Viaje a Mérida y Trujillo

Parece mentira que con lo que una ha viajado por el mundo, aún le queden tantísimas cosas por ver en nuestro país. Pero esa es la gran ventaja de vivir en España, que nuestro patrimonio cultural parece no acabarse nunca y debemos sentirnos unos privilegiados por ello. Y lo mejor de esto es que han sido tantísimas las civilizaciones que han pasado por nuestras tierras, que busques el legado que busques, celta, mozárabe, fenicio o romano, aquí lo tienes. Insisto:tenemos mucha suerte.

Extremadura era algo que tenía pendiente desde hace mucho tiempo y más cuando una tiene amigos allí que la han insistido varias veces en hacer una escapada. Pero al final,por unas cosas o por otras, he acabado sacrificando el viaje extremeño por algunos otros al extranjero y no quería demorarlo más tiempo. Asi que aprovechando que ya nos llegaba el buen tiempo,nos juntamos unos cuantos amigos y nos fuimos tres días a conocer Mérida y Trujillo, dos de los pueblos más bonitos de España. Volvimos con unas agujetas de campeonato porque sobre todo Mérida, tiene para ver y andar lo que no está en los escritos, amén de las cuestas, pero vaya si mereció la pena. No vayas con la idea preconcebida de que en Mérida está el anfiteatro y poco más porque eso es sólo la punta del iceberg de la cantidad de ruinas que quedan en esta ciudad maravillosa. Os aseguro que,con diferencia,es uno de los viajes por España de los que he vuelto más impresionada.

El trayecto de Madrid a Mérida en coche supone poco más de tres horas por lo que saliendo medianamente pronto el viernes puedes aprovechar bastante bien el fin de semana. En cuanto al tema del alojamiento, aprovechando que íbamos cinco, decidimos tirar por Airbnb y dejarnos de hoteles y la verdad que fue un acierto. Alquilamos un pisazo grandísimo a diez minutos andando del centro. El casero un encanto de chaval, hasta nos dejó la plaza de garaje para que nos despreocupáramos del coche,y lo mejor el precio, por todo el fin de semana salimos a 20 euros por persona. Lo cierto es que Airbnb compensa un montón si vas en grupo, nosotros los viajes que tenemos preparados para este año ya tenemos varias reservas hechas con ellos.Y es que lo de alojarse en casas particulares te evita tener que aguantar a otros clientes,gozar de mucho más espacio y poder desayunar en casa. Todo son ventajas.

Antes de comenzar con las visitas por Mérida, te recomiendo que si vas a visitar varios monumentos, que es lo suyo, te hagas con la entrada combinada, que te ahorra bastante dinero (cuesta 12 euros y puedes adquirirla en el mismo anfiteatro,que probablemente sea lo que primero visites). Lo recomendable es que te acerques al anfiteatro a primera hora y te evites las marabuntas de turistas, que nosotros cuando íbamos a irnos ya nos topamos con un grupo de viejetes del IMSERSO y no veais la que montó un abuelo cantando a voz en grito el himno del Real Madrid para comprobar la acústica del anfiteatro. Supongo que a la guía que le animaba le haría mucha gracia el tema pero visto desde fuera daba mucha vergüenza ajena ver profanado un yacimiento arqueológico de tal calibre de una manera tan casposa. Pero bueno, supongo que en España,por desgracia,este tipo de espectáculos son más habituales de lo que desearíamos.

El teatro romano de Mérida es francamente espectacular. Cuando te ves allí dentro, te das cuenta que el legado que los romanos dejaron en nuestro país es simplemente magnífico. Y es que una de las cosas que ha de agradecerse al pueblo de Mérida (y a los puntillosos arqueólogos) es con el mimo y respeto que se han tratado todas las ruinas, dando un ejemplo de lo que es un programa de conservación bien planificado.No obstante,todo el conjunto arqueológico es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

mer2

Antes de comenzar a desgranar el teatro, debo hacer una breve introducción acerca de lo que supuso Emerita Augusta, la antigua Mérida, en el pasado romano de la Iberia de entonces. La ciudad se fundó en el 25 AC para acoger a todos los legionarios que vinieron a combatir en las guerras cántabras. A pesar de que esta zona estaba poco romanizada y tuvieron que vérselas con los pobladores locales como vetones y lusitanos, pronto llegó a ser una de las urbes más relevantes de su época, con una población de casi 50.000 habitantes. Hay que tener en cuenta que cuando llegaron los romanos, tanto vetones como lusitanos estaban aquí más que instalados, con ciudades amuralladas y sus propios ritos religiosos,que desgraciadamente se vieron eclipsados por la época de esplendor romano que vendría a relevarles.

