ESTADOS UNIDOS – Road trip por la Ruta 61 – 7 – Clarksdale

Salíamos de Nueva Orleans y nos íbamos a la América más profunda de todo el viaje, a las entrañas mismas del estado de Mississippi. Uno de los estados más “rurales” del país, donde es difícil encontrar ciudades grandes. La mayor parte de su territorio está plagado de pequeños pueblos y granjas aisladas: Mississippi ha vivido siempre de la agricultura y la ganadería y sus gentes están fuertemente aferradas a las labores del campo. Muchos pueblos por los que pasamos, si no fuera por los coches aparcados a las puertas de las casas, se conservarían de igual modo que hace un siglo, como si se guarecieran bajo una burbuja temporal.

Aunque la Ruta 66, que recorrimos también al final de este viaje, se regocije en la fama de ser la carretera más mítica de Estados Unidos, en mi opinión la Ruta 61 no tiene nada que envidiarle en cuanto a encanto y autenticidad. Es más, me atrevería a asegurar que la Highway 61, al estar mucho menos publicitada y transitada, es bastante más fiel a la realidad americana. La conocida como la Ruta del Blues (y bien ganado a pulso que tiene el nombre) es una carretera larguísima, de nada menos que 2.300 kilómetros, que serpentea paralela al río Mississippi, comenzando en Nueva Orleans y acabando en Wyoming (Minessota). Para mí, este tramo fue probablemente el más bonito y el más especial de todos los miles de kilómetros que he recorrido en Estados Unidos. Y es que habrá más de uno que pensará “bueno, es sólo una carretera”. Pues no, es mucho más que eso: es el sendero que te llevará al Estados Unidos más canalla, más genuino, más carismático y más visceral. Un viaje dentro de otro viaje.

ruta126

Cuando uno escucha la palabra Mississippi ¿qué le viene a la cabeza? Pues obviamente los campos de algodón, los cotton fields a los que cantaba la Creedence Clearwater Revival, que como no, fue una de las bandas que nos estuvo amenizando el viaje a través de los altavoces del coche. En mi opinión, si te gusta la música, es indispensable que lleves una buena banda sonora que te meta en situación para que comprendas por qué el Blues (cuyo propio significado es melancolía) surgió aquí, producto de los llantos de los esclavos que poblaban el Delta del Mississippi. Robert Johnson, Muddy Waters, Howlin’ Wolf, B.B. King, Chuck Berry, Little Walter, Etta James… aprovisiónate de unos cuantos Cd’s para el coche y deja que su música te envuelva. Y un apunte más: si aún no has visto la fantástica “Cadillac Records”, una de las mejores películas de Adrien Brody, es el momento ideal para que lo hagas. Es una de mis películas favoritas, la he visto un montón de veces y en ella se narra con seriedad y pulcritud la historia de la Chess Records, la mítica compañía discográfica que tanto apoyó al Blues, un film que muestra como pocos lo que suponía ser un músico pobre y negro en aquella época.

ruta127

Pasar de Louisiana a Mississippi es como entrar en otro mundo. Se ven muy pocos coches por la carretera (había tramos que hicimos prácticamente solos) y a través de las ventanillas lo único que divisábamos era interminables plantaciones de algodón y cabañas diseminadas aquí y allá. Es curioso que estos mismos campos consiguieran aupar a Mississippi a principios del siglo XIX como uno de los estados más ricos de la nación, con latifundios inabarcables de algodón y tabaco, y sin embargo a día de hoy en ese mismo estado haya tanta miseria (de hecho, está considerado el estado más pobre de todo el país). También es el más racista (más de la mitad de sus habitantes blancos creen que los matrimonios mixtos deberían ser ilegales) y hasta hace dos años, siglo y medio después de que se aboliera la esclavitud, no ratificaron oficialmente, notificándolo al Archivo Nacional, que la esclavitud fuera considerada un delito. El detalle, desde luego, da mucho que pensar.

