RUMANIA – Transilvania: Sighisoara, Brasov, Bran, Targu

Esta va a ser una de las muchas veces que un blog se me quede corto para expresar todas las buenísimas sensaciones que nos hemos traido de nuestro viaje por la Transilvania rumana.Un país que si nos ha enamorado por algo,ha sido sobre todo por la hospitalidad de sus gentes, personas humildes siempre dispuestas a ayudar desinteresadamente al viajero,siempre con una sonrisa,y que son el vivo ejemplo de por qué los prejuicios son tan malos, por qué aún mucha gente en España tiene la idea equivocada de que en Rumanía hay mucha delincuencia,se respira inseguridad o sus habitantes son huraños y hostiles.Nada más lejos de la realidad.Espero que este blog no sólo sea un último empujoncito para los que aún no se deciden,sino también un lavado de imagen de un país que nos ha parecido fascinante.

Éste era un viaje que llevaba años queriendo hacer y no sólo por el peso que ha tenido en la literatura el mito de “Dracula” de Bram Stoker,quien pese a que curiosamente jamás pìsó Rumanía,inspiró la novela en el personaje real de Vlad Tepes.Eso casi se convierte en anécdota en un lugar como Transilvania, ubicada en una de las zonas calientes europeas,entre el Imperio Católico y el Imperio Otomano,ocupada por sajones, valacos, húngaros y tantos otros.Viajar a Transilvania es viajar a la Historia más antiquísima del ya de por sí viejo continente europeo.

Vamos con unos cuantos datos prácticos.Hay una compañía húngara de bajo coste, Wizz Air,que desde Madrid te lleva a dos aeropuertos de Transilvania:Cluj Napoca o Targu Mures.Nosotros no cogimos los vuelos directos,sino que nos fuimos con Ryanair a Budapest (95 euros ida y vuelta) para así pasar unos días en la capital húngara,por lo que lo que hicimos fue volar con la propia Wizz Air desde Budapest a Transilvania (50 euros ida y vuelta).Esta opción también se puede hacer en tren desde Budapest pero son como unas catorce horas por trayecto y se nos quitaron las ganas sabiendo que ya dentro de la propia Transilvania íbamos a estar todos los días pateando.Existía la opción de alquilar coche pero las carreteras rumanas están en muy mal estado,son como las peores regionales de aquí,y encima la gente conduce que da pavor.Asi que preferimos optar por el transporte público de un sitio a otro,que aparte de muy barato,nos permitía mezclarnos aún más con los rumanos.Y la verdad que después de la experiencia,no lo cambio por tener coche,aunque ello nos haya obligado a perdernos un par de cosas que queríamos ver (Palacio de Peles y las iglesias fortificadas de Biertan),ya que allí el transporte público es un poco el cachondeo padre y no te puedes fiar de los horarios pero a cambio nos ha dado una visión mucho más cercana de cómo vive y se mueve el rumano de a pie.

Ya que cito a los de Wizz Air…pues algunas cosas buenas y otras malas.Las buenas,que pese a ser una compañía de bajo coste,le dan mil vueltas a Ryanair,los aviones son más nuevos y no te obligan a cutrerías “raynianeras” como tener que meter hasta el bolso en el equipaje de mano,los muy agonías.Lo malo…pues la primera vez que me pasa algo parecido y he viajado con compañías de todo tipo.Pero teníamos comprado el vuelo a Targu Mures,ya que nuestro primer destino sería Sighisoara,que está a sólo hora y pico por carretera.Pues como sólo una semana antes,me avisan que no es que se cambie el horario,no,que hasta cierto punto lo habría entendido.Es que directamente…¡nos cambian de aeropuerto y nos mandan a Cluj Napoca! (al menos la vuelta se mantenía desde Targu Mures). Y teníamos dos opciones:o aguantarnos con el cambio o devolvernos el dinero,pero como comprenderéis,a nosotros el dinero no nos servía de mucho en esa situación,en temporada alta aún (primeros de Septiembre) y sin la posibilidad de encontrar vuelos a ese precio.Por lo tanto,ello nos suponía hacer el trayecto Cluj Napoca-Targu Mures en furgoneta (unas tres horas y media) y luego desde allí hora y media a Sighisoara.Menos mal que a las 13,00 aterrizábamos en Cluj Napoca pero aún así vaya caos.