Aunque Extremadura tenga fama de ser una región árida y seca,los romanos aprovecharon el emplazamiento de Mérida junto al río Guadiana,que entonces se denominaba Anas, para invertir económicamente en el crecimiento de la ciudad.Al abastecimiento de agua se unía la cercanía de bosques que aseguraba el abastecimiento de materias primas. Esto llevó a Emerita Augusta a acabar convirtiéndose en la capital de Lusitania, una de las provincias con las que los romanos dividieron la Península Ibérica. Para entonces,la ciudad contaba ya con uno de los servicios de alcantarillado más avanzados de toda Europa. Aunque Emerita Augusta no llegara a conseguir el nivel de importancia que alcanzó Tarraco, la actual Tarragona, lo cierto es que su relevancia en la España romana fue más que notable.

Vayamos ya con el anfiteatro y el teatro romano, el lugar más importante de toda Mérida. Este último fue construido en el año 16 AC, parece mentira que después de más de 2.000 años pueda conservarse en tan buen estado. Comenzando con el anfiteatro, este se terminó de construir muy poco después que el teatro, en el año 8 AC. Toda buena ciudad romana que se precie debía contar con espacios lúdicos para que el público se divirtiera,caso de los anfiteatros y los circos, y de paso quedara constancia del poder político de los cónsules que se encargaban de su construcción y mantenimiento.

El anfiteatro tiene unas medidas colosales para la época:una figura elíptica de 126 metros de largo que ofrecía asiento para 16.000 espectadores. Aquí se celebraban luchas de gladiadores y las venatio,que eran los espectáculos donde se utilizaban ferias salvajes (sí,hijos, ya desde la antigüedad se usaba a los animales para masacrarlos y posteriormente cambiaríamos a los leones por los toros,si es que no escarmentamos…) Estos espectáculos circenses hacían las delicias del público romano, aunque a mí me sigan pareciendo una barbaridad, y en ellos se mostraba la sumisión de los animales obligando a panteras a lamer las manos de sus domadores, se organizaban cacerías a cargo de bestiarios y venatores y se lanzaba a los condenados, mayoritariamente cristianos, a la arena para ser devorados por animales que llevaban días sin comer. Me pregunto qué encanto le vería el público a ver como seres humanos eran despedazados,por mucho odio que les tuvieran.

mer3

Pero lo que les gustaba de verdad a los romanos eran las luchas de gladiadores. Lo cierto es que muchas veces la realidad poco tiene que ver con la ficción que nos ha mostrado el cine. Así, si tendemos a imaginarnos a los gladiadores como gigantes como armarios que rozaban los dos metros, caemos en un grave error: los romanos de entonces apenas superaban el metro y medio. Y aunque nos cueste creerlo, las últimas investigaciones apuntan a que también existían mujeres gladiadoras.

Otro de los mitos más extendidos es que la mayoría de los gladiadores morían en la arena, lo cual tampoco es cierto.A la mayoría se les perdonaba la vida precisamente porque eran muy valiosos y sólo en casos muy extremos,en los que las heridas eran mortales, se les clavaba una daga en el corazón para acortar su agonía y que tuvieran una muerte digna. Por cierto, que ese gesto que hacían los romanos con el pulgar hacia arriba o abajo para mostrar clemencia, también está cambiado por el celuloide: si el signo era hacia arriba, esto significaba que se sacara la espada y se matara al gladiador, si era hacia abajo, significaba enfundar la espada y perdonarles la vida. Los gladiadores no eran sólo esclavos y prisioneros sino que también se apuntaban voluntarios, atraídos por los generosos sueldos (por un combate ganaban entre 1000 y 5000 sestercios,cuando el erario de un soldado raso en todo el año no llegaba a los 400 y eso que se considera que las milicias romanas estaban muy bien pagadas). A esto se les sumaba el dinero que les lanzaba el público cuando daban la vuelta al ruedo, el alojamiento y comida que les garantizaba el Estado y la ventaja de entrar y salir cuando les viniera en gana (hablo de los gladiadores voluntarios,claro). Aún así, pese al dineral que ganaban, estaban en lo más bajo de la jerarquía social, junto a las prostitutas: su testimonio ni siquiera era tenido en cuenta en los juicios.

