Aprovechando la situación de que en Europa hay una gran cantidad de países unidos en un área bastante pequeña si la comparamos con las inmensidades geográficas de Estados Unidos, donde ir de unas ciudades a otras muchas veces requiere el uso de avión ¿has pensado en la opción de recorrerte el viejo continente de autobús en autobús? Te enumeramos la cantidad de ventajas que acapara este tipo de viaje.

Ventajas viajar autobus

Oncoming Bus on WhatsApp 2.19.352

 

Billetes baratísimos

Incluso con la bajada de precios en los últimos años de los billetes de avión gracias a las aerolíneas low cost o la opción del Interrail (al que tenemos pendiente dedicarle un artículo), moverse en autobús continúa siendo la opción más económica. Al hecho de que las tarifas normalmente son bastante bajas, súmale que constantemente se ofrecen descuentos, especialmente para estudiantes, niños y jubilados.

Ejemplo: aquí en España, la empresa ALSA tiene el programa AlsaPlus+, un programa de fidelización al estilo del canje de millas de los aviones. Vas obteniendo puntos para conseguir descuentos y promociones: cuanto más viajas, más ahorras.

Olvídate de conducir

El coche da mucha independencia cuando quieres hacer recorridos «a la carta» parando donde te da la gana. Nosotros sabéis que somos muy fans de los roadtrips y hemos hecho cientos pero hay que tener en cuenta que el gasto de gasolina sólo compensa si vais varios, que te tienes que preocupar del aparcamiento (no sólo de buscarlo, con la cantidad de tiempo que pierdes, sino también de pagarlo) y que el que conduce ha de olvidarse de tomarse unas birras.

Autobus Viajar

A todo esto hay que añadir el precio del alquiler si no llevas coche propio y el estrés que supone lidiar con algunos conductores (y con algunas carreteras). Porque hay ciudades con un tráfico desesperante. Por ello, viajar en bus te puede resulta mucho más relajante y además gozarás de tiempo extra para sacar la guía, los mapas e ir planificando con calma el resto del recorrido.

Autobuses bien equipados

Los autocares de ahora, sobre todo los de larga distancia, ya no son esos coches de línea en los que iban los abuelos con la gallina y las torrijas sobre las piernas. El paso del tiempo los ha convertido en vehículos preparadísimos con aire acondicionado, WC, wifi, pantallas individuales de televisión, tomas de corriente y asientos confortables. Muchos pros y pocos contras.

Ahórrate noches de hotel

¿Eres de los que te duermes encima del filo de una navaja? Aprovéchalo y si has de hacer trayectos más largos entre ciudad y ciudad, de esos que duran una noche entera, te echas tu mantita y a dormir a pierna suelta. Esa es otra ventaja respecto a los aviones: a no ser que sea un vuelo de escala, es raro que un avión despegue a las 03:00 de la madrugada. Pero el servicio de autobuses ofrece muchas rutas nocturnas. Te ahorras el precio de una noche de hotel, llegas fresquito al destino, dejas la maleta en la consigna de la estación y a patear el centro por la mañana temprano, que aún no se ha levantado la mayoría de la gente y es cuando mejor se está.

Evita trámites previos

Es lo que peor llevo de los aeropuertos: la hora y media de antes para pasar los controles y esperar en las salas de embarque. Además los aeropuertos se encuentran siempre a las afueras, lo que conlleva aún más tiempo; las estaciones de autobús suelen estar céntricas y además hay varias. Puedes permitirte el lujo de llegar diez minutos antes, subirte y hala, a correr. Además, si tu autobús sale pronto y no hay transporte público, no tendrás que pagar un dineral por un taxi que te lleve al aeropuerto.

Paradas para estirar las piernas

Cuando los trayectos duran más de tres horas, se realizan paradas de quince o veinte minutos que sientan estupendamente. Puedes bajar a que te dé el aire, tomarte un café, comprar alguna revista o visitar los baños de la estación de servicio, que son más anchos que los del autobús. En dichas estaciones podrás encontrar muchos productos típicos de la zona que a lo mejor no tienen en tu parada final: aún recuerdo una mermelada artesana de champagne y fresas que compramos en una estación de Jaén que aún nos estamos relamiendo.

