Museos Egipcios

Egipto. Seis letras únicamente para definir el mayor imperio que ha existido en este planeta a lo largo de millones de años. Hemos tenido además la suerte de que las arenas del desierto, los enterramientos y los templos hayan servido como protectores de estas reliquias que nos dejaron en herencia. Pese a que durante siglos ladrones, saqueadores y buscafortunas expoliaron tumbas y santuarios (¡cuántas piezas permanecen escondidas en casas de multimillonarios!), aún así son miles de objetos los que se exponen en decenas de museos repartidos por todo el mundo.

Sabéis que a nosotros nos parece bastante injusto eso de que se expolie el patrimonio cultural de un país para llevarse esas reliquias a ser expuestas en museos extranjeros a miles de kilómetros. Sobre todo cuando ese expolio se ha hecho por la fuerza, que fue lo que ocurrió cuando Napoleón invadió Egipto y ya sabéis, tonto el último. Además, durante mucho tiempo, imperaba la costumbre de que lo que se encontraba en las excavaciones se traía de regreso al país del que fuera la misión arqueológica en cuestión (hoy no, hoy se queda en Egipto). Los cuatro países más beneficiados fueron Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, que a su vez habían invertido enormes fortunas en financiar las citadas excavaciones. Pero también es cierto que a lo largo de los años el propio gobierno egipcio ha donado infinidad de piezas para mantener en buen estado las relaciones diplomáticas con otros países o para agradecer ayudas económicas. 

Obviamente, el más importante de dichos museos se encuentra en el propio Egipto y no es otro que el Museo Egipcio de El Cairo, con más de 100.000 objetos (muchos expuestos y otros tantos cogiendo polvo en los almacenes). Podemos encontrar interesantes colecciones en Estados Unidos (el Museo de Arte de Boston, el Kelsey Museum de Michigan, el Museo Antropológico de Philadelphia, el Oriental Institute de Chicago o el MOMA de Nueva York). Pero por cogernos más cerca, y también porque es aquí donde se encuentran algunas de las colecciones más importantes del mundo, hemos querido centrarnos en Europa para mostrarte cuáles son los museos egipcios más relevantes del Viejo Continente.

Resultado de imagen de emoji egipto

 

Museo Arqueológico de Madrid

Museo Arqueologico Madrid

Comenzamos por nuestra ciudad, Madrid. Y es que probablemente esta sea una de las ciudades del mundo donde más se admira y valora el legado que nos dejaron los antiguos egipcios. Nosotros ya escribimos amplios reportajes contándote lo mucho que nos gustó la exposición «Faraón: Rey de Egipto»,  la magnífica exposición dedicada a Cleopatra (y en la que aprovechamos para profundizar en la vida de la reina más conocida de Egipto), el artículo que escribimos sobre el Templo de Debod , el templo egipcio que tenemos en Madrid, o la excursión que realizamos a Alcobendas para disfrutar de la extraordinaria réplica del templo de Abu Simbel que tuvimos a nuestra disposición los madrileños durante algo más de un año.

Dedicamos además ya un artículo bastante extenso, Un paseo por el Museo Arqueológico, a uno de nuestros museos favoritos en la capital. Que como os contamos no sólo repasa concienzudamente la Historia de España y todo lo que dejaron en península e islas nuestros antepasados sino que también deja espacio para una interesante colección de objetos traídos de Egipto y la antigua Nubia

En la segunda planta del museo podemos encontrar una zona bastante amplia en la que se analiza la cultura egipcia, dividida en tres apartados: la sociedad, las prácticas religiosas y la muerte y sus rituales. Así, podremos contemplar expuestos ojos de máscara, collares, amuletos, mesas de ofrendas, retazos de muros, vasos o cuchillos.

Destacan también la estatua de Nectanebo, la de Harsomtusemhat, bustos de faraones, momias de faraones y vistosos sarcófagos como el de la fotografía. Una amplia colección con objetos antiquísimos, algunos de más de 3.500 años.

