ARTICULOS

Cómo preparar la escapada romántica perfecta

love_Easy-Resize.com

Las parejas que viajan a menudo tienen una vida sexual más gratificante. Ojo que no lo decimos nosotros sino un estudio de la U.S. Travel Association, que ha analizado los hábitos de 500 parejas y ha demostrado que las  que viajan con frecuencia no sólo gozan de relaciones más longevas sino que además estas son de mucha mejor calidad. El estudio defiende que el hecho de enfrentarse juntos a experiencias novedosas y descubrir destinos inexplorados supone un subidón de adrenalina que no sólo incrementa los niveles de pasión y enamoramiento sino que además reafirma los vínculos de unión y confianza.

Buena parte de los psicólogos creen que si un viaje no puede arreglar una pareja agonizante, en parejas sanas el hecho de viajar es un incentivo para consolidar los lazos afectivos, una especie de test que mida la compatibilidad. Y que las parejas que a menudo están dispuestas a coger la maleta suelen tener relaciones mucho más duraderas y sinceras, precisamente porque al estar solos los dos en destinos lejanos dependemos el uno del otro. Los viajes ayudan a compartir aficiones, a darte cuenta de lo mucho que tienes en común con la persona que quieres. De los viajes en pareja hablamos ya en el artículo Viajar en pareja (y volver sanos y salvos) ,  dándote un montón de recomendaciones, las que nosotros mismos usamos, para que los viajes con tu media naranja se conviertan en algo único. Y en el artículo de hoy incidiremos en todos esos trucos que te ayudarán a preparar la escapada romántica que siempre has soñado.

Como de estudios va la cosa, vayámonos de nuevo a escuchar la voz de los científicos, quienes han llegado a la conclusión que el sexo en los hoteles es infinitamente mejor que en tu habitación de siempre (aunque para afirmar esto no sé yo si era necesario hacer un estudio). El caso es que esto no es una hipótesis sino una realidad: cuando se practica sexo en los hoteles (aconsejamos mejor en la intimidad del cuarto que en los pasillos), se disparan los niveles de dopamina, neurotransmisor responsable de las emociones que nos proporcionan placer, como darle un bocado a una barrita de chocolate o escuchar nuestra canción favorita. Y no es sólo porque el “escenario” sea una novedad sino porque asociamos éste al relax, la felicidad de las vacaciones y el olvidarnos de la responsabilidad del trabajo. Además, los hoteles siempre han ido ligados a la lujuria, a las escapadas furtivas y a las noches de desenfreno. Por lo tanto, si en un determinado momento no te puedes permitir viajar pero quieres revivir dicha sensación, lo tienes fácil: alquilad una habitación de hotel aunque sólo esté a unas cuantas paradas de metro de casa.

love2_Easy-Resize.com

Infinidad de hoteles saben que son muchas las parejas que les eligen para celebrar momentos especiales. Por eso la mayoría de ellos suelen ofrecer paquetes especiales, sobre todo en fechas como San Valentín o Navidad. Aunque pagues más, podrás dormir en la suite nupcial (que, evidentemente, no sólo está reservada para recién casados), disfrutar del desayuno en la habitación o encontrarte la cama cubierta de pétalos de rosas. Algunas habitaciones hasta incluyen música ambiental o luz tenue.

Si estáis de viaje en Japón, os recomendamos aprovechar la ocasión para visitar un love hotel, hoteles temáticos que usan las parejas japonesas los fines de semana (aunque abren a diario). Las habitaciones pueden alquilarse por horas o por noches completas y tampoco creáis que son demasiado caros: una noche puede salir por unos 70 euros. Hoteles como el Sara Sweet, el Zebra, el Public Jam o el Renaissa os brindarán la ocasión de dormir en un camarote marinero, en un aula de colegio, en la celda de una prisión, en la habitación de un hospital, en una nave espacial o en un vagón de metro: dejad volar vuestra imaginación.

