ARTICULOS

Cómo llevar un blog de viajes (y no morir en el intento)

blog

Entre tanto artículo sobre lugares que podéis (y debéis) visitar, sabéis que de vez en cuando me gusta hacer alguno reflexionando sobre lo que supone el mundo de los viajes. Un mundillo que es tan amplio y que cambia a una velocidad tan vertiginosa que constantemente están saliendo nuevas variantes. Dentro de él, cada vez cobra una mayor importancia el tema de los blogs. El otro día leí que se crea un nuevo blog de viajes cada ocho minutos y que se calcula que ya hay activos en el mundo más de dos millones de blogs dedicados a este tema. A priori pudiera parecer una cantidad desorbitada pero si piensas que hoy en día la mayor parte de la población tiene acceso a internet, en mi opinión no lo es tanto.

Por qué los blogs de viajes son necesarios

Es algo en lo que me gusta insistir: antes que bloguera, soy viajera. Y como tal he vivido en mis carnes el profundo cambio que los viajeros hemos experimentado a la hora de coger la maleta y del que os hablé en el artículo Así viajábamos antes de que existiera internet . Antes de que todos tuviéramos acceso a la red en el móvil, de que pudiéramos conectarnos con la wifi del autobús o de la cafetería donde estuviéramos merendando, nuestra principal fuente de información eran las guías, el boca a boca de nuestros amigos (que nos contaban qué tal lo habían pasado en determinado destino) y las revistas de viajes. Yo era de las que a primeros de mes estaba esperando como un clavo en el kiosko de al lado de casa la llegada de las revistas viajeras: “Viajar”, “Viajes de National Geographic”, “Altair”, “Viajeros”, “Mucho Viaje”… las compraba todas. Al final tenía en el trastero varias cajas llenas de revistas, mi biblioteca viajera particular. Es una práctica que reconozco (muy a mi pesar) que he ido perdiendo con el tiempo. Ahora sólo compro revistas de viajes cuando voy al aeropuerto y tengo que pasar un rato en las salas de espera.

journey_Easy-Resize.com

Mi forma de abastecerme de información, como la de todos, ha cambiado mucho desde que llegó internet. Ahora todo lo tenemos al alcance de la mano en cuestión de segundos, de manera gratuita, y la información no se queda obsoleta de un mes para otro ya que los bloggers (yo misma) estamos continuamente actualizando contenido. Esa es la gran ventaja sobre la prensa escrita. Y por dicho motivo la mayoría de los viajeros-lectores cada vez tiran más de los blogs para buscar recomendaciones y consejos. Nos gusta identificarnos con viajeros normales y corrientes, como nosotros, que nos enseñan mil trucos para estirar el dinero en los viajes y abarcar el mayor número de actividades posibles, no en el periodista al que le pagan unas vacaciones. Por eso los travel blogs personales cada vez son más populares y al mismo tiempo necesarios. Porque hay una demanda descomunal de internautas que buscan inspirarse en como viajas tú.

Lo que me empujó a escribir sobre viajes

La mayoría de los travel bloggers no suelen tener una experiencia previa en estos menesteres. En mi caso, lo de escribir me viene desde hace veinte años. De aquellos lejanos tiempos en que nuestros primeros artículos los escribíamos a bolígrafo, tachones incluidos. Entonces no escribía sobre viajes sino sobre música. Comencé haciendo críticas para fanzines, con el paso de los años creé el mío propio, que mantuve en activo varios años, y después trabajé para dos revistas de música.