Los combates no debían ser necesariamente un uno con otra uno, también se celebraban auténticas batallas campales con dos equipos participantes, los gregatim. Dentro de los gladiadores, los había de diferentes tipos: el retarius, que utilizaba una red y un tridente, el sector,que se ayudaba de una espada parecida a la de los legionarios, el dimachaerus (solían luchar entre ellos con dagas cortas), el myrmillo, cuyo casco con cresta les hacía reconocibles, el traex o tracio,que también llevaba el casco decorado con un grifo (animal mitológico),el hoplomachus,que usaba una lanza… Es una buena opción que justo antes de entrar a la arena se ofrezca un montón de información acerca de los gladiadores porque te pones aún más en situación cuando te ves allí abajo.La verdad que tenía que impresionar un montón salir y encontrarse a toda esa multitud vitoreando. Junto a las puertas de entrada y salida, también se conservan las antiguas habitaciones de los gladiadores, de techos muy bajos, lo que reafirma que lo de que eran bajitos tenía mucho de verdad.

Nos vamos ya al Teatro Romano, la joya de la corona emeritense. Creo que pocos monumentos en España pueden impresionar tanto como lo hace este cuando lo ves por primera vez. Con una capacidad de 6.000 espectadores en los graderíos, hay que tener en cuenta que su estado de conservación es tal (considerado el mejor conservado de toda Europa) que a día de hoy acoge anualmente el que probablemente sea el festival de teatro más importante de todo nuestro país (se celebra en Julio y hay que reservar hotel con meses de antelación).

Como digo,las dimensiones del teatro son impactantes, tiene una longitud de casi 70 metros. En las primeras filas se sentaban los políticos más notorios y las familias más acaudaladas.Existían acomodadores que ubicaban a los asistentes e incluso esclavos que “defendían” los asientos de los senadores. Antiguamente el escenario estaba recubierto de madera y en él se colocaban esculturas de los emperadores y los dioses más relevantes.Y no se usaba sólo para representaciones sino también para asambleas populares o homenajes funerarios a personajes célebres. El uso del teatro comenzó a decaer a medida que se fue implantando el cristianismo, que consideraba las obras teatrales una inmoralidad (la iglesia, en su línea, censurando la cultura).

mer1

Detrás del teatro, se encontraba el peristilo, una zona ajardinada con columnas que servía como área de esparcimiento para los actores y para que pudieran cambiarse de vestuario.Aquí también se encontraban los letrinas.

mer4

En la parte posterior del teatro también podemos ver el proceso de restauración que se está llevando con el pozo romano, que da idea de los conocimientos tan avanzados de aquella época en lo que ingeniería hidráulica se refiere. También podemos admirar el Aula Sacra,que estaba dedicada al culto imperial y donde se encontró un busto del emperador Octavio Augusto,que actualmente se exhibe en el Museo Arqueológico de Mérida. Aquí muchos asistentes se acercaban a rezar antes de que comenzaran las obras.

mer5

mer6

Nos vamos ya al Acueducto de San Lázaro. Puedes aprovechar para verlo de camino al antiguo Circo Romano. Este acueducto era una de las tres conducciones de agua hacia Emerita Augusta, aunque los restos que quedan son sólo una mínima parte del original. En el siglo XVI se reconstruyó a partir del original romano.

mer7

El Circo Romano era otro de los rincones más importantes de la antigua Mérida. En un principio se encontraba a las afueras de la ciudad, aunque la posterior reestructuración urbana lo sitúe a día de hoy en pleno centro. Con una longitud de casi medio kilómetro, éste fue uno de los circos más importantes de todo el Imperio Romano.Aunque actualmente sea una sombra de lo que fue, sigue impactando mucho verlo desde arriba (hay un mirador que te permitirá hacerte idea de las dimensiones reales del recinto). Antiguamente el circo estaba abierto al público pero ahora se cobra entrada y no te permiten acceder a la arena.

