Cuba, qué duda cabe, es uno de los países más peculiares del mundo. Su muy particular situación política, que lleva en vigor desde que en 1959 tomara el poder la revolución encabezada por Fidel Castro, ha hecho de él un destino único en el mundo. La forma en que se funciona dentro de Cuba y cómo se maneja su sociedad poco tiene que ver con cualquier otro lugar del mundo. De ello te darás cuenta nada más poner un pie en la isla y comprobar de primera mano la multitud de situaciones extraordinarias (en todos los sentidos de la palabra) que vas a presenciar. Como se suele decir, hombre prevenido vale por dos. En base a nuestra experiencia y los dos viajes que hemos hecho a Cuba, te damos una serie de consejos y recomendaciones que te serán de lo más útiles.

Documentación

La Habana

El visado (o visa turística como se conoce allí) es obligatorio para entrar en Cuba. Recuerda que sólo vale para turismo, una única entrada al país y tiene una duración de 30 días, aunque se puede ampliar en el país por un mes más. Si deseas una prórroga de la estancia, has de dirigirte a una de las Oficinas de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería. Para realizar este trámite, necesitarás el primer visado, el pasaporte, el billete de avión con nueva fecha de regreso, el recibo de pago del alojamiento en casa particular (o del hotel) y los sellos timbrados con los que se abona el coste de la prórroga (precio 25 CUC, del dinero en Cuba os hablamos ahí abajo). Los sellos se pueden comprar en las sucursales bancarias de Cuba.

El visado en sí no es caro (22 euros): lo que es caro es lo que te pretenden clavar la mayoría de las agencias de viajes por hacerte el trámite y que te ahorres ir a esperar cola al consulado (he visto casos en los que ese visado pasaba a costar 60 euros “por la comisión”). Por lo tanto, mi recomendación es que hagáis lo que hemos hecho nosotros: recurrir a Online Tours . Es la opción más económica y también la más fiable. Te cobran los 22 euros exactos por visado y 8 euros por los gastos de envío. Es decir, que los dos visados nos salieron por un total de 52 euros.

Si tu vuelo hace escala en Estados Unidos, no se puede tramitar el visado. Tenlo en cuenta. Lo normal sería que, como nosotros hemos hecho las dos veces, volaras directo desde España. O, en todo caso, haciendo una escala en alguna otra capital europea.

El pasaporte debe tener al menos una página libre en blanco y una vigencia mínima de 6 meses. Así mismo, desde hace un tiempo se exige llegar al país con un seguro médico contratado (nosotros siempre optamos por Intermundial), así como con un billete aéreo de regreso. Hay que especificar además la dirección del lugar donde nos hospedaremos, ya sea una casa particular o un hotel.

Dinero

En Cuba circulan dos tipos de moneda desde 1994, cuando se creó una segunda moneda, que pudiera permitirse competir con el todopoderoso dólar. De esta manera se intentaba además erradicar la circulación de dólares por la isla, ya que estos se utilizaban en la clandestinidad para pagar artículos de gran valor: entendamos por “producto de lujo” una simple televisión.

Por un lado, tenemos el CUC, Peso Convertible Cubano, cuya equivalencia es similar al dólar y que los cubanos conocen como “divisa”. Por otro, el CUP, Peso Nacional Cubano y que en Cuba se conoce como “moneda nacional”. Generalmente el cambio es 1 Dólar = 24 CUP. Hay que tener en cuenta todo esto desde el principio por varios motivos.

Es fácil confundir unos billetes con otros (y de hecho es una de las estafas más comunes en el país, que pagues con peso convertible y el cambio te lo den en peso cubano, cuyo valor es mera calderilla). A esto se le suma que la división monetaria de los billetes en ambas monedas es igual: podrás encontrar billetes de 1 peso, 3, 5, 10, 20, 50 y 100 pesos (también hay de 200, 500 y 1000 CUP pero estos es muy difícil que los veas por su alto valor, deben circular sólo por los bancos). Aparte de que en los CUC se especifica en cada billete que son pesos convertibles, uno de los trucos que usábamos para identificarlos era recordar que los CUC siempre llevan impresa la imagen de un personaje conocido, como la del Ché Guevara que veis aquí abajo.

