Viaje a Bali por libre

El primer recuerdo que tengo de Bali es cuando de pequeña mi madre traía a casa revistas del corazón en plan el “Diez Minutos” y salían publicados reportajes glamourosos de parejas de famosos pasando allí su luna de miel,un capricho que sólo podían permitirse cuatro ricachones.Supongo que no soy la única persona que ha crecido con esa idea,la de que Bali era un destino inaccesible para el resto de los mortales.Pero os recuerdo que Bali,a pesar de toda la atmósfera que desprende de lujo y sofisticación, sigue perteneciendo a Indonesia,uno de los países más baratos del sudeste asiático,y pese a que cueste creerlo al principio ya que la imagen que tenemos de la isla es la de hoteles de cinco estrellas a pie de playa,existe también ese otro Bali para presupuestos más ajustados y que,aún así,te va a permitir darte un montón de “caprichos” que en nuestro país de origen (ya no digamos en lugares como Escandinavia) nos parecerían inasequibles. Que no os engañen las agencias de viajes:esta es una aventura que perfectamente puedes realizar por tu cuenta sin la ayuda de intermediarios extras llevándose comisión.Bienvenidos por tanto a este blog en el que te desvelaré los secretos para disfrutar por muy poco dinero de uno de los lugares más fascinantes del mundo:la Isla de los Dioses.

 bal1
Empecemos.Quizás lo único que pueda encarecerte un poco el viaje es precisamente el tema de los vuelos,sobre todo si quieres hacer únicamente Bali y esto te obliga a volar directamente hasta allí (pasando antes,generalmente,por Jakarta).Sin embargo,como nosotros teníamos 22 días y no queríamos quedarnos las tres semanas allí sino combinarlo con otros destinos (en Bali en una semana y organizándote bien puedes ver lo más importante),lo que hicimos fue incluirlo dentro de uno de nuestros viajes por el sudeste asiático.De este modo,y como habréis leído en entradas anteriores del blog,lo que hicimos fue hacernos un combinado Singapur-Indonesia-Malasia y ahí incluir una semanita en Bali.La verdad es que una vez finalizado el viaje,constatamos que estuvieron todos los días super bien repartidos.

De este modo,volamos a Bali desde el aeropuerto de Yogyakarta.Y un apunte:al parecer hay unas tasas por los vuelos,incluso aunque sean nacionales,asi que recordad que al mostrar el pasaporte teneis que pagar 35.000 rupias (que al cambio es muy poco,algo más de 2 euros,pero me llamó la atención que incluso dentro del país hubiera que pagar tasas).Para los que vengáis directamente a Bali,recordaos que a la entrada a Indonesia debéis pagar el visado,que son 25 dólares, y otra tasa de salida de unos 10 euros cuando os vayáis del país.En cuanto al aeropuerto de Yogyakarta,como ya comenté en la entrada de Java,no sólo es muy pequeñito sino que además no lo abren hasta las cinco de la mañana (nuestro vuelo salía a las 06:15 y nos tocó esperar cola con otro montón de pasajeros),te lo aviso para que tampoco te pegues un madrugón innecesario.

Para llegar a Bali desde Java puedes hacerlo en ferry (el trayecto dura sólo media hora).Pero como yo ya había tenido malas experiencias con los barcos en Asia y además esto nos obligaba a trasladarnos en bus desde Yogyakarta hasta el puerto de Ketapang,optamos por volar con Air Asia,que el vuelo nos costaba sólo 30 euros y en poco más de una hora estás en el aeropuerto de Ngurah Rai a sólo 13 kilómetros de la capital de la isla,Denpasar.El aeropuerto es el tercero de Indonesia con más tráfico aéreo (aquí llegan turistas de todo el mundo) pero aún así,mantiene su atmósfera de “aeropuerto tropical” precisamente por su cercanía al mar (mola un montón bajarse del avión viendo el océano) e incluso a pie de pista,mientras bajas las escalerillas,verás que en las propias pistas de aterrizaje hay puertas de templos balineses,lo que le da al aeropuerto un aroma muy especial.Ahí sí que empiezas a sentir el hormigueo de “uauh!estoy en el paraíso!” Pror cierto,primer punto para comenzar a ahorrar en tu aventura balinesa:ni caso a los cientos de folletos con excursiones que se exponen en los stands de Llegadas.Cogí un par por contrastar precios con lo que nosotros pensábamos hacer y,efectivamente,sale muchísimo más caro contratar excursiones en las agencias locales que contratar un conductor y hacerlo todo por tu cuenta.