Hoy en día parece que lo de encontrar lugares que no estén atestados de turistas palo-de-selfie-en-mano es una utopía. Pero sí, existen multitud de rincones que os permitirán desconectar del mundo exterior. ¿Cuál es el secreto? Intentar viajar fuera de temporada alta. Y si no te queda más remedio que viajar en verano, no te emperres en ir a Benidorm: hay pueblecitos minúsculos con mucho encanto donde apenas hay gente incluso en pleno Agosto. En verano huye de las playas y refúgiate en aldeas del interior o en cabañas perdidas en mitad del bosque. La torre Eiffel es preciosa y el lugar elegido por muchos amantes para pedirse matrimonio pero esto conlleva esperar colas kilométricas, pagar 20 euros y arriesgarse a que tan especial momento se vea ensombrecido por los empujones de un grupo de turistas coreanos. ¿A que ya no lo ves igual de romántico?¿Y a que sí te parece un plan mucho más sugerente el ver anochecer a las orillas de cualquier riachuelo asturiano?

love3_Easy-Resize.com

Si unas líneas antes os hablábamos del morbo que dan ciertos hoteles (no la pensión Conchita, obviamente, aunque hay gustos para todo), nos parece igual de romántico alquilar una casita alejada de todo y de todos. Con una cocina para prepararos vuestra propia cena a la luz de las velas y un buen porche donde disfrutar una copa de vino bajo las estrellas. La compra la podréis hacer en alguna aldea cercana, en una de esas tiendas minúsculas donde una abuelilla vende a precio de risa tomates recogidos en su propia huerta y se amontonan en la alacena los tarros de mermelada casera. Si en vuestra cabaña no tenéis cobertura, mejor que mejor: ya ojearéis el correo electrónico cuando volváis a casa.

La mayoría de la gente parece empeñarse en querer salir en verano, darse de codazos en una playa atestada de sombrillas y esperar media hora para conseguir un helado. Pero las vacaciones invernales tienen también mucho encanto, si no más. Además, en invierno las tarifas tienden a bajar e incluso hay pueblos que los encontrarás desiertos y con todo cerrado (como nos ocurrió a nosotros cuando recorrimos en pleno mes de Enero los pueblecitos franceses de la región de Midi Pyrenees). Esa sensación de “estar solo en el mundo” no hay quien la pague. Aunque haga frío, pasear entre la nieve con tu pareja o sentaros a charlar por la noche frente al fuego de una chimenea pueden ser experiencias igual de placenteras que cualquiera que se disfrute en manga corta. Y si como nosotros vives en Madrid, sólo tendrás que desplazarte con el coche una o dos horas para encontrar aldeas escondidas en las montañas donde huele a leña y pan recién hecho.

Ya que hemos barajado destinos ¿buscas inspiración de cuáles pueden ser los lugares más románticos de Europa para planear un viaje en pareja? Una buena opción pueden ser las islas más tranquilas de Grecia pero también incluiríamos en el listado la bellísima Brujas (mejor en invierno que hay menos turistas y es una delicia encontrarla con los canales cubiertos de nieve), los pueblos de la Toscana italiana, la bonita región de Alsacia en Francia o la elegante Budapest. Si tuviéramos que escoger un lugar en España para gritarle al mundo lo enamorados que estáis, lo tenemos claro: nos quedamos con Granada.

Alhambra Granada

Pasear por La Alhambra de Granada: una de las experiencias más románticas del mundo

Si decides quedarte en España, una buena alternativa puede ser dormir en un castillo. Sí, sí, has leído bien: más de uno se ha reconvertido en hotel. Tienes el Castillo del Buen Amor en Salamanca, el de Arteaga en Vizcaya, los paradores de Sigüenza, Alcañiz o Jarandilla de la Vera, el Castell d’Empordá en Girona, el castillo Curiel de Valladolid, el de Grisel en Tarazona o el de Collado en Álava. Los fines de semana es complicado reservar a no ser que lo hagas con mucha antelación pero si puedes coger un par de días libres entre semana, verás que no sólo hay hueco sino que además las tarifas bajan notablemente.

Como veis, no hay que dejarse un ojo de la cara para organizar una escapada romántica. Pero si puedes permitirte darte un capricho de mayor calibre, la compañía Princess Cruises, especializada en cruceros, ofrece paquetes exclusivos para parejas como el de Aniversario (con botella de champagne, chocolate, cena para dos y foto de recuerdo), Luna de Miel (con circuito termal y cena en balcón) o el de Renovación de Votos, con una ceremonia preparada especialmente para vosotros.