Aquí era donde se celebraban las carreras de cuádrigas, frecuentemente financiadas por personajes acaudalados que pretendían así incrementar su popularidad. En este circo se inició el conductor de carros Cayo Apuleyo diocles, un lusitano que probablemente sea el mejor conductor del que haya disfrutado todo el imperio. Durante casi 25 años se mantuvo en activo, lo que en aquella época era una excepción, ya que muchos aurigas morían jóvenes, a causa precisamente de accidentes en las carreras. Se calcula que el circo tenía capacidad para unos 30.000 espectadores, aunque con tanto saqueo posterior por otros colonizadores no se puede asegurar su número exacto.

Los espectáculos circenses eran muy populares entre los romanos. Las primeras celebraciones estaban vinculadas a la devoción a las divinidades y por eso antes de los juegos se organizaban unas procesiones religiosas previas llamadas pompa. Con el tiempo este carácter religioso se fue perdiendo y los ludi (juegos) acabaron siendo simplemente eso: lúdicos. En las carreras, en las que participaban carros de dos caballos (bigas) y de cuatro (cuadrigas) se debían dar siete vueltas completas, completando una distancia de unos 5 kilómetros en apenas diez minutos. Hacerse con la victoria no consistía sólo en un tema de velocidad, también influía la maña de los aurigas a la hora de arrinconar a sus oponentes o realizar las curvas sin dejarse comer el terreno. Los carros pertenecían a diferentes equipos,las facciones,que se identificaban fácilmente por cuatro colores: blanco, verde, azul y rojo. Las facciones eran el equivalente a nuestras escuderías de coches, se preocupaban del mantenimiento de los carros y de conseguir los mejores caballos. Hay que mencionar también que tanto aurigas como caballos vencedores eran obsequiados con la famosa corona de laurel (de ahí viene la palabra “laureados”).

mer8

Cerca del circo se encuentran también los restos de una antigua terma romana. Se ubicó aquí precisamente porque eran muchos los viajeros que venían a Emerita Augusta para disfrutar de los juegos.La terma se descubrió hace sólo 10 años, en el 2004. Hay que recordar que las termas en época romana no eran simples balnearios sino puntos de reunión social. Eran recintos ricamente ornamentados que constaban también de gimnasios y zonas de masajes y donde el agua era calentada artificialmente. Estas termas hasta contaban con una gigantesca sala de vapor. La pena es que desde su descubrimiento, por si no estaban ya suficientemente deterioradas, el vandalismo ha hecho de las suyas y ha provocado serios daños en los restos arqueológicos. Hay que ver qué poco respeto tienen algunos indeseables a un patrimonio que nos pertenece a todos.

mer9

Es el momento de irnos al Museo de Arte Romano de Mérida. Hay mucha gente que por falta de tiempo sacrifica su visita, algo que os desaconsejo aunque ello os obligue a madrugar un poquito más. Pero es que la exposición interior es realmente fabulosa y sin ella puede entenderse malamente el esplendor que se vivió en Mérida en época romana.Además,os recuerdo que tanto los sábados por la tarde como los domingos por la mañana la entrada es totalmente gratuita.

mer10

El Museo de Arte Romano no sólo se limita a exponer un montón de vestigios de tan gloriosa época sino que es una reliquia en sí mismo, ya que en la parte inferior se halla la cripta, donde hay un tramo de la construcción hidráulica que abastecía al Acueducto de San Lázaro. También se conserva un tramo de la calzada que llevaba a Córdoba, aparte de restos de antiguas viviendas,una necrópolis y varias columnas de mármol.

mer11

En el resto del museo, seccionado en tres plantas, se expone una cantidad de restos tan descomunal que abruma, parece mentira que se hayan conseguido salvar tantas piezas (aún así,una amiga de Mérida nos comentaba que el subsuelo emeritense está plagado de ruinas y que son muchos los vecinos que al realizar obras en casa, si encuentran vasijas o herramientas de la época,se lo callan para que no les paralicen las obras y vengan los arqueólogos,lo que supone una pérdida irreparable de patrimonio).

Entre todas las piezas expuestas podemos encontrar diferentes esculturas dedicadas tanto a dioses (Proserpina,Ceres o Plutón) como a emperadores como Septimio Severo. También se guardan muchos restos del circo y el anfiteatro, desde inscripciones a máscaras de actores, armas, lápidas e incluso un reloj de sol.

