ARTICULOS

Todo lo que no sabías (y que vamos a descubrirte) sobre Las Vegas

A Las Vegas se la ama o se la odia. Conozco a mucha gente que le horrorizó encontrarse en un lugar que se asemeja más a un parque de atracciones que a una ciudad pura y dura. Pero a mí, que me considero una amante enfermiza de lo sórdido y lo excéntrico, me fascinó desde el primer momento. Un espectáculo casi excesivo de luces, de colores, de gritos, de música, de bullicio, de gente, gente y más gente moviéndose como hormiguitas de casino en casino. Las Vegas empacha y al mismo tiempo embriaga, seduce y engancha. Acaso no sea un lugar en el que yo recomendaría pasar más de tres o cuatro días pero créeme, el tiempo que gastes allí lo vas a disfrutar como un niño.

Como ya os relaté en el artículo con mi viaje a Las Vegas , esta es una ciudad totalmente atípica que en nada se parece a ninguna otra. Y para demostrártelo, vamos a contarte con pelos y señales un montón de curiosidades que probablemente desconocías.

Las Vegas está formada principalmente por hoteles. Hay tantas habitaciones disponibles, más de 130.000, que sólo las de cuatro megahoteles como el Tropicana, Excalibur, MGM y New York-New York ya son más que las que tiene la ciudad entera de San Francisco.  Teniendo en cuenta que es la tercera ciudad más visitada de Estados Unidos (aterriza un avión cada tres minutos y el año pasado recibió cuarenta y dos millones de turistas), si alguien tuviera tiempo y dinero suficiente para pasar una noche en cada hotel de la ciudad, la labor le llevaría 288 años. Vamos, que necesitaría cuatro vidas enteras.

Aunque nació en Tupelo y vivió la mayor parte de su vida en Memphis, Elvis Presley sentía una devoción por Las Vegas fuera de lo común. Aquí se casó con Priscilla (son muchas las capillas donde te puedes casar con un imitador de Elvis como testigo) y dio algunos de los conciertos más multitudinarios de su carrera, además de ser la ciudad donde actuó con más asiduidad en los últimos años de su vida. Hay varios espectáculos inspirados en su figura y cuando pasees por el Strip, te percatarás de que hay imitadores suyos en cada esquina.

El símbolo más famoso de Las Vegas, este que veis aquí abajo, se colocó en 1959 y aunque millones de personas se fotografían con él cada año, no hay un espacio público para tomar las fotos, por lo que los turistas deben sortear a los coches como buenamente pueden para conseguir su objetivo. Se encuentra cerca del hotel Mandalay Bay y los círculos que ves bajo “welcome” simbolizan las monedas de dólar.

vegas

El hotel Luxor, inspirado en el antiguo Egipto, es uno de los más impresionantes. Tiene una esfinge mayor que la original , un obelisco y en su edificio principal, una pirámide acristalada de más de 800.000 metros cúbicos, cabrían nueve aviones apilados uno encima de otro.

Pese a ser considerada la ciudad del juego, curiosamente en Las Vegas la lotería es ilegal, por lo que los habitantes de Nevada suelen ir a comprar los décimos a estados cercanos como Arizona. En un país como Estados Unidos, donde se gastan más de 70 billones al año en lotería, este dato resulta desconcertante.

Los casi siete kilómetros de longitud que tiene el Strip, la avenida más conocida, en realidad no se encuentran en Las Vegas (la ciudad comienza al sur de Sahara Avenue) sino entre dos pequeños pueblos, Winchester y Paradise, que pertenecen a Clark County. Dieciocho de los hoteles más grandes del mundo se encuentran en esta calle.

Cuando decimos que Las Vegas es “la ciudad de las luces”, no es un tópico: si pusiéramos en fila todos los neones que la alumbran, nos iríamos a los 24.000 kilómetros. Existe hasta un Neon Museum, ubicado en el lobby restaurado del motel La Concha, donde se exponen algunos de los símbolos luminosos que ya forman parte de la historia de Las Vegas, una ciudad que está considerada el lugar más brillante del planeta. En muchas tiendas se venden como souvenirs los neones que quedan obsoletos.

Más de 100.000 parejas al año se casan aquí. Lo único que necesitas son 55 dólares y un pasaporte. Los matrimonios son perfectamente legales en España, lo único que tienes que hacer al regresar es convalidarlo en el registro civil de tu ciudad.