Mucha gente creía que era una bicoca eso de que te pagaran viajes para ir a entrevistar bandas por toda Europa. Y es cierto que lo disfruté mucho. Pero cuando tienes que viajar tres fines de semana al mes y te pasas la vida de aeropuerto en aeropuerto, la vida del periodista-viajero no es tan idílica. Sobre todo si te gusta hacer las cosas bien y vas a trabajar de verdad (porque muchos periodistas con los que viajaba iban a beber gratis y pasarse un fin de semana a costa de la discográfica de turno). En algunos casos, los más afortunados, tenía unas cuantas horas para hacer turismo por mi cuenta entre entrevistas y visitas a estudios de grabación pero en otras muchas ciudades sólo vi los monumentos desde la ventana de mi hotel. Tras bastantes años así, decidí que la experiencia había sido muy positiva, había conocido músicos excelentes con los que a día de hoy sigo manteniendo contacto y había aprendido mucho sobre la profesión pero dejé de sentirme motivada. Muchos amigos me decían que estaba loca por abandonar un trabajo con el que soñaba mucha gente pero a día de hoy no me arrepiento en absoluto y no volvería a trabajar en el mundo musical ni por todo el dinero del mundo. Todo en la vida son etapas y cuando quemas una, bien quemada está.

Pasaron sólo unos meses y sentí que me faltaba algo. No tardé mucho en descubrir lo que era. No echaba de menos los viajes de trabajo: echaba de menos escribir. Y ya no sobre música, que ahora me gusta disfrutar de un modo totalmente amateur, escuchando discos en casa o yendo a conciertos sin tener que preocuparme de nada más. Lo que añoraba era sentarme frente a una pantalla en blanco y dejar volar la imaginación. Y aparte de escribir ¿qué es lo que más me gustaba en el mundo? Viajar. ¿Por qué no fundir entonces mis dos principales pasiones?

Siete años relatando mis andanzas

Ahora echo la vista atrás y soy consciente de lo lejos que quedan aquellos primeros comienzos. Porque de ello han pasado siete largos años. Quería contar mis viajes y no sabía donde ni a quién. Por aquel entonces era usuaria activa de la página de Los Viajeros , la mayor comunidad de viajeros de habla hispana del mundo. Normalmente usaba los foros pero me di cuenta que eran muchos los que también aportaban sus relatos. ¿Por qué no hacer yo lo mismo?

Recuerdo que mi primer relato fue sobre un viaje a Vietnam, del que precisamente acababa de volver. Me gustó tanto la experiencia que los relatos de mis viajes comenzaron a salir uno detrás de otro. Era algo automático, mis dedos volaban sobre el teclado. ¿Y por qué? Porque me resultaba mucho más creativo hablar sobre las experiencias que había vivido yo misma en primera persona que lo que antaño me contaban los músicos. Pero ¿realmente le servía e interesaba a la gente lo que contaba?  ¿Se dejaban otros guiar por lo que yo aconsejaba? ¿Les gustaba ese tono humorístico tan negro que a menudo me gustaba imprimir en mis escritos y que no todo el mundo coge al vuelo? La respuesta no se iba a hacer esperar. En cuestión de pocos meses, mi blog siempre estaba entre los tres más leidos de un total de más de 7.000 blogs y había alcanzado las 250.000 visitas. ¿250.000 personas habían leído las andanzas de mis viajes?¿Por qué no volaba entonces sola y me iba a montar mi propio blog?

Así nació Mil y un Viajes por el Mundo

Montar mi propio blog suponía comenzar a depender de mí misma en todos los aspectos. Mis primeros pasos los di de un modo bastante amateur en la plataforma de Blogger: estaba más verde que los chistes de Alfredo Landa. Por aquel entonces no teníamos la cantidad de información de la que disponemos ahora para empezar desde cero por lo que reconozco que en todo momento he sido autodidacta. Con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva pero creo que a la larga la experiencia ha sido altamente positiva. Ahora, cuando me topo con los anuncios de muchos gurús que te animan a que pagues porque ellos te enseñen a escribir sobre viajes (cuando resulta que esos mismos gurús viajeros suben un mísero artículo cada diez días) me sale una sonrisa. Ninguna charla ni ningún taller de escritura van a poder enseñarte lo que es escribir desde el corazón.