En la planta baja una de las cosas más interesantes es poder aprender cómo eran los ritos funerarios de los romanos, quienes en sus inicios inhumaban los cuerpos (los enterraban) y con el paso del tiempo comenzaron a incinerarlos. Era muy habitual encontrar en las lápidas la inscripción “Hic situs est. Sit tibi terra levis” (Aquí yace.Que la tierra te sea leve). Los sepulcros eran bastante grandes ya que,como los egipcios,los romanos eran enterrados con un generoso ajuar funerario.

En esta planta también podemos hacernos idea de cómo era la vida en el foro romano, el epicentro de la vida social. En el foro no sólo se situaba el mercado sino que también iba mucha gente a rezar a la basílica y se celebraban debates políticos.Lo curioso es que en Emerita Augusta existían dos foros, aunque de uno de ellos apenas queda nada y lo que se expone en el museo pertenece básicamente al foro principal. En este foro se exhibían colosales esculturas de Júpiter Ammon y Medusa, que tenían la función de salvaguardar a los ciudadanos de los peligros.

mer12-1

Buena parte del museo se dedica también a la exposición de cerámica. Dentro de ella, podemos diferenciar la cerámica común, a la que pertenecen las vajillas para comer y que eran bastante toscas. Se exhiben desde platos y botellas cuadradas a jarras de cuello estrecho, cuencos, juegos de vasos y vasijas para cocinar. Por otro lado, se encontraba la cerámica de lujo,más refinada, y de la que podemos encontrar buenos ejemplos como cuencos, cantimploras e incluso restos de una gran fuente. En la exposición permanente también podremos admirar una buena colección de lucernas, lo que eran los candiles romanos, y una gran cantidad de monedas, muchas de ellas intactas.

La última planta del museo también conserva un indudable valor didáctico al acercarnos a la vida diaria de los romanos y sus diferentes profesiones. Y es que aquí podremos darnos de frente con el material quirúrgico que utilizaban los médicos de antaño, los galenos, para realizar sus operaciones o los sellos de panaderos, así como varios retratos. La visita al museo, insisto después de haberlo recorrido, me parece totalmente indispensable en cualquier escapada a Mérida.

mer13

Tiempo ahora para el Puente Romano de Mérida, de casi 800 metros de longitud, y que parece mentira lo bien que ha aguantado el paso del tiempo. De los 62 arcos iniciales conserva 60, por lo que se mantiene prácticamente intacto aunque se haya reconstruído en varias ocasiones debido a las riadas.

mer14

Estatua de Luperca amamantando a Rómulo y Remo, los fundadores de Roma según cuenta la leyenda. El monumento fue donado a Mérida por la ciudad de Roma.

mer15

Pero Mérida no sólo exhibe orgullosa su pasado romano, no nos equivoquemos. Y es que uno de sus conjuntos arqueológicos más importante es justamente la Alcazaba, una fortaleza mozárabe de dimensiones enormes que la convierten en la fortificación más antigua de toda la Península Ibérica. Construida por Abderramán II en el siglo IX, se levantó para sofocar los múltiples levantamientos de la población. La ciudad, por cierto, pasó entonces a llamarse Marida. Era un bastón casi inexpugnable, con muros que llegaban a casi los tres metros de grosor y diez metros de altura. En su interior se encuentra un aljibe que servía como depósito de agua.

mer16

Aquí abajo va una foto de noche (que luce aún más bonito) del Templo de Diana, el único edificio de carácter religioso que queda en pie de la época romana. Se encontraba dentro del foro,muy cerca de las dos vías principales, el cardo y el decumanus, lo que dice mucho de su importancia en el momento en que se construyó. Y su nombre es engañoso porque en realidad aquí se rendía culto al emperador Augusto. Las columnas llegan a alcanzar los ocho metros de altura y mide casi 40 metros de largo.

mer17

Restos de otro de los recintos monumentales de Emerita Augusta, que antiguamente contaba con hornacinas para colocar diferentes esculturas. Este era el Pórtico del Foro, que antaño estaba totalmente recubierto de mármol.

mer18

Nuestro piso se encontraba súper cerquita de la Casa del Mitreo,que fue otro de los recintos que más me gustó, sobre todo porque me lo esperaba más pequeño. Son los restos de una antigua villa romana (domus) que probablemente perteneciera a una familia bastante pudiente. Se la conoce como la Casa del Mitreo porque donde se encuentra la actual Plaza de Toros, muy cerca, se hallaron restos relativos al dios Mitra.

