Vuelta al mundo gastronómica sin salir de Madrid

 

sushi22

Una de las grandes ventajas que da vivir en una ciudad tan cosmopolita como Madrid es tener a tu disposición cientos de restaurantes en los que poder disfrutar de la gastronomía de cualquier parte del mundo. Nosotros, que nos vanagloriamos de ser unos tragaldabas de tomo y lomo, andamos siempre a la busca y captura del último descubrimiento culinario. Cierto es que cada día abren y cierran nuevos locales y a veces es complicado seguirle el ritmo a esta ciudad donde la competencia hostelera es atroz; con más razón para sumergirnos en las nuevas propuestas que van llegando a la capital y las que se mantienen desde hace décadas gracias a la calidad que ofrecen en sus mesas. Por dicho motivo, nos parecía interesante elaborar una amplia guía gastronómica que inspirara a nuestros lectores, tanto a los madrileños como a los que venís de visita, para que vayáis a tiro hecho a la hora de buscar local para comer o cenar. Os aconsejamos que guardéis el link en vuestra lista de favoritos ya que constantemente iremos actualizando este artículo. Con todos ustedes, la lista de nuestros restaurantes extranjeros preferidos en Madrid. ¡Pasen y vean!

Estados Unidos

Trikki Nueva Orleans Traditional Cuisine

Si has estado en Nueva Orleans y echas de menos la deliciosa comida cajún, como era nuestro caso, imprescindible que conozcas este pequeño pero acogedor restaurante que te trasladará a los pantanosos paisajes de Louisiana. Y es que es una maravilla degustar estos manjares con jazz sureño de fondo. Su dueña, amabilísima, ha vivido 30 años en Nueva Orleans y se ha traído a la capital española los mejores sabores de la comida criolla: muy recomendables los típicos tomates verdes fritos o los deliciosos Po’ Boys, esos sabrosos sandwiches tan característicos de la gastronomía de NOLA. Culto descomunal al cangrejo, el protagonista absoluto de los menús de Nueva Orleans. Pero aún hay más: hueco para algunos de los mejores platos de Perú y Venezuela, como el ceviche o la hamburguesa venezolana.

C/ Santa Engracia 109 (metro Iglesia / Ríos Rosas)

Gumbo

Ya que hemos comenzado con gastronomía criolla, por qué no seguir. Lo hacemos con Gumbo, otro pedacito de Nueva Orleans en pleno centro de Madrid. Su dueño, Matthew Scott, se trajo del restaurante Bayona de Louisiana los sabores exóticos de la cocina sureña: los que seáis cocinillas, os recomiendo que sigáis su canal en Youtube porque muestra unas recetas de lo más sugerentes. Desde la sabrosísima jambalaya, ese arroz picante que desde hace años es uno de nuestros platos favoritos,  a la ensalada de pollo cajún, las alitas de pollo al bourbon, los langostinos French Quarter, el cangrejo de caparazón blando hasta el postre más made in USA de todos, la tarta de zanahoria: un festín de sabores para evocar los barcos de palas del río Mississippi.

C/ Pez 15 (Metro Tribunal / Plaza de España)

Alright

Por derecho propio, uno de nuestros favoritísimos en Madrid, probablemente de los restaurantes más cuidados que vas a encontrar en nuestra ciudad. Servicio amabilísimo a más no poder que gentilmente te aconseja sobre los platos a escoger: las costillas, cocinadas a fuego lento durante 48 horas, las mejores que hemos probado nunca, incluso mejores que en los propios Estados Unidos. Cuentan a menudo con un montón de platos interesantísimos fuera de carta: déjate asesorar. E intentad reservar con varias semanas de antelación: coger mesa, especialmente los fines de semana, es casi imposible.

C/ Pedro Rico 41 (Metro Cardenal Herrera Oria)

Alfredo’s Barbacoa

Si no es el mejor restaurante estadounidense de Madrid, poco le falta. Tiene tres locales en Madrid: decoración soberbia (te sientes en un pueblo perdido de Idaho) y ambiente típicamente yankee, sin aroma a franquicias cutres como Tommy Mel’s, a cargo de un neoyorkino, Alfredo, que abrió su primer local en 1981. Cuentan con su propia cerveza artesana, la Alfredo’s Beer, lo cual es un punto a su favor; el menú, inmejorable, con chile de varios tipos, alitas de pollo a la barbacoa, la imprescindible ensalada de col, costillas y las que probablemente sean las mejores hamburguesas de la capital.

