ARTICULOS

Tours terroríficos por el Londres más misterioso

horror

Londres es una ciudad a la que hemos dedicado más de un artículo en este blog, no sólo por la de veces que la hemos visitado sino porque además es uno de los destinos favoritos de los españoles. La capital británica ofrece un montón de alternativas a cual más curiosa: ya te hablamos de ellas en el artículo Planes originales y sorprendentes para tu próxima escapada a Londres . Pero si con todo y con eso no te pareciera suficiente, hoy queremos ir más allá: vamos a mostrarte un montón de actividades con las que pasarás muuucho miedo y que podrás contratar en tu próximo viaje londinense o directamente hacerlas por libre. A fin de cuentas ¿hay algo más terrorífico que los callejones londinenses cubiertos por la niebla?

Sherlock Holmes Tour

Aunque sir Arthur Conan Doyle era escocés (cuando estuvimos en Edimburgo fuimos a ver la estatua que hay dedicada a su personaje más famoso, Sherlock Holmes), las andanzas de este sagaz detective, el mismo que popularizó la frase “elemental, querido Watson”, se desarrollaban en el Londres victoriano, entre nubes de niebla y con el Big Ben en horizonte. Protagonista de cuatro novelas y más de cincuenta relatos, Holmes es uno de los personajes literarios más queridos a nivel mundial y han sido incontables las películas y series inspiradas en la resolución de sus crímenes, que siempre dejaban en evidencia la eficacia de Scotland Yard.

Vamos a comenzar nuestra ruta en el 221b de Baker Street. Es allí donde se encuentra la casa-museo de Sherlock Holmes, pues Doyle fijó aquí la residencia del perspicaz investigador. Se ha intentado recrear muy fielmente cómo sería la casa victoriana que compartían Holmes y el doctor Watson, propiedad de la señora Hudson, quien se encargaba de limpiarles la vivienda. El mobiliario tiene más de un siglo de vida, por lo que vas a sentirte transportado a otra época: en la tienda de souvenirs podrás comprar un montón de productos inspirados en Holmes y sus misterios. La entrada cuesta 15 libras. Muy cerquita podrás fotografiarte con el monumento dedicado a Sherlock Holmes en Marylebone Road, donde hay un hotel llamado Plaza Sherlock Holmes. En el Museo de Cera Madame Tussauds también hay dos figuras dedicadas al gran Sherlock.

Sherlock Holmes Monumento Londres

Si antes de continuar el recorrido deseas hacer una paradita para beber una pinta, tu elección ha de ser el pub Sherlock Holmes en el 10 de Northumberland Street. Desde el año 1957 exponen un montón de artículos y parafernalia en torno a la vida de Sherlock Holmes y es visita indispensable para todos los fans de las novelas. Desde allí podemos ir caminando hasta el teatro Lyceum, que aparecía en el libro “El signo de los cuatro”, y desde allí ir al Speedy’s Café, donde se ha rodado la serie de la BBC. En la puerta de otro café, el Royal, Holmes estuvo a punto de perder la vida en otra de las novelas y en el hospital de St. Bartholomew fue donde Holmes y Watson se veían las caras por primera vez: hay una placa recordatorio de tan histórico momento. Desde entonces, a tan atípica pareja les encantaba ir a cenar al restaurante Simpsons in the Strand, en el 100 de Strand Street.

Arthur Conan Doyle vivió en Montague Street, cerca del Museo Británico, y allí cerca se encuentra el pub Museum Tavern, que aparecía en otro de los libros. A Holmes le encantaba ir a las funciones de la Royal Opera House y pasear en Covent Garden, donde puedes acabar el recorrido.

Tour de Jack el Destripador

Si los crímenes a los que debía enfrentarse Sherlock Holmes nos ponen los pelos de punta, más lo hacen los que cometió Jack el Destripador (o Jack the Ripper), el asesino en serie más famoso de todos los tiempos. A finales del siglo XIX este misterioso personaje, de quien a día de hoy aún se desconoce su verdadera identidad, mató a cinco prostitutas y las mutiló sin piedad, ensañándose y extirpándolas los órganos. Todos los homicidios se llevaron a cabo en el barrio de Whitechapel, en el East End londinense.

Durward Street, antiguamente conocida como Bucks Row, fue donde se halló el primer cadáver, el de Mary Polly Nichols, asesinada la madrugada del 31 de Agosto de 1888. De aquella época sólo ha sobrevivido la vieja escuela, ahora convertida en un edificio de apartamentos. En Hanbury Street se encontraba el pub Ten Bells, donde la pobre Annie Chapman ahogaba sus penas en alcohol y donde se cree que conoció a Jack el Destripador, quien se ofreció a contratar sus “servicios”. Su cuerpo se encontró en una casa a sólo unos metros del pub. En el pub se rinde homenaje a las víctimas siglo y medio después de su muerte.

