Haight San Francisco

En cuatro palabras: me flipa San Francisco. Acaso no sea una manera muy elegante de definir mi amor por la ciudad pero, desde luego, es la más sincera. Junto a Nueva Orleans, es la ciudad que más me ha gustado en todos mis viajes por Estados Unidos: la que está considerada la ciudad más europea del país (y razón no le falta al dicho) conserva una atmósfera de lo más especial y que hace de ella una urbe única.

Aunque te hablé largo y tendido de lo que puede dar de sí un primer viaje a la ciudad californiana en el relato de nuestro viaje a San Francisco, hoy quiero ampliar la información presentándote un buen puñado de lugares curiosos, extraños y originales que no suelen aparecer en los folletos. Una de las mayores ciudades de América guarda en su haber un montón de rincones extraordinarios, a veces sólo conocidos por los locales (y a menudo ni eso). Vente a disfrutarlos.

Museo Ripley’s Believe it or Not!

Esta cadena de museos extrañísimos extiende sus tentáculos por un montón de ciudades del mundo, entre ellas Londres, Copenhague o Nueva York. En Estados Unidos, donde tanto les gustan las freakadas, es donde tienen más sedes. La franquicia la fundó en 1918 Robert Ripley, un caricaturista que buscaba acontecimientos poco comunes o estrafalarios. Su legado puede adnirarse en San Francisco en una curiosa exposición  que encontrarás en el 175 de Jefferson Street.

Escaleras de colores

San Francisco es una ciudad de cuestas y, por lo tanto, de escaleras. Hay tantas para elegir en la ciudad (y tan variadas) que hasta hay tours organizados por los locales que te muestran algunas de las más llamativas. La mayoría de ellas han sido decoradas por los propios artistas que viven en la ciudad y han pasado a convertirse en auténticas obras maestras.

View this post on Instagram

Una joyita 💎 escondida en San Francisco 🌉. Inspirándose en la mundialmente famosa escalera de Río de Janeiro, la ceramista irlandesa Aileen Barr y la diseñadora de mosaicos Colette Crutcher unieron fuerzas trabajando con más de 300 voluntarios de la comunidad, durante un período de más de dos años y medio, hasta que revelaron el proyecto en agosto de 2005. Más de 2.000 azulejos hechos a mano y 75.000 fragmentos de mosaico, espejo y vidrios de colores constituyen la pieza terminada. Se crearon un total de 163 paneles de mosaico por separado, uno para cada escalón. Eleji algunos de los cuatro 🏨 de @viceroyhotels para recorrer esta gran ciudad 👉🏻 @hotelzetta @hotelzeppelin @hotelemblem @hotelzelos #ViceroyHotels #ViceroyUrbanRetreats #SanFrancisco #gems #discover #travel #california #usa #mosaic #tourist #hiddenplaces #hotels #vacations.

A post shared by Personal Hotel Consulting (@phc_hotels) on

Un museo dedicado al vibrador

Se llama Antique Vibrator Museum, se encuentra en la calle Polk y recorre la historia de los vibradores desde el siglo XIX hasta nuestros días. El museo pertenece a la compañía Good Vibrations, especializada en estos juguetes sexuales, y es bastante didáctico ya que no sólo se centra en el aspecto lúdico de estos aparatos sino en el uso médico que se hizo de ellos en el pasado: por poner un ejemplo, se inventaron para tratar una enfermedad inexistente y que injustamente se atribuía a las mujeres, la histeria femenina.

Restaurantes fuera de lo común

En Frisco (como la conocen los residentes) se rinde un culto exagerado al hecho de salir a comer / cenar pero también al lugar que elijas para ello. En una ciudad donde las propuestas cada vez son más atrevidas, tienes opciones tan dispares como comer a oscuras en el restaurante Opaque, reirte a carcajadas con las camareras más chisposas de la ciudad (las transexuales de Asia Fusion), tomarte algo en un café-lavandería (el Brainwash Cafe & Laundromat), probar platos imposibles como el burrito de sushi en Sushirrito o pizzas hindúes en Zante o sentirte en un teatro antiquísimo en el encantador Foreign Cinema.

Foreign Cinema

Una tienda para fans de los piratas

La Pirate Shop en el barrio de Mission es uno de los establecimientos más chulos de SF: si viajas con niños, no puedes dejar de visitarlo. Está en el 826 de la calle Valencia y dentro encontrarás desde garfios a parches para el ojo, patas de palo, disfraces, libros o banderas.

Museum of the African Diaspora

Uno de los museos más interesantes de la ciudad, conocido popularmente como MoAD, que se centra en la migración de la población africana por el resto del mundo. El museo nació recién estrenado el siglo XXI y no sólo abarca la fusión africana con otras culturas sino también la relevancia que tiene el hecho de que los orígenes del hombre actual surgieran de África, es decir, que en nuestro ADN todos tenemos genes africanos.