En cuanto al transfer,como nos iba a costar más o menos lo mismo un taxi desde el aeropuerto, decidimos dejarlo cerrado antes de ir con los de nuestro bungalow para que nos vinieran a buscar en furgoneta.El precio por trayecto fueron 200.000 rupias (unos 13 euros).Tened en cuenta que íbamos cuatro pasajeros y que Ubud está como a una hora y media en coche del aeropuerto por lo que el precio está tirado.Por cierto,a la capital,Denpasar,la verdad que ni nos acercamos.Es conocida por tener unos brutales atascos de tráfico,un considerable número de carteristas (algo que,sin embargo,no apreciamos en el resto de la isla,que nos pareció muy segura) y con pocos puntos de interés,asi que ni nos molestamos.Eso sí,una vez que llegas a Bali,ya te das cuenta de que lo bien que se trata al turista en comparación con el resto de Indonesia:las calles están muchísimo más limpias y de las infraestructuras ni hablamos.Como se nota que donde va el extranjero,viene el dinero detrás.El turismo ha beneficiado a Bali en muchos aspectos,obviamente.Pero en mi opinión,en los últimos tiempos ese horror de libro (y de película) que es “Comer,beber,amar” ha dado una imagen muy distorsionada de la isla y provocado el aluvión de turistas que quieren emular a Julia Roberts.Aun así,no os preocupéis:Bali conserva aún,por suerte,multitud de rincones con muchísimo encanto!

Otro de los lugares a los que nos negamos a ir y que,sin embargo,es el destino elegido por muchos de los que aterrizan en Bali,que van buscando fiesta y cachondeo,es la playa de Kuta.Nosotros no íbamos buscando ese tipo de viaje y no habíamos recorrido tampoco miles de kilómetros para rodearnos de surfistas borrachuzos ni de McDonalds,Burger Kings y discotecas con música a todo trapo.Respetamos que haya gente que quiera gastarse su dinero en ese tipo de turismo pero para nosotros,como dirían los ingleses,it’s not my cup of tea. Además, contrariamente a lo que mucha gente cree,Bali tiene buenas playas para hacer surf pero en absoluto son esas de aguas turquesas que yo había disfrutado en Tailandia.Nuestra principal motivación no era playera sino cultural y aunque fuimos a la playa algún día,como os comentaré más adelante,os aseguro que en España tenemos decenas de playas mucho más espectaculares que las de Bali (insisto en que si vais buscando playas paradisiacas elijáis las tailandesas).Por ese motivo escogimos para quedarnos el acogedor pueblo de Ubud,ya en el interior de la isla,alejado totalmente de ese turismo superficial que azota buenas partes de la costa y,sobre todo,el auténtico corazón artístico de Bali.Aquí se agolpan las galerías, los mercados de arte, las escuelas con cursos de todo tipo.Y aunque evidentemente no es el pueblo minúsculo que era hace unos años y ha absorbido a aldeas vecinas como Padangtegal, Campuan, Penestanan o Pengosekan, aún sigue conservando la autenticidad de las ciudades pequeñitas.Por nada del mundo hubiera cambiado mi estancia por otro lugar de Bali.

Vamos con nuestro alojamiento en Ubud,los Bali Breeze Bungalows (dirección Jl Raya Pengosekan).Lo cierto es que estuve varias semanas comparando unos alojamientos y otros,pues ya que aparte de con amigos,viajaba con mi pareja,buscábamos para los dos solos un lugar súper especial para quedarnos.Y tengo que reconocer que acerté de lleno, probablemente el mejor lugar que he alquilado jamás.Tanto fue así que cuando llegamos, dejamos las maletas y uno de los encargados nos empezó a enseñar la villa,al ver que no hablábamos nos preguntó “qué ocurre? no os gusta?”,a lo que le contestamos “no,no,al contrario!es que nos hemos quedado literalmente sin palabras!” Qué maravilla de casa.300 metros repartidos en dos plantas con todas las comodidades:baño gigantesco con luz exterior, camas con dosel, suelos de madera,cocina equipadísima (aunque vistos los precios de los restaurantes,lo cierto es que la usamos poco),un porche enorme,jardín privado y piscina también privada con una preciosa estatua de Ganesha para dar el toque exótico definitivo (ahí abajo tenéis las fotos).Wifi gratuito, desayuno incluído (todas las mañanas nos lo traía una balinesa amabilísima con la bandeja en la cabeza) y lo mejor,que al haber sólo cuatro villas en todo el resort,por las noches no escuchabas ni una mosca.De hecho,lo único que me despertaba por la noche era el sonido de las tormentas porque hasta con eso tuvimos suerte:sólo llovía por las noches y nos hizo un tiempo magnífico (nosotros estuvimos a primeros de septiembre, la mejor época para ir es el verano ya que a partir de octubre comienza la temporada de lluvias…no es que varíen mucho las temperaturas pero te pueden caer aguaceros importantes).Mi chico y yo quedamos encantados con la villa,sobre todo teniendo en cuenta que nos había salido baratísima de precio (entre los dos,380 euros toda la semana).Eso sí,tened en cuenta que no admiten pago con tarjeta,sólo en metálico.Al cambio,se nos iba la cuenta a los seis millones de rupias,por lo que decidimos dárselo al encargado en un par de veces ya que en ocasiones los cajeros cercanos no disponían de tanto dinero (bromeábamos con que para pagar la cuenta deberíamos ir con una carretilla hasta arriba de billetes en plan el tío Gilito XD).