C/ Lagasca 5 (Metro Retiro)

C/ Conde de Aranda 4 (Metro Retiro)

C/ Juan Hurtado de Mendoza 11 (Metro Cuzco)

alfredos-bg-3

Rusia

El Cosaco

Sin lugar a dudas, nuestro ruso favorito en Madrid y el primero que se abrió en la capital: llevan entre nosotros casi 50 años. Es el más caro de los rusos que hemos estado (precio medio 35 euros por comensal) pero también la calidad de sus platos compensa el gasto. Además, la decoración es bien linda, con tres salones que te harán sentir como en Moscú o San Petersburgo. Si es la primera vez que vas y aún no te has atrevido con la gastronomía rusa, nuestra recomendación es que te animes con el Menú Imperial, un menú degustación de 78 euros para dos personas: podrás probar los blinis de ahumados, el solomillo Strogonoff o o la vatruska de postre. Si tiras por carta, nuestros favoritos están claros: pato Chekhov con salsa de cerezas y faisán con puré de castañas.

Plaza de la Paja 2 (Metro La Latina)

Rasputin

Si el bolsillo no te da para El Cosaco, no te apures: el restaurante Rasputin es otro clásico que lleva funcionando desde 1989, bastante económico y cuya carta es más que recomendable. Ubicado a un paso del Palacio Real y en un local en el que predominan los iconos en las paredes y los camareros te atienden ataviados con los trajes típicos, puedes salir estupendamente comido-bebido por unos 25 euros por persona.¿Recomendaciones? La siempre apetecible sopa borsch, el pelmeni siberiano, kulebiaka (riquísima empanada de salmón) y el steak tartar de buey.

C/ Yeseros 2 (Metro La Latina)

Las Noches de Moscú

Aunque sea el más modesto de los rusos aquí reseñados y con el estigma de haber sido uno de los protagonistas de “Pesadilla en la cocina”… qué queréis que os digamos, Las Noches de Moscú es un restaurante con mucho encanto (esa decoración roja-comunista nada más entrar) y en el que se pone mucho mimo a la hora de presentar los menús, al menos esa es nuestra impresión. Parece que tras su nefasta experiencia televisiva se han puesto las pilas y están recuperando a una velocidad de vértigo los clientes que les espantó Chicote: la ensalada georgiana de pollo con crema de nueces, los golubsy de col y carne y, sobre todo, la brocheta de esturión y langostinos, presentada de una forma muy original, nos parecen de lo más reseñable.

C/ Marqués de Santa Ana 37 (Metro Noviciado)

Asia

Hattori Hanzo

Nuestro japonés favorito en Madrid. Y es que para los que hemos viajado varias veces al País del Sol Naciente y tanto echamos de menos las izakayas, es una delicia entrar en este restaurante que mantiene su decoración de un modo tan fiel al de las pequeñas tabernas japonesas.  Sus chefs, nipones con décadas de experiencia, están especializados en teppanyaki, esos platos a la plancha que tanto nos gustan: la barbacoa de carbón, a la vista de los clientes sin que por ello el local huela a humo. No tienen sushi (ni falta que hace) pero sí un montón de manjares que difícilmente se pueden encontrar en otros japoneses de la capital, como el takoyaki (esas bolitas de pulpo que nos vuelven locos, tan típicas de Osaka) o el sabrosísimo karaage, pollo de corral marinado. Para la calidad de la comida (¡nada congelado, todo fresco!) y lo bonito que es el local, precios ajustadísimos: entre 25 y 30 euros por cabeza.

C/ Mesoneros Romanos 17 (Metro Gran Vía)

Lao Tou

Si buscas comida china auténtica, nada que ver con esos restaurantes chinos occidentalizados, Lao Tou es de las mejores opciones que vas a encontrar en Madrid. La prueba es que cuando vas su clientela es practicamente solo china. Platos que no se pueden encontrar en un restaurante chino “normal”: de lo mejor la sopa de cabeza de merluza (muy picante), el arroz con flor de loto, las empanadillas (gyozas chinas) y el pato. No dejéis de probar para los postres la pasta de calabaza. Precios irrisorios para lo grandes que son los platos: unos 15 euros por cabeza.

C/ Nicolás Sánchez 35 (Metro Usera)

China Te

Local grandísimo pero nada impersonal y con gastronomía asiática de calidad: platos chinos, japoneses, tailandeses y vietnamitas elaborados con mucho gusto. No es excesivamente barato pero cuentan con un fabuloso menú a 18,90 donde podrás degustar las mejores delicias de sus chefs (entrediario tienen uno más sencillo por 10,50). También sirven comida para llevar.

C/ Santa Hortensia 60 (Metro Alfonso XIII)

Zhou Yulong

Conocido como “el chino clandestino”, se encuentra en los subterráneos de Plaza de España y no sólo es uno de los más baratos de Madrid sino también de los más auténticos. Vayas el día que vayas, te encontrarás unas colas descomunales: si atrae a tanta gente, por algo es. El local es francamente cochambroso; como siempre está llenísimo, más de una vez te tocará comer en barra. Pero si tienes en cuenta que siempre está plagado de chinos que vienen a comer “comida china de verdad”, ya sabes el motivo de que sea un clásico en nuestra ciudad. Precios ridículamente bajos, unos 8-10 euros por persona, y platos abundantes: lo mejor, las empanadillas chinas, los tallarines y las sopas; además, tardan poquísimo en servirte.