Cuba Moneda

La confusión también puede darse con las monedas. Para diferenciarlas, recordad que en las de pesos convertibles en la cara siempre hay un escudo de Cuba y en el reverso la imagen de algún lugar del país.

Si vas a traer dinero en efectivo que pretendas cambiar, tenlo claro: lo mejor son euros, libras esterlinas y dólares canadienses. El dólar americano sufre una penalización de un 10% por transacción, por lo que vas a perder bastante dinero si intentas hacer trueques con esta moneda. Recuerda que en la isla tampoco son aceptadas las tarjetas de crédito / débito emitidas por bancos estadounidenses. Al hacer el cambio, ten en cuenta que el peso convertible fluctúa conforme al dólar: si el dólar está fuerte, te va a perjudicar a la hora de hacer el cambio. Los mejores lugares para cambiar dinero son los bancos y las CADECAS (casas de cambio); algunos hoteles como el Nacional también prestan este servicio. Aunque por comodidad muchos viajeros cambian nada más aterrizar en el aeropuerto, no lo recomendamos: vas a salir perdiendo.

No hagas caso a los que te digan que es imposible que puedas usar peso cubano: mentira. Nosotros solíamos cambiar entre un 10% y un 20% del presupuesto para gastos menores, como coger un taxi colectivo (los que usan los cubanos) o comprar zumos o una porción de pizza a precios ridículos. Es cierto que es la moneda que usan los cubanos para moverse en el día a día pero en absoluto es ilegal que la utilices tú. Otra cosa diferente es que te la van a aceptar en muy pocos lugares.

¿Podemos utilizar tarjetas en Cuba? Sí pero son pocos los comercios que las aceptan: generalmente hoteles o restaurantes de alto nivel. En grandes ciudades como La Habana o Santiago de Cuba no hay problema en encontrar cajeros (ATM) pero en pueblos pequeños es preferible que llevéis dinero en efectivo. No sólo porque no encontréis cajero sino porque los cortes de electricidad son habituales en la isla. De todos modos, Cuba se está intentando adaptar a pasos forzados a la llegada de tarjetas con chip en vez de las de banda magnética y se supone que poco a poco irán amoldando sus cajeros a esta nueva modalidad.

Y una última cosa: viajar por Cuba no es tan baratísimo como la gente cree. O al menos no tanto como pueda ser viajar por el sudeste asiático. Los precios de los menús de los restaurantes no difieren tanto de los de España y al haber pocos servicios, como por ejemplo empresas de alquiler de coche, dichos servicios se encarecen. A ello hay que añadir que la propina es algo muy extendido en Cuba (lo mínimo suele ser 1 CUC por servicio o un 5% en restaurantes). Pero que hay fórmulas para ahorrar y no caer en turistadas, también. Entre lo que te hemos contado en los relatos de nuestros viajes y lo que te contarán los cubanos, vas a llevar apuntados un montón de trucos bien útiles.

Cuba y los huracanes

Cuba es uno de los países del mundo donde el clima menos piedad muestra: entre Junio y Octubre es habitual que el país sufra la llegada de tres o cuatro huracanes, algunos de ellos devastadores. Comprendemos que los meses de verano son los que coinciden con las vacaciones en España pero es recomendable evitar dichos meses para que no te encuentres una desagradable sorpresa. Muchas veces los aeropuertos quedan inutilizados y es imposible salir de los hoteles.

Los cubanos llevan tantos años lidiando con estos temporales y tormentas mortíferas que cada vez están más preparados para combatirlos. La solidaridad juega un papel fundamental: las familias se socorren unas a otras, refugiándose en las viviendas más seguras, y todo el mundo se ofrece de voluntario en las tareas de rescate, limpieza y reparto de víveres. En cualquier caso, es preferible evitar encontrarse las ciudades inundadas y sin electricidad. Así que sopesa las fechas en que vas a viajar.

