Canada Logo

Canadá ha sido este verano el destino escogido para nuestras vacaciones estivales. Teníamos muy en mente que, tras Rusia, es el segundo país más grande del mundo. E intentar abarcarlo en un solo viaje (y ni siquiera en varios) es tarea imposible. Doy el dato de que solamente la provincia de Ontario ya ocupa dos veces la superficie de España. Por ello es fundamental que antes de viajar tengas muy claro en qué zona quieres centrarte.

En mi primer viaje a Canadá en  el año 2011 sólo visité Vancouver en la Costa Oeste ya que lo combiné con dos ciudades de Estados Unidos: Portland y Seattle. Además, era invierno, por lo que descarté desde el principio cualquier viaje a parques naturales ya que hacía bastante frío. Era algo que se me había quedado pendiente, una ruta en coche por Canadá, y este verano del 2018 fue el que dedicamos a ello. Uno de los mejores destinos que hemos elegido jamás: hemos regresado encantadísimos y con muchas ganas de volver. Nosotros en esta ocasión nos decantamos por la Costa Este, más concretamente las provincias de Ontario y Quebec. Supuso un largo y concienzudo trabajo de preparación previo, con muchas horas invertidas investigando rutas, por lo que espero que todas estas entradas que darán forma a nuestro viaje canadiense os ayuden a ahorraros tiempo, esfuerzo y dinero. Os aseguro que va a ser uno de los viajes más fascinantes que vais a hacer nunca.

canada_Easy-Resize.com

Diseño de la ruta

Ruta Canadá Costa Este

Día 1 – Llegada a Toronto
Día 2 – Toronto
Día 3 – Thousand Islands – Montreal 
Día 4 – Montreal
Día 5 – Reserva india de Wendake – Quebec 
Día 6 – Quebec
Día 7 – Cascadas de Montmorency – Baie St. Paul 
Día 8 – Parque Nacional La Mauricie 
Día 9 – Saguenay 
Día 10 – Saguenay
Día 11 – Parque Omega – Ottawa 
Día 12 – Barrie
Día 13 – Cataratas del Niagara – Toronto
Día 14 – Toronto
Día 15 – Toronto

Oso Canada

Solicitar el eTA canadiense

Lo primero que has de hacer antes de comprar el billete de avión. Como en Estados Unidos, en Canadá has de tener una autorización del gobierno (visa de turista) para que ye dejen entrar al país. Es decir, el eTA, Electronic Travel Authorization. Si no es así, ni siquiera te dejarán subir al avión ya que es lo primero que te piden nada más ir a por tu tarjeta de embarque. Por lo tanto, este punto es el más importante de todos.

El trámite se realiza online. ¿Donde? En la web del gobierno de Canadá . La eTA cuesta 7 dólares canadienses (se paga con tarjeta en la misma página) y para obtenerla deberás dar los datos de tu pasaporte: recuerda que éste debe caducar en una fecha posterior a tu viaje. Si has comprado ya el vuelo, te pedirán los datos del mismo; si no es así, con decir que aún no tienes billete comprado, listo. Cuando tu solicitud se apruebe, te enviarán al correo electrónico un e-mail de confirmación con un número de clave: este es el que has de presentar cuando vayas al aeropuerto. A nosotros nos tardaron apenas diez minutos en enviar la respuesta pero no te alarmes si la confirmación se demora uno o dos días. El eTA es válido durante cinco años, por lo que no deberás renovarlo si en ese periodo quieres volver a viajar al país. Este de aquí abajo es el modelo de respuesta que recibirás.

eTA CanadaEsto no significa que cuando llegues a Canadá no hayas de pasar por las aduanas (aunque sí nos sorprendió que al coger el vuelo de regreso, no pasamos por aduana ninguna). Sin embargo, los trámites ahora son mucho más rápidos ya que se han instalado unas máquinas que leen tu pasaporte electrónico y confirman que el eTA correspondiente está en vigor: aún así, insistimos en que siempre lleves tu número de clave contigo.

Vuelos

Este ha sido uno de los pocos años en que hemos viajado en Agosto, un mes del que solemos huir debido a que los precios suelen encarecerse bastante al ser el pico máximo de la temporada alta. Sin embargo, no nos quedaba más remedio ya que la pareja con la que viajábamos, Javi y Mariangeles, era cuando tenían las vacaciones. Decidimos por ello mirarlos con más de ocho meses de antelación. Los precios más bajos que encontrábamos era un Madrid-Toronto con escala de 4 horas en Lisboa por unos 700 euros. Hasta nos parecía asequible viendo las fechas en que íbamos a viajar. No obstante, tengo la buena costumbre de estar suscrita a las ofertas de diferentes aerolíneas. Y de repente ¡oh,sorpresa! me llegaba una oferta de Madrid-Toronto con Alitalia por 480 euros. ¡Ni nos lo pensamos! La escala en Roma, además, era bastante corta, de apenas dos horas. Si escogéis esta opción, tened en cuenta que el aeropuerto de Fiumicino es bastante grande y se os va a ir al menos media hora en moveros de una terminal a otra.