bal4

 Otra de las cosas buenas de los Bali Breeze es que no se encuentran en pleno Monkey Forest Road,que es la calle principal de Ubud (en realidad se llama Jl Wanara Wana pero todo el mundo la conoce por el otro nombre),sino en una zona muchísimo más tranquila abajo del pueblo pero a tiro de piedra de supermercados, restaurantes, centros de masajes, cafeterías… vamos,que cualquier cosa que necesitéis la teneis a mano.Además,Ketut (el encargado) es un señor súper agradable que se brinda a subirte en furgoneta a la calle principal a cualquier hora del día y de la noche.Aún así,nosotros como algunas noches bajamos bastante tarde por la noche nos cogimos un taxi y listo,que no salía por más de 40.000 rupias (poco más de dos euros).De hecho,el primer día nada más llegar nos recomendó para cenar esa noche uno de los restaurantes que más nos gustaron en Ubud,el Ibu Rai,elegido por el periódico The Guardian como uno de los lugares con más encanto para comer de Bali (de hecho,repetimos alguna noche más).Suele estar siempre lleno;aún así,nunca tuvimos problema para coger mesa,es grandísimo,con dos estancias separadas al aire libre y una decoración balinesa espectacular.Lo mejor,sus calamares rellenos de mousse de pescado,los rollitos vietnamitas, el pato crujiente y el tenderloin steak.Con postres,bebidas y café incluídos,no sales a más de diez/doce euros por persona e insisto en que el local es de auténtico lujo y muy,muy romántico.Por cierto,ya que nos metemos con el tema gastronómico,imprescindible sí o sí que pruebes la cerveza nacional indonesia (la Bintang…bintang significa estrella en indonesio,la misma que aparece en la etiqueta).Está riquísima (no obstante,la fabrica Heineken a nivel local) y aunque hay otras dos cervezas indonesias,la Anker y la Bali Hai,a nosotros la Bintang fue la que más nos gustó; además,te la ponen en botellas de 66 cl y así no se te acaba en un suspiro.

Sigamos con las recomendaciones de restaurantes en Ubud.Otra de las noches fuimos a cenar con una pareja amiga nuestra al Three Monkeys (también situado en la Monkey Forest Road,la verdad que casi todos los restaurantes chulos se encuentran aquí).Es otra preciosidad de local con un laguito lleno de nenúfares en mitad de un jardin (hay que ver cómo se curran la decoración los balineses,en este tenían las mesas decoradas con antorchas estilo tiki).Sirven hasta carne australiana aunque yo en esta ocasión opté por su deliciosa moussaka griega.Las pizzas caseras no creáis que se quedaban atrás.

bal5
Otro sitio súper especial para cenar,este también con vistas a los arrozales (y qué arrozales!) es Pundi-Pundi, en Pengosekan Street.Tienen un pescado sabrosísimo (pedid el grilled fish Jimbaran) y al igual que los otros restaurantes recomendados,muy bien de precio (unos ocho euros por comensal).Hablando de arrozales,hay otro restaurante al que fuimos otra noche a las afueras del pueblo,el Sawah Indah,donde cenas arrodillado en unas mesas bajitas rodeado por los campos de arroz.La dirección es Jalan Raya Goa Gajah.Y mi última recomendación en Ubud va a ser el restaurante mexicano Taco Casa en Jalan Pengosekan.Nos pillaba muy cerquita del bungalow,por lo que fuimos también un par de veces (eso sí,id pronto que a las 22:00 empiezan a echar el cierre,en Ubud en general cenan bastante pronto).Muy buenos los burritos,las enchiladas y los nachos!!

Jardines del Pundi-Pundi

bal6
Y otro apunte más:para tomar algo en Ubud,el XL Shisha Lounge Bar,para tomarte una shisha de frutas en un ambiente bastante acogedor,y el Royal Steakhouse Bar,donde varias noches por semana hay música en directo (y no veais cómo tocan los balineses ¡rockeros a tope!)

El lugar más visitado de todo Ubud (y no sólo por los que nos quedamos aquí,viene gente de muchos otros puntos de Bali) es el Monkey Forest o Reserva Sagrada del Bosque de los Monos. Oficialmente llamado Mndala Wisata Wanara Wana, está abierto de 08:30 a 18:00,la entrada cuesta 10.000 rupias (70 céntimos) y es una enorme extensión de jungla con tres templos sagrados donde los monos campan a sus anchas y donde hay más de cien especies de árboles diferentes.En cuanto llegues,ya verás a los traviesos macacos en la misma entrada (de hecho muchas veces salen a las calles aledañas), intentando quitar a los visitantes cualquier cosa de valor y buscando comida en sus bolsos.Tened cuidado con ellos,sobre todo con los machos grandes,que pueden llegar a los 10 kilos de peso, y nunca les deis de comer directamente cacahuetes en la mano,que a algunos les da por morder.Hay más de 600 monos en total libertad,corriendo de aquí para allá,y uno de los espectáculos es ver cómo se divierten tirándose en plancha en los estanques.La figura del mono es muy respetada en la cultura balinesa ya que representan,en un mismo ser,tanto las fuerzas negativas como las positivas y por todo Ubud podrás encontrarte multitud de esculturas de primates.