Puedes encontrar el Museo Arqueológico en un impresionante edificio situado en el número 13 de la calle Serrano. Abre de martes a sábado de 09:30 a 20:00 y domingos y festivos de 09:30 a 15:00. La entrada general cuesta sólo 3 euros y es gratuita los sábados desde las 14:00 y los domingos. Se pueden alquilar guías multimedia por 2 euros. Puedes comprar las entradas en taquilla o anticipadamente aquí.

 

Museu Egipci de Barcelona

El Museo Egipcio de la capital catalana es una visita que suele pasar desapercibida para muchos de los que viajan a Barcelona, lo que es una lástima porque es un lugar de lo más interesante. Lo podemos encontrar muy cerquita de la famosa Pedrera, por lo que cuando sigas la obra de Gaudí, ya no tienes excusa para no acercarte a verlo en tu próxima escapada barcelonesa.

Abierto desde 1994 y regentado por la Fundación Arqueológica Clos, en un principio en la Rambla de Cataluña, comenzó con una exposición dedicada a Tutankhamon que obtuvo un éxito de asistencia inaudito. Estaba claro que a los locales les apasionaba todo lo que tuviera que ver con Egipto, por lo que la colección se fue ampliando y hubo de buscarse un local mayor en la Carrer de Valencia.

El museo posee una exposición fija de más de un millar de artefactos pero además ha organizado bastantes exposiciones temporales, dedicadas a Nefertiti, la figura de las momias, las mujeres de la época, las joyas de los faraones o la moda en el antiguo Egipto. Como veis, una forma muy amena de acercarse a la vida cotidiana de los egipcios.

El Museu Egipci abre de lunes a viernes de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00, sábados de 11:00 a 15:00 y de 16:00 a 19:00 y domingos de 11:00 a 14:00. La entrada cuesta 12 euros, incluye audioguía y permite el acceso adicional a la exposición temporal del momento de la visita.

 

Museo Egizio de Turín

Museo Egizio

Aquí donde le veis, el Museo Egizio de Turín (o Museo delle Antichità Egizie) es el museo más antiguo del mundo dedicado por completo a la cultura egipcia. Además, después del Museo Egipcio de El Cairo, está considerado el segundo museo egipcio más importante del mundo, con más de 30.000 piezas dando forma a su valiosísima colección. 

Fue en el año 1630 cuando llegó a Turín la Tabla Isiaca, una placa de cobre en la que aparecen representados varias deidades egipcias y que se cree estaría dedicada a Isis. Años después, el rey Emanuel III quedó tan impresionado con la tablilla que envió a una expedición a Egipto para que realizara excavaciones y trajera a Italia más reliquias. Dicho grupo regresó con más de 300 piezas extraídas de Karnak y Coptos. 

Casi un siglo después la colección se ampliaría de forma considerable al adquirirse la colección Drovetti, con más de 5.000 artefactos, perteneciente a un cónsul de Francia que se dedicó a adueñarse de tesoros antiguos durante su estancia en Egipto. Posteriormente se irían añadiendo diferentes colecciones, incluyendo un templo completo, el de Ellesiya, que se salvó de quedar inundado tras la construcción de la Presa de Asuán. Este y otros cuatro templos (incluido el que tenemos en Madrid, el de Debod) son los únicos templos egipcios que se han trasladado fuera de Egipto.

Actualmente, el Museo Egizio es uno de los museos más visitados de Italia, con casi un millón de asistentes al año. Cuenta con una totalidad de 37.000 piezas que abarcan desde el Paleolítico hasta la época copta. Entre ellos destaca el Papiro Erótico de Turín, considerado el comic sexual más antiguo de la Historia y que en su momento sacudió el mundo de la egiptología, ya que hasta entonces ese tipo de escenas se veían sólo y muy de vez en cuando en algún templo perdido y eran más bien escenas de tipo simbólico, creyéndose que sin embargo el papiro se acerca más a la pornografía. El papiro, de más de 3.000 años de antigüedad y de casi tres metros de longitud, consta de doce viñetas se plasman mediante ilustraciones escenas de la vida sexual en el antiguo Egipto (coitos en los que no faltan los instrumentos musicales, bailarinas semidesnudas, hombres mayores copulando con jovencitas en todo tipo de posturas).