El 30 de Septiembre del mismo año el enigmático Jack se dio una orgía de sangre asesinando a dos meretrices, la primera en Berner Street (ahora conocida como la calle Henriques) y la segunda en la Plaza Mitre. La primera de ellas, Elizabeth Stride, fue encontrada degollada pero no mutilada (se piensa que el asesino huyó por temor a ser descubierto). La segunda víctima de la noche fue Catherine Eddowes y su cuerpo desfigurado fue encontrado por un policía en la Plaza Mitre. Curiosamente había sido arrestada pocas horas antes de su muerte por ir borracha frente a la iglesia de Saint Botolp. En la calle Goulston se halló su delantal ensangrentado.

El 9 de Noviembre se descubría el cuerpo de la quinta víctima, Mary Jane Kelly, en su habitación de Miller’s Court, una zona donde solían vivir vagabundos y prostitutas. Posteriormente se encontraron los cadáveres de otras cuatro muchachas, aunque Scotland Yard no se atrevió a atribuir los asesinatos a Jack el Destripador por falta de evidencias. También se han hecho muchas conjeturas acerca de la autoría de Jack en el asesinato de Martha Tabram, a quien se encontró asesinada en un bloque de apartamentos de George Yard (ahora Gunthorpe Street) y que por aquel entonces estaba considerada una de las calles más peligrosas de Londres.

Jack Destripador

En Commercial Street, en Spitalfields, se encontraba la comisaría donde se llevaron a cabo las investigaciones: hoy su lugar lo ocupa un bloque de viviendas. Y uno de los lugares más escalofriantes para pasear, especialmente de noche, es Brick Lane, un callejón donde se encontraba el Frying Pan, el pub a donde acudía cada noche Mary Nichols. En una calle aledaña, Fournier Street, aún se conservan casas del siglo XVIII que te trasladarán a tan macabra época. Y si aún no has tenido suficiente, reserva la mañana siguiente para ir a visitar el Jack The Ripper Museum, en el 12 de Cable Street (entrada 12 libras). Allí se recrean los escenarios asociados a los crímenes y tienen a la venta un montón de libros y DVD’s en torno al asesino más sanguinario de la historia de Gran Bretaña.

London Dungeon

En el distrito de South Bank nos encontramos con una de las atracciones que más disfrutan tanto turistas como locales: London Dungeon. En activo desde 1976, lo que comenzó como un pequeño museo de cera dedicado a lo grotesco es hoy uno de los espectáculos más sugerentes de la ciudad del Tamesis. Las entradas no son excesivamente caras (21 libras), teniendo en cuenta que se preparan casi una veintena de shows con un montón de actores.

London Dungeon

Alguno dirá que esto es un túnel del terror pero lo cierto es que es mucho más, no sólo por la cantidad de presupuesto invertido (la misma empresa ha abierto recintos similares en Ámsterdam, Berlín o Edimburgo) sino porque también es un repaso de la historia de Londres, una ciudad que ha debido batallar con la Peste Negra, el gran incendio que devoró casi 15.000 casas o las torturas que se realizaban en la Edad Media, por no hablar de las operaciones experimentales que llevaban a cabo cirujanos que se asemejaban a carniceros. Todos estos episodios, y algunos otros como los que recuerdan a Jack el Destripador o Sweeney Todd, pueden disfrutarse (o sufrirse) en London Dungeon.

Una obra de teatro terrorífica

Si te gusta el teatro (Londres en ese aspecto es una gozada por su extensa oferta cultural) y dominas el inglés, te recomendamos que te acerques a ver la obra “The woman in black” en el Fortune Theatre. Nada más y nada menos que 28 años lleva en activo y más de siete millones de espectadores la han visto desde su estreno. Basada en la exitosa novela de Susan Hill (también se hizo una versión para el cine), es una de las mejores propuestas terroríficas de Londres: los precios de las entradas oscilan entre las 19 y las 60 libras.

womanjpg_Easy-Resize.com

Conoce el lado más oscuro de Londres

La empresa London Ghost Tours ofrece itinerarios de lo más interesantes. Uno de los más atractivos es el Haunted London, donde te llevarán de excursión por algunos de los lugares de Londres con fama de embrujados. Entre ellos el pub Grenadier, donde los dueños han colgado un crucifijo para espantar a los malos espíritus, la iglesia de St. Botolph (donde se ha fotografiado a fantasmas), o el Horminan Museum. Otra empresa, The Ghost Bus Tours, hace recorridos similares, todos en horario nocturno, en autobuses decorados para la ocasión. Tickets a partir de 23 libras.

The London Bridge Experience

Otra de las casas del terror con mejor reputación de Londres: ellos mismos se publicitan como “el lugar más terrorífico de Reino Unido”. Se encuentra cerca del London Dungeon y por un precio de 28 libras, asistirás al relato de las macabras historias por las que ha pasado el puente más conocido de Londres (entre ellas, tres incendios) y una velada angustiosa en una casa encantada en la que actores disfrazados os darán unos cuantos sustos.

Categorías:ARTICULOS

Tagged as:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.