bal7
Como veis,los monos no se cortan nada.Aquí uno está peinándome.

bal8

bal9

Recorrer el Monkey Forest es como sentirse dentro de una película de exploradores: escalinatas de piedra comidas por la vegetación, templos entre la maleza y el sonido de los pájaros y los monos chillando mientras algún rayo de luz lucha por abrirse paso.Dentro del bosque,los tres templos sagrados son el Pura Prajapati (que se utiliza para las cremaciones), el Holy Bathing Temple y el más importante, el Pura Dalem Agung (el Templo de la Muerte).El Pura Dalem Agung,que fue el primer templo que vimos en Bali,es una buena representación del resto de los templos de la isla.Y aquí es donde aprovecho para hablaros del hinduismo,de los templos balineses y de la devoción con la que los locales practican su religión en el día a día.

bal10
bal11
Bali es el único lugar de Indonesia donde la mayor parte de la población no es musulmana sino hinduista.Al igual que en la India,también se mueven por un sistema de castas,aunque aquí,por fortuna para ellos,no existe la casta de los “intocables” (ya sabeis,esos pobres a los que les está vedado cualquier tipo de avance social y se les encargan los trabajos más denigrantes):el 90% de los balineses pertenecen a la casta Sudra,aunque la influencia de las castas en realidad se percibe solamente en los ritos religiosos.La mentalidad del balinés está fuertemente aferrada al concepto de comunidad:las personas pertenecen a la vez a la familia,la casta,el clan y el pueblo.Este sentimiento es el que ha hecho de la balinesa una sociedad profundamente solidaria:los locales nos comentaban que es muy difícil que alguien no encuentre trabajo porque siempre hay algún familiar,vecino o conocido dispuesto a ayudarle en ese aspecto.

Aunque los balineses sean hinduistas,el hinduismo que se practica en Bali es muy diferente al de la India.Cuando los Majapahit llegaron a Bali e introdujeron el hinduismo,los balineses lo absorbieron pero continuaron conservando muchas de sus costumbres religiosas predecesoras (algo parecido a lo que ocurrió en Cuba cuando el cristianismo pretendió borrar del mapa a las religiones afrocubanas).En este sentido,aunque como en la India se rinde culto a un trío de dioses principales (Brahma,Shiva y Vishnu),los balineses añadieron uno más, Sanghyang Widi. Sin embargo,es muy raro que los balineses representen a dichos ídolos:para ellos,un trono desocupado o un santuario vacío ya es un mensaje suficientemente explícito.Al igual que en otros países de Asia,en Bali la superstición está a la orden del día y se sigue otorgando una importancia primordial a la presencia de espíritus:los buenos habitan en las montañas ,los malos en los bosques y playas desiertas y los gigantes y demonios bajo el mar.Todas las mañanas,los balineses realizan en las puertas de las casas y de los templos ofrendas florales para apaciguar a todos los espíritus,tanto a los nocivos como a los bondadosos (las verás a miles).

bal12
En cuanto a los templos,el balinés los conoce como “pura” (espacio rodeado por un muro).Es importante la orientación que tengan (hacia las montañas,el mar o la salida del sol) y prácticamente todos los pueblos cuentan con un mínimo de tres templos (pese a que Bali es más pequeña que Mallorca,se calcula que en la isla hay repartidos ¡más de 300.000 templos!). De estos tres templos principales,el más importante es el Pura Puseh (Templo de Orígen),el dedicado a los fundadores de la localidad en cuestión.En el centro del pueblo se situa el Pura Desa, que aloja a los espíritus protectores de la comunidad.Y por último se encuentra el Pura Dalem (Templo de la Muerte),situado junto al cementerio local.Así,de este modo las familian veneran a sus dioses en los templos familiares,los clanes,en los templos de los clanes, y el pueblo al completo en el Pura Puseh.La mayor parte del año los templos balineses permanecen desiertos,a excepción de los días sagrados en que los espíritus bajan al mundo terrenal y se suceden las danzas y las obras de teatro (como mínimo,una vez al año balinés,que consta de 210 días).

Y hablando de danzas,uno de los mejores souvenirs que te puedes traer de vuelta a España es una máscara de Barong o de Rangda (nosotros nos compramos la de Barong,la roja de arriba a la derecha de la fotografía y ahí la tenemos colgada en la entrada de casa,dando la bienvenida a los invitados).Barong es un ser mitológico,un león-marioneta gigante dentro del que van dos hombres y representa al bien:su cometido es proteger a la población de la malvada bruja Rangda.En las danzas,Barong entra en el templo y se ve apoyado por sus seguidores (hombres con puñales indonesios), se bate en duelo con Rangda,un ser monstruoso que usa vísceras humanas como collares y utilizan a los hombres-puñales como armas arrojadizas.Al final,como era previsible y tras una dura batalla,el bien acaba triunfando sobre el mal.