Bienvenidos al club de la comedia

Algo que les encanta a los estadounidenses es salir a pasar la noche en clubs de monologuistas. En ese sentido, San Francisco cuenta con algunos de los mejores del país, donde han actuado muchos de los mejores humoristas americanos. La mayoría de ellos ofrecen no sólo bebidas sino también cenas por lo que puedes hacer un 2×1 para rematar la velada. Algunos de los más conocidos son Cobb’s Comedy Club (con aforo de 400 espectadores), el Punch Line (donde han actuado gente tan conocida como Robin Williams o Rosie O’Donnell) o el Secret Imrov Society.

La casa de los Picapiedra

Aunque no se encuentra en el mismo San Francisco sino a las afueras, en Hillsborough, merece la pena una escapada para admirar esta curiosa vivienda construida en 1976. Los californianos la conocen cariñosamente como la Casa de los Flinstone por la entrañable serie de dibujos animados sobre una familia prehistórica.

Flinstones House
© Sergei Krupnov/Wikipedia

Cines en una ciudad de película

¡La de rodajes que se han llevado a cabo en San Francisco! No es de extrañar que una ciudad que popularizó la meca del cine rinda pleitesía a algunas salas míticas donde continúan proyectándose films de todas las épocas. Ojea la programación y reserva alguna de las tardes para acercarte a ver alguna peli en el Roxie, el Castro Theatre, el Balboa o el minúsculo 4 Star, con capacidad para cincuenta espectadores. Y otro apunte: en verano en el Mission Dolores Park echan películas gratuitas mientras haces picnic.

El primer templo hindú de Occidente

Hay que irse hasta el vecindario de Marina para descubrir una de las joyas ocultas de San Francisco: el Vedanta Temple. Con más de un siglo de vida, es el primer templo hindú que se construyó en Occidente y su arquitectura pretende simbolizar los dos pilares de la Vedanta Society: respeto y unidad. Lo curioso de su estructura es que mezcla influencias de las iglesias ortodoxas rusas, los templos bengalíes y las catedrales cristianas: incluso una de las cúpulas es idéntica a una de las del Taj Mahal.

Vendata Temple

Tomar una cerveza en locales de lo más originales

Si antes hablábamos de los estupendos restaurantes con los que cuenta San Francisco, en cuestión de cafeterías y bares no se queda atrás. Desde el encantador Lovejoy’s Tea Room, con teteras colgadas de los muros, a Urban Putt (con un minigolf en su interior), el exageradamente decorado Rainforest Cafe (que hará las delicias de los más pequeños), el White Chapel imitando a una capilla o el victoriano Armory Club. Por cierto, no olvides echar un ojo al artículo en el que te hablábamos de los mejores bares tiki de San Francisco.

Armory Club
Foto: Armory Club

Un jardín japonés en el corazón de la ciudad

Fue uno de los rinconcitos que me enamoraron de San Francisco: el jardín japonés (Japanese Tea Garden) que hay en Golden Park ¡Qué maravilla! La Midwinter Exposition de 1894 contaba con un lugar muy especial, una casa de té. Una ochaya, como la conocen los japoneses, la más antigua de Estados Unidos. El arquitecto Makoto Hawigara fue el responsable de que el jardín se ampliara hasta los cinco acres y de que actualmente aún se conserven dentro del jardín preciosidades como el Drum Bridge o esta extraordinaria pagoda con la que me veis posando aquí abajo.

Viaja con el Magic Bus al San Francisco de los hippies

Son muchos los que vienen a SF buscando el espíritu del Summer of Love y la estética hippie de los años 60 y 70 que pregonaba el amor libre y el no a la guerra. Ahora puedes revivir dichos tiempos en un tour de dos horas a bordo del Magic Bus, un colorido autobús que recorre algunos de los lugares clave dentro del movimiento hippie.

Magic Bus

The Cheese School: para amantes del queso

¿Eres tan «quesero» como yo? Entonces no puedes regresar a casa sin pasar por la Cheese School, donde se ofrecen degustaciones, clases de cocina a base de todo tipo de quesos, comidas y cenas, una tienda con decenas de variedades de queso, conferencias y un montón de eventos en torno a este producto gourmet que tanto nos gusta.

Cheese School
Foto: The Cheese School

Los murales de San Francisco

Esta es una de las ciudades americanas que más orgullosa se siente de su street art. Y no es para menos. Cada pocas manzanas puedes darte de bruces con murales a cual más espectacular.