Por qué alojarse con una familia cubana

Hemos probado las dos opciones disponibles: hotel y casa particular. Sin lugar a dudas, nos quedamos con las casas particulares por los motivos que ahora os aclararemos. Pero aún así, nuestra opción en el hotel Ambos Mundos fue inmejorable. Ya os hablamos de él en nuestro primer viaje a Cuba . Efectivamente, no es muy lujoso (equivaldría a un dos estrellas) pero es uno de los hoteles míticos de la ciudad, se encuentra en pleno centro, por lo que los puntos más importantes del casco histórico o el Malecón están a un paso, y conserva un aire colonial incomparable: Hemingway vivió aquí y también García Lorca. Su terraza es fantástica, con unas vistas extraordinarias de La Habana, y su personal amabilísimo. A nosotros nos encantó y si en Cuba no existiera la opción de las casas particulares, sería el hotel que elegiríamos de nuevo.

Pero lo bueno es que sí, que en Cuba puedes alojarte con familias locales y esa es una experiencia única que recomiendo a todo el que visite la isla. Ahora que el gobierno está flexibilizando su política laboral, permitiendo que las familias pongan en marcha sus pequeños negocios de casas de huéspedes, está en nuestra mano colaborar con la economía local. Eso sí, debes de tener en cuenta, para evitarte problemas (y evitárselos a quien te aloje), que lo recomendable es quedarte en casas oficiales. Hay muchos cubanos que alojan a extranjeros bajo cuerda y en un país con unas reglas tan estrictas esto puede darte más de un quebradero de cabeza si os pillan.

A nivel tarifas, las casas salen bastante mejor de precio que los hoteles: hay muchos rangos, dependiendo de lo lujosa que sea o lo bien situada que esté la casa donde desees quedarte. También depende de si sólo quieres alquilar un cuarto o tener la casa para vosotros solos (hay diferentes modalidades). Pero te aseguro que con un presupuesto de 50 CUC por pareja / noche / habitación vas a encontrar casas fantásticas y con unos anfitriones más fantásticos aún.

Casa particular Cuba

La opción del Bed & Breakfast la hemos usado en muchos países. Pero nada puede compararse a la hospitalidad que nos brindaron las dos familias que nos alojaron en este segundo viaje cubano (tenéis los datos de ambas casas en nuestro segundo viaje a Cuba). Comenzando desde la calurosa bienvenida (la hija de Horacio vino a buscarnos en coche al aeropuerto y la pobre tuvo que estar esperando varias horas por retraso en nuestro vuelo y los trámites de la aduana) hasta el nudo en la garganta que se te pone cuando tienes que decir adiós a la familia que tan bien te ha tratado. Para nosotros, a nivel humano, fue indescriptible la de gratas sensaciones que supusieron esas larguísimas y amenas charlas con nuestros anfitriones. Verdaderamente ¡se hicieron querer! Y estamos seguros de que si volvemos a Cuba por tercera vez, que es algo que planeamos para un futuro, ellos volverán a ser la familia elegida.

Nada más llegar, te harán entrega de las llaves para que tengas libertad de movimientos, te explicarán las reglas de la casa y te darán un montón de recomendaciones y consejos: la hospitalidad cubana es uno de los grandes orgullos del país, sobre todo porque es totalmente sincera y sale directa del corazón. Los anfitriones estarán para lo que necesites pero también te dejarán tu propio espacio. Nosotros somos muy charlatanes y nos encanta pasar tiempo con gente nueva pero entendemos que no todo el mundo es igual y hay gente a la que le gusta más ir a su aire. Así que tranquilo, si tu intención es ir a tu rollo, tendrás la misma libertad que en un hotel. No obstante, te recomiendo que seas abierto y desde el primer momento en que entres por la puerta respondas con la misma simpatía que te ofrecen: siempre vas a recibir mucho más que lo que das.

La mayoría de las habitaciones de las casas particulares constan de baño propio: el respeto a tu intimidad está asegurada. Lleva tus propios productos de aseo (gel, champú, pasta de dientes) porque lo máximo que te van a poder ofrecer ellos es una pastilla de jabón. No esperes tener acceso a internet: aunque poco a poco se va introduciendo en el país, son pocas las casas que lo tienen. Olvídate del wifi, las redes sociales y los correos electrónicos durante tu estancia en la isla. que viene bien desconectar en todos los sentidos, como si fuera una cura de bienestar informático. Además, si necesitas información de donde ir o qué hacer, quien mejor que un cubano para ayudarte.

