No habían pasado ni diez meses desde nuestra última aventura japonesa y ya estábamos de nuevo con las maletas preparadas para volver a nuestro país favorito. Esta vez con todo el cansancio acumulado de la boda, pues sólo tuvimos el domingo por medio para recuperarnos de todo el trajín. PeroLeer más