IRLANDA – Dublin (Viaje I)

du1

Dublín es una de las pocas capitales europeas que,debido a que no es demasiado grande y que la mayoría de sus atractivos turísticos se encuentran situados bastante cerca unos de otros,te permite poder sacarle bastante jugo en un fin de semana largo.Teniendo en cuenta que en avión se tarda poco más de dos horas y que hay varias compañías de bajo coste que realizan el trayecto (yo en su momento volé con Ryanair por 60 euros ida y vuelta pero también puedes encontrar buenas ofertas con Aer Lingus) se convierte en una opción idonea para los que siempre vayais apretados de tiempo…y de dinero, porque al mismo tiempo, Dublín es una ciudad bastante asequible en cuanto a precios y en general me pareció que la mayoría de las cosas se encuentran bastante más baratas que en España. Súmale a ello el caracter sencillo y afable de los irlandeses (que,por suerte,poco tienen que ver con los ingleses,que parece que se coman un limón para desayunar) y el encanto irresistible de una de las ciudades con más historia de Europa,y ya tienes la excusa perfecta para hacerte una escapada!!;)

Haciendo un poquito de balance histórico,y aunque no se sabe la fecha exacta de su fundación,lo cierto es que la capital irlandesa dió sus primeros pasos en el siglo II antes de Cristo,cuando los cazadores y agricultores que se agrupaban en estas tierras levantaron grandes monumentos de piedra,muchos de ellos todavía aún perduran.La primera referencia histórica real viene de mano de Tolomeo,quien en el año 140 ya hablaba de un lugar llamado Eblana Civitas.Siglos después, sobre el año 700, llegarían los celtas, quienes acabaron convirtiéndose al cristianismo por San Patricio (patrón de Irlanda,todo un heroe para los irlandeses y cuyo santoral,el 17 de Marzo,es el más celebrado de todo el mundo,ten en cuenta que hay más irlandeses viviendo a lo largo y ancho del planeta que en la propia Irlanda,este es el país por excelencia de los emigrantes,que han dispersado la semilla irish por todo el mundo).

Después,en el siglo IX, alrededor del 841, fueron los vikingos los que llegaron a esta zona,y fundaron un área comercial en la orilla sur del rio Liffey a la que llamaron Dubh Linn (Laguna Negra), mientras los celtas permanecían en la orilla norte del rio, un lugar al que denominaban Baile Átha Cliath.La ciudad celebró oficialmente su milenio de vida en el año 1988,por lo que de esta manera el año 988 queda erigido como el de su fundación.En el 1014,el rey irlandes Brian Ború desterró a los vikingos y a partir del siglo XII la ciudad fue controlada definitivamente por los normandos.Pasaría en el 1170 a ser un señorío feudal perteneciente a los grandes terratenientes ingleses (Señorío de Irlanda) y a partir de entonces la ciudad comenzó a crecer sin descanso,debido a la llegada de miles de emigrantes (principalmente,ingleses,holandeses y judíos).Se vivieron épocas turbulentas cuando Enrique VII intentó imponer el protestantismo y en 1541 oficialmente se proclamó el Reino de Irlanda,pese a que desde entonces y en la práctica,la mayor parte del tiempo el país ha sufrido el yugo británico.Los irlandeses han sufrido a lo largo de la Historia mil y una calamidades,quizás la más severa la de 1845,cuando una plaga destruyó el cultivo de patatas (que es,basicamente,de lo que se alimentaban en aquella época),lo que provocó que más de un millón de personas murieran de hambre y otros dos millones se fueran del país.La Gran Hambruna dejó reducida la población irlandesa a un tercio de la original.Después llegarían años de revueltas y muertes bajo la represión inglesa,la aparición del partido político Sinn Féin (que fue quien realmente impulsó la independencia del país) y la proclamación en 1922 del Estado Libre de Irlanda ,dejando a Irlanda resquebrajada en dos mitades y una de ellas,con capital en Belfast,dependiendo absolutamente de Inglaterra y sufriendo la marginación constante de los británicos,que la han convertido en una de sus “provincias” más pobres, mientras la dominada por Dublin (el estado de Eire) ha corrido mejor suerte al depender unicamente de sí misma.En cualquier caso,espero que todos podamos ver algún día la unión definitiva de las dos Irlandas sin la presencia por medio de sus vecinos británicos.