Cuba, por desgracia, es un paraíso para el turismo sexual. Sabéis que estamos totalmente en contra de estas prácticas pero si eres de los/las que van allí con la idea de hincharse a fornicar, en las casas no se permite la entrada de cubanos, pese a que vayan contigo. Es una ley estatal y nos parece perfecta. Si tienes amigos cubanos (como era nuestro caso), siempre puedes quedar con ellos fuera para tomarte un mojito.

Ya por último¿cómo encontrar casas particulares? Hay varias páginas que se ofrecen como intermediarias y obviamente encarecen los precios, por lo que no te las vamos a recomendar. Así que lo que mejor funciona es el boca a boca: seguro que algún conocido tuyo ya se ha quedado en alguna casa y puede darte referencias. Nosotros mismos hemos recomendado las casas donde estuvimos a otros amigos que han viajado después (y han vuelto encantados). En nuestro caso, las dos casas donde estuvimos las encontramos por Tripadvisor y acertamos de lleno.

Ármate de paciencia

La primera vez que fui a Cuba, coincidí con muchos turistas que se quejaban por todo. Que si que poca variedad en la comida, que si cuanta suciedad, que si las farolas no funcionan, que si el aire acondicionado hace mucho ruido. A eso le llamo yo ser insolidario y no ponerse en el pellejo de los demás. Los cubanos son los primeros que han de batallar a diario con la falta de víveres, con los trámites burocráticos interminables, con los autobuses que van hasta los topes y pasan cuando pueden, con las colas interminables para arreglar cualquier asunto. Lo de las colas es quizás lo más desesperante (colas para el banco, para coger una guagua, para entrar al baño, para comprar el pan, para tomar un helado, para usar un teléfono público). Y las colas son colas aunque parezcan más bien un grupo de gente apiñada sin orden ninguno, por ello siempre hay que preguntar quién es el último.

En el caso de que tengas que guardar cola ¿por qué, en vez de enfurruñarte, no aprovechas para charlar con tus compañeros de cola, que seguro que tienen algo interesarte que contarte?  Para ellos es una situación de lo más habitual y están acostumbrados a que el tiempo corra mucho más despacio que para nosotros. Nada de estrés, que es malo para el corazón y el cerebro.

La Habana Mercado

La paciencia has de tenerla también con muchos cubanos que vendrán a ofrecerte puros y ron (ambos más falsos que el fuera de juego de un futbolín), que vendrán a pedirte dinero o que querrán que les invites a una cerveza. Hay que comprender también su situación y si tú no harías lo mismo viviendo allí. A veces los turistas somos su único recurso para sacarse un dinerillo extra. No hay que enfadarse ni molestarse: tómatelo con humor. Y sobre todo asume que no eres Rockefeller ni puedes solucionar tú solo los problemas de pobreza de un país entero. Nosotros hemos ido a Cuba cargados con 20 kilos de medicinas, de ropa y de productos de todo tipo para regalar. Pero no podemos hacer más ni está en nuestra mano. Qué más quisiéramos.

Dónde comer

Para salir del paso, siempre puedes comprar en algún puestecillo (o incluso en una ventana de alguna casa) una porción de pizza o un emparedado. Pero yo no tiraría de estos lugares para una dieta habitual. Los propios cubanos consideran a esta comida de segunda categoría porque siempre les llega a ellos lo peor de las verduras, la fruta o la carne. Es triste reconocerlo pero los mejores ingredientes se van para los restaurantes. Y sí, entonces lo vas a tener que pagar. Pero teniendo en cuenta que un menú bastante majo puede salir por unos 10/12 CUC tampoco sales tan mal parado ¿no crees?

PC072589_Easy-Resize.com

Tema paladares: aquí hay diversidad de opiniones. Los paladares son restaurantes caseros regentados por familias, en algunos casos bien encantadores. Lo que ofrecen varía mucho de unos a otros. Pero mi experiencia me dice que los precios están hinchados respecto a lo que te ponen sobre la mesa y vas a comer mucho mejor en los restaurantes. Te aconsejo que alguna vez entres a alguno porque es una experiencia, en todo caso. Y recuerda que en la casa donde te alojes te permitirán cocinar y es muy probable que también den comidas. Caseras y preparadas con mucho amor.

