar una tarifa. Si tienes intención de dormir aquí, lo ideal es llevar un recipiente para alimentos a prueba de osos (totalmente hermético, se les conoce como BRC en inglés, para evitar que el olor les atraiga por la noche). Brooks Camp es el área más visitada porque es precisamente aquí donde se concentran los osos para comer salmón. Y no te confíes con el clima aunque vengas en verano pues aunque durante el día hace calor y podrás estar en manga corta, por la noche las temperaturas bajan hasta cero grados.

bears-2035489_960_720

Gates of the Arctic National Park (Alaska)

Pese a ser el segundo parque nacional más grande del país, es el menos visitado: poco más de 11.000 personas al año, lo que hace de él también el parque más virgen de todos. Con una extensión similar a la de Bélgica y situado por encima del Círculo Polar Ártico, su situación geográfica provoca que lo que más abunde sea la tundra, donde viven osos negros y pardos, lobos y renos. La Cordillera de Brooks, de más de mil kilómetros de longitud y que llega hasta el territorio del Yukon, tiene cumbres que llegan hasta los casi tres mil metros de altura. Además, aquí se encuentra también el río Alatna, considerado uno de los más espectaculares del mundo. En el parque no hay carreteras por lo que la única forma de llegar aquí es en taxis aéreos, que sólo despegan si las condiciones climatológicas son favorables. Se recomienda venir en verano ya que en invierno las temperaturas, de varios grados bajo cero, son insoportables.

artic

North Cascades (Washington)

A apenas tres horas de coche de Seattle tenemos uno de los parques más bonitos de Estados Unidos, el North Cascades, sólo hay que echar un ojo a la fotografía de abajo. Un parque que se asemeja mucho a los paisajes alpinos de Suiza, que permite disfrutar de innumerables cascadas (las de Ladder Creek son las más populares) y que cuenta con más de 600 kilómetros de rutas de senderismo. Podrás navegar en kayak en el lago Ross, pasear entre alguno de sus más de setecientos glaciares, visitar la preciosa reserva de Diablo Lake con sus aguas color turquesa o practicar alpinismo. La mejor forma de recorrer el parque es siguiendo la State Route 20, conocida como la North Cascades Highway: una de las mejores paradas es en el mirador Washington Pass Overlook, con fabulosas vistas a la montaña Liberty Bell. Eso sí, si vienes en verano (en invierno muchas de las carreteras están cerradas por la nieve) no olvides tu spray antimosquitos.

north cascades

Isle Royale National Park (Michigan)

La isla Royale, de 70 kilómetros de longitud, es la mayor del lago Superior y desde 1940 es oficialmente considerada Parque Nacional, uno de los más pequeños del país con apenas 2.000 kilómetros de extensión, de los que sólo una cuarta parte se encuentran en tierra firme. Posee una de las colonias más extensas de lobos y alces del país: para preservar la salud de los lobos, se prohíbe la entrada al parque de perros, ya que estos podrían transmitirles enfermedades. Sólo se puede acceder a la isla en ferries que salen desde Grand Portage (Minnesota) o aeroplano (para ambas opciones es muy conveniente reservar los billetes) y el parque, al contrario que otros, no abre durante todo el año, sólo de Abril a Octubre. La entrada cuesta 7 dólares al día pero si vas a pasar más tiempo, sale más a cuenta coger un abono (Isle Royale Season Pass), que por 60 dólares permite a tres visitantes hacer todas las visitas que quieran en la temporada en que está abierto al público.

22256707_1569213269792296_4851959237169032916_o

Dry Tortugas (Florida)

En el Golfo de México, a poco más de cien kilómetros de Cayo Hueso, está el Dry Tortugas National Park, formado por siete pequeñas islas rodeadas de arrecifes. En una de ellas se encuentra el Fuerte Jefferson, que fue usado como prisión durante la Guerra Civil americana. En los cayos de Florida se ofrecen excursiones de un día que te llevan hasta el parque en un catamarán: se recomienda echar crema solar y toalla, el equipo de snorkel te lo proporcionan ellos. Podrás admirar más de trescientas especies diferentes de pájaros, bucear entre corales, visitar el fuerte y los faros y pasear por playas que son lo más parecido al paraíso.

drytortugas

Great Basin National Park (Nevada)

La mayoría de la gente que visita Nevada lo hace atraída por las luces de neón de Las Vegas. Pero a sólo 470 kilómetros de la ciudad de los casinos, los amantes de la naturaleza también tienen una buena excusa, el Parque Nacional Great Basin, que con sus trescientos kilómetros cuadrados es uno de los más pequeños del país pero también de los más sugerentes. Cercano a la frontera con Utah, este parque desértico y montañoso, que pese a las escasas lluvias que recibe tiene extensas concentraciones de pinares y en el pasado estuvo cubierto por glaciares, suele accederse a él por medio de la Route 488. El parque conserva las cuevas más espectaculares de todo el estado, las Lehman Caves, y la segunda montaña más alta de Nevada, el Wheeler Peak.

basin

Congareee National Park (Carolina del Sur)