bal13
Hablando de souvenirs,otra de las visitas que hicimos en Ubud fue a Pasar Seni,el mercado de artesanía de Ubud,muy cerca del Puri Saren Palace.Es un mercado grandísimo (aquí te puedes tirar horas) y para el que vaya buscando arte balinés,es el lugar ideal: sarongs, máscaras, plata, cestería, ropa, tallas de madera, pinturas…todo se compra y se vende (y,por supuesto,todo se regatea).En cuanto a la plata,a nosotros nos gusta bastante y estuvimos en una platería donde los orfebres nos enseñaron como las trabajan a mano pero al tener que traerla desde Java,su precio se encarece y particularmente no nos pareció que mereciera la pena comprar nada.

bal14
Para recorrer la isla,hablamos con Ketut para que nos pusiera en contacto con algun chófer con el que pudiéramos apalabrar las rutas que queríamos hacer.Nos salió estupendamente de precio porque en rutas de 12 horas (solíamos salir sobre las 08:00 y volver a las 20:00),nos cobraba a los seis,gasolina incluída unos 40 euros (entre los seis,aclaro,el precio es por furgoneta/día,no por número de pasajeros).Vamos,que por siete euros por cabeza te tengan todo el día para arriba y para abajo eligiendo tú mismo donde quieres parar y donde no me parece una auténtica bicoca.Asi que vamos a ir desgranando algunas de las visitas que hicimos.

Pura Taman Ayun

Intenta ir pronto,que fue lo que hicimos nosotros,para no encontrarte con avalanchas de turistas,ya que es uno de los más bonitos de Bali y por lo tanto de los más visitados.Construído en 1634 y templo principal del antiguo reino Mengwi,es amplísimo:tiene un precioso parque que lo precede (no obstante se llama el Templo del Bello Jardín),le rodea un foso de agua y destacan sus preciosos tejados piramidales,al parecer inspirados en el Monte Meru (de hecho,ese es el nombre de estos tejados,meru).Los merus pueden llegar a alcanzar una altura máxima de once niveles y representan el ascenso del alma por medio de la reencarnación hasta la meta del Nirvana pero también el lugar por donde bajan los dioses a reunirse con los mortales.En los templos familiares,su altura determina la casta en cuestión:la más común,la Sudra,suele tener de uno a tres pisos,los altos aristócratas,de cinco a nueve,y los reyes son los únicos que llegan a once.En el caso del Taman Ayun,los tres templos principales se levantaron en honor de los dioses de las montañas:9 merus están dedicados al dios del lago Bratan, otros 9 al del monte Batur y 11 más al del monte Agung.La entrada cuesta 3.300 rupias y abre hasta las seis de la tarde.Su puerta,la candi bentar,es francamente espectacular:este tipo de puertas, semiabiertas, son habituales en los templos balineses y su forma simétrica confirma la separación entre lo terrenal y lo celestial,aparte de servir para ahuyentar a los malos espíritus.Por cierto,ahí abajo os dejo la foto del cartel que prohíbe a las mujeres la entrada a los templos mientras tengan la menstruación:es considerado una falta de respeto hacia los dioses y puede arrastrar a la deshonra a todo el clan familiar de la mujer que se salte esa norma.Lo que me pregunto es cómo harán para saber quién está menstruando o quien no,supongo que se fiarán de la “honestidad” de las visitantes.

bal15

bal16
Bedugul Botanic Garden

Una visita realmente bonita.Conocido también como Kebun Raya Eka Karya,el Jardín Botánico abarca más de 150 hectáreas.Tiene más de 2000 especies de plantas diferentes (entre las que destaca el jardín de orquídeas,con 300 tipos distintos).Se encuentra a unos 60 kilómetros de Denpasar y la entrada cuesta 18.000 rupias (poco más de un euro).Sus parajes son tan impresionantes que cuando fuimos nos topamos con una sesión de fotos que estaban haciendo a unas modelos.Destaca a la entrada la alucinante y colosal estatua de Kumbhakarna,uno de los personajes míticos del Ramayana,la epopeya hindú.Pese a su aspecto de ferocidad (se le representa comiéndose a varios monos para hacer alarde de su poder),es un personaje benigno.Recalcar que Begudul es uno de los pocos sitios de Bali donde hay musulmanes.

bal17
bal18
Pura Ulan Danu

Probablemente la imagen más conocida de Bali y en mi opinión el más bello de toda la isla,nos quedamos sin habla cuando nos vimos allí.Qué lugar más increíble.Construído en el siglo XVII en el lago Bratan,el segundo más grande de Bali,está dedicado a Dewi Danu,la diosa del agua,y es lugar de peregrinación sobre todo para campesinos,que acuden aquí para pedir agua para sus cosechas. El lago Bratan, formado en el cráter del antiguo volcán Mount Batur, se encuentra a unos 1.200 metros de altitud, rodeado de verdes montañas y cubierto por una suave neblina. Todo ello, en conjunto, compone una estampa de ensueño. No por nada esta imagen decora los billetes de 50.000 rupias.Cuando lo visitamos,tuvimos la suerte de encontrarnos con una multitudinaria ceremonia,como podeis ver en las fotos.La entrada cuesta sólo 10.000 rupias.Y una recomendación: no comais en los restaurantes cerca del templo que os clavan.Nuestro chófer nos acercó a un buffet asiático situado a dos minutos en coche y nos salió la comida por poco menos de seis euros.