En un país caracterizado por la fast food, sin embargo Las Vegas está considerado uno de los mejores lugares para comer en Estados Unidos. Los casinos compiten entre ellos a ver quién ofrece el mejor buffet y muchos de ellos hasta dan canapés y bebidas gratis a los clientes. Cada día se consumen 25.000 kilos de langostinos, es decir, la misma cantidad que en todo el resto del país. En el Bellagio, sólo en 2014 se sirvieron más de 150 kilos de caviar y en el Double Barrel se usan al mes más de 50 botellas de bourbon para elaborar su conocida salsa de fórmula secreta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hotel New York-New York

Con sus 350 metros, la Stratosphere Tower es la torre-observatorio más alta de Estados Unidos.

Aunque verás a un montón de mexicanos repartiendo flyers de prostitutas en la calle, oficialmente la prostitución es ilegal. Aunque Nevada es el único estado que permite la prostitución, se matiza que sólo se puede ejercer en ciudades con menos de 400.000 habitantes. Hace décadas se hacía la vista gorda ante la proliferación de burdeles pero con el aumento del turismo, la policía ya no se anda con chiquitas. Pese a ello, el negocio del sexo, de tapadillo, continúa moviendo millones de dólares.

En Las Vegas no sólo es legal jugar sino que podrás encontrarte máquinas tragaperras hasta en las gasolineras o el aeropuerto. Eso sí, a 40 kilómetros del Strip, en Boulder City, el juego está estrictamente prohibido. Muchos habitantes de esta ciudad agradecen esta medida ya que pese a que el juego y las apuestas son el principal motor económico del estado, nadie quiere vivir rodeado de casinos y jugadores borrachos.

El mayor hotel de la ciudad (y segundo del mundo) es el MGM con 5.043 habitaciones. A su entrada hay un  león de bronce que pesa lo que ocho elefantes juntos.

Desgraciadamente, como otras muchas ciudades americanas, en Las Vegas vive muchísima gente sin hogar que ante la falta de preocupación del gobierno, se ven obligados a malvivir en los más de 300 kilómetros de túneles que hay bajo la ciudad. Un mundo subterráneo más propio de una ciudad apocalíptica donde se apilan las camas, los sofás y los armarios que los homeless rescatan de la basura.

En el hotel Mirage un volcán artificial escupe lava y fuego cada diez minutos.

A apenas cien kilómetros de Las Vegas se realizaron los primeros estudios y ensayos de uno de los peores inventos de la historia: la bomba atómica. Y a la ciudad le salió caro: aunque oficialmente no se ha reconocido, se cree que la radiación resultante provocó más de 10.000 muertes por cáncer.

En los años 30, Las Vegas era una de las ciudades americanas donde más se dejaba sentir el racismo. Miles de personas de color llegaron a la ciudad, unos para trabajar y otros  más para jugar en los casinos. A la comunidad negra sutilmente se la obligó a vivir al oeste de Las Vegas, donde las calles estaban sin asfaltar y la gente se veía obligada a vivir en casas sin agua corriente. A los negros sólo se les daba trabajo en las cocinas, donde no les pudieran ver los turistas, y es conocida la vergonzosa anécdota de cuando a Nat King Cole se le obligó a acceder a un casino por la puerta de atrás. El cese de la marginación comenzó a finales de los 50, cuando Frank Sinatra se negó a actuar si a su compañero Sammy Davies no se le permitía dormir en su mismo hotel (a los artistas negros se les solía enviar a los hoteles del oeste de la ciudad). Sammy Davies se había bañado en la piscina del New Frontier y cuando salió, se retiró el agua porque era una piscina “sólo para blancos”. El primer hotel que aceptó gente de cualquier raza fue el Moulin Rouge.

venetian-562762_960_720

Góndolas en el hotel Venetian

Las Vegas es uno de los lugares del mundo donde se celebran más convenciones y congresos (22.000 al año), desde el negocio de los teléfonos móviles a moda, cine o la industria del porno. Sin embargo, a nivel de dinero movido en apuestas la supera un país asiático:  Macao.

El Golden Gate del Downtown es el casino más antiguo: se abrió en 1906.