Plaza de España s/n (Metro Plaza de España)

Yakitoro (by Chicote)

Alberto Chicote es un enamorado de la gastronomía japonesa y ha querido fusionarla con la española en los dos locales que ha abierto en Madrid. Aunque la primera impresión es que comer de tapas pueda dejarte con hambre, nada más lejos de la realidad: lo ideal es que si vais varios, pidáis un buen surtido de tapas y así probáis un poco de todo. Propuestas realmente originales en un ambiente realmente cuidado, con camareros eficientes y una atmósfera única. El único pero es lo que hinchan el precio de las cervezas: casi 6 euros. ¿Nuestras recomendaciones? Las albóndigas teriyaki,  las setas shiitake con virutas de bonito, las entrecostillas de wagyu, las patatas en tempura con sésamo y los yakibocatas. Precio aproximado de 30 euros por persona. Conviene reservar.

C/ Reina 41 (Metro Banco de España)

Paseo de la Castellana 130 (Metro Santiago Bernabéu)

yakitoro_13

I To Hi

Exquisita comida japonesa en el barrio de Chamartín con un buffet libre por poco más de 18 euros, con casi 40 platos para elegir. La presentación del menú es excepcional: el sushi y el sashimi te lo traen en un curioso barquito de madera. De las mejores gyozas de Madrid, así como la ensalada de algas y el atún picante.

C/ Príncipe de Vergara 289 (Metro Pío XII)

Ichikoro

Ha sido uno de nuestros últimos descubrimientos en cuanto a ramen se refiere. No es barato, avisamos (el ramen sale por unos 15 euros) pero teniendo en cuenta que el bol es enorme y que está delicioso (en mi opinión el mejor de Madrid, os aconsejo que pidáis el picante) relación calidad-precio bastante buena. Carta cortita pero quién necesita más con ese ramen que se gastan.

C/ Echegaray 11 (Metro Sol)

Ninja Ramen

En los últimos tiempos se han abierto en Madrid unos cuantos locales dedicados casi exclusivamente a este delicioso manjar. Uno de los últimos ha sido el restaurante Ninja Ramen, justo enfrente de la parada de metro de Tribunal. Un local pequeñito pero muy acogedor, decorado como las auténticas izakayas de Tokio y regentado por unos japoneses amabilísimos que además sabrán asesorarte si eres un principiante en el tema. De hecho nos hizo gracia que nada más llegar el camarero nos comentara “sabéis que no servimos sushi ¿no?” porque no era ello lo que precisamente íbamos buscando. Te aconsejamos que antes de atreverte con alguna de sus sabrosas sopas, te des el capricho de un par de entrantes: nosotros optamos por la berenjena al miso y un par de bandejas de gyozas (espectaculares!). Tienen algunas tempuras y kushiyaki, lo que son sus brochetas (de gambas, de albóndigas de buey, de anguila…) pero si vienes aquí es para probar el ramen. Nosotros, que somos adictos a los sabores potentes, tiramos por el más picante, el Spicy Ramen, con lomo de buey picado y verduras, pero tienes otras opciones como el de miso, el Shoyu Ramen (con Char Siu asado), el vegetal o el Churry Ramen, aparte de tres platos diferentes de Udon & Soba (los fideos son mucho más gruesos, son los que nosotros normalmente usamos en casa). Otra buena alternativa en el Ninja Ramen son los baos (en Japón se les conoce como chukaman), unos bollos al vapor de un montón de sabores diferentes (en Japón solíamos tomarlos a menudo como tentempié). Si culminas la noche con el fantástico sake suave y afrutado al que nos invitaron, cortesía de la casa, y ves que la cuenta no sale a más de 23 euros por persona ¡puedes volver más que satisfecho!

C/ Barceló 1 (Metro Tribunal)

India

Tandoori Station

El que está considerado por mucha gente como el mejor restaurante hindú de España. Está situado en la C/ José Ortega y Gasset 89, en la zona pija por excelencia en la capital, y su ubicación le viene como anillo al dedo porque esta es comida india pero con clase, elegancia y preparada por chefs muy reputados. Comida de auténtico lujo. El Tandoori está decorado como si fuera una estación de metro londinense,muy modernito y alejándose de la imagen de saris y estatuas de Vishnu que asociamos a los restaurantes indios,lo que ya le diferencia del resto. Pero lo que más le distancia,amén de lo amabilísimo y educado que es el servicio,que te “explican” los platos que te traen uno por uno, es la calidad de sus menús.  Por cierto,antes de desgranar el menú, decir que jamás he probado una salsa más fina que la que te ofrecen de yogourt y menta.