bal19
bal20
Terrazas de arrozales en Pacung

Localizadas cerca del pueblecito de Baturiti,después de las de Tegallalang son las más visitadas de Bali por sus inmejorables vistas.

bal21

Alas Kedaton

Su nombre científico es Pteropus Vampyrus pero se les conoce comúnmente como los zorros voladores,los murciélagos gigantes,los más grandes del mundo.Si quieres verlos,has de acercarte a la Reserva Sagrada de Alas Kedaton,en la regencia de Tabanan.La entrada a este templo cuesta 10.000 rupias y os voy a ser sincera,es uno de los pocos lugares que me decepcionó en Bali no por el lugar en sí sino por el vergonzoso comportamiento de los humanos que trabajan allí dentro (y que,para más inri,se disfrazan de ONG protectora…pues menuda protección!) Soy una defensora acérrima de los animales,tengo en casa dos gatos y cuando salgo de viaje,sólo admito contemplar animales que estén en su hábitat natural en total libertad.De hecho,he criticado siempre cualquier espectáculo en el que las personas se lucren con la explotación animal y me ponen mala esos turistas que fomentan la ley de la oferta y la demanda dándose paseos a lomos de elefantes y barbaridades similares.Por ello,cuando entramos ya me llamó la atención ver que los cerca de 600 monos que por allí vagaban se encontraban aterrorizados ante la presencia de los humanos,lo que achaqué a que varios de los guías (que,en realidad,son vendedores del recinto que luego te quieren encasquetar algún pareo) fueran armados con varas para mantenerlos a raya.Pero lo que realmente me molestó y me hizo arrepentirme de haber pagado la entrada (y no por el precio,que era ridículo,sino por el comportamiento de estos golfos) fue que al llegar a la zona donde están los murciélagos gigantes me encontré a un montón de turistas haciéndose fotos cogiendo a los animales, extendiéndoles las alas y encima ataviados con una ridícula corona que les haría sentirse “exóticos por un día”.La verdad,mi gozo en un pozo.Me encantó ver a estos animales (totalmente inofensivos,se alimentan sólo de fruta) porque son un prodigio de la naturaleza.Pero me dio mucha vergüenza ajena comprobar como la codicia humana no tiene límites y algo que hubiera sido precioso de contemplar en su hábitat se ha convertido en un circo para que unos cuantos espabilados se llenen los bolsillos.

bal22
Pura Tanah Lot

El lugar más fotografiado de todo Bali.Muy bonito,cierto es,pero tan atiborrado de turistas (sobre todo al anochecer) que la cantidad de gente aglomerada allí y el mercadillo montado alrededor,con cientos de tiendas de souvenirs y vendedores ambulantes a patadas,le acaba quitando todo su encanto,al menos para mi gusto.Según la leyenda,al templo le protegen un millar de serpientes.Pues no creo yo que sea de los turistas.Cuando la marea sube,eso sí es verdad,su imagen con el sol detrás es fascinante.

bal23

Pura Tirta Empul

Uno de los templos más importantes de Bali y donde viví una experiencia maravillosa.Desde hace mil años (el templo se fundó en el 926),habitantes de toda la isla se acercan a estos manantiales sagrados,buscando en estas aguas sus propiedades curativas y sobre todo con la intención de alcanzar la purificación extrema.La leyenda cuenta que el Templo de Agua Cristalina fue creado por Indra,el dios hindú,quien concedió a estas aguas que fluyen del río Pakrisan facultades milagrosas.Los balineses llevan a cabo un ritual llamado melukat en el que se sumergen en las tres aguas más sagradas de Bali (las del Tirta Empul,las de Tirta Bungkah y las de Tirta Selukat), aunque las de Tirta Empul son consideradas las más importantes a nivel religioso.Para purificarse,uno ha de sumergirse en las aguas casi congeladas totalmente vestido y ataviado con un sarong y pasar posteriormente por los doce chorros de agua sagrada (a los no-balineses se nos permite utilizar los nueve primeros).Lo cierto es que cuando estuvimos allí yo fui de las poquísimas extranjeras que optó por bañarse con los balineses y pese a salir empapada y tener que cambiarme después de ropa,no cambio la experiencia por nada del mundo,me encantó!

bal24

bal25
Volcán Batur

En un principio,habíamos pensado realizar la ascensión al volcán Batur.Pero viendo que eso supondría que para hacer el trekking nos deberían recoger a las 2 de la madrugada,pasar varias horas de caminata y estar para el arrastre al día siguiente para hacer excursiones,perdiendo una valiosa jornada de visitas, decidimos sacrificarlo y acercarnos a verlo desde la distancia.Y lo cierto es que también mereció mucho la pena.