Otro de los parques más pequeños (90 kilómetros cuadrados) y sin embargo de los más atractivos, ya que buena parte de sus árboles (que poco tienen que envidiar en altura a las secuoyas ya que alcanzan los cincuenta metros) crecen rodeados de marismas y pantanos. En esas mismas aguas viven infinidad de caimanes, algo a tener en cuenta a la hora de visitar el parque: la mejor forma de hacerlo es a bordo de una canoa, los paseos son gratuitos los fines de semana. Otra bonita forma de descubrir la fauna y flora del Congaree es paseando por la plataforma de casi cuatro kilómetros, la Boardwalk Loop, que se eleva sobre los pantanos. El Congaree recibe el nombre de sus primeros habitantes, los indios nativos que ocuparon estas tierras hasta que en el siglo XVIII fueron practicamente exterminados por los colonizadores (sólo sobrevivió una décima parte de la población). El parque se puede visitar en cualquier época del año, aunque es preferible venir en primavera u otoño.

congaree

Guadalupe Mountains National Park (Texas)

Al este de El Paso y con el atractivo del monte más alto de Texas, el parque Guadalupe, pese a las altas temperaturas en verano, puede ser una gran opción si estás de viaje por el sur de Estados Unidos. A sólo unos kilómetros de las cuevas Carlsbad, otra interesante visita, se encuentra este parque rico en fósiles y con reminiscencias neolíticas, cerca del que vivían antiguamente los apaches. Con cañones que, aunque más pequeños, te recordarán a los del Colorado, la elegante silueta del monte Capitan (llamado igual que el de Yosemite) y rutas de senderismo realmente bonitas como la del Devil’s Hall Trail, puedes rematar la jornada en uno de los ranchos que hay dentro de la reserva y que suelen mostrar los guardabosques a los visitantes .

guadalupe

Gunnison National Park (Colorado)

Cuando uno va al Colorado ¿en qué piensa? Pues en el Gran Cañón. Pero en este estado hay otro pequeño parque de ochenta kilómetros cuadrados, el del Black Canyon (el Cañón Negro), con un paraje también espectacular. Riscos afilados y precipicios con una antigüedad de más de dos millones de años que se asoman al río Gunnison y que ofrecen unos paisajes cautivadores a los senderistas (quienes, por cierto, deben tener ojo con los osos, que huelen los bocadillos de los excursionistas a kilómetros). A lo largo del parque hay infinidad de miradores como el Sunset View o el Gunnison Point que nos regalan maravillosas vistas. Pero lo mejor llega al caer la noche: la nula contaminación lumínica permite contemplar más de 15.000 estrellas, lo que ha atraído a esta zona a astrónomos de todo el mundo.

gunnison

Voyageurs National Park (Minnesota)

El parque Voyageurs debe su nombre a esos comerciantes de pieles canadienses que fueron los primeros (tras los nativos, obviamente) en adentrarse en este área. Situado cerca de la frontera entre USA y Canadá, ofrece estampas idílicas en las que los lagos son los auténticos protagonistas: los más importantes son el Rainy, el Kabetogama, el Namakan y Sand Point. A muchos de los campings sólo se puede llegar por vía marítima, por lo que se aconseja pasar antes por el Centro de Visitantes para haceros con un mapa. Aunque son frecuentes las nevadas, el parque también permanece abierto en invierno, ofreciendo un montón de actividades asociadas al frío: puedes aprovechar para alojarte en el hotel Kettle Falls, construido en el siglo pasado y considerado Edificio Histórico.

voyageurs

Denali National Park (Alaska)

Si el parque Denali no es el más bonito de Estados Unidos, poco le falta. La montaña McKinley es su imagen más conocida: el pico más alto de América del Norte con 6.193 metros de altura. Se puede llegar en tren y en coche (está a menos de 400 kilómetros de Anchorage) pero para recorrer el parque a bordo de un vehículo, y con la intención de preservar su fauna y flora, deberás coger uno de los autobuses estatales; también, evidentemente, podrás hacer la ruta caminando o en bicicleta.  La entrada al parque cuesta diez dólares por persona y día. Dentro del parque sólo hay cuatro alojamientos muy remotos dentro del área de Kantishna, por lo que si quieres dormir cerca, lo mejor es que busques habitación cerca de la entrada, en Healy o en Cantwell.

denali

Lassen Volcanic National Park (California)

Aunque casi todos asociamos California a largas playas y chicas en bikini, en este estado, que tiene una extensión similar a la de España, hay cabida para todo tipo de paisajes. Y las montañas nevadas están bien presentes. Podrás encontrarlas en el Lassen Volcanic National Park, situado al norte de California y caracterizado, como su nombre indica, por acoger diferentes tipos de volcanes. Aunque estos, de momento, no han vuelto a estar en activo desde hace un siglo, sí se conservan áreas geotermales como la de Bumpass Hell: hay que tener mucho cuidado de respetar las vallas de seguridad ya que el agua sale a muy alta temperatura y más de un visitante que ha ignorado las normas ha sufrido quemaduras. Podrás tomar un picnic a las orillas del lago Manzanita (¡me encanta el nombre!), perfectamente preparado para los turistas con duchas, baños y hasta una lavandería, dormir en un rancho del año 1900, el Drakesbad, fotografiar las cascadas de Mill Creek o Kings Creek o incluso esquiar si vienes en invierno.

lassen

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Elia Wheat dice:

    Hace años tuve la suerte de acampar en Yosemite Park… expectacular y he visitado el Gran Cañón del Colorado. Desconozco los que mencionas en este post, pero ya han quedado algunos apuntados en mi agenda. Gracias como siempre por abrirnos una ventana al mundo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Elia muchas gracias a ti por el comment! Espero que te haya inspirado para futuros viajes!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s