Si antes hablábamos de destinos invernales, queremos también proponeros algunas de las islas más románticas del mundo para los que améis la playa y queráis tostaros al sol. Para nosotros (y para miles de parejas que vienen aquí a pasar su luna de miel) la isla perfecta es Bali: aquí puedes leer el viaje que hicimos a Bali por libre : os aseguramos que es un destino mucho más barato que lo que creéis. Las Maldivas, Fiji, Seychelles, Hawaii, Tahiti, Mauricio o Santa Lucía siempre han ido ligadas a los deseos amorosos viajeros de muchas parejas. Pero si el presupuesto no te da para tanto, Madeira, las Azores o las Canarias, de las que estamos profundamente enamorados desde hace años, son opciones más económicas, están más cerca y no tienen nada que envidiar a esas otras islas paradisiacas.

Madeira

Madeira: una isla bellísima a apenas dos horas de avión

Después de que Elvis y Priscilla se dieran el “sí quiero” en el hotel Aladdin, han sido miles las parejas que han viajado a Las Vegas para casarse en una ceremonia express, con un imitador de Elvis ejerciendo como testigo (y en algunas capillas también cuentan con imitadoras de Priscilla). Las opciones son infinitas: desde bodas hawaiianas con chicas bailando a ceremonias en el minigolf de KISS (con un imitador de Gene Simmons haciendo de cura y sí, puedes casarte maquillado), paseos en Cadillac rosas, bodas en lo alto de la torre Eiffel del hotel Paris Vegas, paseos en las góndolas del Venetian, sesiones de fotos bajo el símbolo de “Welcome to Las Vegas”, en un barco pirata en el Treasure Island, con ambiente marihuanero en la Cannabis Chapel (lo promocionan como “weed-ings”) o incluso en mitad del Gran Cañón del Colorado, a donde os trasladará un helicóptero desde la ciudad de los casinos. Opciones originales que no falten.

¿Has pensado en que el viaje en sí sea una sorpresa? Más de una vez le he regalado a Juan un viaje: si tu pareja es viajero/a como tú, lo disfrutará un montón. Hace tiempo una amiga me contaba cómo su hermano daba una sorpresa a su cuñada llevándola al aeropuerto, entregando él mismo los pasaportes y las tarjetas de embarque de ambos (para que ella no supiera donde iban) y muriéndose de la risa cuando la llevó a la sala de embarque y su chica se quedó con la boca abierta cuando en la pantalla del monitor leyó “Egipto”. Esos momentos no se olvidan jamás. Eso sí, has de tener muy, muy claro que el destino elegido es del gusto de tu compi, no vaya a estar el pobre soñando con un viaje a las islas Seychelles y tú le metas a hacer turismo rural en un pueblo de Burgos. Si no estás segura de qué le gustaría, prepara una lista de diferentes destinos y déjale que elija cinco o seis para que se mantenga el factor sorpresa pero vayas a tiro hecho. Hablando de sorpresas, cuanto tu novio (o novia) tenga la maleta preparada, aprovecha en un descuido para meterle un pequeño regalito. Seguro que cuando lleguéis al hotel y empiece a sacar la ropa, no se espera encontrarse un detallito.

A la hora de programar una escapada, siempre, sieeeempre, pensad en lo que le gusta al otro, no sólo lo que te gusta a ti. Tu chico puede ser un loco del parapente, lo que a priori no parece muy romántico, pero aquí lo importante es hacer al otro feliz. En nuestro caso, solemos reírnos mucho con estos temas porque somos bastante freakies y nos encantan las cosas terroríficas: mucha gente no vería muy romántico eso de hacer tours nocturnos visitando cementerios pero a nosotros nos encanta. Lo que no está reñido con haber disfrutado de casas paradisíacas con su piscina propia, en la que podías bañarte desnudo bajo la luz de la luna. Por cierto, bañarse desnudo en el mar de noche también mola un montón, aunque yo me quedé algo traumatizada con las películas de “Pirañas” y “Tiburón” y desde entonces me da algo de yuyu (si lo piensas bien, llevar bikini tampoco te protege de nada).

love4_Easy-Resize.com

Si tu escapada es para relajarte y huir del estrés, es el momento ideal para una buena sesión de spa y masajes. Es algo que nosotros intentamos hacer en Madrid pero sobre todo cuando estamos de vacaciones: te quedas como nuevo tras unas horas entre burbujas, chorros y vapores. ¿Y qué puede haber más romántico que regresar a tu habitación envuelto en un  esponjoso albornoz blanco?

Y el ultimo consejo, totalmente imprescindible: si estás en un hotel, cuelga del pomo de la puerta el cartel de “No molesten“. ¡Es vuestro momento!

Categorías:ARTICULOS

Tagged as:

6 replies »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.