La distribución de la casa gira en torno a tres patios principales. Alrededor se agrupan las distintas estancias, algunas más íntimas, como los comedores familiares y los dormitorios, y otras de carácter social, como el salón de recepciones o los comedores para invitados (el triclinium). El cometido principal de los patios era proporcionar luz y ventilación a las habitaciones. De la distribución del agua se encargaba la red de canales que recorre la vivienda y que se aprovisionaba del agua de lluvia que se recogía en una gran cisterna.

El mosaico cosmológico de la Casa del Mitreo es uno de los mejor conservados de toda la antigüedad. Representa la concepción filosófica del mundo y se cree que su autor pudo formarse en las escuelas sirias. Pero aparte de la gran cantidad de pinturas y mosaicos que han sobrevivido al paso del tiempo, debemos destacar las dependencias subterráneas, que al parecer eran habitaciones “de verano” donde la familia se resguardaba de las altas temperaturas del estío extremeño. También salían a refrescarse al jardín, el viridarium. Además de los baños privados, se han encontrado restos de otros baños (de agua fría, caliente y templada). Desde la Casa del Mitreo puedes ir andando por un sendero bordeado por cipreses hasta los Columbarios, recintos funerarios donde se enterraron a los miembros de dos familias acomodadas, los Julios y los Voconios.

mer19

Antes de irnos para Trujillo, no quiero acabar sin recomendaros en Mérida un lugar fabuloso donde estuvimos cenando un par de noches: La Bodeguilla. Se encuentra en la C/ Moreno de Vargas 2 , muy cerquita de la Plaza de España, y parece mentira como un sitio que ofrece platos de auténtico lujo y con una de las cartas más completas y variadas que he visto nunca pueda tener esos precios populares (con bebidas, unos 11 euros por persona). Las raciones son enormes, asi que sed comedidos a la hora de pedir. Nosotros recomendamos especialmente su salmorejo, el revuelto de morcilla con garbanzos (se equivocaron de mesa y nos llegó de casualidad pero ya puestos jeje), la parrillada de verduras y hasta nos atrevimos con la carne de canguro, que por cierto estaba deliciosa. El dueño hasta salió a saludarnos cuando supo que habíamos venido desde Madrid y nos regaló ambas noches el postre, un tiramisú que estaba de auténtico escándalo.

Lo bueno que tiene Trujillo para los que vivimos en Madrid es que en el viaje de vuelta desde Mérida pasas al lado. Asi que optamos por madrugar para poder recorrerlo por la mañana y ya de paso quedarnos a comer en La Troya, un restaurante que nos habían recomendado varios amigos. El sitio es más de batalleo que La Bodeguilla pero no nos extraña que se monten esas colas de espera y más teniendo en cuenta que Trujillo es un pueblo muy turístico y, pese a lo pequeño que es (9.000 habitantes), está plagado de restaurantes. Se encuentra en plena Plaza Mayor y nada más sentarte ya te plantan de aperitivo una tortilla de patata, una ensalada y un plato de chorizo extremeño. Incluso para los fines de semana tienen un interesante menú por 15 euros por persona; todo lo hacen a lo grande, si pides gazpacho o sopa de marisco, como fue nuestro caso, te traen directamente la fuente y te sirves todo lo que te plazca. Por cierto, nosotros ese domingo pudimos probar allí su jabalí en salsa y lo hacen tiernísimo.

Trujillo es conocida como “la ciudad de los conquistadores” debido a que aquí nacieron Francisco de Pizarro, que conquistó Perú, y Francisco de Orellana, que descubrió a los europeos el río Amazonas. Tanto uno como otro tienen un peso importantísimo en la historia de Trujillo,sólo hay que ver de quien es la estatua que preside el pueblo: Francisco de Pizarro.