du2

Obviando que al pertenecer a la UE, al aterrizar te evitas coñazos aduaneros y cambiar moneda,llegar al centro de Dublín desde el aeropuerto es bastante fácil.En la misma puerta de la terminal de llegadas tienes varias opciones: Aircoach (precio de ida 8 euros, ida y vuelta 14 euros),cuya ventaja principal es que funciona las 24 horas y realiza sólo tres paradas (Drumcondra, O´Connell Street y Grafton Street (junto al Trinity College), Airlink 747 (servicio directo entre el aeropuerto y O’Connell Street, ida y vuelta 10 euros,opera desde las 05:45 hasta las 23:00) y Airlink 748,con el mismo precio que el anterior y que llega hasta la estación de tren Heuston,pasando antes por la estación de autobuses (horario de 06:50 a 21:30). En cualquiera de los tres casos,se tarda unos 30 minutos en llegar al centro.Si te ves obligado a coger taxi (a nosotros nos pasó al regreso,ya que el avión nos salía muy temprano),calcula un importe de más o menos unos 20 euros.

A la hora de dormir,tienes un montón de opciones económicas para escoger, en páginas como Hostels, Hostelworld o Hostelbookers puedes encontrar alojamiento céntrico y barato sin mucho problema.Yo opto por recomendarte el hostal donde nos quedamos,Jacob’s Inn,ya que sus instalaciones son más propias de un hotel (habitación súper enorme,baño también grandísimo, televisión y una ubicación céntrica que te permitía ir andando a cualquier sitio,además,se encuentra a sólo cinco minutos de la parada de autobús).Si no recuerdo mal,la habitación nos salía 60 euros la doble por noche;está considerado uno de los diez mejores hostales de toda Europa y además cada tarde,a las 16,00, ofrecen gratuitamente una visita guiada por la ciudad (yo no lo usé porque me gusta siempre moverme a mi aire pero seguro que a más de uno os interesa).

En cuanto al tema transportes,yo la verdad es que no lo utilicé porque fui a todos los sitios andando pese a que nos pegáramos nuestras buenas caminatas pero también es cierto que tuvimos una suerte increíble con el clima y no sólo no nos llovió ni un solo día,sino que nos hizo hasta solecito.En cualquier caso,si usas alguna de las más de 200 líneas que recorren la ciudad,recuerda que has de subir con el importe exacto ya que los conductores no devuelven cambio.Y se paga dependiendo de las paradas que haya hasta donde te bajes (de una a tres 1,40, de cuatro a siete 1,90,de ocho a trece 2,15,más de trece 2,65).También hay un abono turístico para tres días, el 3 Day Freedom Ticket,que cuesta 26 euros,tú verás si te compensa.

Vamos a ir empezando la visita.La calle más importante de Dublin,donde precisamente dejan los buses del aeropuerto, es O’Connell Street.Pasa sobre el río Liffey (realmente bonitos muchos de los puentes que cruzan la principal vía acuática de Dublin) y está llena de gente a cualquier hora del día y de la noche.Por cierto,si sois de hacer mucho shopping,no perdais la oportunidad de visitar en esta calle los almacenes Penneys (lo que en España se conoce como Primark),un edificio de varias plantas donde podrás venirte cargado de ropa chulísima por cuatro duros,yo ya no sábía de qué forma doblarla para poder meterla en la maleta!!;)