Otras piezas destacables son las estatuas de Ramsés II, la de Amenhotep I, el Papiro Judicial, la colección de objetos de la reina Nefertari, la estatua de Seti II (de más de cinco metros de altura), así como sarcófagos, momias y multitud de objetos de la vida cotidiana.

El Museo Egizio de Turín se encuentra en el Palacio de la Academia de las Ciencias de Turín. Distribuido en tres plantas, abre los lunes (de 09:00 a 14:00) y martes y viernes (de 09:00 a 18:30). Las entradas han de adquirirse previamente online en este link (cuestan 12 euros por persona). 

 

British Museum de Londres

He de reconocer que casi siempre que me escapo a Londres, intento dejar un hueco para acercarme al British Museum. Un museo tan enorme que necesitarás de varias visitas, muchas, si quieres disfrutarlo en su totalidad. Mira que llevo viajando a Londres cerca de 30 años y la de cosas que me quedan por ver en el British.

Después del Museo Egipcio de El Cairo, nos encontramos con la exposición egipcia más importante del mundo. Más de 100.000 objetos, practicamente lo mismo que se almacena en el museo cairota. Parece increíble la de tesoros que se trajeron los británicos a lo largo de los años: para los que no han visitado Egipto, esta es la mejor forma de acercarse al país de los faraones sin moverse de Europa.

La joya de la corona de la expo es la piedra de Rosetta, descubierta por los franceses en 1799 y gracias a la cual, por fin, se comenzaron a traducir los indescifrables jeroglíficos egipcios ya que un mismo texto estaba escrito en jeroglíficos, demótico y griego. Esto supuso una revolución en el estudio de la antigua civilización ya que por fin comenzábamos a entender qué querían decir nuestros antepasados con aquellos signos y dibujillos. 

Es difícil escoger las piezas más destacables de tan gigantesca colección. Nos atreveremos eligiendo el busto de metro y medio de Amenhotep III, los bellísimos sarcófagos (el de Henutmehyt es espectacular, cubierto al completo de oro), la escultura de la barca de la diosa Mut o este colosal busto de Ramses II que ves aquí arriba.

El British Museum abre todos los días de 10:00 a 17:30. Su entrada es totalmente gratuita, lo que es un auténtico regalo teniendo en cuenta que con sus 5 millones de visitantes anuales, tras el Louvre de París y el MOTMA de Nueva York, es el tercer museo más visitado del mundo.

 

Museo Egipcio de Berlín

Nefertiti Berlin

El Museo Egipcio de Berlín forma parte del Neues Museum y es uno de los museos más importantes del mundo en su género. Más de 80.000 piezas son atractivo más que suficiente para que todos los amantes de la egiptología lo consideren una parada importantísima en cualquier itinerario cultural por Europa, aunque en realidad se exponen al público algo más de 2.500. Por propia experiencia te digo que puedes tirarte horas y horas con la nariz pegada en las vitrinas. Es soberbio.

El bellisimo Busto de Nefertiti, ese que veis aquí arriba, es la estrella de la exposición, no obstante se expone en una sala él solo y además está completamente prohibido fotografiarlo. Una escultura espectacular que representa a la que fue la esposa favorita del faraón Amenhotep IV (conocido también como Akhenatón). Una misión alemana descubrió el busto en 1912 en el almacén de la vivienda del escultor que dio forma al busto, Tutmés. Cuando los germanos se llevaron el busto de Nefertiti a Berlín, el gobierno egipcio se enfadó tanto (con razón) que durante años prohibieron la presencia de personal alemán en las excavaciones arqueológicas. Durante la Segunda Guerra Mundial, para evitar que el busto fuera robado o dañado, se le escondió en una mina en la zona de Turingia. Desde entonces, el gobierno egipcio solicita inútilmente su devolución a tierras egipcias.