El Gunung Batur es un volcán que impresiona,mucho,sobre todo teniendo en cuenta que aún se encuentra en plena actividad.Tiene casi 1.800 metros de altitud y a lo largo de su historia ha sufrido un montón de erupciones,la última en 1974,aunque la de 1917 mató a más de un millar de personas y destrozó 2.000 templos;de hecho se pueden contemplar en el valle las inmensas marcas dejadas por la lava en el pasado,en lugares donde,aún así,ha vuelto a crecer la vegetación. Como comento,la actividad del volcán sigue intacta y hace sólo dos años una explosión subacuática liberó sulfuro y provocó el fallecimiento de miles de peces.Queríamos habernos acercado a Trunyan,el pueblo donde se deja a los fallecidos al aire libre,pero nos lo desaconsejaron por el mal estado de las barcas que han de surcar el lago para acercarte a la villa.

bal26
Taman Tira Gangga

Aunque su verdadero nombre es “el agua que viene del Ganges”,se le conoce comúnmente como el Palacio del Agua.Si os alojais por la zona de Candidasa,os pilla bastante cerquita,al lado del pueblo de Amlapura, y en mi opinión es una visita indispensable.El palacio fue construido en 1948 por el rajá de Karangasem pero en 1963 fue arrasado por una erupción del Monte Agung y,afortunadamente, reconstruido después con la elegancia de antaño.Todo el palacio está plagado de estanques con figuras de demonios (los laguitos se pueden atravesar pasando por bloques de piedra) e incluso hay un estanque artificial donde puedes darte un baño relajante en un lugar realmente idílico.

bal27

Pura Besakih

El llamado Templo Madre,el más grande de Bali,el más respetado por los creyentes,es una maravilla arquitectónica que,sin embargo,tiene una cara oscura:la de los guías estafadores.Es tal la avalancha de turistas que se acercan al Besakih que los listillos de turno se han montado un negocio que de religioso tiene bien poco.El caso es que si quieres hacer la visita por tu cuenta,te ponen mil y una trabas para que no puedas acceder a los pisos superiores porque,según ellos,”por ley sólo se puede hacer con guía”.Y te ponen tantísimas pegas y objeciones que por aburrimiento acabas por acceder pero deberían darse cuenta que esta presión gratuita al visitante en vez de atraer al turismo lo que hace es espantarlo.Es cierto que el guía te explica todo muy bien y luego tú le das lo que quieres (ni se os ocurra más de dos o tres euros) pero me parece increíble que hasta los propios balineses se avergüencen de la caradura que tienen algunos paisanos.Suma a las 7.500 rupias de la entrada otras 20.000 que te cobran por alquilarte un sarong que,sin embargo,en la mayoría de los templos te prestan gratuitamente.

>Pero vayamos al templo en sí.Suspendido a casi mil metros de altura en la ladera del Gunung Agung,es un complejo extensísimo de 22 templos interrelacionados (de ellos el más importante es el Pura Penataran Agung).El Penataran es verdaderamente grandioso: construido en seis niveles a modo de terrazas,lo mejor fue ascender esas bonitas escalinatas mientras observámos llegar en comitiva a los fieles con sus ofrendas en uno de los múltiples festivales que allí se celebran a lo largo del año.El Pura Besakih es considerado doblemente sagrado por los balineses,ya que en la erupción de 1963 escapó por sólo unos metros del furor de la lava y en Bali se cree que esta salvación fue cosa de los dioses.

El templo está dividido en diferentes secciones:el Bale Kulkul (donde se encuentran los gongs de madera),Bale Pewerdayan,donde los sacerdotes recitan los textos sagrados,el Pegongan,donde la orquesta toca durante las ceremonias,Bale Agung,donde se celebran las reuniones y donde se encuentra el paggungan,el altar en el cual se realizan las distintas ofrendas,Bale Pepelik (el altar para ofrendas a Vishnu, Shiva y Brahma) y el Sanggar Agung,que es donde se supone bajan a reposar los dioses.Aparte,hay diseminados un montón de merus dedicados a diferentes deidades.

bal28

bal29
bal30
Goa Lawah (Cueva de los Murciélagos)
Vistos los magníficos templos que hay diseminados por la isla,lo cierto es que el Goa Lawah no parece demasiado imponente y es bastante pequeñito.Pero hay dos detalles que le otorgan una especial importancia.Uno de ellos es que pertenece al grupo de los seis templos Sad Kahyangan (los considerados “pilares de Bali”,los restantes son Besakih, Lempuyang, Uluwatu, Batukaru y Pusering Jagat) y que se supone que son templos “colectivos”,es decir,admiten a todo el mundo.Pero es el segundo detalle el que lo hace aún es más curioso y este no es otro que la denominada Cueva de los Murciélagos,una cueva sagrada donde viven cientos de estos animales (el ruido es ensodecedor) y donde habitan también dos serpientes pitón que ni necesitan salir a alimentarse ya que tienen la “comida en casa”.Los murciélagos sí salen cada noche en busca de su menú correspondiente.

bal31

En el techo de la cueva podéis ver todos los murciélagos

bal32

Playa de Amed

Como pretendíamos huir de playas hasta arriba de gente y aún más de las súper exclusivas de hoteles de cinco estrellas,decidimos acercarnos a pasar el día a Amed,en el este de Bali.Esta preciosa playa casi desértica,pequeñita y acogedora como ella sola,no tiene apenas visitantes…sólo te dejo el dato que las líneas telefónicas no llegaron aquí hasta el año 2003,para el que crea que en esta isla aún no quedan rincones perdidos con mucho encanto.Al ser una playa remota,el turismo es casi inexistente y la población local vive de la pesca y la producción de sal.