El trayecto en furgoneta a Targu Mures súper barato,cinco euros por cabeza.Al principio,íbamos “normal”,unos ocho pasajeros todos sentados.Pero a los diez minutos el conductor empezó a realizar paradas y subían y bajaban rumanos cada dos por tres, viajando de pie,todos allí apretadísimos.Mi chico y yo estábamos alucinando pero ya estábamos prevenidos de cómo era el “transporte público” rumano.A mitad de camino nos hicieron una parada en un pueblo perdido en medio de la nada:un café y un té con leche,1,50 euros las dos cosas.Rumanía es baratísimo en comparación con España.Nosotros en 8 días nos hemos gastado como unos 200 euros por persona,comidas,transportes y entradas incluídos (por poner un ejemplo,el trayecto medio en taxi en las ciudades nos costaba como entre uno y dos euros).A todo esto,el trayecto por carretera,un show:ovejas, carromatos, coches suicidas.Todo muy ameno!!;) Eso sí,con imágenes tan bonitas como esta.La Rumanía rural es una auténtica preciosidad.

rum2

En Targu Mures hicimos el cambio de una furgoneta a otra (precio del trayecto, 2,50 euros por persona).La verdad que este último tramo por carretera fue súper bonito,con colinas verdísimas y casas diseminadas por los valles.De vez en cuando cruzábamos aldeas donde sus habitantes vendían miles de artículos retro en la linde de la carretera,mientras las gallinas vagaban a sus anchas.

Cuando llegamos a Sighisoara,nos volvimos un poco locos dando vueltas buscando nuestra pensiunea, la Vila Franka.La confusión venía porque la misma pensión tiene un restaurante en lo alto de la montaña y allí que nos querían mandar.Pero no,la Vila Franka está en pleno centro,justo a la entrada de la ciudadela y con la preciosísima Torre del Reloj en la retaguardia.Vamos,un escenario de película.Por 39 euros la noche,dormimos en una casa preciosa de hace cinco siglos,con su cama con dosel,un baño enorme y una recepcionista encantadora que no sólo hablaba perfectamente castellano,nos ayudó mucho con nuestra visita y nada más llegar nos recomendó un restaurante para cenar,visto que eran casi las ocho de la noche y llevábamos todo el día con la lengua fuera (una media de 35º y las furgos pasando de poner el aire acondicionado). El restaurante se llama La Perla y está a la vuelta de la esquina de la pensiunea.Cenamos en la terracita al aire libre;mi chico pidió estofado de cerdo con polenta y yo salchicha sajona con patatas.De postre papanasi (un dulce muy típico rumano,es un bollo tiernísimo que se sirve caliente) y helado de melón,de bebida una cerveza local (Ursus) y limonada (los rumanos son muy adictos a ésta,es basicamente agua de limón con azúcar pero con ese calor no veais como entra),un capuccino y un té con leche.El precio de todo,de risa:15 euros.Por cierto,un euro son cuatro leis;con dividir los precios entre cuatro,ya tenéis hecho el cambio.Y en vez de cambiar en las casas de cambio,sacad directamente de los cajeros,cobran poca comisión y encima te garantizan el cambio más beneficioso del día.Hay bancos y cajeros a porrillo,y por ejemplo los billetes de tren los pagué directamente en la estación con VISA.

rum3

rum4

Sighisoara,si te metes caña,se puede ver perfectamente en una mañana pero a nosotros la verdad que el pueblo nos parecía tan bonito que ya antes de ir,decidimos quedarnos un par de noches.Porque si es bonita de día,ni os imaginais lo siniestra que es de noche,cuando subes a pasear entre las sombras por la ciudadela,escasamente iluminada.No te extraña que Transilvania se asocie siempre a los cuentos de terror.

Sighisoara tiene el honor de ser la mejor conservada ciudadela medieval aún habitada de toda Europa,imaginaos la sensación que da dormir allí.Además.el pueblo se encuentra escondido entre montañas y bosques,lo que le da un ambiente misterioso aún más especial.Pero si quieres ver los monumentos,aprovecha para hacerlo por las mañanas y reserva las noches para los paseos…
rum5

rum6

A la ciudadela se asciende por unas preciosas escaleras empedradas en las que ya empiezan a aparecer los primeros puestos con temática “draculesca”.La verdad que da un poco de pena ver como han convertido en un reclamo turístico caricaturesco la figura de Vlad Tepes/Dracula, sobre todo porque nosotros,como muchos otros rumanos,consideramos mucho más importante la figura histórica que la ficticia.En la casa de Vlad Dracul hay un tipo disfrazado de Dracula (con cara de circunstancias el pobre hombre) y a las faldas del castillo de Bran se ha construído un tren de la bruja.Lo peor es que muchos de los turistas disfrutan de esas ridiculeces.Hasta collares de ajos vimos que vendían.Es curioso como la figura más conocida del país a lo largo de la Historia genera tantas pasiones a favor y en contra,y es que no sé hasta qué punto la novela de Stoker ha perjudicado o beneficiado a la figura de Vlad el Empalador y lo que él representa para los rumanos (la gran mayoría le considera un heroe nacional al nivel de aquí el Cid Campeador).