du3

En O’Connell se encuentran precisamente algunos de los monumentos más representativos de la ciudad, como The Spire (La Espiral), una gigantesca aguja de 120 metros de altura construida en 2003 para ocupar el ugar de Nelson’s Pillar,que fue destruído en uno de los atentados del IRA.Aquí también se encuentran las estatuas de Daniel O’Connell (quien da nombre a esta calle),Charles Stewart o el padre Theobald Mathew.El Edificio de Correos también se encuentra aquí y es uno de los más bonitos de toda la ciudad,no pierdas la ocasión de acercarte a verlo,al igual que el Hotel Gresham y los almacenes Clery’s,que son algunos de los que perduran tras la Guerra Civil Irlandesa.La calle está además plagada de tiendas de souvenirs,donde encontrarás algo curioso para llevar a los amigos. Aparte,está la Oficina de Información Turística,donde tal vez te interese hacerte con la Dublin Pass,que por 35 euros te ofrece la entrada gratuita a un montón de sitios,aparte de incluir el transporte desde el aeropuerto.

du4

La otra gran arteria de Dublin es Grafton Street,que a mí incluso me gustó mucho más que O’Connell.A diferencia de O’Connell,esta sí es peatonal,alberga un montón de restaurantes y tiendas de ropa y está plagadita de cantautores callejeros que ya dejan claro,para nuestro deleite,que Dublín es una de las ciudades europeas más musicales.No obstante,sus dos grandes heroes nacionales son precisamente también los míos,Rory Gallagher y Phil Lynott,pero a ellos ya llegaremos más adelante.

Precisamente aquí en Grafton,en su intersección con la calle Nassau (donde termina la zona peatonal) se encuentra el que es otro de los grandes símbolos de la ciudad, la estatua de Molly Malone (conocida cariñosamente por los irlandeses como Cockles and Mussels (Berberechos y mejillones) o The Tart with the Cart (La golfa con el carro)).Molly Malone es la canción que inspiró el himno nacional irlandés y cuenta la historia de una pescadera que murió por las fiebres en plena calle mientras vendía berberechos y mejillones,y que ejercía de noche la prostitución.En cualquier caso,el personaje se cree que es ficticio pero aún así,todos los irlandeses le tienen muchísimo cariño.La estatua,como veis,es encantadora!

du5

Llegamos a The Temple Bar,no sólo el barrio más característico de Dublín,también el más risueño y bohemio de toda la ciudad.Situado entre Dame Street y el río Liffey,debe su nombre a sir William Temple,quien adquirió estos terrenos en el año 1600.El Temple ha pasado épocas de declive (incluso se pensó en convertirlo en una gigantesca estación de autobuses), pero los comerciantes y artistas que insistieron en quedarse allí consiguieron inyectarle su fantástico ambiente de siempre y desde que Dublín fue elegida Capital Europea de la Cultura en 1991,es uno de los lugares más viositados y se ha hecho merecedor del título de “auténtico corazón dublinés”.

du6

Sus callejuelas empedradas están llenas de pubs (sobre todo eso…¡muchos pubs!!;)),restaurantes,tiendas de ropa,de discos (aquí hay algunas interesantes de segunda mano) y acoge el Food Market (mercado de comida) y el Book Market (mercado de libros de segunda mano,aquí también encontré un par de chollos reseñables,eso sí,en inglés).The Temple Bar siempre está en plena ebullición,tanto de noche como de día,y es al sitio que debes dirigirte sin dudarlo en cuanto caiga el sol,si lo tuyo son las pintas de cerveza negra…

Nos movemos ahora a la zona de Trinity College,la que es la universidad ,más antigua de toda Irlanda (fundada en 1592 por la reina Isabel I).Su campus,de casi 200.000 metros cuadrados,se encuentra construido sobre un antiguo monasterio agustino,aunque no dejó acceder a estudiantes católicos hasta los años 60.Posee la< mayor colección de manuscritos y libros impresos de todo el país y si tienes la suerte de que te haga buen día,es una delicia pasear por allí.Imprescindible también la visita a la casa del producto más famoso de Irlanda:la cerveza Guinness.La Guinness Storehouse fue construída en el año 1904 y desde el 2000 tiene sus puertas abiertas a los visitantes.