El Museo Egipcio de Berlín abre todos los días de 10:00 a 18:00. La entrada general cuesta 12 euros y el acceso es gratuito si tienes la Museumpass Berlin, que puedes comprar en las oficinas de turismo de la capital alemana. 

 

Museo Petrie de Londres

Petrie Museum

El Petrie Museum, perteneciente al University College de Londres, puede suponer el complemento perfecto al British Museum en una escapada a la capital británica si lo que buscas son reliquias egipcias. Éste se encuentra en el propio campus de la universidad, cerca de Gordon Square y muy cerquita del propio British Museum.

El museo lo puso en marcha Flinders Petrie, quien se enamoró de Egipto siendo un niño, cuando sus padres le llevaban al British Museum, y supo ya entonces que consagraría su vida al estudio de la egiptología. Financió infinidad de excavaciones, escribió más de un centenar de libros y acabó convertido en uno de los egiptólogos más importantes de toda la Historia. 

Gracias a Petrie y el apoyo de la escritora Amelia Edwards, el museo se puso en marcha en 1892, ampliando su extenso catálogo gracias a las excavaciones de Petrie a lo largo de los años. Hoy consta de más de 80.000 objetos acumulados, aunque sólo se expone una parte por falta de espacio. Lo curioso de esta exposición es que se ha mantenido como antaño, en un edificio viejísimo, con las piezas expuestas en antiquísimas vitrinas y los rótulos que describen los objetos escritos a máquina.

El único problema del Museo Petrie es lo limitado de su horario: abre sólo de martes a sábado de 13:00 a 17:00. Eso sí, a cambio la entrada es gratuita.

 

Museo Louvre de París

Al museo más visitado del mundo, el Louvre parisino, curiosamente se accede por una gigantesca pirámide de cristal. Qué mejor acceso que este a una de las colecciones egipcias más relevantes de Europa. Distribuida en dos pisos en el ala Sully y con una buena cantidad de estancias, la exposición da para una larguísima jornada si quieres verlo todo con detenimiento. La colección francesa cuenta con más de 77.000 artefactos.

La distribución de la exposición es francamente magnífica ya que se presentan las salas como áreas temáticas que nos acercan a los diferentes aspectos de la vida en el antiguo Egipto. Así, podremos ver cómo eran las viviendas más humildes de los agricultores, los templos, las tumbas, muestrarios de joyas, sarcófagos y momias.

Entre sus piezas más valiosas se encuentran la Esfinge de Tanis, el Coloso de Akenatón, el sarcófago de Ramsés III, la sala de los ancestros o el escriba sentado. Aunque no tan conocido, a mí una de las piezas que más me gustó fue el sarcófago blanco de la dama Madja, es una preciosidad. 

El Museo del Louvre abre todos los días, excepto los martes, de 09:00 a 18:00. Las entradas individuales cuestan 15 euros pero si las adquieres online en la web oficial del museo, aunque cuestan 2 euros más, te ahorras colas interminables y te garantizan que accedes en menos de treinta minutos.

 

Museo Ashmolean de Oxford

Ashmolean Oxford

¿Sabías que el Museo Ashmolean es el museo en activo más antiguo del mundo? Lleva abierto desde mediados del siglo XVII y es uno de los grandes orgullos de la ciudad de Oxford. Aquí se encuentra la mayor colección de dibujos existente de Rafael, cuadros de Picasso, Rembrandt o Renoir, bocetos de Leonardo Da Vinci… y una colección egipcia considerada de las mejores del mundo.

Una de las piezas más interesantes es la capilla de Taharqa, con sus extraordinarios relieves. Pueden encontrarse objetos que donó aquí el antes mencionado egiptólogo Petrie, que los desenterró en algunos yacimientos de Nagada o Abadiya, Cuchillos, vasos, paletas de maquillaje, figurillas, estelas o estatuas son algunos de los artefactos expuestos. 

