Me encanta Barcelona. Es una ciudad a la que he viajado infinidad de veces y, sin embargo, tengo pendiente dedicarle en el blog unos cuantos artículos en profundidad. En ese sentido, he de reconocer que se me acumula el trabajo porque son muchos los destinos españoles en los que he estado y aún no he reseñado. Pero como queremos ir matando el gusanillo y sabemos que es un destino imprescindible (la sexta ciudad del mundo que más visitantes recibe), no quería retrasar más el hecho de dedicarle unas líneas.

Ya hace un tiempo publicamos una entrevista a la gente de Urban Explorer , especializados en descubrirnos rincones de Barcelona que no suelen aparecer en las guías turísticas. Por mi parte quiero ampliar esa “investigación” para llevaros a conocer algunas de las curiosidades que han hecho de Barcelona una ciudad única en el mundo y que probablemente te ayudarán a mirarla con otros ojos la próxima vez que la visites.

1. Barcelona, pese a encontrarse junto al mar, no tuvo playa hasta 1992, año en que se celebraron los Juegos Olímpicos. Hasta aquel momento la línea de costa estaba plagada de edificios industriales. Actualmente Barcelona cuenta con siete playas artificiales a lo largo de más de cuatro kilómetros de litoral y ha sido escogida por National Geographic como uno de las diez mejores ciudades costeras del mundo.

2. La Gran Pirámide de Giza en Egipto tardó sólo 20 años en ser construida; la Sagrada Familia lleva 144 años de obras y no se prevee que esté acabada hasta el 2026, año que conmemora el centenario de la muerte de Gaudí ¡y eso que ahora contamos con las tecnologías más avanzadas! A este retraso ha contribuido la complejidad del proyecto, la limitada aportación económica y hasta la Guerra Civil, que paralizó los trabajos.

Sagrada Familia

3. El museo más visitado de Barcelona (también de Cataluña y el tercero de España, sólo por detrás del Prado y el Reina Sofía) es el del Camp Nou. Cerca de dos millones de personas se acercan cada año a ver la exposición permanente del que está considerado el mejor equipo de fútbol del mundo.

4. Barcelona tiene varias estaciones de metro abandonadas, muchas de ellas tapiadas. Las más conocidas son las de Via Laietana, como la de Correus (que aún conserva carteles electorales de la época y tiene un andén de sólo metro y medio). Algunas otras, como la de Gaudí, cercana a la Sagrada Familia, ni siquiera aparecían en los planos de la red de transportes.

5. Dos leyendas circulan en torno a la fundación de la ciudad. Una de ellas dice que la fundó Hércules 400 años antes de que se construyera Roma. La segunda afirma que el fundador fue el cartaginés Hamilcar Barca, el padre de Aníbal, y que llamó a la ciudad Barcino (y de paso dió su nombre al equipo de fútbol local).

6. La fiesta grande de Barcelona, la de Sant Jordi, está dedicada a un santo que era turco y no catalán. Se cree que murió un 23 de Abril (igual que Cervantes y Shakespeare) y por ello se celebra ese día, cuando los barceloneses aprovechan para regalarse libros y rosas. Se dice que Sant Jordi es el San Valentín de Barcelona pues es cuando locales y turistas se intercambian regalos para demostrarse su amor.

Sant Jordi

7. En la Biblioteca Arús, en el Passeig de Sant Joan, hay una réplica de la Estatua de la Libertad. Como veis, los taxis amarillos no es lo único que Barcelona tiene en común con Nueva York.

8. Cuando visites la Basílica de Santa María del Mar (que popularizó el libro “La catedral del mar”), fíjate bien en las vidrieras. No, tus ojos no te engañan: allí está el escudo del Barça. Al comienzo de la Guerra Civil, en 1936, la basílica sufrió un incendio y varias entidades patrocinaron la restauración. Entre ellas el FC Barcelona, que pagó 100.000 pesetas de entonces para que su escudo apareciera en las vidrieras.

9. Uno de los museos más tenebrosos de Barcelona es el Museo de Carrozas Fúnebres, que se inauguró hace 5 años en el cementerio de Montjuic. Es la única colección de carrozas fúnebres que hay en Europa y ayuda a entender cómo eran las costumbres funerarias hace un siglo.

10. En el claustro de la Catedral de Barcelona viven 13 ocas en honor a Santa Eulalia, que cuando tenía 13 años se negó a renunciar a su fe cristiana y condenada a sufrir 13 martirios.

11. El ingeniero francés Gustave Eiffel pretendía originariamente que la Torre Eiffel que hoy se encuentra en París se ubicara en Barcelona. Pero su diseño se consideró demasiado radical para la arquitectura local y ello pese a que no iba a ser un elemento permanente. Los parisinos hubieran perdido su monumento más representativo y la imagen que tendríamos de Barcelona sería bien diferente.

12. El Día de los Santos es común comer castañas. En la antigüedad los pobres campaneros, que debían pasar la noche trabajando muertos de frío, se atiborraban a castañas calentitas para recuperar fuerzas. Y las regaban con un chorrito de moscatel para que la jornada laboral se hiciera más llevadera.

13. La Rambla, la avenida más concurrida de España, en realidad no es una calle sino cinco: Canaletas, Estudios, San José, Capuchinos y Santa Mónica. En la fuente de Canaletas se dice que si bebes agua, regresarás alguna vez a Barcelona. En La Rambla se encuentra el único museo erótico de España.