mer20

Pizarro provenía de una familia muy acaudalada y parecía llevar en la sangre lo de conquistar tierras lejanas ya que era primo carnal de Hernán Cortés, quien colonizó México y sometió al imperio azteca. Pasó la mayor parte de su vida en América y no sólo invadió y cristianizó Perú, también participó en otras expediciones por Colombia y acompañó a la de Núñez de Balboa en busca del Océano Pacífico. Aunque quien crea que el descubrimiento de América fue un camino de rosas para los invasores españoles se equivoca y mucho. Buena prueba de ello es una de mis películas favoritas, “Aguirre,la cólera de Dios”. En este fantástico film protagonizado y dirigido por los no menos grandes Werner Herzog y Klaus Kinski, una pareja que se pasó la vida trabajando juntos, odiándose y amándose hasta el punto de ponerse una pistola entre medias, se cuenta de una manera muy cruda,pero muy fiel a la realidad, cómo eran las expediciones de entonces basándose en la vida del explorador Lope de Aguirre. Los soldados, muertos de hambre, cargados con trajes pesadísimos, equipajes y armas, se adentraban en plena selva, totalmente desorientados, a la merced de la climatología más agresiva, de los indios que conocían su territorio y por ello lo defendían con uñas y dientes, de las anacondas, de los mosquitos, de las enfermedades que no conocían sus organismos y de la desesperación de llevar años sin poder ver a sus familias. Muchos de ellos, si no acaban muertos, acababan locos. Y todo para enriquecer a los cuatro aristócratas de siempre y a la familia real y extender la palabra y la represión de la religión por el mundo.

En Trujillo la casa natal de Pizarro se ha convertido en un museo donde se explica la vida del conquistador (entrada 1,40 euros). Hay que recordar que los restos de Pizarro descansan en la ciudad de Lima,que él mismo fundó y donde murió asesinado.

En cuanto a Francisco de Orellana, murió también, asesinado por los indios caribes, en el río más grande del mundo, el Amazonas, siendo el primer occidental que lo recorrió a base de muchas penurias. Se cuenta que el  Amazonas se llama así porque los colonizadores debieron luchar contra mujeres guerreras que parecían amazonas griegas…aunque en realidad eran indígenas con pelo largo. En Trujillo se le recuerda con un busto y puedes alojarte en su casa natal, del siglo XV, ya que ahora es el Hotel Casa de Orellana, con sólo 5 exclusivas habitaciones. El precio, 125 euros la doble.

mer21

Pasear por Trujillo es como viajar seis siglos atrás. He visto muy pocos pueblos en España tan bonitos y tan bien conservados, con sus callejones empedrados, sus murallas, su castillo, sus casas señoriales. Subir sobre todo a la zona más antigua,la amurallada, es ir encontrándose con un edificio histórico detrás de otro.

Trujillo es un pueblo de cuestas, muchas, y la verdad que nos cogió un calor de espanto pero eso no le quitó ni un gramo de brillo al paseo por el casco antiguo, el conocido como Barrio Antiguo de la Villa, salimos encantados. De las siete puertas que atravesaban la muralla, quedan en pie cuatro, la de Santiago, la de Coria, la del Triunfo y la de San Andrés, que estaba custodiada por el Alcázar de los Escobar. Nosotros entramos por esta última.

mer22

En esta zona lo más reseñable son las Casas de los Chaves Mendoza, el Alcazar de los Bejarano, la iglesia de Santa María la Mayor, el Antiguo Convento de San Francisco el Real pero,sobre todo,su castillo.Esta fortaleza del siglo IX se encuentra en una colina llamada Cabeza del Zorro. Fue construído por los árabes, sin apenas ventanas para que fuera aún más inaccesible. Se lo consideraba una de las fortalezas más seguras del reino, hasta el punto de guardar aquí las riquezas de los reyes.

mer23

La Plaza Mayor de Trujillo, aparte de estar hasta arriba de gente, locales y turistas, es francamente espectacular. La preside el bonito Palacio de los Marqueses de la Conquista del siglo XVI, mandado levantar por el propio Francisco de Pizarro. Justo enfrente te queda la iglesia de San Martín de Tours, donde además solía reunirse el Concejo de Trujillo.

mer24

Todos los alrededores de la Plaza son calles repletas de palacetes señoriales:el de los duques de San Carlos, de los Chaves-Sotomayor, de los Marqueses de Santa Marta… Trujillo siempre fue un refugio de aristócratas y familias con dinero,también hay que tener en cuenta la cantidad de riquezas que se traían los colonizadores, pese a que debían ceder la mayor parte a la Corona de España,que era quien costeaba los viajes. Y estas residencias de alta alcurnia,que cinco y seis siglos después aún conservan su grandeza y señorío,son las que realmente hacen de Trujillo un pueblo fascinante y prueba viviente de por qué España en aquella época se convirtió en el país más poderoso del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s