Estacion Servicio

Riesgo mínimo de perder equipaje

Que levante la mano el que no haya pasado por la engorrosa experiencia de que le hayan extraviado la maleta cuando ha cogido un avión. La rabia que da. En el autobús, si llevas una mochila pequeña, la puedes subir contigo. Y si es algo más grande, la tienes controlada en el maletero. Hablando de dimensiones y peso, la mayoría de las compañías de autobuses permiten llevar hasta 30 kgs. por pasajero, otra de las ventajas respecto al avión, que te clava bien clavado por maleta extra.

Un aviso: una de las picarescas de los rateros es coger una maleta del portaequipajes dos minutos antes de que el autobús salga en plan «¡huy, me he equivocado de autocar!» (obviamente la maleta es ajena). Lo he visto hacer más de una vez en la estación de Méndez Álvaro en Madrid. Mi consejo es que te quedes abajo ojeando tu maleta hasta que el conductor cierre el maletero y después te subas. Y si metes tu maleta de las primeras al fondo del maletero, con unas cuantas delante de la tuya, te olvidarás de estar vigilándola si hay paradas previas a la tuya que constituyan fin de destino para otros viajeros.

Planes de última hora

Cuando uno viaja en avión o tren, la mayoría de las veces debemos reservar los pasajes con meses de antelación para que nos salgan bien de precio. Es más, los precios pueden llegar a multiplicarse por diez según se va acercando la fecha. Sin embargo, los billetes de autobús rara vez cambian de tarifa incluso aunque viajes en pleno verano o Navidades y puedes permitirte el lujo de comprar un billete en la estación en el último minuto. En muchas ocasiones, si los autobuses se llenan, las empresas ponen buses extras si hay pasajeros suficientes.

Otra ventaja es que si también deseas cambiar de planes a última hora, no suele haber pegas para que te cambien el billete de autobús por otro en otra fecha diferente sin penalización añadida. E incluso si quieres cancelarlo, la mayoría de las veces suelen reembolsarte el 100% del dinero.

Comprar billetes via internet

Antes comentaba lo de comprar en las taquillas de la estación un billete en el último momento. Pero lo cierto es que todas las compañías (casi todas) permiten comprar de forma anticipada sus billetes vía telemática, lo cual es tremendamente cómodo. Ni siquiera has de imprimir el billete: basta con que te bajes el código a tu smartphone y lo muestres al llegar.

Billetes autobus

Admirar el paisaje

Si no te apetece leer, dormir, hablar con tu compañero de asiento, escuchar música, ver una película o chatear con los amigos, hay una opción mejor: extasiarte con el paisaje que veas por la ventana. Si vas por autovía, será monótono, pero en otras ocasiones las carreteras secundarias, que van atravesando pueblos, dan buena idea de lo que nos vamos a encontrar al bajar. Y es la mar de entretenido. Cuando no tengas prisa por llegar (un Madrid-París tarda unas 17 horas), puedes hacerte un viaje de este tipo para tomarte la vida con calma, que a veces también se agradece.

Variedad de rutas y horarios

Las cosas como son: si quieres hacer un trayecto en avión entre Madrid y San Petersburgo (el primer ejemplo que me ha venido a la cabeza), puede que sólo tengas un vuelo diario. A lo mejor, ni eso. Pero si quieres ir en autobús de Madrid a Toledo (por poner otro ejemplo), tendrás unos cuantos autobuses por hora.

Ten en cuenta que en las grandes ciudades suelen ser varias las compañías que operan rutas similares pero partiendo de estaciones diferentes. A veces dichas estaciones son un parking del que salen los autobuses y poco más, por lo que es importante informarse antes y llevar agua y comida en la mochila por si no hay ni siquiera una pequeña tiendecita para comprar un piscolabis.