Amed es una playa de arenas negras ideal para el snorkel,que fue en lo que gastamos nosotros la tarde.Por 70.000 rupias te alquilan las aletas,el chaleco y las gafas…y hala,a bucear!Un montón de peces de colores, muchísimos corales (ojito con rozarles,primero para no romperlos,ya que tardan muchos años en volver a crecer,sed respetuosos con el medioambiente, y segundo,para no cortarte tú mismo) e incluso restos de templos sumergidos,que fue una de las cosas que más nos impresionó.Cuidado,eso sí,con acercarte a los riscos del final de la playa donde las olas son más agresivas.Y para comer,os recomiendo que os acerquéis al encantador Sama-Sama (dirección Jl I Ketut Jemeluk Purwakerthi),donde la especialidad es la barracuda,yo era la primera vez que la probaba y me pareció exquisita!

Playa de Amed al anochecer

bal33

Más recomendaciones de Bali.Si eres de los que te encanta meterte entre los fogones y experimentar en la cocina,como es mi caso, apúntate a un cursillo de cocina balinesa.Yo elegí para hacerlo en Ubud el restaurante Bumbu Bali (Suweta Street No. 1) y el precio muy razonable, 300.000 rupias (20 euros) por una mañana entera de clase,en la práctica seis horas.Primero te llevan al mercado local para enseñarte las distintas especias típicas de la zona con las que vas a cocinar (galangal, tumerik,una raíz que se utiliza también como antiséptico, jengibre, diferentes tipos de chilli, limas,que en indonesio se conocen como keffir…) Hay algunas cosas muy difíciles de encontrar en España,las salam leaves,por ejemplo,que pueden sustituirse por laurel,o la pasta de gambas,que debido a su olor francamente desagradable puede cambiarse por salsa de ostras.

bal34
Una de nuestras deliciosas creaciones

bal35

Otra de las cosas que has de probar en Bali sí o sí es su afamado masaje balinés.Aunque nosotros,ya puestos,nos dimos un tratamiento que incluía de todo y que nos llevó más de tres horas, salimos como nuevos.Ibamos a haber ido a un spa que nos habían recomendado,el Zen Bali Spa,pero esa tarde no tenían hora así que nos decantamos por el Dupradi Spa en el Sahadewa Resort (dirección Jl Hanoman,Ubud).Escogimos un paquete de 180 minutos (por sólo 22 euros!!) que incluía reflexología (masaje de pies + baño de sal), masaje tradicional balinés, exfoliante completo,masaje con yogourt,tratamiento facial y baño con pétalos de rosas.Una ganga!

No quiero acabar este blog de Bali sin hablaros de la ceremonia que más nos impactó en toda la semana que pasamos en la isla,la cremación colectiva o ngaben.En Ubud se lleva a la práctica sólo una vez cada cinco años y nosotros nos sentimos muy privilegiados de que justo nos cogiera allí para poder presenciarla porque es emocionante.Se nos pusieron los pelos de punta al verla en vivo y en directo.

En Bali las cremaciones son extremadamente caras,hasta el punto de que se pueden ir hasta los 8.000 euros para familias cuyo sueldo medio mensual no supera los 150 euros.Una auténtica barbaridad,por lo que se hace es celebrar cremaciones conjuntas que abaraten los gastos.Hasta que se celebra la cremación colectiva,la familia guarda al cadáver en casa,conservándolo con aceites y sándalo,hasta que llegue la hora del adiós.Y cuando éste ocurre…es algo mágico.No tiene nada que ver con nuestros entierros,tan tristes y llenos de dolor, sino que el pueblo al completo,ataviado con sus mejores galas, sale a la calle a pasear a sus difuntos entre música y gritos de alegría para celebrar su entrada en un lugar mejor que este mundo nuestro (lo curioso es que en Ubud los responsables de la orquesta,el gamelan, eran todos niños).Los sarcófagos de los muertos se llenan hasta arriba de las ofrendas de los seres queridos y posteriormente,después de haberlos paseado por varias calles,se introduce a los fallecidos (hombres) en una figura de toro si son brahmanes y a las mujeres en una de vaca,la casta de los guerreros y príncipes en un león alado y los campesinos (de la casta Sudra) en una figura mitad elefante,mitad pez.Pero todos buscan el mismo destino:las llamas.Es el rito de purificación que liberará al espíritu de su caparazón terrenal y que puede alargarse durante varias horas.

bal36

bal37
bal38
Hasta aquí este blog de Bali,un lugar del que hemos regresado fascinados y al que si teneis ocasión de ir,os recomiendo que piséis alguna vez en vuestra vida.Son tantas las sensaciones que te transmiten estas tierras y sus gentes que una vez pisadas… ya nunca las olvidas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s