El menú degustación, el Chetak Express, llena un montón, aviso. Ya desde los entrantes, con unas samosas riquísimas (y no las empanadillas de congelados que parece te sirvan en algunos restaurantes) y unas sabzi pakora (verduras rebozadas en harina de garbanzos) te empiezas a dar cuenta del mimo con el que se tratan los platos en el Tandoori. De segundo, dos especialidades de carne, Murgh Ka Tikka (pollo especiado al estilo tandoori) y Sheeh Kebab (también al horno tandoori, carne de cordero con jengibre, cilantro y especias). De tercero, Murghi Mankhan Wali (pollo en salsa suave de tomate), Gosth Ka Roghan Josh (curry de cordero), Malai Paneer Wala Kofta (albondigas de verduras en salsa de almendras),  todo acompañado de arroz basmati y el Paneer Naan, el jugoso pan de queso.

C/ José Ortega y Gasset 89 (Metro Manuel Becerra)

Delhi

Uno de mis restaurantes hindues favoritos en Madrid: buena decoración, mejor menú y excelentes precios (15-20 euros por persona). Al contrario que otros restaurantes indios que se han occidentalizado, aquí no se cortan con el picante, así que consulta a los camareros antes de pedir. Tienen menú degustación por 17,95 aunque yo recomiendo comer a la carta.  ¿Lo mejor? Su pollo Tandoori: espectacular.

C/ Duque de Osuna 6 (Metro Plaza de España)

Calcuta

En la zona de Lavapies tienes un montón de restaurantes de comida hindú bastante económicos. Está claro que con precios tan bajos comes lo que pagas pero aún así hay buenísimas opciones. Para nosotros la mejor es el Calcuta: si vas entresemana tienen un completísimo menú del día por apenas 10 euros con el que sales más que lleno. Si comes a la carta no sueles pagar más de 15 euros.

C/ Lavapies 48 (Metro Lavapies)

Shapla

Dentro de “los económicos de Lavapies”, otro de los mejores en cuanto a calidad-precio. Suele estar hasta arriba precisamente por dicho motivo: las mesas están algo juntas pero comes muy bien por apenas 10-12 euros. Lo mejor, sus samosas, el pollo vindaloo y el lassi de mango.

C/ Lavapies 40 (Metro Lavapies)

Vietnam

Vietnam Restaurante

No es excesivamente barato, unos 25-30 euros por persona si no quieres irte con hambre, ya que se encuentra en una zona muy turística pero aún así para mí es de los mejores vietnamitas de Madrid. Aún así, si vas entrediario a mediodía tienen menús más económicos. Y hay destacar que los platos son bastante grandes, la verdad sea dicha. Los rollitos vietnamitas frescos son excelentes, así como las sopas (realmente buenas) y el My Xao (fideos al wok con carne).

C/ Huertas 4 (Metro Antón Martín)

viet

Tailandia

Maiia Thai

Uno de nuestros tailandeses preferidos. Sólo una única pega: en la planta de abajo las mesas están tan juntas que no cabe un alfiler, al reservar pedir mejor la planta superior, mucho más íntima. Los platos son increíblemente generosos, cuesta acabárselos. Servicio bastante rápido (apenas has de esperar): lo mejor sus diferentes sopas (ya sabéis que las Tom son bastante picantes ¡y eso nos encanta!), el pad thai y el pato al curry rojo.

C/ Princesa 13 (Metro Plaza de España)

Phuket Thai

A cinco minutos andando de la estación de Atocha, este acogedor restaurante tailandés ofrece menús de fin de semana a sólo 13,50. Tienen cerveza tailandesa, la Singha, y unas sopas sabrosísimas ¡y muy picantes! Los pinchos con salsa de cacahuetes y el pad thai, de lo más recomendable.

C/ Atocha 115 (Metro Atocha)

Siam

Aunque el local sea bastante modesto, aquí lo que importa es el menú, así que olvídate de que las mesas estén demasiado juntas. Lo más interesante es su atractivo menú degustación a 21 euros por persona con varios platos: rollitos de primavera, pinchos con salsa de cacahuetes, tallarines thai, pollo al curry, ternera tailandesa con albahaca, verduras salteadas y arroz al vapor.

C/ San Bernardino 6 (Metro Noviciado)

Bangkok

Aunque para nuestro gusto las raciones pecan un poquito de escasas, lo cierto es que lo compensa la bonita decoración,la amabilidad del personal y la calidad de la comida. Riquísima la Tom Yam de pescado (bien picante la sopa,como tiene que ser),las verduras salteadas y su fantástico curry rojo…y el sorprendente postre de tapioca caliente, que casi es lo que más nos gusta.

C/ Bordadores 15 (Metro Sol)

Corea

Seoul

El local es bastante modesto, para qué engañarnos, pero la comida es deliciosa. Se especializan, como no, en bulgogi, esa fabulosa carne que es el plato estrella de la gastronomía coreana y que aquí preparan francamente bien.  Si te consideras un valiente, atrévete con el kimchi (picantísima col fermentada). Tienen un montón de platos tradicionales como el bibimbap o los sabrosos kimbab de arroz y verdura. Precio medio 22 euros por persona.