Cómo moverse 

Nosotros, que somos un poco brutos, íbamos casi siempre caminando, pese a que hiciera un calor de mil demonios. Pero hay veces que las distancias se te hacían insalvables y es ahí cuando tirábamos de los taxis colectivos, es decir, los almendrones. Hay más de 10.000 circulando por la capital. El precio es irrisorio, al cambio unos 10 céntimos de euro. No llevan una ruta fija, así que cuando lo pares pregunta al conductor hacia donde va. Tú ya te paras y te bajas donde mejor te convenga. Como comprobarás, no son muchos los extranjeros que los utilizan.

La mayoría de esos extranjeros prefieren subirse a un Cadillac de los años 50 y que les cobren 30 CUC por un paseo de una hora. Algo que nos parece una soberana tontería porque hay taxis igual de bonitos (a fin de cuentas son los mismos vehículos, lo único que los turísticos parece que brillan más) y también te puedes dar el gustazo de ir tú solo por un tercio del precio. A nosotros nos costaba regatear (en ese aspecto los cubanos son más férreos que en los países árabes) pero al final sacábamos la carrera por unos 10 CUC y ahí tan chulos que íbamos en un  descapotable con nuestra melena al viento por el Malecón.

PC112700_Easy-Resize.com

La compañía de autobuses más importante en la isla es Viazul. Cubre ciudades como Trinidad, Baracoa, Varadero, Santa Clara o Cienfuegos pero los precios no son baratos para lo estándares del país (por poner un ejemplo, un viaje entre La Habana y Santiago de Cuba cuesta 100 dólares ida y vuelta y son 16 horas por trayecto).

Si quieres alquilar coche, unos cuantos consejos:

  • Intenta reservar con antelación: puede ser difícil encontrar auto si lo quieres de un día para otro ya que las agencias de alquiler son limitadas.
  • No, no vas a poder alquilar un Cadillac o un Ford o alguno de esos preciosos coches de los años 50. Tendrás un modelo barato y de transmisión manual. Y date con un canto en los dientes si cuenta con aire acondicionado.
  • Aquí no hay gangas rollo las islas Canarias de 100 euros por una semana de alquiler. De hecho los precios son bastante elevados en comparación con otros países: una media de 60-70 CUC por día.
  • Las carreteras en general se encuentran en condiciones deplorables. Baches, socavones, falta de iluminación por la noche, carromatos en mitad de las autopistas, tramos inundados, gente vendiendo fruta, perros, caballos, cabras, ovejas y escasa señalización. Lo bueno es que apenas hay coches, por lo que los atascos son inexistentes.
  • Lleva contigo siempre un mapa de papel, de los de toda la vida (suponemos que aún recordarás cómo se utilizan). Aquí el GPS no sirve de nada.
  • Intenta llevar siempre suficiente combustible porque pese a que Cuba cuenta con reservas de petróleo, no es fácil encontrar gasolineras. Y si las encuentras, no suelen tener área de servicio, así que lleva también encima agua y algo de comer. Cuando repostas, es habitual que te pidan el pasaporte y te apunten la cantidad de litros que has echado al depósito.

Seguridad en Cuba

Al regimen castrista se le podrá echar en cara muchas cosas pero hay algo indiscutible: Cuba es uno de los países más seguros del mundo, sobre todo si lo comparamos con muchos de sus vecinos centroamericanos como Haití, Jamaica, Nicaragua o El Salvador. Los crímenes violentos son apenas inexistentes y comprobarás que hay muchísima policía. Sin embargo, ello no exime de que precisamente debido a las carencias que sufre la población, también exista la picaresca: sé precavido ante las estafas. Cambia dinero unicamente en los bancos y si llevas cosas para regalar, dónalas a escuelas o hospitales, ya que mucha gente trapichea con artículos de primera necesidad. Y si te encuentras en una situación complicada, recuerda que el número de la Policía es el 106.