El único pero del vuelo es que no incluía la maleta facturada, algo a lo que se están aficionando las aerolíneas convencionales y que ya no sólo practican las de bajo coste. En cualquier caso, como sólo llevábamos una maleta grande para los dos (más las bolsas de viaje), facturar esta nos costó 70 euros por ambos trayectos. Tuvimos también la oportunidad de coger menú hindú al hacer la reserva.

Seguro de viaje

Si normalmente insistimos en que nos parece una locura, casi un suicidio,  viajar sin seguro médico a cualquier país fuera de la Unión Europea y por lo tanto no estemos cubiertos por la Seguridad Social, en Canadá esta recomendación nos parece totalmente obligatoria. Es uno de los países con los costes sanitarios más altos del mundo, hasta el punto de que una simple consulta te puede costar 300 dólares o que un  traslado en avioneta desde un parque a un hospital puede costar ¡60.000 dólares!. Por ello recomiendo contratar un seguro que cubra como mínimo 200.000 euros en gastos médicos. Nosotros siempre reservamos con Intermundial , ultimamente la modalidad Travel Mini, pero en esta ocasión, por dicho motivo, la ampliamos a Total Travel. El precio, 90 euros por persona. Curarse en salud nunca sobra.

Por qué ir a Canadá en verano

Si en un principio elegir Agosto nos daba miedo por el tema de que estuviera todo carísimo, afortunadamente nos equivocamos. De ello os hablaré en el apartado del alojamiento ya que nos gastamos en dormir mucho menos de lo que pensábamos en principio. Pero si quieres disfrutar de los bosques de Canadá, que a fin de cuentas es su mayor reclamo turístico, el verano es la mejor alternativa. No os dejéis engañar con lo de que “es Canadá” porque en verano hace el mismo calor que en España, al menos en la región donde nosotros estuvimos. Por precaución echamos un par de sudaderas y sólo nos las pusimos una noche. De hecho, dos semanas antes de ir, Canadá había sufrido una ola de calor que había dejado una treintena de muertos, por lo que como veis, no exageramos. La mayoría de los días tuvimos una media de 35 grados. Yo, con lo blanquita que soy, hubo días que regresé con pecho y brazos totalmente achicharrados.

Parque La Mauricie Canada

Ir en verano puede suponer encontrarse con más turistas en las ciudades(aún así, nada que ver con las abarrotadas playas españolas) pero en el momento que te ibas a los parques nacionales, era el paraíso: la mayoría de las caminatas que nos pegamos estuvieron caracterizadas por la ausencia de gente, apenas nos cruzábamos con algún senderista. Es lo bueno de que en un país tan enorme viva menos gente que en nuestro propio país, que tienes los bosques para ti solo.

Lo que no debéis olvidar echar en la maleta es repelente para mosquitos, especialmente si como nosotros vais a frecuentar áreas con ríos o lagos. Los mosquitos son gigantes y voraces como vampiros. Ni en nuestros viajes por el sudeste asiático nos hemos traído con nosotros semejante colección de picaduras.

Qué ver

Lo ideal en un primer viaje canadiense es combinar la visita a ciudades (realmente interesantes) con parajes naturales (más interesantes aún). En la Costa Este se encuentran las urbes más bonitas del país (especialmente Quebec, que a nivel histórico nos pareció espectacular). Pero es que además, sólo la provincia de Ontario tiene en su haber ¡más de 250.000 lagos! Pocos lugares en el mundo nos han impresionado tanto a nivel paisajístico. Por cercanía, yo os recomendaría incluir en el itinerario las Cataratas del Niagara, que se encuentran a poco menos de dos horas en coche de Toronto. Con una ruta de 15 días, podéis cubrir lo más importante de Ontario si os organizáis bien.

Alquiler de coche / Conducir en Canadá

¿Vas a alquilar coche en Canadá? Es lo más probable así que es necesario que te saques el permiso internacional. Para ello deberás solicitar online cita previa en la sede electrónica de la DGT  : el precio de las tasas son 10 euros y el permiso tiene una validez de un año desde el momento en que es expedido.