Ronda de Segovia 25 (Metro Puerta de Toledo)

África

Kim Bu Mbu

La gastronomía africana está al alza: los sabores exóticos cada vez atraen a más público. Si aún no te has introducido en estos deliciosos platos, puedes comenzar a hacerlo en el precioso Kim Bu Mbu, con una decoración verdaderamente espectacular: luces tenues, estatuas africanas y mesas muy originales en un local que pretende emular las típicas viviendas de Mali. Su dueño, el egipcio Gamal Saleh, ya contaba con otro restaurante anterior, La Cocina del Desierto. En Kim Bu Mbu la carta no es muy extensa pero es francamente atractiva: batswana de maíz, ensalada de papaya y espinacas, cuscús senegales (¡impresionante!), pollo con plátanos y yuca, gambas con mango y batata dulce… Dan ganas de probar todo. Precios inmejorables: calcula 20 euros por persona, con postres y té africano incluido (no os vayáis sin catar las natillas de plátano).

C/ Colmenares 7 (Metro Banco de España)

El Mandela

Si estás buscando nuevos flirteos con la gastronomía subsahariana, estás de suerte: te presentamos al Mandela (está claro a quién homenajea ¿verdad?). Mucho más que un restaurante ya que llevan a cabo una intensa labor social al formar a jóvenes africanos en el negocio de la hostelería: todos los beneficios se destinan a preparar a estos futuros cocineros en su empleo. Ubicado en una callecita cercana al Teatro Real, este coqueto restaurante baila al son de su camarero camerunés, gracias al cual también encontrarás cerveza de Camerún, la 33. Precisamente de dicho país es el plato estrella, el ndolé aderezado con vernonia, una hierba que le da su sabor amargo tan característico. Ofrecen menú degustación pero si deseas comer a la carta, recomendamos las croquetas de cocodrilo y mango, las alitas de pollo a la africana, los helados artesanales y para la sobremesa la infusión de kenkeibá, muy popular en Senegal. Precio aproximado 20 euros por persona.

C/ Independencia 1 (Metro Ópera)

mandela

Africa Fusion

Gastronomía senegalesa, considerada una de las más atractivas del continente africano, en un acogedor local del barrio de Lavapies. Los platos giran en torno al arroz y el mijo (se prepara al estilo yassa, un marinado muy característico de Senegal) y el apetecible resultado final se traduce en platos contundentes regados con sabrosas salsas, muchas veces elaboradas con cacahuetes y anacardos, y en la que abundan las recetas protagonizadas por pollo y, sobre todo, pescado: gracias a los kilómetros de costa y la variedad de pesca que ofrece el océano Atlántico, la fauna marina, marisco incluído, es fundamental en los menús senegaleses. Hay que recordar que la carne de cerdo apenas es consumida debido a que la religión mayoritaria en el país es el islam.Lo mejor es que si tenéis intención de catar un poco de todo y que abarque un poquito más la comida, pidáis varios entrantes para compartir y luego un plato principal por comensal. Puedes comenzar por las fatayas, que son una de las delicattessen senegalesas más típicas, pequeñas empanadillas de carne marinada con tomate y cebolla, los riquísimos nem (rollitos de marisco con carne, especias y pasta vermiccelli, a nosotros fue de lo que más nos gustó) o los crujientes buñuelos, en nuestro caso optamos por los Accara (de Neb y tomate) y los Boullettes, de pescado con especias. Advierto que aunque en un principio las tapas parezcan pequeñas, son platos muy proteínicos que te dejan más que saciado, tenedlo en cuenta a la hora de pedir, no os vayáis luego a dejar a medias los principales.

El Thieboudienne, el plato nacional por excelencia, es el único junto a los entrantes, las ensaladas,el thiere (couscous negro) y el mafe (carne en salsa de cacahuete sobre arroz blanco) que se prepara a diario, lo comento para que sepáis que dependiendo el día de la semana que vayais, os encontraréis un menú u otro. El Thieboudienne es un plato que, pese a la sensación de sencillez que da, suele tener fama de elaborarse con mimo durante varias horas para que verduras, pescado (generalmente thioff, parecido al mero) y arroz fundan poco a poco sus respectivos sabores. El otro plato estrella, el couscous negro, que ya habíamos probado anteriormente, también nos pareció sabrosísimo y con el grado de picante justo, que ya sabéis que si por algo es famosa la cocina africana es por a veces abrasar el paladar (a nosotros nos encanta porque somos muy de picante pero entendemos que a cierta gente le pueda echar para atrás).Para los postres, los deliciosos buñuelos azucarados senegaleses, los Beigne (jugosísimos pero también muy potentes, llenan muchísimo): puedes combinarlos con el café touba, el café nacional, bastante fuerte, considerado uno de los mejores del mundo y con un sabor muy especiado (generalmente se adereza con jengibre). Si por el contrario no eres muy cafetero, siempre puedes optar por otra bebida muy típica, el Bissap, un zumo a base de hibisco muy popular en el país.

