Ver una obra en Broadway a mitad de precio

broa

Ver un musical en Nueva York es una experiencia inigualable. Y es que si los musicales de Broadway tienen fama de ser los mejores del mundo, con miles de dólares de presupuesto y actores súper profesionales, por algo es. Yo recuerdo la experiencia como una de las más bonitas de mi visita a la Gran Manzana. Me decanté entonces por “All shook up!”, un musical basado en los grandes hits de Elvis Presley, pero lo cierto es que tienes de todos los gustos y colores. Y aunque en general las entradas son bastante caras (también las obras lo merecen) existen algunos truquillos para que los tickets te salgan más baratos. Añado que yo llegué a adquirir mi entrada por sólo 40 euros, menos de la mitad de lo que ya piden en varios musicales de la Gran Vía madrileña que, las cosas como son, son meros principiantes en comparación con los que se representan en Broadway.

Mi primera recomendación es que si no eres demasiado exigente con el día y el horario, lo que te conviene a la hora de ahorrar dinero, es que te acerques en Times Square a las taquillas de TKTS, en la calle 47 entre Broadway y la 7th Avenue. Suelen ofrecer entradas para el mismo día con hasta un 50% de descuento. Yo elegí la sesión de las cuatro de la tarde y por eso nos salió tan barato: la mayoría de la gente quiere ir a la sesión nocturna pero a fin de cuentas lo que te importa es el musical, no a la hora en que se represente. Además, al asistir después de comer, gozas de la ventaja de tener luego toda la tarde libre para otras visitas. Puedes escoger entre más de 40 espectáculos, aunque a esos precios no te aseguramos que vayan a quedar entradas para alguno en particular. Pero puedes coger descuentos de último minuto realmente interesantes: los tickets para el musical “Once”, ganador de varios premios Tony, suelen costar unos 140 dólares y el mismo día en taquilla los han llegado a ofrecer por sólo 26 dólares. Por cierto, si no quieres esperar las colas del TKTS de Times Square, otro truco: hay otro en Brooklyn, en la esquina de Jay Street con Myrtle Av. Promenade, bastante menos concurrido.

Hay otra opción para conseguir entradas con descuento: acercarte a la taquilla del teatro el mismo día de la función y preguntar por los rush tickets, entradas de última hora. Pueden costarnos tan sólo 20 dólares si no nos importa que nuestro asiento no esté en las primeras filas. El único problema es que estos tickets baratos a veces sólo pueden ser adquiridos por estudiantes con su correspondiente carnet identificativo.

Vamos ahora con la “lotería de tickets”. A primera hora de la tarde, entre las 17,30 y las 18,30, varios shows sortean 20 entradas económicas. El único inconveniente es que suelen ser individuales.

Y una última alternativa: los Standing Room Only. Estos tickets te permiten ver la obra al final del teatro y de pie, como en los teatros medievales. Eso sí, sólo se ponen a la venta si la obra ha vendido todas las localidades. Puedes adquirirlos en la web Playbill.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s