Conducir en Canadá es bastante fácil ya que el país cuenta con una excelente red de carreteras. Debes tener en cuenta, eso sí, que es en verano cuando se aprovecha para remodelar muchas de ellas y es común que te encuentres más de una en obras. La gran parte de las señales de tráfico son similares a las nuestras, aunque en la provincia de Quebec la señalización es casi siempre en francés. La gran diferencia es que, como en Estados Unidos, en los semáforos debes pararte en la intersección anterior, no debajo de éste. En la mayor parte de las ciudades, a excepción de Montreal y Quebec, se permite girar a la derecha pese a que el semáforo esté en rojo mientras el tráfico lo permita. En todos los sitios que estuvimos es obligatorio conducir con las luces encendidas, pese a que sea de día y luzca fuertemente el sol.

moose

En gran parte de las carreteras la velocidad máxima es de 90/100 kilómetros por hora (sí, en Canadá se manejan con kilómetros, no con millas como sus vecinos estadounidenses). Conducir bajo los efectos del alcohol está seriamente penado, tanto como para que puedas dar con tus huesos en la cárcel. En las zonas rurales hay que estar muy atento a los animales que crucen la carretera: nosotros mismos nos encontramos con un ciervo una de las veces. En las grandes ciudades, debido a los atascos y lo caros que son los parkings, aconsejamos que hagáis como nosotros: dejad el coche donde estéis alojados y moveos en transporte público.

Pese a que en los últimos tiempos los canadienses se quejan de lo mucho que ha subido el precio de la gasolina, lo cierto es que esta es mucho más barata que en España: al cambio, 1,35 dólares el litro (unos 80 céntimos de euro). Nosotros hicimos 3.000 kilómetros y gastamos en total poco más de 160 euros. Así da gusto conducir.

Respecto a las gasolineras, en muchas se realiza un cargo previo. Es decir, imagina que quieres echar 50 dólares de combustible: esto es lo que marcas y si en el depósito sólo caben 40 dólares, los 10 restantes te los devuelven.Hay muchísimas áreas de servicio, aunque no todas abren las 24 horas y no abundan tantos en zonas rurales, por lo que es recomendable que siempre viajes con combustible de sobra.

En cuanto al alquiler del coche, nosotros lo realizamos con HERTZ por internet previamente ya que ahorrabas bastante. El precio por los 15 días fue al cambio 600 euros y lo recogimos nada más aterrizar en la oficina del aeropuerto de Toronto. Hay opciones más económicas pero nosotros preferíamos tener un buen coche ya que íbamos a hacer bastantes kilómetros y que tuviera un gran maletero. A cambio nos dieron este Dodge Charger tan chulísimo.

Dodge Charger
El Dodge Charger con el que recorrimos la Costa Este

Dinero / Coste de vida

El nivel de vida en Canadá es bastante alto pero en el momento de nuestro viaje el cambio era 1 euro = 1,50 dólar canadiense, lo que nos benefició una barbaridad. Se puede pagar con tarjeta de crédito en casi todos los sitios. Como en Estados Unidos, aquí se sigue a rajatabla el tema del 15% de propina en restaurantes: incluso cuando pagas con tarjeta, te aparece la opción del tanto por ciento que quieres dejar. Diversas encuestas han revelado que el 70% de los canadienses opinan que lo que se cobra por las propinas es un abuso absoluto (y de hecho lo es) y que no debería ser el cliente el que costeara el sueldo de los camareros sino el empresario que los contrata. Por poner un ejemplo, en Estados Unidos ocho estados, Washington entre ellos, han decidido que se acabó lo de que las propinas sean la base de los salarios porque esto lo que consigue es precarizar las rentas.

¿Sabéis donde no hay que dejar propinas? En los supermercados. Nosotros estuvimos varias noches alojados en lugares que tenían nevera y microondas, por lo que solíamos desayunar y cenar “en casa”. Ya no por el hecho de ahorrar más o menos sino porque también nos gusta comer casero, por la mañana evitas tener que salir a buscar cafeterías y por las noches llegas tan cansado que te apetece ponerte cómodo y hacer una cena ligera con sus cervezas posteriores. Los supermercados de los que más tirábamos eran IGA Food y No Frills. Grandísimos, con mucho más producto fresco que en los de Estados Unidos (especialmente fruta y verdura) y amplias opciones de comida internacional: bandejas de sushi o poke tiradas de precio. Aún así, remarco que pese al cambio dólar-euro, la bolsa de la compra en Canadá no es barata: un litro y medio de zumo te cuesta 5 dólares, un paquete de yogures 4 dólares y un pan de molde 3. Pero compensa bastante si vais a estar en Canadá un par de semanas.