El argot cubano

Los cubanos tienen un vocabulario de lo más varipinto y utilizan un montón de palabras y expresiones que te serán desconocidas. Te citamos algunas de ellas para que no te pierdas cuando mantengas una conversación:

Antier: Antesdeayer

Elvis: Bizco

Bayú: Prostíbulo

Pullover: Camiseta

Cherna: Homosexual

Bocadito: Emparedado

Frutabomba: Papaya

Cagua: Sombrero

Descarga: Fiesta o reunión con música

Fula: Dólar

Guarfarino: Aguardiente de baja calidad

Compay: Compadre

Jamar: Comer

Guardar la cajetilla: Cerrar la boca

Camello: Autobús de dos pisos

Lagarto: Cerveza

Pelota: Deporte del baseball

Tareco: Objeto que no funciona

Envolvencia: Asunto

Fachar: Robar

Chinchín: Llovizna

Carro: Coche (también se llama máquinas a los autos)

Champola: Refresco de guanábana

Anapista: Pequeño agricultor

Estar arriba de la bola: Estar al corriente de algo

Saoco: Agua de coco con ron

Taco: Zapato

Esto es por Gustavo: Algo que no vale la pena

Chenche por chenche: Cambiar una cosa por otra

Botero: El que transporta gente en un vehículo particular

Bejuco: Teléfono

Berreado: Enfadado

Trusa: Bikini

Yoni: Norteamericano

Ramón: Alguien que es más tonto que Abundio

Bolsa negra: Mercado negro

Catao: Interruptor eléctrico (viene del término inglés cut out)

Estar Lisandro: Estar sin un duro (o sin un peso más bien)

Tostón: Platáno cortado en rodajas y frito

Unas cuantas recomendaciones más

  • Evita el agua sin embotellar así como el hielo o la fruta sin pelar. Las intoxicaciones por agua en mal estado están a la orden del día.
  • No te impacientes: en Cuba todo se hace con mucha calma y has de adaptarte al ritmo de los cubanos. Si quedas con alguien a las nueve, lo más probable es que llegue a las diez y no comprenderá tu cara de fastidio.
  • En vez de comprar el típico souvenir, deberías apoyar a los artistas locales (que hay muchos y muy buenos) y traerte alguna de sus creaciones. En el Paseo del Prado hay un montón de pintores que exponen obras magníficas.

PC112703_Easy-Resize.com

  • ¿Te gustan los juegos de mesa? Los cubanos son muy aficionados a jugarlos en plena calle para pasar el rato y les encanta enfrentarse a “rivales” nuevos. Únete a alguna partida de cartas o ajedrez.
  • Jamás fotografíes a un policía o un soldado: está prohibido.
  • Al igual que en Japón, en Cuba está mal visto sonarse la nariz en público.
  • No tires el papel higiénico al WC sino a la papelera que hay al lado. Las cañerías se encuentran en muy malas condiciones y nadie quiere ver el suelo del cuarto de baño inundado de aguas fecales. E intenta llevar tu propio papel contigo porque este es considerado un artículo de lujo y no abunda tanto como desearías.
  • Descarta usar la palabra papaya: en Cuba es ofensiva ya que se refiere a la vagina.
  • Disfruta de los parques: son un fiel reflejo de la sociedad cubana. La gente va allí a tocar la guitarra, a jugar al dominó, a coquetear, a montar en bicicleta, a discutir sobre baseball o a chismorrear. Lo que se hacía en España antes de que todo el mundo andara enganchado al teléfono móvil.
  • Piénsatelo muy mucho antes de emitir una mala opinión sobre Fidel Castro, el Ché Guevara o el comunismo. Nosotros hemos mantenido muchas conversaciones con cubanos en la intimidad pero siempre con gente que conocíamos y ellos mismos han expresado sus quejas y frustraciones. Pero no es buena idea que vayas largando acerca de lo que no te gusta así como así ni delante de cualquiera. Los cubanos son muy celosos de su forma de vivir y no es medianamente aconsejable que vayas molestando a nadie. Además, están en todo su derecho de decirte que si no te gusta lo que hay, te vuelvas a tu casa.

 

6 comentarios

  1. Muy lindo blog y concuerdo contigo al 100% con tu relato sobre este viaje a Cuba. Un país encantador y de gente maravillosa!

  2. Author

    Muchas gracias, Odisea! Cuba es único!

  3. Asi mismo es, recien empiezo a escribir de Cuba, porque es un pais muy diferente al resto, lleno de contrastes, lo conozco bien, vivi 20 años de mi vida alli, me encanta ver tu perspectiva!!’

  4. Author

    Me alegro que te haya gustado y coincidamos en opiniones, un abrazo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.