Tras un tiempo en Blogger y viendo que las visitas iban en aumento, di el siguiente paso, quizás el más difícil, ante el que todos los blogueros temblamos: la creación de un BLOG con mayúsculas. Irte a una plataforma profesional como WordPress, crear tu propio dominio, pagar cuotas, aprender por tu cuenta y riesgo la maquetación y funcionamiento de un blog de carne y hueso. Qué fácil parece desde fuera y qué complicado es desde dentro. Y al mismo tiempo ¡qué gratificante! Tras dos meses de duro trabajo, de horas y horas todos los días migrando contenido, planificando, cambiando unas cosas por otras, el día que nació Mil y un Viajes por el Mundo y lo “presenté en sociedad”, os aseguro que se me cayó la lagrimilla. Mi hijo cibernético ya estaba aquí. Y no iba a crecer solo.

     Mantener un blog ha de ser un motivo de felicidad: nunca has de verlo como una obligación

Antes os comentaba que cada ocho minutos nace un blog nuevo. ¿Cuántos superan el primer año de vida? Sólo uno de cada cinco. Tener al principio mucha ilusión, una tonelada de ideas y proyectos  es lo fácil. Lo difícil es asimilar que es un trabajo diario, que un blog es como un Sim o un Tamagochi al que si no le das de comer todos los días ni atiendes sus necesidades, al final acaba agonizando.

El blog no se escribe solo y tus lectores han de tener la seguridad de que tienen contigo al menos un par de citas semanales si quieres que continúen ahí. Por eso en mi opinión es super importante la planificación. Siempre llevo una agenda en el bolso porque las ideas para nuevos artículos pueden surgir en cualquier momento y en cualquier lugar. De hecho, me ocurre a menudo: estoy charlando con alguien sobre viajes, veo algo en la tele que me inspira y de repente se enciende la bombilla. Si no lo apuntas en ese momento, probablemente un par de horas después la idea se habrá esfumado.

little2

Cuando llevas un blog, has de tener una cosa clara: has de ser hormiga y no cigarra. Siempre, siempre, hay que tener la despensa llena. Cada vez que publico un artículo, tened claro que tengo otros tantos guardados esperando a aparecer ante vuestros ojos. Aprovecho los ratos libres para que me cundan todo lo posible y si escribo dos artículos en vez de uno, mejor que mejor. Sé que por delante tendré etapas en las que estaré de viaje y no podré ni querré escribir, que para eso estoy de vacaciones, lo que no ha de asociarse a que esos días tu blog esté en stand-by : es entonces cuando aprovecho para publicar artículos que ya tenía preparados con semanas de antelación. No dejes que te pille el toro: siempre es mejor que te sobre material a que te falte. Y no mires lo que te queda por hacer sino todo lo que ya tienes hecho: el optimismo es primordial.

El motivo de que muchos bloggers abandonen sus proyectos tras darse cuenta de lo constante que hay que ser es la falta de motivación y el considerar el mantenimiento de un blog como una obligación y no como un hobbie. Si lo que más te gusta en el mundo no es escribir, entonces mejor dedica tu tiempo libre a algo que te llene más. No sé los demás blogueros si compartirán esa sensación pero para mí sentarme frente al ordenador, con un buen disco de fondo, mi té calentito y con mil ideas rondando por la cabeza me supone uno de los momentos más relajantes del día. Has de escribir en primer lugar para ti (tú has de ser tu lector más fiel) y después para tus lectores, motivado por saber que mucha gente disfrutará de la lectura y que vas a ahorrar un montón de quebraderos de cabeza a muchas personas que no saben cómo empezar a la hora de planificar sus viajes. Y es ahora cuando llegamos a la razón por la que tienes un blog de viajes (y por qué lo tengo yo).

El altruismo: esa virtud que cada vez se estila menos

Si vas a gastar muchas horas de tu vida delante de un ordenador, la pregunta es obvia: ¿para qué? Son muchos los bloggers que empiezan en esto haciéndose la paja mental de que van a viajar gratis, que  los hoteles les van a pagar las vacaciones y que han encontrado el chollo del siglo. Hay gente que es a lo que aspira y están en su derecho de hacerlo; otra cosa es que lo consigan (porque nadie da duros a pesetas y tener detrás una legión de lectores trae detrás mucho trabajo) o que yo no comparta esa filosofía de vida bloguera.