ruta128

La esclavitud, sin lugar a duda, es el episodio más vergonzoso de toda la historia de Estados Unidos. Millones de personas fueron secuestradas, explotadas y maltratadas (hasta la muerte en muchos casos) a lo largo de décadas. De hecho, cuando se abolió la esclavitud, había casi un millón y medio de esclavos repartidos por los estados sureños (en los estados del norte la esclavitud fue casi inexistente). Alabama, Georgia, Virginia, las dos Carolinas, Mississippi, Louisiana… los estados del sur contaban con grandes terrenos agrícolas pero les faltaba mano de obra que, a ser posible, además fuera barata. ¿Y qué puede salir más económico que raptar a miles de seres humanos en tierras africanas, meterlos en un barco y ponerles a trabajar de sol a sol sin sueldo ninguno, sin posibilidad de escapar y alimentándoles con lo mínimo? Gambia, Senegal, Costa de Marfil y Sierra Leona se convirtieron en los principales focos de capturas: pueblos enteros eran arrasados por los colonizadores (principalmente ingleses), quienes se llevaban a la fuerza a todos sus habitantes hacia un futuro de dolor e incertidumbre. Las familias eran desgajadas, padres e hijos separados dependiendo de los amos que les compraran. La aristocracia de antaño, terratenientes sin escrúpulos, vivían en mansiones señoriales mientras sus esclavos se morían de frío y humedad en las cabañas de madera. Argumentando que genéticamente los negros eran seres inferiores, con una inteligencia menor que la de los blancos (por supuesto, sin ninguna base científica real que respaldara estas afirmaciones), se justificaba la esclavitud al considerarse que se traficaba con seres que estaban más cerca de los animales que de los humanos.

ruta129

Los negros no tenían derecho ninguno, comenzando por la libertad y siguiendo por las propiedades, los juicios justos, asistencia médica o poder casarse con alguien que no fuera de su misma raza. Lo peor de ello es que tras 250 años de esclavitud, cuando esta finalmente se abolió en 1869, los prejuicios raciales continuaban más vivos que nunca en los estados sureños. Hasta la Segunda Guerra Mundial, el país vivió lo que se conoce como “segunda esclavitud”, cuando miles de negros fueron linchados y asesinados. Cualquier motivo, como andar en la misma acera que los blancos o encontrarse en la misma sala que mujeres blancas, era considerada una falta de respeto hacia la “raza suprema” y en consecuencia castigada. Y estos hechos, aclaro, no sólo eran llevados a la práctica por los miembros del Ku Klux Klan, la organización de extrema derecha que defiende la supremacía blanca y que, por desgracia, sigue en activo en los años que vivimos actualmente. También participaban en ellos ciudadanos normales y corrientes (evidentemente, lo de “normal” es un decir), que se agolpaban frente a edificios públicos e iglesias, que es donde generalmente se llevaban a cabo los linchamientos y las torturas, para disfrutar del espectáculo; incluso en muchos pueblos se cambiaba el horario en las escuelas para que los niños blancos también pudieran asistir. Entre 1877 y 1950 se calcula que hubo casi 4.000 linchamientos públicos. Generalmente, los negros acababan colgados de los árboles, muchas veces descuartizados; otros tantos eran, ya fallecidos, arrastrados por las calles para que los negros supervivientes supieran qué era lo que les esperaba a la vuelta de la esquina.

He realizado esta introducción de cómo era la vida antaño en el Mississippi para que uno lo tenga siempre presente cuando recorra estas tierras. Un pasado del que no se puede escapar y mirar hacia otro lado porque ahí estuvo y sus posos aquí reposan. Pasamos por un montón de pueblos donde cientos de familias negras vivían en roulottes y casas prefabricadas, en un estado que rozaba la indigencia. La calidad de vida de la comunidad negra, por mucho que Obama sea ahora presidente, dista mucho de ser idílica.