Si quieres comprar souvenirs, aléjate de los lugares más turísticos y busca el Chinatown más cercano: podrás encontrar camisetas chulísimas por apenas tres euros. Por poner otro ejemplo, otra cosa que les encanta a los amigos que les traigas cuando vuelves de Canadá, son las galletas de sirope de arce. Cómpralas en Dollarama: es una cadena de tiendas que tienen absolutamente de todooooo y por sólo dos o tres dólares. Nosotros allí comprábamos muchísimas cosas, desde patatas fritas a productos de aseo personal. Y como las celebraciones de Halloween en Canadá se preparan con tanta antelación, aprovechamos que ya tenían un montón de productos de decoración para echar en la maleta unas cuantas cosas.

Gastronomía

Ya os hicimos un avance de la gastronomía de Canadá en el artículo que dedicamos al restaurante El Canadiense . Pero debemos reconocer que nos sorprendieron para bien las buenas costumbres culinarias del país. Tienes para elegir restaurantes de todos los lugares del mundo, especialmente asiáticos, a buenísimos precios. En cuanto a la gastronomía local, qué gusto comprobar lo fácil que era encontrar productos ecológicos en cualquier lado. La influencia francesa es más que evidente (un culto descomunal al queso) y hasta en los pueblos más pequeños la variedad a la hora de comer era inmensa. Os iremos detallando en cada entrada del viaje todas nuestras experiencias gastronómicas, para que comprobéis como en Canadá se puede comer muy, muy bien.

Alojamiento

Os iremos detallando en cada entrada del blog de Canadá los hoteles / bed&breakfast / residencias donde estuvimos. Como comenté antes, nos sorprendió para bien que los precios no eran tan altos como esperábamos. Las reservas las realizamos por Booking. Lo recomendable si vais en verano, especialmente en Agosto, es que hagáis las reservas con la mayor antelación posible: es plena temporada alta.

Viaje Costa Este Canada

Una de las mejores opciones en Canadá para alojarse en las ciudades en verano son las residencias universitarias, ya que los apartamentos que dejan vacíos los estudiantes pueden alquilarse. Esta fue la opción que usamos en Toronto, Barrie y Ottawa. Al ir dos parejas salían genial de precio (aproximadamente unos 60 euros por noche). Constan de dos habitaciones, un cuarto de baño y una cocina con nevera y microondas, por lo que son ideales para desayunar-cenar allí. Aunque no incluyen platos ni cubertería, podéis hacer como nosotros, comprarlos de plástico en el supermercado. Todas las residencias (a excepción de la de Barrie, lo cual nos extrañó) tenían wifi gratuito.

Aunque dichas residencias suelen encontrarse alejadas del centro, no es problema si tenéis coche: tienen parking propio y el precio es bastante módico, unos cinco euros diarios. Además hay servicio de lavandería, un comedor con menú del día, tienda de comida y productos básicos y máquinas expendedoras. Las residencias se convirtieron en una alternativa fantástica para alojarnos por poco dinero.

En Quebec y Montreal nos alojamos en dos apartamentos particulares, también reservados por Booking. En Baie Saint Paul disfrutamos del mejor alojamiento del viaje (un bed&breakfast en una casa preciosa). En Jonquiere, en Saguenay, pasamos dos noches en otro bed&breakfast con habitaciones temáticas, una cucada de sitio. Y la joya de la corona fue la cabaña de madera donde estuvimos en el Parque Nacional de La Mauricie, perdidos en mitad del bosque.

Cuánto me voy a gastar: presupuesto final

Está claro que ello depende de ti y de tu modo de viajar. Pero si haces caso a nuestras recomendaciones, el coste del viaje puede salirte por unos 1.800 euros. Y ahí incluimos hasta las compras y regalos que hicimos. Os desgranamos los gastos por persona:

  • Vuelo : 480 euros
  • Maleta facturada : 70 euros
  • Seguro médico : 90 euros
  • Alquiler de coche  : 150 euros
  • Gasolina : 40 euros
  • Alojamiento : 400 euros
  • Gastos varios : 560 euros

GASTO FINAL ……………………      1810 euros

2 comentarios

  1. Nosotros también estuvimos por Canadá este año, pero solo hicimos las ciudades. Nos queda pendiente volver para hacer los parques naturales!!

  2. Author

    Los parques son una maravilla, fue lo que más nos gustó. ¡Así tenéis excusa para regresar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.