Avila Murallas

Ávila es una de esas ciudades maravillosas, tan castellana ella, que justamente por su cercanía a Madrid, a veces parece hacernos olvidar su presencia. Y es que seguro que sois muchos los que, por poner un ejemplo, vais con más asiduidad a Barcelona o Valencia que a otras ciudades que nos cogen a apenas una hora de la capital. Acaso porque «ya te llevaron en el colegio».

 

🚗  Cómo llegar a Ávila desde Madrid  🚗

 

🚂  La forma más rápida esta vez no es el coche.  Y no sólo porque no te coja un domingo a la vuelta un atasco de esos tan típicos nuestros de regreso de fin de semana, que es lo más probable, sino porque en tren te presentas en una hora y media exacta (y en coche tardas unos 20 minutos más yendo por la A-6). ¿El precio del trayecto? 21 euros ida y vuelta. Y además tienes trenes prácticamente cada hora saliendo desde la estación de Príncipe Pío.

🚌  Si optas por el autobús, te sale más barato (15 euros ida y vuelta), con entre nueve y diez autobuses diarios que salen de la estación de Méndez Álvaro.

🚘 Si llevas el coche (que es lo que solemos hacer nosotros), olvídate de él nada más llegar porque la ciudad es muy recogidita y no lo vas a necesitar.

 

Ruta de un día por Ávila

 

Si quieres visitar Ávila, has de recordar algo bastante importante: es la capital de provincia situada a mayor altitud y por tanto una de las más frías. He ido allí varias veces en invierno y aunque es precioso verla nevada, con las murallas tan blanquitas, créeme, la vas a disfrutar bastante más en otoño o primavera.

Aunque el título de este artículo sea «Un paseo por Ávila (más allá de las murallas)», justo por ellas debemos comenzar nuestra visita. Porque ¿qué sería de Ávila sin sus murallas y de estas murallas sin Ávila? Son el símbolo de la ciudad, orgullo absoluto de los abulenses y razón no les falta ya que ävila (junto a Segovia y Luego) forma parte del trío de capitales españolas amuralladas y además dichas están consideradas las murallas medievales más importantes de Europa y las mejor conservadas. Más de dos kilómetros y medio de perímetro, 2500 almenas, 9 puertas y 12 metros de altura. Cifras que si impresionan ahora, imaginad lo que lo hacían hace siglos.

Avila Murallas

Cuándo comenzó a construirse la muralla es algo que no está tan claro pues aunque las teorías más extendidas son las que sitúan su nacimiento en el siglo XI, se habla de que existiera previamente una muralla romana ya que, entre otros, se hallaron restos de muros romanos en la calle Cruz Vieja. Lo curioso es que para la construcción de las murallas (que se calcula duró cerca de nueve años) se llegaran a usar restos de tumbas romanas como cistas (vasijas de cerámica donde los romanos depositaban las cenizas de los fallecidos), estelas e incluso verracos, esculturas que representaban a cerdos, vascas o toros, propias de los vetones que habitaron tierras abulenses; los romanos se apropiaron de estos monumentos funerarios y algunos de ellos se pueden distinguir en la muralla, como el del Cubo de la Mula.

En cualquier caso, lo milagroso es que hayan logrado sobrevivir, pues en el siglo XIX a punto estuvieron de ser derruidas para unificar la ciudad con los barrios exteriores. Afortunadamente, no se llevó a cabo el proyecto y en 1985 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad, lo que garantizó su supervivencia por los siglos de los siglos. A día de hoy, aunque pertenece al Estado y es administrada por el ayuntamiento, algunos tramos son privados al ser propiedad de iglesias o palacetes.

Visita a las murallas: De los 2.500 metros de muralla, se pueden recorrer 1.700 por su parte superior mediante cuatro accesos (uno de ellos adaptado para personas de movilidad reducida): Casa de las Carnicerías (cerca de la catedral), Arco del Carmen (cerca del Archivo Histórico), la puerta del Alcázar y la Plaza de Adolfo Suárez (antes plaza de Calvo Sotelo). Suárez, hijo adoptivo de Ávila, tiene también una estatua en la plaza del mismo nombre: la pobre fue derribada por un conductor (no adrede, que conste) hace un par de años y debió ser reparada.

El horario es de 10:00 a 18:00 en invierno (ampliable hasta las 20:00 en verano) y la entrada cuesta 5 euros, siendo gratuita los martes de 14:00 a 16:00. Hay audioguías disponibles en siete idiomas, en el Centro de Recepción de Visitantes hay maquetas para invidentes, folletos de lectura fácil para personas con discapacidad intelectual y en el Torreón del Homenaje hay una zona multimedia donde se retransmiten documentales sobre las murallas.