Ghostbusters
© Justice Boles

Catedral de Holy Virgin

Una de las mayores iglesias ortodoxas fuera de Rusia se encuentra precisamente aquí, en el distrito de Richmond. Se halla en el 6219 de Geary Boulevard, en lo que se conoce como «barrio ruso» por los muchos restaurantes y tiendas de dicha nacionalidad existentes en la zona.

Holy Virgin

Una ración de insectos crujientes

Don Bugito se define como una «snackeria prehispánica» en la que se sirve un menú muy especial a base de insectos. Ya os conté cuando los comimos en Camboya (¡y nos parecieron deliciosos!) así que te animamos a que pruebes la experiencia. Se encuentra en Folsom Street, en el barrio de Mission, y venden desde grillos cubiertos de chocolate a sal de gusano.

Los 130 corazones de San Francisco

Si tienes tiempo de sobra, puedes ocuparlo buscando alguna de las 130 esculturas en forma de corazón que hay repartidas por la ciudad. Fue un proyecto que comenzó en el año 2004, iniciativa de la San Francisco General Hospital Foundation, con la intención de recaudar fondos gracias a estas contribuciones «corazoneras» de artistas de medio mundo. Inspirados por la canción de Tony Bennett «I left my heart in San Francisco», pueden encontrarse en lugares como Union Square, el City Hall o el Pier 39. Hasta el momento la fundación ha recaudado más de diez millones de dólares.

Corazones San Francisco
© Tony/Flickr

The Saloon: el bar más antiguo de la ciudad

En el distrito de North Beach aún sobrevive el bar más antiguo de San Francisco, un lugar en el que puedes tomarte un cocktail por algo más de tres dólares mientras disfrutas de música en vivo. Abierto en 1861 y conservando buena parte de la decoración original, que sobrevivió al terremoto de 1906 gracias a las sólidas vigas de madera, y a diferentes incendios en los edificios vecinos, acoge las actuaciones de algunas de las mejores bandas amateurs de blues-rock de California.

Pan de masa fermentada: tienes que catarlo

Es uno de los alimentos estrella de SF (en inglés se conoce como sourdough bread), lo introdujeron en la costa californiana los panaderos franceses durante la época de la Fiebre del Oro y se vende en infinidad de establecimientos. Nosotros te vamos a recomendar algunas de las tiendas donde mejor lo preparan. Entre ellas Tartine Bakery, Boudin (una de las más antiguas, abierta en 1849), Noe Valley Bakery y Acme Bread Company.

Recorre los escenarios de películas famosas

San Francisco ha servido de escenario para algunas de las películas más conocidas de la historia del cine. Así que ¿por qué no pasear por algunas de las calles que hemos visto mil veces en la gran pantalla? Antes del viaje, buena oportunidad para volver a ver «Vértigo», «Harry el Sucio», «Blue Jasmine», «La fuga de Alcatraz», «Instinto básico», «La señora Doubtfire», «El club de la buena estrella» o «Mi nombre es Harvey Milk».

Acude a algún Food Festival

Los festivales culinarios son una constante en San Francisco, por lo que ojea la agenda para ver si en tu visita te coincide alguno. A la Carte & Art se celebra en el barrio de Castro y combina los puestos de comida con las actividades artísticas, el Taco Festival of Innovation se celebra en una localidad cercana, San José, y reune a 30 food trucks elaborando deliciosos tacos mexicanos y el San Francisco Chocolate Salon es ideal para los fans del dulce. Además, el San Francisco Street Food Festival ha crecido mucho en los últimos años: ahora se celebra en el Pier 70 y reúne a decenas de vendedores.

Tómate un bowl de açai bien fresquito

El açai es uno de los productos más demandados cuando llega el calor. Estas deliciosas bayas, conocidas también como palma manaca, suelen mezclarse con frutas y helado y constituyen uno de los mejores refrescos en verano. Haz como los locales y acércate a alguna de las tiendas donde se preparan los más sabrosos. Nuestras recomendaciones son Bowl d’Acai (todo orgánico y puramente brasileño), BeBeBar, Blue Hawaii y el Basik Cafe. Se nos hace la boca agua sólo de pensarlo.

Acai

Alarma los martes a mediodía

No te asustes si escuchas una sirena los martes a las doce de la mañana. En 1942 se instalaron distribuidas por la ciudad 50 sirenas para avisar de posibles bombardeos debido a la Segunda Guerra Mundial: hoy en día hay más de un centenar y servirían para prevenir de catástrofes como incendios o ese gran terremoto que se espera sacuda California en el futuro.

Disfruta del Festival de las Flores del Barrio Chino

Justo una semana antes del Año Nuevo Chino, se celebra el Festival de las Flores, que atrae cada año a miles de visitantes. Aquí no sólo se pueden comprar flores de temporada sino también otros muchos productos frescos. Algunas de las flores más populares son los narcisos, asociados a la prosperidad, las orquídeas (abundancia), crisantemos (longevidad y buena suerte) y las flores de ciruelo (perseverancia). Además cerca de Grant Avenue y Washington Street se monta un gran escenario donde se suceden actuaciones de arte tradicional chino. Por las calles también verás reunidos a muchos hombres tocando instrumentos antiguos como la pipa o la suona.