travelv_Easy-Resize.com

Cuando comencé el blog, tenía una cosa clarísima: mi motivación es totalmente altruista. No busco sponsors ni anuncios publicitarios ni quiero que un hotel me pague una noche de estancia para que a cambio le haga una reseña maravillosa. No me atraen los blogtrips porque he vivido algo parecido (lo que yo llamo music-trips) y no me gusta que me lleven de la mano a ningún lado: me han propuesto algunos y sinceramente, no me motivan, sobre todo cuando una de las exigencias es subir tropecientos millones de tuits con la etiqueta #viajoconlaagenciaPericodelosPalotes, no es mi forma de funcionar. Prefiero viajar siempre por mi cuenta, con la gente que yo elijo y a donde me apetece. Reconozco que en este aspecto soy una persona exageradamente independiente pero es como yo disfruto de los viajes. Veo a tantos bloggers reputadísimos que han acabado convirtiéndose en guías turísticos, en “influencers de los viajes” al servicio de unas cuantas agencias, que cuando les miro me reafirmo en mi idea de que yo no quiero acabar así.

¿Significa esto que debas negarte a colaborar con nadie? Por supuesto que no. Hay proyectos de mucha gente la mar de interesantes y que no han de ir ligados a la promoción pura y dura De hecho, el mundo de los travel bloggers está lleno de amigos que llevan mi misma filosofía y en la que me veo a menudo reflejada. Estoy a menudo en contacto con muchos de ellos y he aprendido mucho de su forma de entender el mundo bloguero: espero que la experiencia haya sido recíproca. Me gusta saber que hay gente ahí fuera que comparte tu modo de hacer las cosas, a los que les gusta viajar por libre sin sentirse condicionados por nada ni por nadie. Y cuya aspiración no es monetaria ya que a fin de cuentas contamos con nuestros propios trabajos y si dedicamos un montón de horas al blog es sólo por la satisfacción de ayudar de manera desinteresada a los demás.

Que la llama no se apague mientras no viajas

Cuando escucho a mucha gente decir “¡si me tocara la lotería, me pasaría la vida viajando!”, pienso que una cosa es la teoría y otra muy distinta verte en dicha situación. Como se suele decir, lo poco gusta y lo mucho cansa. La felicidad se acaba encontrando en el perfecto equilibrio entre dos términos. A mí me encanta viajar, lo hago muy a menudo, pero también disfruto enormemente de lo que yo llamo “épocas de barbecho” en las que me dedico a descubrir muchos rincones que aún no conozco de mi amada ciudad, Madrid. Y también me gusta dedicarle espacio en el blog: veréis que he publicado varios artículos “madrileños” como Una réplica del templo de Abu Simbel en Madrid , Una visita al Palacio Real , Mercado Cervantino: el mercado medieval más grande de Europa o Un paseo por el Museo Arqueológico . Madrid está repleto de lugares fascinantes y probablemente a tu ciudad le ocurra lo mismo. Dedícate a ella cuando no estés de viaje y anima a tus lectores a enamorarse de tu ciudad natal.

Madrid

Madrid es una ciudad en la que estamos sobrados de rincones maravillosos…

En mi opinión, lo importante es no tener un desfase notorio entre tu ritmo de publicación cuando viajas y cuando no lo haces. Es mucho mejor dosificarse y mantener un ritmo constante. Hay mucha gente que no se puede permitir hacerse viajes a Asia o América y a la que le pueden resultar más accesibles artículos de lugares que le cojan más a mano dentro de España. Hacer una escapada a apenas cien kilómetros de tu lugar de origen también es viajar. Y en muchas ocasiones da las mismas satisfacciones que cuando vas a otro continente, todo depende de cómo lo vivas.

Como comentaba al inicio del artículo, llevar un blog de viajes no ha de limitarse únicamente a hablar de los lugares que visitas. A mí me encanta añadir artículos de todo tipo, reflexiones de lo que me voy encontrando en el mundillo blogger, reseñas de libros de viajes, curiosidades de países en los que aún no he estado, listas de trucos para que tus viajes sean más fructíferos, entrevistar a otros viajeros que puedan dar un punto de vista diferente al mío… Sácale partido a tu imaginación.

