Literatura de viajes: “Sobre el caballito de madera”

sobre

Otro interesantísimo libro de viajes el que nos hacía llegar hace unas semanas la editorial castellonense Onada. En esta ocasión, la autora es la periodista costarricense Andrea Aguilar-Calderón, quien nos lleva de viaje por la vieja Europa. Tras vivir un tiempo en un pueblo perdido de Estados Unidos, donde se dio cuenta que malgastaba su vida como teleoperadora en una compañía de apuestas telefónicas, decidió embarcarse en una travesía por el viejo continente con la excusa de la búsqueda de las raíces del dadaísmo. Dicho movimiento nació en Suiza a principios del siglo XX de mano de autores como Hugo Ball o Tristan Tzara, inconformistas de su época que pretendían romper con todas las reglas tradicionales acerca de arte o literatura. La excusa perfecta para coger la mochila y presentarse en Suiza, tras una breve parada previa en la madre patria, España, que Andrea tocaría de pasada en Valencia y Alicante.

Con el dinero justo en los bolsillos y las ideas aún poco definidas, sin embargo la escritora sí tiene algo muy claro: su presupuesto es ajustado y la mejor forma de evitar gastos innecesarios en alojamiento tiene un nombre y este es couchsurfing. Para los que aún desconozcáis este hábito (algo raro ya que en los últimos años ha incrementado notablemente su popularidad entre los viajeros de pocos recursos), el couchsurfing permite poner en contacto a gente de todo el mundo que no se conoce. Los anfitriones, de un modo totalmente altruista, ofrecen su hogar a otros viajeros, a veces un sofá, con más suerte una cama, las veces menos afortunadas el suelo para que eches tu saco de dormir, sin cobrarte nada a cambio e incluso en ocasiones ofreciéndose también como guías locales. Estos buenos samaritanos serán los que irán dando cobijo a Andrea durante su viaje europeo, que para más inri se inicia en una de las ciudades más caras del mundo, Zurich. La autora, nada más pisar el país, se encuentra escandalizada ante los precios que pueden observarse en los escaparates: ¡todo es tan desproporcionado respecto a su país de orígen, Costa Rica! Por cierto, que muy curiosa la forma de expresarse de esta “tica” de pura cepa, que continuamente ha de irnos traduciendo muchas de las expresiones costarricenses que se van colando entre las páginas.

Asustada por el altísimo nivel de vida de Zurich, Andrea se escapará a los Alpes suizos para hacer senderismo y cumplir un sueño de infancia. Pasando fugazmente por el diminuto Liechtenstein, sus siguientes paradas la conducirán a Innsbruck en Austria (otra maravilla alpina), la bellísima Budapest y los campos de exterminio polacos para de allí encaminarse a esa Europa del Este que aún sigue siendo una desconocida para muchos viajeros. Las huellas de la guerra aún presentes en Serbia y Bosnia, su paso por la Transilvania rumana en busca de las huellas de Drácula (he de reconocer que con este capítulo me reí muchísimo recordando nuestro propio viaje hace unos años), breves incursiones por Bulgaria, Albania, Kosovo y Macedonia, para acabar en Italia este curioso periplo lleno de anécdotas, narrado de un modo fresco, espontáneo y realmente divertido. Un libro indispensable para echar en la maleta la próxima vez que cojas un avión.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s