Una pista de patinaje dentro de una iglesia

En lo que antiguamente era la Iglesia del Sagrado Corazón se ha montado una discoteca la mar de curiosa, la Church of 8 Wheels. Al ritmo de funky y música disco y bajo las luces de neón, podrás bailar-patinar en una experiencia realmente religiosa y mística.

A la rica sopa de almejas

Otro de los platos imprescindibles de San Francisco es la sopa de almejas: está deliciosa. Sobre todo en invierno, cuando la tomas calentita mientras la ciudad es cubierta por esa niebla suya tan característica. Curiosamente, la sopa de almejas original, que comenzó a hacerse en los pequeños pueblos pesqueros de la costa francesa, no incluía almejas (estas se usaban para alimentar a los cerdos) pero sí cualquier otro tipo de marisco o pescado, especialmente anguila.

Con el correr de los años, la receta se popularizó también entre los ingleses y fueron los colonos los que llevaron esta tradición gastronómica a Estados Unidos. Aún se usaba la anguila como ingrediente principal, junto a las patatas y el apio. De hecho fueron los propios nativos americanos los que introdujeron la variación de las almejas ya que estas formaban parte de su dieta. San Francisco fue una de las ciudades donde mejor se aceptó este nuevo plato y fue aquí donde se introdujo la costumbre de servir la sopa dentro de un tazón de pan de masa fermentada (el mismo pan del que os hablábamos antes). Actualmente los locales donde sirven las mejores sopas están en Fisherman’s Wharf.

sopa almejas_Easy-Resize.com

Relájate a los pies del Palace of Fine Arts

En 1906 San Francisco sufrió el peor suceso de su historia: un terremoto de cuatro minutos de duración que provocó 10.000 muertos y un posterior incendio que dejó sin casa a 300.000 de los 400.000 habitantes de la ciudad. Durante varios años, SF trabajó a destajo para resurgir de sus cenizas y en 1915 organizó la Panama Pacific Expedition, que conmemoraba la construcción del Canal de Panamá.

Esta exuberante exposición creó para la ocasión frondosos jardines y edificios de inspiración clásica. Sin embargo, sólo uno de ellos se salvó cuando dicha expo fue desmantelada, el Palace of Fine Arts (y aún así, en el año 1964 volvió a reconstruirse). Actualmente, rodeado de estanques donde antaño las damas hacían natación sincronizada y ahora viven cisnes y tortugas, es uno de los lugares más encantadores de San Francisco.

Palace Fine Arts San Francisco

Date un paseo por West Portal

Es uno de los suburbios de San Francisco que muchos viajeros pasan por alto y que en los últimos tiempos está brillando con luz propia. Aquí han comenzado a abrirse algunos de los locales más molones de las afueras, desde clubs a restaurantes o boutiques. Destaca además el CinéArts at the Empire, un cine old school con mucho encanto, con sólo cuatro salas y frecuentado por estudiantes.

Explora espacios y edificios abandonados

Los hay a montones. Es algo que hemos visto en muchas ciudades americanas: el abandono que sufren muchos lugares que en el pasado fueron obras de arte de la arquitectura. San Francisco cuenta con muchos lugares así, entre ellos Cosson Hall (una antigua base naval), el parque de atracciones J’s Amusement  Park, la 16th Street Station (que en su día fue el gran orgullo de Oakland) o el Byron Hot Springs Hotel.


👉 Nota importantísima. Antes de viajar a Estados Unidos es imprescindible que tramites el asunto del ESTA. Y te preguntarás ¿y qué es el ESTA? Pues un permiso de viaje que exige el gobierno estadounidense a cualquier viajero extranjero, el documento imprescindible para pasar la aduana y que te dejen montar en el avión. Porque sin el ESTA USA aprobado, directamente no te dejarán volar. Por ello, antes de comprar cualquier vuelo,arregla el tema del ESTA (aquí te sugerimos el modo más cómodo de solicitar el visado para EE. UU.). Cuando te den la confirmación de que finalmente tu ESTA ha sido autorizado (tranquilo, es raro que lo suelan denegar), comienza a preparar el resto del viaje. Pero este es el primer paso que debes dar.

Por último, te aconsejo que eches un ojo a la sección que la Oficina de Turismo de Estados Unidos ha dedicado a California ya que proponen opciones bastante interesantes para sumar a tu viaje a San Francisco otras visitas imprescindibles por uno de los estados más fascinantes del país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.