Algunas strippers de Las Vegas dan clases de baile a las turistas para sacarse un sobresueldo. Las strippers llevan actuando en Las Vegas desde 1957.

A Las Vegas se la conoce como “la novena isla de Hawaii” por la cantidad de hawaiianos que cada año vienen aquí a apostar o a intentar encontrar trabajo.

No está permitido bañarse en las fuentes de Las Vegas (aún menos en las del Bellagio) pero se te quitarían aún más las ganas si supieras que esas aguas vienen de los váteres y duchas de los hoteles.

La Estatua de la Libertad que aparece en los sellos estadounidenses no es la original de Nueva York sino la réplica de Las Vegas.

Aunque Las Vegas es la ciudad más conocida de Nevada, la capital, una de las más pequeñas del país con apenas 50.000 habitantes, es Carson City.

En los baños de hombres de Main Street Station hay un pedazo del muro de Berlín.

El Flamingo, uno de los grandes clásicos de Las Vegas, fue llamado así por el gangster Bugsy Siegel ya que su novia, Virginia Hill, tenía unas piernas larguísimas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fotografiarme en la entrada del Flamingo era casi una obligación…

Para que los jugadores no tengan conciencia del paso del tiempo, al igual que se hace en muchos centros comerciales, los casinos no tienen relojes ni ventanas. Además, están diseñados de tal modo que te resulte complicado encontrar la salida, con alfombras coloridas y espejos en las paredes. Los casinos están abiertos las 24 horas del día.

Casi un 40% de los estadounidenses han ido a Las Vegas alguna vez en la vida. Sólo un 27% de los que visitan la ciudad lo hacen por primera vez.

La edad mínima para apostar es 21 años. Los niños pueden acceder a los hoteles pero sólo pasar por los casinos para ir a las habitaciones o restaurantes.

A Oscar Goodman se le conocía como “el alcalde más feliz del mundo” ya que siempre aparecía públicamente flanqueado por dos strippers.

Aunque Las Vegas parezca una ciudad muy liberal, tiene prohibido el uso de hula-hoops, megáfonos, las vuvuzelas, dar de comer a los mendigos, alquilar casas particulares por menos de un mes, las sales de baño (que al parecer si se ingieren tienen efectos narcóticos) y pasear a los perros por el Strip después de las nueve de la mañana.

La Torre Eiffel que hay en el hotel Paris iba a ser igual de grande que la original pero se desechó la idea por la cercanía del aeropuerto.

Un tercio de las estafas que se cometen en los casinos son llevadas a la práctica por los propios trabajadores del local.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estatuas de cera de los KISS a tamaño natural

El premio más grande dado por un casino lo obtuvo en el Excalibur un jugador de 25 años que sólo había apostado 100 dólares: 39 millones de dólares.

Existe un museo, el Mob Museum, dedicado a la Mafia, que en Las Vegas siempre ha tenido sus oscuros negocios. Se abrió en el año 2012 pese a que desde Washington el gobierno se opuso con fiereza.

Las Vegas Boulevard tuvo diferentes nombres en el pasado: Los Angeles Highway, Arrowhead Highway, 5th Street, Salt Lake Highway, US 93 y US 91, entre otros.

Hay una clínica móvil que atiende a los resacosos proporcionándoles bebida con vitamina 12, calcio y magnesio. No es delito estar borracho en la calle pero sí orinar o provocar disturbios por culpa del alcohol.

Todos los edificios públicos de la ciudad se alimentan de energía renovable.

En el Zombie Apocalypse Store podrás comprar todo lo que necesitarías en teoría en caso de un apocalipsis zombie.

lasvegas

Hotel Paris

Pese a la imagen que da de ciudad de diversión, Las Vegas tiene unos índices de suicidio tres veces superiores a los del resto de Estados Unidos.  Es un hecho tan común que muchos hoteles tienen limpiadores especializados en hacer desaparecer la sangre de las habitaciones. Si te sales del Strip, ojito ya que aquí hay algunos de los barrios más peligrosos del país, donde los niveles de homicidios son el doble que en Los Angeles.

Howard Hughes pasó tanto tiempo en el hotel Desert Inn que cuando le pidieron amablemente que pagara de una vez las facturas, compró el hotel entero.

La media que un visitante gasta en los casinos es de 450 dólares.

Los casinos de Las Vegas nunca usan dados con esquinas redondas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s