Si haces algo, hazlo bien

Llevar un blog no profesional y que no te paguen por ello no significa que debas ser un chapuzas. Conozco muchos blogs amateur que les dan millones de vueltas a otros que están patrocinados por agencias. Y se resume en una única razón: el mimo y cariño que sus autores dedican a sus proyectos. Es mucho mejor publicar dos artículos trabajados a conciencia que ocho hechos deprisa y corriendo. Cuida a tus lectores como te gustaría que te cuidaran a ti. Revisa mil veces los textos para evitar faltas de ortografía, cúrrate la redacción, mantén un estilo definido y crea contenido útil. No descuides tus redes sociales, desde donde moverás muchos de tus artículos, y no dejes en el olvido los reportajes que escribiste hace tiempo: es bueno  actualizarlos a menudo si ves que alguna información se ha quedado obsoleta y recordarles a tus lectores que aunque se publicaran hace tiempo, les pueden seguir viniendo bien.

El que no lleva un blog puede tener la idea equivocada de que un buen post se escribe en diez minutos. Nada más lejos de la realidad. Es cierto que según vas adquiriendo soltura resulta mucho más fácil redactar y a veces te sorprendes de la facilidad con la que salen ciertos artículos pero otros muchos llevan un gran trabajo de campo detrás. Sobre todo los relatos de viajes, que conllevan un montón de información práctica. Publicar un par de artículos semanales puede suponer varias horas de trabajo. Es cierto que muchas veces el tiempo se pasa volando porque disfrutas mientras escribes pero la preparación es fundamental. Y un último consejo: escribe siempre que te encuentres con ganas y motivado. Para ello es imprescindible que te sientas realizado con las demás facetas de tu vida. Mens sana in corpore sano.

Nunca dejes de aprender

Lo he dicho mil veces: si no lees a menudo, esto se va a reflejar después en tu forma de escribir. Porque leyendo no sólo adquieres conocimientos y pasas un rato entretenido. Se incrementa el vocabulario, aprendes gramática y sin darte cuenta estás absorbiendo un montón de técnicas de escritura. No te limites a leer libros. Hay miles de blogs y páginas de los que podrás aprender mucho, sobre todo en inglés. Eso sí, una cosa es aprender… y otra muy distinta plagiar. Yo he sufrido varias veces la experiencia de que me copiaran artículos: no al pie de la letra pero sí “sospechosamente similares”. Peor para el que lo haga, eso demuestra su poca iniciativa y su mucha falta de ética. Al final esos blogs de plagiadores acaban muriendo devorados por el olvido.

Escucha a tus lectores

Una de las mayores motivaciones a la hora de llevar un blog, al menos en mi caso, es la cantidad de e-mails que te encuentras cada mañana no sólo solicitándote que aclares dudas o des consejos sino también proponiéndote bastantes ideas de artículos. Has de tener siempre en mente lo que le interesa a tus lectores y qué es lo que demandan. Puede que en tu caso haya cosas que creas que estén más que trilladas y sin embargo la gente que te sigue necesite que las aclares. O que haya temas en los que no hayas caído para dedicarles un artículo y de repente alguien te diga “¿podrías dedicar unas palabras a esta historia?”. Los lectores aprenden mucho de ti pero tú también debes estar dispuesto a aprender de ellos.

Buena parte del tiempo que dedico al blog se va en responder a todas esas personas que me escriben solicitando información. Algunas de ellas me preguntan sobre cosas que ya están publicadas pero siempre es un placer recordarles los artículos donde aparecen los datos que buscan. Esto crea una relación de confianza entre blogger y lectores y lo más importante, potencia su fidelidad. Tus lectores han de tener la sensación de que forman parte del blog y de que su voz siempre es escuchada.