C/ Argumosa 15 (Metro Lavapies)

Africa Fusion

Baobab

Local muy, muy modestito, hasta algo cutre ¡pero qué rico está todo! Lo verás a menudo plagado de senegaleses: buena señal.  Lo recomendable es ir en verano ya que así podrás comer en la terraza. Aunque la carta no es muy amplia, los precios son bajísimos (unos 6-7 euros por plato), por lo que siempre está hasta los topes. Raciones abundantes en las que sobresale la carne y el pescado y sobre todo su plato estrella: el couscous negro.

Plaza de Cabestreros 1 (Metro Lavapies)

Sankara Lounge

Un restaurante bastante pequeñito entre Ópera y Gran Vía. Se encuentra en un sótano y apenas caben diez o doce comensales por lo que lo recomendable es reservar. Platos picantísimos preparados con mucho mimo: os recomendamos el Mafe Tiga, francamente espectacular. Precios extraordinarios: unos 15 euros por persona con bebida y postres.

Cuesta de Santo Domingo 10 (Metro Santo Domingo)

Etiopía

Hanan y Nuria

Ambos restaurantes pertenecen a los mismos dueños y son francamente magníficos. Los regentan un matrimonio etíope que lleva la tira de años viviendo en España y que con mimo importan los ingredientes desde su país de orígen. Aunque no sea la primera vez que vais, recomendamos que tiréis siempre por el menú degustación ya que es el más completo: viene en una bandeja grandísima, se come con las manos ayudándonos de injera (el pan etíope tipo crepe) y podréis probar un poco de todo, desde el plato nacional por excelencia, el doro wot, hasta diferentes entrantes de queso, carne y verduras (algunos muy, muy picantes). No te vayas sin probar las crujientes sambusas y acompañar la comida con hidromiel.

Hanan C/ Ventura Rodríguez 3 (Metro Ventura Rodríguez)

Nuria C/ Manuela Malasaña 6 (Metro Bilbao)

Habesha

Se encuentra en la misma calle que el Nuria y aunque este es bastante más modesto, otra buena opción para atreverse con la gastronomía etíope. Muy recomendable el Enqulal Be Siga (huevos revueltos con tomate, pimientos y carne picada), la ensalada etíope con especias (muy picante) y el alitcha wot. Los platos llenan y mucho.

C/ Manuela Malasaña 17 (Metro Bilbao)

 

Bulgaria

Taberna Búlgara y Taberna Bodega Vieja

Pertenecen a los mismos dueños y ambos locales son fantásticos. Nosotros descubrimos primero el de Vallecas; sin embargo, nos hemos hecho asiduos al local de la zona de Colombia, mucho más grande y bonito. Solemos ir varias veces al año por lo que nos hicieron un programa de fidelización y siempre nos hacen descuento. Los camareros son los más amables del mundo. Nunca logramos acabar todos los platos porque son generosísimos: buena selección de cervezas búlgaras y platos del país, a destacar las variadísimas ensaladas (la mayoría llevan queso local), la sopa Tarator y Paralia, un surtido de pinchos de carne enorme que deberéis compartir entre varios. Si os atrevéis con experiencias potentes, prueba el rakia, un fortísimo licor búlgaro.

Taberna Búlgara: Avenida Peña Prieta 82 (metro Puente de Vallecas)

Taberna Bodega Vieja: C/ Puerto Rico 13 (Metro Colombia)

Cuba

La Negra Tomasa

Un pedacito de Cuba en el centro de Madrid. Se encuentra en la calle Cádiz 9 (una calle pequeñita que sale de Espoz y Mina,muy cerca de Sol) y es uno de los restaurantes en la capital que mejor ha sabido traernos el auténtico ambiente habanero. Todas las noches ofrecen espectáculo gratuito, con músicos brindándonos los sonidos de la isla. Las paredes, hasta arriba de imágenes que nos trasladan al Malecón y a La Habana Vieja. Y la comida, insuperable. Ya sabéis que la gastronomía cubana es breve debido al racionamiento de los alimentos pero eso no impide que lo que se hace,se hace muy bien. Así, puedes disfrutar in situ de su sabrosísimo arroz congrí, de la ropa vieja, del lechón asado, el plátano frito… en fin,una delicia. Además, entresemana ofrecen a mediodía un interesante menú por apenas 10 euros. Uno de los restaurantes que con más frecuencia visitamos.

C/ Cádiz 9 (Metro Sol)

Olokun

Llevamos yendo años a comer allí y la calidad no ha decaído: uno de los cubanos más veteranos de la capital que, además, ofrece una interesante cara de cocktails. Tienen menú degustación por 30 euros pero aconsejamos comer a la carta: muy recomendables la viejatroba, los tostones, los tamales (¡muy picantes!) y la gallabeda. Buenísimos postres de dulce de coco.