rum7

Pero volviendo a la ciudadela,que ya llegaremos a Tepes,lo primero que vas a encontrarte nada más llegar es el edificio más bonito de toda la ciudad:la preciosísima Torre del Reloj (o Turnul cu Ceas,como la conocen los rumanos).Esta maravilla del 1280, de casi 65 metros de alto,se puede visitar por el módico precio de dos euros y no sólo merece la pena por el interesante Museo de Historia que alberga (donde se exponen desde herramientas prehistóricas a vestuario y utensilios de la Edad Media), y el Torture Room Museum en la planta baja,también te ofrece las mejores vistas de la ciudad.

rum8

Justo a unos pocos metros,se encuentra otro de los lugares más visitados de Sighisoara: la casa donde supuestamente nació Vlad Tepes (o Vlad Dracul) en 1431.Se encuentra justo en el centro de la bonita Piata Cetatii (Plaza Cetatii) y ahora está reconvertido en restaurante.Es un trasiego absoluto de gente que entra y sale pero la verdad es que fuimos a cenar una noche y aparte de barato (unos 10 euros por cabeza un goulash de cerdo, sarmale (un plato típico de fiestas,son rollitos de col con carne, acompañados de “mamaliga” y “smantana”),dos bebidas y los cafés),es con razón considerado el mejor restaurante de todo Sighisoara.Os recomiendo también que os acerqueis a San Genaro,que es un restaurante italiano donde también estuvimos,con una terraza trasera en un patio realmente siniestra,para más inri dejan abierta la puerta a una calle negra negrísima.¡Nos encantó!

rum9

rum10

En la ciudadela,una de las cosas que más impresionan son los cementerios,ya que algunos como éste de aquí arriba se encuentran a pie de calle.Otros,como el Cementerio Alemán,se encuentran en lo alto de una colina a la que se asciende por una escalera de 172 escalones bajo un terrorífico túnel de madera.Merece la pena la escalada.Al lado del cementerio se encuentra la Iglesia Luterana de la Colina,en el punto más alto de toda la ciudad.

rum11

rum12

Esta de aquí abajo es la preciosa Torre de los Zapateros,que data de 1682 (se construyó en 1522 pero en 1676 sufrió un incendio y hubo de ser reconstruida).Precisamente de esta torre viene el lema de la ciudad: Nomen Domini, turris fortissima, y durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizada como almacén de documentos políticos.

rum13

Más fotitos de Sighisoara.La verdad que la ciudad es espectacular.

rum14

rum15

rum16

Estatua de Vlad Tepes

rum17

Monumento a Rómulo y Remo (al parecer de aqui viene el nombre de Rumanía,hay monumentos similares por todo el país)

rum18

Iglesia ortodoxa

rum19

De Sighisoara nos iríamos a Brasov,asi que compramos billetes en la estación (12 euros cada uno),el trayecto es de unas dos horas y media y atraviesas unos bosques alucinantes.Fue una de las cosas que más me gustó del viaje.Eso sí,el tren salió con casi una hora de retraso pero como los rumanos no ponían cara rara,dimos por hecho que estos retrasos eran algo habitual.La estación de Brasov fue el único lugar donde sí se ven bastantes pedigüeños pero tampoco agobian a nadie,la verdad.Por cierto,los trenes rumanos,viejitos pero bastante limpios (a excepción de algunos WCs,ejem).Asientos amplios y cómodos,mesitas,cafetería…están chulones.

En Brasov habíamos reservado la Pension Ambra por 40 euros cada noche (sin desayuno).Cuarenta metros de habitación nada menos,una duplex con dormitorio en la buhardilla y un salón abajo enorme. Está un poco alejada del centro (unos veinte minutos andando) pero merece la pena si tienes en cuenta que un taxi te cuesta un euro.

Los restaurantes que os voy a recomendar en Brasov probablemente sean de los más caros de la ciudad y aun así salimos a treinta euros los dos,cuando eso mismo en Madrid,en un lugar de igual categoría,nos hubiera costado ciento veinte.Los menús en el Restaurante Sergiana fueron goulash, pollo relleno de setas silvestres, tiramisú, tarta de queso dulce,bebidas y cafés.En Casa Romaneasca, por el mismo precio,aún cenamos mucho mejor.Dos típicas sopas rumanas (lo que ellos llaman “ciorba”),carpa del Danubio especiada y trucha con champiñones,bebidas y cafés.No dejéis de pasar por ambos sitios.

La verdad que el centro histórico de Brasov es realmente bonito y está muy bien conservado (la Torre Negra estaba precisamente siendo restaurada) pero nos decepcionó un poco ver lo descuidada que está en plan atención turística,teniendo en cuenta que no sólo es bastante grande (250.000 habitantes) sino que encima es el punto de entrada al monumento más visitado de todo Rumanía,el castillo de Bran.En el centro el punto oficial de información estaba cerrado y el panel informático estropeado,menos mal que vamos con la guía a todos lados.