Categorías:ARTICULOS

Tagged as:

44 replies »

  1. Realmente es inspirador todo lo que describes, sobre todo para bloggers como yo y otros tantos que recién empezamos, luego de mucho tiempo de preguntarnos si valdrá la pena. Y aunque tengamos pocos lectores (aún), siempre va a valer la pena compartir lo que vivimos/sabemos de cada lugar que visitamos.

    Le gusta a 2 personas

  2. Maribel, te sigo desde Los Viajeros, donde te conocí.
    Desde entonces he seguido todos tus pasos blogueros.
    Haces un trabajo estupendo (mi enhorabuena !!)
    que ayuda e inspira a todos los viaje-adictos.
    Me encanta cómo escribes y lo bien que te documentas,
    es un trabajo en toda regla, conlleva mucha dedicación y esfuerzo, no debe ser nada fácil.
    Espero que sigas asi muchos años, que hay mucho mundo por descubrir !!!.

    Le gusta a 1 persona

  3. Felicidades por tu blog. Me encanta todo lo que se relacione con viajar. Yo en mi blog hablo, aunque en menor medida ya que es más generalizado, de mis pequeños viajes. Viajar ensancha el alma y engrandece el corazón

    Le gusta a 2 personas

  4. Hola Maribel. Yo también te sigo desde Los Viajeros. Me encanta tu filosofía de vida, el modo en que relatas tus viajes, cómo llegas al lector y hasta, si me permites ¡”look semi punkie” y rokero!
    Yo acabo de empezar un blog de viajes, todavía en privado porque no domino la plantilla y tengo que llenarlo de contenido de calidad antes de hacerlo público. Me resultan muy útiles todos tus consejos y reflexiones. Te sigo también en las redes.
    Gracias por tu autenticidad en un mundo que vive de la apariencia.

    Le gusta a 2 personas

  5. Hola Maribel! He dado con el título de tu post y he tenido que leerte. Me preocupaba de qué escribir en mi blog una vez que volviera del viaje. Y me has dado la clave. Vivimos en una ciudad llena de posibilidades (también soy de Madrid 😉 Mira si tengo para escribir… Gracias por los consejos y un abrazo desde Camboya.

    Le gusta a 2 personas

  6. Muchas gracias por lo del look rockero jaja! Y gracias también por seguirme desde Los Viajeros, sois muchos los lectores que me habéis escrito contándome que me seguíais allí y os vinisteis luego al blog, lo que me hace mucha ilusión. Felicidades por comenzar tu blog: pásate por aquí cuando lo tengas en activo y le echo un vistazo. ¡Un besazo!

    Me gusta

  7. Hola! yo también me siento identificada con todo lo que dices y es cierto que el placer de escribir, disfrutar contando las experiencias, poder transmitir todo lo que uno ha vivido en un viaje, es fantástico y compensa el esfuerzo, porque se necesita dedicarle muchas horas si realmente quieres que un blog sea útil . Yo intento hacer para los demás el blog que a mi me gustaría encontrar cuando estoy buscando información que me ayude en mi próximo viaje: muchos detalles de lo que hemos hecho, hemos visto, la historia y el significado de cada cosa, el alojamiento donde nos hemos quedado, donde hemos comido, donde hemos cenado. Horarios, precios todo lo que pueda ser útil y muchas fotos para que cada lector saque sus propias conclusiones… pero me eternizo, cada post es un parto!!! jeje acabo agotada….pero satisfecha.
    Aún me falta para cumplir el año pero sigo a delante …. me anima leer post como este y sobre todo si a alguien le gusta lo que escribo es un “chute” de energía para seguir.
    Muchas gracias y un saludo a todos

    Le gusta a 1 persona

  8. Gracias a ti por tus palabras! Pienso como tú, cuando elaboro los artículos, intento aportar todos los datos que pueda para facilitar la tarea al viajero, lo que supone organizar mucha información. Te animo a que cumplas tu primer año como bloguera. ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho. Comparto muchas de tus pasiones como viajar, tomar fotos y escribir. También soy altruista y tal vez ese es el secreto de nuestra longevidad. Mi blog cumplió 8 años ya y sigo apasionada con él. Te invito a visitarnos en Nuestro Rincón de Lectura. Abrazo y que sigas viajando mucho! Una admiradora desde Puerto Rico