Otro lugar bastante curioso para visitar en Dublín es la cárcel de Kilmainham.Cerrada como prisión en 1924 y actualmente abierta al público,ha sido una de las cárceles más duras del mundo (la única iluminación/fuente de calor que tenían los presos era una vela).Se encuentra en 8 Inchicore Rd., las visitas guiadas duran una hora y el precio de la entrada es seis euros.

Uno de los sitios que más te va a impresionar en Dublín (al menos a mí) es su imponente castillo.Situado en Dame Street,en pleno corazón dublinés,fue lugar de asentamientos vikingos, fortaleza militar, sede del tribunal de Justicia y hoy en día se utiliza para acoger las recepciones estatales.Aunque se incendió en 1684,fue rapidamente reconstruído y sus estancias interiores conservan el lujo de antaño.Hay visitas guiadas de 45 minutos (sólo en inglés,la entrada cuesta 4,50, con la Dublin Pass entrada gratuita)) y podrás visitar salas como el rellano de las Hachas de Guerra (aquí se situaba la Guardia Real para proteger el Salon del Trono),el salón Granard o las habitaciones del Rey y la Reina.Lo domingos y festivol sólo abre de 14:00 a 16:45.

du7

du8

Más cosas que no has de perderte:el magnífico Ayuntamiento (el City Hall),uno de los mejores exponentes de la arquitectura georgiana y construido inicialmente para albergar la Cámara de Comercio.En los sótanos hay una exposición multimedia de la historia de la ciudad y la entrada cuesta cuatro euros.Y otra visita,la de la Custom House,el que era la sede de al aduana del puerto y ahora se ubica allí el Ministerio de Medio Ambiente.

Para los que les guste la historia Antigua,recomiendo la visita de Dublinia.Es una exposición permanente que recorre la historia de Dublín en la época vikinga y la Edad Media,se recrean escenas cotidianas de entonces (con muñecos de cera) y el recorrido está dividido en tres partes:Dublín vikingo, Dublín medieval, y una zona denominada como “History hunters” (cazadores de historias).La entrada cuesta 7,50 euros.Y estas fotos de abajo,no,no son de la exposición,sino de las preciosas calles dublinesas,que parecen flotar suspendidas en el tiempo…

du9

du10

du11

du12

Como veis,predominan las iglesias (los irlandeses son ultra religiosos),por la ciudad te vas a encontrar un montón bastante bonitas:la de Christ Church,la de San Patricio, la de Santa Ana,la de Santa María,la de Santa Teresa…tienes un montón para escoger!! No dejes tampoco de aprovechar la ocasión para acercarte a pasear a alguno de sus parques porque son fabulosos y están impecablemente cuidados.El más famoso es el Phoenix Park (700 hectáreas,el parque urbano más grande de Europa,si puedes alquila una bicicleta),el St. Stephen Green (de los que más me gustó),el Jardín Botánico Nacional o el Jardín del Recuerdo,donde se honra a todos los que murieron luchando por la independencia irlandesa.

du17

Y dejamos para lo último del viaje la parte musical,que fue la que realmente me empujó a ir a Irlanda.Aquí dos músicos como Rory Gallagher y Phil Lynott,máximos exponentes del rock irlandés,son considerados heroes al nivel de cualquier personaje histórico,para mí era una delicia entrar a cualquier pub y que siempre estuviera sonando música de Rory o de Thin Lizzy.La estatua a tamaño natural de Lynott se encuentra a la puerta del pub Bruselles en Harry Street y es una visita obligada para todo aquel que ame su música,a mí me emocionó poder verla en vivo y en directo.En cuanto a bares de rock, ya que mencionamos el Bruxelles (conocido también como el Flanders),te le recomiendo sin dudarlo:grandote, buenos precios,muy céntrico y con rock n’ roll hasta altas horas de la noche.El mejor sitio para tomarte unas buenísimas pintas de Guinness y despedirte de una ciudad entrañable a la que siempre hay que volver!

du18

du19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s