C/ Fuencarral 105 (Metro Bilbao)

México

La Venganza de Maliche

Supongo que la palabra “franquicia” nos echa a muchos para atrás a la hora de elegir nuestras escapadas gastronómicas. Sin embargo, en esta ocasión la excepción confirma la regla, ya que el restaurante La Venganza de Malinche, pese a tener varios locales en Madrid, ha sabido no perder su autenticidad: cocineros y camareros son mexicanos, los primeros ofrecen cocina azteca de calidad (nada occidentalizada como en otros mexicanos que conozco), los segundos te asesoran con los platos, que nunca está de más.

Nosotros elegimos para cenar uno de sus locales más céntricos, el de la Plaza de San Martín. Bonito restaurante, con mariachis incluídos que amenizan la cena. Eso sí, recomiendo acercarse con algún tipo de oferta de descuento (nosotros cogimos la de la página de Restalo) ya que si no los precios se disparan un poco. Debo comentar a su favor, sin embargo, que las raciones son más que abundantes, asi que mejor escoger un primero para compartir y un segundo de uso individual. En nuestro caso, destacar la ensalada de hojas de cáctus (muy original) y otro plato no menos atrevido, las enchiladas picantes con salsa dulce de chocolate.

C/ Plaza de San Martín 2 (Metro Ópera)

Polonia

La Polonesa

Regentado por tres señoras polacas que hacen comida totalmente casera y en un ambiente super acogedor (te sientes como en un salón de la Europa del Este de principios de siglo) tenemos que confesar que nos encanta absolutamente todo, desde su amabilísimo servicio,que te explica plato por plato, a la calidad del menú,que para más inri goza de precios muy,muy populares (con postres,bebida y comiendo a la carta,unos 18 euros por persona).

Puedes disfrutar de un montón de cervezas polacas, tanto rubias y negras como tostadas ( Zywiec, Tyskie, Zubr, Warka, Lech, Perla, Tatra, Stong, Debowe, Lech mocne, Zywiec porter, Okocim porter…) y un buen surtido de gastronomía polaca, a destacar su buen surtido de ensaladas frías (riquísimo el gazpacho de remolacha que, curiosamente, no es polaco sino lituano). Mi recomendación es que no te vayas sin probar los pierogi, el plato más conocido de Polonia, una mezcla entre empanadillas y gyozas japonesas ¡francamente exquisitos!

C/ Narciso Serra 3 (Metro Menéndez Pelayo)

pierogi

Italia

Trattoria Malatesta

Un lugar realmente encantador y no demasiado caro pese a que se encuentra en pleno centro de Madrid. La pasta es fresca y totalmente casera: encontraréis desde tagliatelle a macheroni, gnocchi y ravioli a un risotto de los mejores que he probado nunca. Las pizzas, al horno, como no, ofrecen casi 25 tipos diferentes para elegir.

C/ Coloreros 5 (Metro Sol)

La Taberna del Veneziano

Aunque el restaurante es pequeñito y con una decoración bastante simple, es uno de los grandes secretos culinarios de Madrid. Servicio atentísimo y calidad indiscutible: pizzas riquísimas, unos raviolis negros con gambas que tenéis que probar sí o sí y de postre fantástico tiramisú.

C/ Joaquín María López 17 (Metro Islas Filipinas)

 

Alemania

L’Europe

No es sólo una de nuestras cervecerías favoritas en Madrid por su larguísima carta de cervezas artesanales: sus codillos son de lo mejorcito de la capital. El local es grandísimo por lo que no sueles necesitar reserva, aunque siempre está lleno. Chuletas sajonas, hamburguesas alsacianas, bocaditos bávaros, ensaladas alemanas, las imprescindibles salchichas… los platos son enormes, así que tira por lo bajo.

C/ Cardenal Cisneros 19 (Metro San Bernardo)

Francia

Bistro de Oriente

Aunque lo hemos incluido en el apartado de gastronomía francesa, lo cierto es que el menú es una mezcla de comida gala y las mejores delicias árabes. En uno de los locales más bonitos de la capital, con una bóveda decorada con frescos que emula los bistros franceses (de ahí el nombre), y un ambiente francamente romántico, se suele salir a unos 50 euros por persona, por lo que os recomendamos que cojáis la oferta de El Tenedor del descuento al 50%. El surtido de entrantes orientales es sencillamente magnífico, así como el magret de pato o el steak tartar: otros platos recomendables, los escargots (los típicos caracoles franceses gigantes, seis por persona), el gallo con reducción de vino tinto y las deliciosas tartas caseras. También sirven unos refrescantes mojitos para la sobremesa.

C/ Arrieta 5 (Metro Ópera)

L’Art Creperie

Local bastante informal en el que lo que realmente importan son sus buenísimas crepes, tanto las dulces como saladas: nuestras favoritas, las de espinacas con bechamel, la cuatro quesos, la de pollo al curry con piña y la de salmón ahumado con parmesano. De las dulces, nos quedamos con la de crema de castañas. También tienen algunos platos orientales como kebap o pitas pero insistimos: su especialidad son las crepes.