    Le gusta a 1 persona

  10. Adoré leer tu reseña, y dices cosas muy ciertas, si uno desea tener un espacio es mejor que lo haga bien y con mucho cariño, hace poco subí parte de mis reseñas, llevo un diario de viajes escrito a mano desde el 2008, y un amigo me animó a crear un sitio en el que pueda contar mis historias, tendré muy presente tus recomendaciones y espero hacerlo tan bonito como tu. un abrazo desde Ecuador. Eli

    Le gusta a 1 persona

  11. Hola Maribel, acabo de convertirme en “padre” de un blog. Estoy iniciándome en esta linda experiencia de poder escribir mientras viajas relatando esas anécdotas vividas en cada viaje,cada paso que das y personas que conoces de diferentes culturas y formas de vivir. Me encanta escribir y viajar. Este articulo sin duda me ha caído como anillo al dedo. Me gustaría pedirte un consejo. Que toque la darías a un blog para viajeros jóvenes o “millenials”?

    Le gusta a 1 persona

  12. Felicidades por tu decisión! Mantener un blog es un gran trabajo diario en el que lo importante es la ilusión y la sinceridad. Si vas dirigido a un público joven, que suele tener bajo poder adquisitivo, céntrate en los trucos para ahorrar… Gracias por comentar!

    Me gusta

  13. Fantástica reflexión compañera forera viajera 😉 completamente de acuerdo en todo. El próximo mes de junio hará un año que tengo el blog y el enfoque es muy similar al tuyo en su trasfondo; altruismo, amor a la escritura, pasión viajera … cuidar contenidos y fotografías, mimar al lector,…leer, documentarme,…no olvidarme de mis alrededores,…Para mi el blog es un fascinante cuaderno viajero en blanco 🙂 donde también tengo un rincón para mis historias, reflexiones, infundios creativos, mis ilustraciones,…lo disfruto mucho 🙂 Y me alegra el día encontrarme el comentario de quien pasa por allí y deja su huella. Un abrazo J.girl de Isla74 😉

    Le gusta a 1 persona

  14. Verdades como puños. Cuando veo esos bloggers de viajes que tanto te cuentan su boda, sus problemas personales o la reforma de sus casa y retransmiten por stories cada paso que dan de su viaje, algunos de ellos patrocinados por oficinas de turismo…espero no acabar así, me da mucha pena. (Que no está mal que una oficina de turismo te invite a un viaje, siempre y cuando puedas opinar libremente sobre la cara positiva y negativa de ese lugar sin cortapisas)
    Mientras, su blog permanece del todo abandonado, con relatos breves y poco contenido original, sólo como excusa para publicitar.
    Me gusta tu sitio porque tiene contenido de calidad. ¡Sigue así!

    Le gusta a 1 persona

  15. Emma estoy de acuerdo contigo. Mi blog de viajes no es para contar mi vida, se limita a los viajes que hago, y como tú dices, cada vez me da más lástima ver en qué se han convertido muchos blogs en los que realmente prima publicitar tal hotel. ¡No hay nada más bonito que la independencia!
    Gracias por tus palabras ¡un honor tenerte por aquí!

    Me gusta

  16. Nosotros estamos empezando ahora y la verdad que nos ha venido muy bien tu post para aclarar cosas. También somos de la misma idea de viajar que tu. Seguiremos tu post para aprender.

    Le gusta a 1 persona

  17. Me ha encantado el artículo y comparto tus opiniones.
    En mi caso me encantaría poder dedicarle mucho más tiempo al blog y sobretodo plantearme esa migración tan necesaria.
    Pero trabajo en oficina y me paso prácticamente 10 horas sentada frente al ordenador, y cuando llegó a casa y me apetece sentarme a escribir, pero mi cuerpo y mi mente necesitan desconexión. Es una pena, pero lo poco que hago lo hago con mucho cariño aunque es insuficiente para ver crecer el blog aunque poco a poco va subiendo…..

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.