Piensa en verde

Viendo cómo está el planeta, debemos tener en cuenta que autobuses y trenes son unas de las opciones de transporte menos contaminantes, si las comparamos con el avión y el coche. Los buses , en general, emiten un 80% menos de monóxido de carbono que los automóviles. Además, hace un par de años ya algunas empresas comenzaron a operar líneas de larga distancia a base de autobuses eléctricos.

Viajar con mal tiempo

A no ser que haya caído la nevada del siglo o se corra riesgo de inundaciones, es inusual que un viaje en autobús se cancele por clima adverso, algo que ocurre a menudo en los aeropuertos, donde puede que tu vuelo no se cancele (que también) pero sí que se demore varias horas por niebla, nieve o situaciones similares. Además las empresas de autobuses suelen conocer de sobra sus rutas, tanto como para que las cancelaciones sean una excepción.

Ayuda a evitar los atascos

En países como la India, algunos autobuses tienen capacidad para 150 pasajeros. Imagínate que esos mismos optaran por ir en coche. Los autobuses, al ser vehículos de gran capacidad, contribuyen a minimizar los atascos de tráfico en las grandes ciudades.

Atasco Trafico

Viaja solo, conoce gente

Si viajas solo, ir en autobús es una buena forma de conocer a otros viajeros en tu misma situación. Y quién sabe, de ahí puede surgir una buena amistad para proseguir vuestro viaje juntos. Si no, siempre puedes aprovechar que en dicho autobús también viajarán residentes de tu próximo destino: puedes pedirles consejos acerca de siios donde dormir o restaurantes baratitos para comer.

¿Conducir por la izquierda? ¡No way!

Hay gente que cuando viaja a países como Reino Unido, Tailandia o Australia, donde se conduce por la izquierda, no se apaña a la hora de coger un coche. Es lógico tras tantos años de acostumbrarse al lado contrario. Entonces toma fuerza la idea de viajar en autobús.

Os ponemos un ejemplo. En Nueva Zelanda hay dos compañías, Inter City y Naked Bus, que recorren las dos islas (llegan a lugares bastante remotos) y además ofrecen bonos en los que pagas por kilómetros recorridos. Intercity también tiene los rewards: cada vez que compres billetes, ganas descuentos para el próximo viaje.

Llega a lugares donde no lo hacen trenes ni aviones

Hasta la aldea más remota suele tener al menos una ruta de buses al día que la conecta con el resto de la Humanidad. Imagínate lo que supone para estos pueblitos tener cerca una estación de tren o un aeropuerto: un sueño imposible. Por ello es importante que estas líneas de autobuses rurales no mueran nunca, ya que es la única forma de que los que no tienen o no quieren coche puedan ir a otros lugares.

Dos apps que te solucionarán la vida

Rome2rio: Es una de nuestras páginas favoritas, realmente útil. Te dice cómo llegar de un lugar a otro en transporte público. Esto incluye los autobuses. Te detallan incluso la compañía que hace el trayecto, el tiempo que éste dura y el precio aproximado. Un ejemplo: un Madrid-Bucarest es operado por la compañía Amring, cuesta entre 70 y 95 euros y la duración del viaje son 44 horas. Con 18 paradas, eso sí (y te especifican las 18).

Wanderu: Busca cientos de trenes y autobuses tanto en Europa como en Norteamérica. La aplicación cubre más de 2.000 ciudades y ordena las rutas por rapidez o precio, ofreciendo cantidad de alternativas.

Ya lo veis, son muchas las ventajas que ofrece viajar en autobús. A nivel económico ahorrarás un montón y con dicho dinero podrás extender tus vacaciones algunos días más. Podrás detenerte en un montón de pueblos pequeños de los que probablemente no habías oído hablar, dando la posibilidad a sus habitantes de generar ingresos gracias al turismo. Dejarás hueco a la improvisación al no estar tan condicionado por la rigidez de los billetes de avión (si te encanta un lugar, puedes cambiar la fecha de regreso y disfrutar de unos días extras). Por lo tanto, por qué no plantearse la opción de viajar en bus para futuras escapadas: va a ser como volver a la adolescencia.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.