👉 Una última recomendación: si queréis tener una buena panorámica de las murallas (y en añadidura de toda Ávila), podéis acercaros al mirador de Los Cuatro Postes, a orillas del río Adaja. Formado por cuatro columnas dóricas sin techar, es un monumento rodeado de mitos y leyendas, como la que cuenta que el tío de Teresa de Jesús aquí atrapó a esta y a su hermano siendo niños cuando se escapaban a tierras dominadas por musulmanes con la intención de convertirlos al cristianismo. De Teresa de Jesús os hablaré más adelante ya que es el personaje histórico más importante de Ávila.

Avila
Mirador de Los Cuatro Postes

Dejando atrás las murallas, ya en intramuros, vamos a comenzar nuestra visita por la que suele ser la ama y señora de las capitales de provincia: la catedral. Preciosa en la caso de Ávila, la catedral de Cristo Salvador tiene el honor de haber sido la primera catedral gótica española. Allí está enterrado, junto a su mujer Amparo Illana, el que fue el primer presidente de la democracia tras la dictadura franquista, Adolfo Suárez, quien había nacido en un pequeño pueblo abulense, Cebreros.

En su interior destacan el coro y el trascoro, en los que se representan diferentes escenas de los evangelios, el precioso retablo de Berruguete, la fantástica colección de vidrieras y el claustro al que se abren tres capillas. Aparte hay un museo donde se exhiben diferentes obras de arte como pinturas, esculturas y hasta un sarcófago. Como curiosidad, comentar que hace diez años se descubrió un pasadizo secreto en la zona subterránea de la catedral. Aún se desconoce su función original pero pudiera servir como vía de escape en época de guerra o como entrada de soldados, ya que durante muchos años la catedral, aparte de templo religioso, cumplió otro cometido: el de fortaleza militar que defendiera a los abulenses.

Avila Catedral

La entrada a la catedral cuesta 6 euros ( 2 euros más si quieres subir a la Torre del Campanario). ¿Nuestro consejo? Entra a visitarla cualquier martes o miércoles entre las 08:30 y las 09:30: la entrada es gratuita. La desventaja es que no podrás disfrutar de la audioguía que te va describiendo el monumento.

La Puerta Norte, conocida como la Puerta de los Apóstoles, cuenta con la curiosidad de, debido a la combinación de dos portadas, al trasladarse este primer acceso desde su ubicación original, tener una Coronación que remata un Juicio Final. También se ven escenas de la Última Cena o el Lavatorio.

Detalle de la fachada de la catedral de Ávila

Avila Catedral

La Plaza del Mercado Chico es, con diferencia, uno de los  lugares más transitados de Ávila. Son muchos los abulenses que lo consideran el auténtico corazón de la ciudad, ya que se cree que aquí se encontraría el primitivo castro vetón, Obila, sobre el que comenzarían a construirse los primeros cimientos del Ávila actual. Aquí se encuentra el Ayuntamiento y la iglesia de San Juan ; cada viernes, fiel a la tradición, se celebra el mercado de frutas y verduras que atrae a cientos de vecinos y visitantes. Además hay unas cuantas terracitas, ideales para tomar algo en los días soleados.

Plaza Mercado Chico Avila

Debo reconocer que yo no soy muy dulcera pero las yemas de Ávila, por derecho propio, se han convertido en el mejor souvenir que pueden llevarse los que visitan la ciudad. Souvenir con fecha de caducidad, eso sí, ya que son los pasteles más famosos de la provincia: verás que los venden por todos sitios. Huevos, canela, harina, limón y azúcar: poco más se necesita para la confección de una repostería simple pero efectiva. Se dice que en Ávila las mejores yemas se encuentran en la pastelería La Flor de Castilla, que para algo fue la que las «inventó» hace más de 150 años.

Yemas Avila

Aunque Ávila sea una ciudad pequeña, cuenta en su haber un buen puñado de palacios y palacetes que merece la pena reseñar; son muchos los que se hacen esta «ruta palaciega» para descubrir las entrañas de Ávila. En el caso de Ávila hay que destacar la curiosa circunstancia de que estas casas señoriales, pertenecientes a familias adineradas que solían tener miembros militares, constituían un segundo cinturón defensivo tras las murallas, por lo que se construían muy cerca de ellas. Entre ellas destacan la casa de Blasco Núñez Vela, la de la familia Almarza, la del regidor Ochoa Aguirre o el Palacio Episcopal (que podéis ver aquí abajo).

Palacio Episcopal Avila

Fuera de las murallas hay más palacios como la Casa de las Carnicerías, la Casa de la Misericordia, la Casa de los Deanes, el Palacio de los Serrano o el Palacio de los Polentinos. No hay que olvidar la visita a la Basílica de San Vicente.

La Puerta del Alcázar es una de las más populares de Ávila. Es una de las nueve entradas a la ciudad a través de las murallas.

Puerta Alcazar Avila

Aunque hay otra escultura más reciente, inaugurada hace cinco años en la Plaza de la Santa, y otra más en la plaza de Santa Teresa, la más conocida es esta que se encuentra a las puertas de la muralla. La patrona de Ávila es muy venerada por los locales, que suelen acercarse aquí a dejarle flores. La inauguró el Papa Juan Pablo II cuando visitó Ávila en 1982.