C/ Martín de los Heros 6 (Metro Ventura Rodríguez)

Grecia

Mythos

Fue uno de los primeros restaurantes griegos que se abrió en Madrid, en 1998, y desde su apertura lo he visitado infinidad de veces: para mí continúa siendo el mejor de la capital. En pleno barrio de Tribunal tenemos este acogedor restaurante de dos plantas que tanto nos recuerda al barrio de Plaka, con sus esculturas griegas, sus tonos blancos y azules y sus hojas de parra. Cuenta con menú degustación a 28 euros por persona (mínimo cuatro comensales). A destacar su incomparable mousakka, los dolmades rellenos de arroz, el surtido de entrantes fríos y su delicioso yogur con miel.

C/ Apodaca 20 (Metro Tribunal)

Delfos

Junto a Mythos, mi restaurante griego favorito. Casualmente me lo descubrió mi marido y me enamoró desde el primer momento que puse un pie allí. Distribuido en dos plantas, intentad reservar para que os acomoden en el sótano ya que la decoración es preciosa. Buenísimo el pulpo a la brasa y el yogur casero y precios más que asequibles, unos 25 euros por persona. (* Actualización: al parecer han cambiado de dueños recientemente y las críticas ya no son tan buenas… ¡una lástima!)

Cuesta de Santo Domingo 14 (Metro Santo Domingo)

Dionisos

No somos muy de recomendar franquicias pero en este caso hemos de reconocer que la comida griega de los Dionisos merece mucho la pena. En Madrid cuentan con tres restaurantes, aparte de un gastrobar en Conde Duque y la interesantísima tienda Greek & Shop en pleno barrio de Malasaña, donde no sólo sirven comida para tomar allí o llevar sino ingredientes traídos desde Grecia para que prepares tu propio menú en casa. En sus locales ofrecen cerveza griega, la Mythos, y platos abundantes: destacables el pulpo a la brasa, las tapas griegas y las parrilladas de carne.

C/ León 17 (Metro Antón Martín)

C/ Augusto Figueroa 8 (Metro Chueca)

Paseo Castellana 89 (Metro Santiago Bernabéu)

Líbano

La Libanesa

Que no te engañe lo modesto del local porque la comida está de fábula.  El baba ganoush (crema de berenjenas) es una auténtica delicia, así como las hojas de parra rellenas de arroz, el falafel, el tabbouleh y el shawarma de ternera. Además, sirven té a la menta. Servicio amabilísimo.

C/ Jacometrezo 15 (Metro Callao)

Fairuz

Bonito restaurante de colores tenues situado en la calle Orense, con camareros francamente amables y servicio eficaz. Platos muy bien presentados entre los que destaca el shawarma, las croquetas libanesas, la mousakka y el cordero. Ambiente tranquilo y acogedor. Precio medio 25 euros por persona.

Marruecos

Alcuzcuz de Alhucema

En pleno barrio de Chueca, uno de los marroquíes más interesantes de la capital. Avisamos que los platos son algo pequeños, por si vas con hambre, pero la calidad lo compensa con creces. Buen surtido de ensaladas de Marruecos (buenísima la shakshuka de berenjenas y tomate), la siempre imprescindible sopa marroquí, la harira, y los diferentes tajines, aunque para mí el mejor plato es la ternera con dátiles y miel.

C/ Farmacia 8 (Metro Chueca)

 

Irán

Mr. Kabab

Escondido en una calle cerca de la Glorieta de Cuatro Caminos, nos encontramos con este estupendo iraní (precio medio 25 euros por persona). El local es muy normalito pero nada más entrar te darás cuenta que la mayor parte de los comensales son iraníes ¡vamos bien! Camareros amabilísimos y una carta de lo más atractiva: recomendables los dolmeh, el hummus, la crema de berenjenas, el guiso de pollo con arroz agridulce y, sobre todo, sus deliciosos dulces, de los mejores de Madrid.

C/ Artistas 31 (Metro Cuatro Caminos)

Portugal

Brasería Luso

Nuestro restaurante portugués favorito, aunque incluyen también platos españoles. Vas a encontrar pocos lugares en Madrid donde preparen con tanto cariño el bacalao: dorado, a las natas, a la parrilla… Además, las raciones son grandísimas. Muy recomendable también el arroz con bogavante. Y el detalle de tener para los postres natas, esos dulces portugueses que tanto nos gustan.

C/ María Tabau 19 (Metro Las Tablas)

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alba dice:

    ¡Qué listado más completo! Y la mayoría, aún sin probar… Va directo a favoritos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Alba! Ya nos contarás cómo ha sido la experiencia gastronómica, un abrazo!

      Me gusta

  2. johishc dice:

    No tienes ni idea de como se extraña esa variedad cuando vives en una cuidad mas pequeña…

    Le gusta a 1 persona

    1. Por eso el turismo gastronómico es otra experiencia más que añadir cuando se viaja… ¡ y si no se compensa preparando recetas exóticas en casa! Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s