Quizás una de las cosas más bonitas de la ciudad es que se encuentra justo a las faldas de los Montes Cárpatos,a los pies del Monte Tampa.Decir que está enclaustrada en plena naturaleza es poco;esta zona acoge a un tercio de los osos europeos y a la mitad de los lobos.De hecho,es habitual que los osos bajen al anochecer a rebuscar en las basuras,malo para ellos,que se acostumbran a depender del hombre para comer,y para el humano,ya que la presencia de un oso siempre es peligrosa e incluso mataron a un par de personas hace tres o cuatro años.Como veis,otra freakada del ayuntamiento:poner en las montañas el nombre de Brasov en plan Hollywood (también lo vimos luego en la fortaleza Rasnov,que queda aún peor).En cualquier caso,la Piata Statului, punto central absoluto de Brasov,es bastante bonita,combinando las terrazas veraniegas con las casas de época y sus calles aledañas peatonales llenas de tiendas.Brasov es una ciudad muy viva,pese a que a las diez de la noche ya se vea muy poca gente por la calle (la noche que fuimos a Casa Romaneasca no había ni un alma por la calle,y eso que no eran ni las nueve).

rum20

rum21

rum22

Desde Brasov salen miles de viajeros todos los años para ver el castillo de Bran,que fue el que inspiró a Bram Stoker para “Dracula” pero que curiosamente Vlad Tepes jamás pisó.La mayoría van en excursión organizada;nosotros nos acercamos a la Autogara (estación de autobuses) y por un euro y medio,un bus te deja en unos cuarenta minutos en el pueblo de Bran.El viaje es súper bonito,ya que se disfruta de la inmensidad de los Montes Cárpatos,y la parada te deja a las mismas puertas del castillo.En la parte de abajo hay un mercadillo montado bastante grotesco,con máscaras y demás parafernalia “terrorífica” pero si rebuscas entre las tonterías de Dracula,encontrarás souvenirs de Vlad Tepes bastante chulos.

rum1

La entrada al castillo cuesta seis euros.Intenta ir medianamente pronto (abren a las 12:00) y así te evitas que haya demasiada gente.¡El interior es realmente precioso!

rum24

rum25

rum26

Otra visita imprescindible desde Brasov es la fortaleza Rasnov,que se encuentra a 18 kms y puedes aprovechar para verla a la que vuelves de Bran.

Piata Unirii (Rasnov)

rum27

La fortaleza, del siglo XVII, fue construida por prisioneros turcos a las ordenes de los Caballeros Teutones, a los que prometieron entregar la libertad cuando la acabaran (y tardaron 17 años!) Se encuentra en lo alto de esta montañota y nosotros elegimos para subir el camino de cabras,con escaleras sólo al principio de la subida y luego meras barandillas acopladas a las rocas.La bajada decidimos hacerla por la parte asfaltada por donde suben los taxis (y hasta un trenecito) para no morir deshidratados,que eran las cuatro de la tarde.

rum28

rum29

rum30

La fortaleza se puede visitar por dentro (entrada 2 euros) y la verdad es que es una ciudad en miniatura,a nosotros nos gustó mucho.Han usado algunas de las casas para vender recuerdos e incluso en una había una exposición de fotografías bastante interesante acerca de Rumanía durante la Primera Guerra Mundial (Rumanía existe como país desde 1919).

rum31

Y volvíamos a donde empezamos nuestro periplo transilvano,la ciudad de Targu Mures (tren de Brasov a Sighisoara, 9 euros cada uno, y furgoneta a Targu Mures). Esta vez teníamos reservada la Pension Tempo (42 euros con desayuno),la habitación enorme y un restaurante abajo estupendísimo (dos ciorbas agrias transilvanas, chuletas de cerdo,pollo a la paprika,cocktail,té y bebidas 24 euros los dos).La ciudad quizás no sea tan espectacular como otras transilvanas pero el centro es bastante bonito,dominado por la Piata Trandafirilor,alargada y plagada de estatuas de heroes nacionales,rodeada de iglesias impresionantes.

rum32

Palacio de la Cultura,el edificio más visitado de Targu Mures

rum33

rum34

rum35

Hasta aquí nuestro viaje por Transilvania,uno de los más bonitos que hemos hecho nunca.Nos hemos topado con una gente excepcional,vapuleados hasta hace nada por la dictadura comunista de Ceausescu e intentando recuperarse de las heridas,hospitalarios al máximo con el viajero,siempre dispuestos a echar una mano pese a que la mayoría no chapurreen ni una palabra de inglés.Asi que sólo me queda decir…¡Multumesc,Romania!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s