Santa Teresa de Jesús (a la que se han dedicado infinidad de obras, quizás quien mejor la representó fue en una serie para Televisión Española la actriz Concha Velasco). Se puede hacer un recorrido siguiendo sus pasos por el convento de Santa Teresa (la que fue su casa natal), la iglesia de San Juan Bautista (donde fue bautizada), el convento de Nuestra Señora de Gracia (donde fue internada contra su voluntad) o el Monasterio de la Encarnación, lugar en el que pasó casi 40 años de su vida.

Además, la ciudad de Ávila ha creado un Centro de Interpretación de la Mística a raíz de su figura. Teresa de Jesús fue conocida por ataques místicos que, según se dice, le llevaban a levitar, aunque probablemente todos estos estados alucinatorios tuvieran más que ver con su estado mental y probables ataques epilépticos, aunque nunca se llegó a dilucidar del todo cuál era la patología exacta que dominaba sus actos.

Estatua Santa Teresa Avila

Otra de las estatuas se encuentra, como comentaba, en la popularmente conocida como la plaza del Mercado Grande. Esta plaza ha sido el centro de la polémica local ya que, considerado el corazón de Ávila y con sus características casitas con soportales, habiendo presenciado en el pasado los juicios de la Inquisición de Torquemada, hoy en día ha visto transformada su apariencia con un edificio modernista de Rafael Moneo. Bajo mi opinión, deberían haberla dejado como estaba.

Avila estatua santa Teresa

La iglesia de San Pedro es una de las más bonitas de la ciudad (y también de las más antiguas, de hecho apenas se tienen datos del comienzo de su construcción en el siglo XII). Se encuentra a las afueras de la muralla y desde que fuera declarada Monumento Nacional en 1914 ha pasado por varias restauraciones debido al mal estado de algunos de sus elementos.

Iglesia San Pedro Avila

Me encanta esta estatua que identifica a Ávila como integrante de los seis puntos clave del Camino de la Lengua Castellana, junto a Salamanca, San Millán de la Cogolla (La Rioja), Alcalá de Henares, Silos y Valladolid. En la base de la escultura se ha colocado la frase ‘gran cosa es el saber y las letras para todo’, obra de Santa Teresa. La escultura se encuentra en un lugar precioso para hacer un descanso, el Jardín del Rastro. El nombre viene de que antiguamente al final del paseo se ubicaba el matadero y al llevar la carne del matadero a la plaza del mercado, esta iba dejando «rastro». Desde aquí, a lo lejos, se puede divisar la panorámica de la Sierra de Gredos.

Avila estatua camino lengua castellana

Puedes moverte por el casco antiguo en tuk-tuk, esos curiosos vehículos que tanto hemos usado en el sudeste asiático. Hacen rutas guiadas por dentro y fuera de la muralla con audioguías en varios idiomas.

⭐ Las Jornadas Medievales de Ávila (que este 2020 cumplen su XXIII edición) son uno de los eventos más interesantes de la ciudad. Las calles de la antiquísima Ávila son el escenario perfecto para organizar esta vibrante feria que anteriormente se conocía como Mercado de las Tres Culturas ya que antiguamente cristianos, judíos y musulmanes se repartían el comercio. Actualmente más de 350 puestos y tenderetes muestran sus productos artesanales, combinando la venta con diferentes actividades como pasacalles, torneos, música y representaciones históricas. El lugar ideal para acercarse al pasado de Ávila y de paso degustar algunas de las delicias gastronómicas abulenses como las patatas revolconas, las alubias de Barco de Ávila, la sopa castellana o el cocido morañego.

🍴¿Dónde comer?🍴

Nuestra recomendación está clara: en Soul Kitchen. Si el día acompaña, intenta sentarte en la terraza, ubicada en un acogedor callejón escondido a la vista de los transeúntes. Si hace frío, entonces refúgiate dentro: el salón es precioso.

Recomendable reservar ya que desde que se abrió en el año 2013, este es uno de los restaurantes con más éxito de Ávila. ¿Los motivos? Un ambiente encantador, unos camareros amabilísimos y una carta excepcional, con platos realmente originales: nos quedamos con sus fabulosas hamburguesas artesanas (ya sabéis que la carne de Ávila está considerada de las mejores del mundo ¿quién no conoce el chuletón de Ávila?), el atún de aleta amarilla y unos postres espectaculares para los que necesitéis acabar la velada con una buena dosis de azúcar.

Soulkitchen

Aquí tendrás ocasión de catar la cerveza Terra Levis, creada por el proyecto arqueológico de dicho nombre y que organiza visitas guiadas por la sierra de Ávila para visitar excavaciones.

Cerveza Terra Levis

Contacto:

C/ Caballeros 13  📞  920 21 34 83    📭 soulkitchenavila@gmail.com

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.