Clarksdale, nuestra amada Clarksdale (para mí fue lo mejor de todo este largo viaje por Estados Unidos) es hoy en día una pequeña ciudad de poco más de 15.000 habitantes. Teniendo en cuenta que sus calles no fueron asfaltadas hasta 1913, te puedes imaginar que el pueblo aún vive con sus raíces bien implantadas en el modo de vida de antaño. Una ciudad de mayoría absoluta negra (un 80% de la población) cuya importancia histórica es incluso superada por su importancia musical. Porque aquí nació el Blues y a día de hoy, casi todo gira en torno a esta música, lo que es una auténtica delicia para los que nacimos melómanos y así acabaremos nuestra existencia.

ruta130

La importancia del Blues es tal en estos parajes que hace nueve años se constituyó oficialmente la Mississippi Blues Trail, que reconoce y ensalza un montón de rincones que ayudaron a la popularidad del género. La mayoría de estos lugares se encuentran en el Delta del Mississippi y entre ellos destaca Clarksdale. La joya de la corona.

Vamos con el Shack Up Inn porque de veras, es el hotel más extraordinario donde hayamos dormido nunca. Escogido en muchas revistas como el hotel más alucinante de toda América (y las damos la razón!) se encuentra en los terrenos de la antigua plantación Hopson. Tan perdido en medio de la nada que cuando logramos encontrarlo tras adentrarnos por caminos de tierra, no nos podíamos creer la maravilla que nos esperaba.

El Shack Up Inn es probablemente uno de los hoteles más auténticos del mundo. Conformado por una veintena de cabañas antiquísimas, con sus mecedoras en el porche (¿sabéis qué gustazo era sentarte allí a tomar la cerveza por la noche?), hasta nos pareció barato para todo lo que ofrece: unos 70 euros por noche (no incluye desayuno pero por la mañana tienes a tu disposición café y unos bagels de café riquísimos). Eso sí, recomendamos reservar con muchísima antelación (nosotros lo hicimos tres meses antes) porque es un lugar muy solicitado y bien que se lo merece. Nosotros cogimos una cabaña cada pareja y eran grandísimas, con dos habitaciones, un saloncito… todo decorado rollo redneck 100% pero con todas las comodidades. Decir que acabamos encantados es poco. El complejo es una pasada: tienen su propia sala de conciertos (esa noche tuvimos a un cantautor), cerveza a precio más que asequible (riquísimas las Southern Pecan!)… casi ni tenías la necesidad de bajar al pueblo. ¡No sabéis la pena que nos dio cuando nos fuimos!

Las fabulosas cabañas donde nos alojamos

ruta131

Para comer, os recomiendo un lugar con muchísimo encanto: el Abe’s Barbeque. Este longevo local, que lleva funcionando desde 1924, era uno de los restaurantes donde solían a venir a comer los ZZ Top cuando pasaban por Clarksdale. Probamos las mejores costillas de todo el viaje y encima a muy buen precio, salimos a menos de 20 dólares por persona.

ruta132

El lugar más mítico de Clarksdale es el entrañable Crossroads, el popular cruce de caminos (aquí es donde coinciden la highway 61 y la 49) donde según cuenta la leyenda Robert Johnson vendió su alma al diablo para convertirse a cambio en el mejor guitarrista de blues de la historia. Este episodio lo rememoró la película “Cruce de caminos”, donde Ralph Macchio protagonizaba un épico duelo de guitarras con Steve Vai.

ruta133

Clarksdale es bastante pequeñito pero es el pueblo del país que mejor ha sabido salvaguardar el legado del Blues. Puedes visitar el Delta Blues Museum, donde se repasa la influencia de la música en esta zona (hay hasta una estatua de cera de Muddy Waters), el North Delta Museum (otro repaso pero este a nivel histórico y además muy baratito, 4 dólares la entrada) y el Rock N’ Roll Blues Heritage Museum, una colección de un particular bastante interesante.

Los dos bares más reseñables de Clarksdale son el Ground Zero y el Bluesberry Cafe. El Grand Zero es propiedad del actor Morgan Freeman y en ambos suele haber música en directo prácticamente a diario.

ruta134

ruta135

Las calles de Clarksdale tienen un sabor aún más especial por la noche que por el día. El pueblo se ve envuelto en un aroma constante de decadencia absoluta y sin embargo es ello lo que lo convierte en un lugar único… ¡casi mágico!

ruta136

ruta137

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s