El museo abre de martes a domingo de 10:00 a 17:00. Como la mayoría de los museos británicos, el Ashmolean ofrece acceso gratuito. El trayecto desde Londres dura poco más de hora y media.

 

Museo Arqueológico de Florencia

Egipto Florencia

Es lógico que en Florencia, la ciudad de las artes, se dejara un amplio hueco para la egiptología. Dicho hueco se ha buscado entre las paredes del Museo Arqueológico, que deja buena parte de sus instalaciones para la muestra de esta enorme colección de más de 14.000 objetos. Después del de Turín, es el mayor museo egipcio de Italia.

La colección de este museo comenzó a formarse de mano de la familia Medici en el siglo XVIII. El Gran Duque de Toscana añadió posteriormente su propia colección y junto al rey Carlos X de Francia, financió a principios del siglo XIX expediciones a Egipto para hacer excavaciones: lo encontrado se repartió entre el Louvre y el museo florentino.

La exposición actual ocupa nueve salas y recorre la historia de Egipto desde su nacimiento hasta el fin del imperio. Entre sus piezas más importantes se encuentra un carro egipcio que se consiguió recuperar casi intacto.

El Museo Egipcio se encuentra dentro del Museo Arqueológico de Florencia. Abre lunes y miércoles de 08:30 a 14:00, martes y viernes de 08:30 a 19:00 y jueves de 14:00 a 19:00. La entrada cuesta 8 euros.

 

Museo de Historia del Arte de Viena

Viena Egipto

Es el último de nuestra lista pero no por ello el menos importante. Y es que una colección de más de 17.000 objetos es para tenerla en cuenta. Dicha colección comenzó a confeccionarse hace casi cinco siglos, en el año 1560, cuando un emisario de la familia real austriaca compró en lo que era Constantinopla (lo que es hoy Estambul) una figura arrodillada de Gemnefhorbak. Desde entonces, el interés de los sucesivos reyes del imperio fue en aumento. En el siglo XIX la familia de los Habsburgo ya atesoraba unas cuantas antigüedades egipcias, especialmente monedas. A finales del siglo anterior ya se había vivido el boom de la egiptomanía con la invasión de Egipto por parte de las tropas napoleónicas.

El médico Ernst August Burghart o el cónsula austriaco en Alejandría, Anton Ritter Von Laurin, fueron algunos de los personajes que más aportaron a esta valiosa colección. El hijo del emperador Francisco José también se hizo con interesantes reliquias en algunos de sus viajes a Egipto. Ya por aquel entonces la colección contaba con una pieza tan exquisita como el sarcófago de Nes-shu-tefnut. El propio gobierno egipcio, años después, también hizo su aportación con un conjunto de ataúdes encontrados en Tebas y el emperador Maximiliano de México donó otros 2.000 objetos. La mayoría de las aportaciones del siglo XX fueron producto de las excavaciones en Egipto promovidas por la Academia de Ciencias de Austria: falsas puertas, cántaros, joyas…

Actualmente estos objetos se exponen en tres enormes salas del Museo de Historia del Arte de Viena, decoradas magistralmente para tan elogiable cometido. Se ha cuidado tanto la presentación de estas salas que hasta se reutilizaron tres columnas originales que se habían encontrado en Alejandría. Además del citado sarcófago de Nes-shu-tefnut (la joya de la exposición), destacan el precioso hipopótamo azul o una cabeza de leona esculpida en madera.

El Kunsthistoriches Museum abre de martes a domingo de 10:00 a 18:00. La entrada cuesta 16 euros y si quieres una visita guiada o audioguías (disponibles en castellano), debes sumar 6 euros más por cada una. Puedes comprar los tickets aquí.

1 comentario

  1. El museo Británico he podido visitarlo y es una joya, el ashmolean me tienta bastante y el de Madrid pendiente para la próxima visita que pueda hacer a la ciudad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.