14. En Barcelona hay repartidas más de 400 esculturas de dragones en honor de la leyenda de Sant Jordi, quien habría salvado a una princesa de haber muerto en las fauces de un dragón. Puedes encontrar dragones en la Casa Amatller, en el Palau de la Generalitat, en la Casa de los Paraguas, en el Park Güell… Incluso son los protagonistas de los Correfocs (correfuegos), unas festividades locales que se celebran varias veces a lo largo del año.

Barcelona Dragon

15. Aunque el mercado más famoso es el de la Boquería (también el más turístico), merece la pena una visita al Mercat de Santa Caterina, el segundo más antiguo de la ciudad. Es también uno de los más originales, con esos vistosos techos de colores, y además cuenta con un bar en la terraza donde degustar productos catalanes.

16. Si de algo está sobrada Barcelona es de bares a cual más original. Desde el Bosc de les Fades (donde te sentirás en un cuento de hadas) a La Garrafa dels Beatles (en homenaje al grupo de Liverpool), el Gourmet A-320 (propiedad de Vueling y decorado como una cabina de avión), Las Cuevas del Sorte, donde te parecerá estar en una caverna, o el Bharma, inspirado en la serie “Perdidos”.

17. El Park Güell (sí, Park, no Parque, se cree que porque el propietario Eusebi Güell quería homenajear a los parques británicos) iba a ser una urbanización de lujo pero nadie parecía dispuesto a comprar casas tan caras, por lo que las obras se abandonaron cuando sólo se habían construido tres viviendas. Gaudí vivió 19 años en una de ellas, la que hoy es su casa-museo. Los bancos se modelaron imitando la forma del cuerpo humano, se cree que Gaudí se inspiró en la obra “Hansel y Gretel” para el diseño de estas casitas de cuento y hasta se planificó la existencia de un teatro.

Parque Guell

18. El Tibidabo es uno de los parques de atracciones más bonitos del mundo y también de los más antiguos: se inauguró en 1901. A Walt Disney le gustó tanto cuando lo visitó que se inspiró en él para construir Disneyworld. Hace unos años se descubrió que el Tibidabo se situaba sobre un volcán que llevaba dormido 7.000 años.

19. Barcelona es tan bonita que podemos comprender que, tras Londres, Nueva York y Amsterdam, sea la ciudad del mundo donde se hacen más selfies. El Park Güell es, con diferencia, el lugar más fotografiado de España, con más de un millón y medio de fotografías subidas al año en Instagram.

20. Barcelona tiene más de 4.000 calles y nueve Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO. Estos son las obras de Lluís Domenech y Montaner (como el Palau de la Música Catalana) y las de Antonio Gaudí (entre ellas el Park Güell, la Casa Batlló o la Sagrada Familia).

21. En época medieval el barrio de la Barceloneta era una isla, la de Maians, donde actualmente se encuentra la Estación de Francia. Aquí fue donde se construyó el primer barco a vapor en España: sus habitantes vivían principalmente de los astilleros y de la pesca. Un barrio marinero que rinde culto al mar con las esculturas de ninfas marinas de la Casa de las Sirenas y que contaba con una Escola del Mar donde se llevaba a niños enfermos que buscaban los beneficios de vivir junto a la costa.

22. Aunque muchos crean que es una marca extranjera, MANGO se creó en Barcelona en 1984 y su ropa para mujeres iba orientada a ocasiones especiales. 34 años después tiene más de 2.600 tiendas en 107 países.

23. El Pont del Bisbe, uno de los rincones más bonitos del Barrio Gótico y que conecta el edificio de la Generalitat con la Casa de dels Canonges, tiene una calavera, uno de los símbolos más enigmáticos de Barcelona. De ella se decía que si cruzas el puente mirándola, se cumplirán tus deseos, y que si alguien retira la daga que la atraviesa, se derrumbarán todos los edificios de Barcelona.

Pont Bisbe

24. A los barceloneses les encanta el dulce y delito sería que volvieras sin haber probado sus postres más típicos: la crema catalana, los carquinyolis, los panellets, el mel y mató, los tortells y las buenísimas cocas. Puedes complementar la experiencia gastronómica yéndote a visitar el Museu de la Xocolata, donde te mostrarán la de obras de arte que se pueden hacer con el chocolate como materia prima.

25. En la calle Nou de la Rambla, en el 109, pervive el “refugio 307“, que excavaron los vecinos de Poble Sec para refugiarse de los bombardeos de la Guerra Civil. Medio kilómetro de galerías que contaban con lavabos, fuentes y una enfermería. Actualmente se puede visitar ya que pertenece al Museo de Historia de Barcelona.

26. Barcelona contaba en la antigüedad con dos acueductos que llevaban agua a la ciudad desde el río Besós y el parque natural de Collserola. Ambos llegaban hasta la Plaça Nova, donde se ha hecho una reconstrucción de uno de los acueductos (hay otro tramo en la calle Duran y Blas) y se conservan dos torres de defensa.

27. En la Casa Marsans en el barrio de Gracia, propiedad de la familia que fundó la primera agencia de viajes de España, te sentirás trasladado a los cuentos de “Las Mil y una Noches”. Es una de las mejores expresiones del estilo morisco de Barcelona, con un interior que recuerda a la Alhambra de Granada. Un palacete de aires árabes que llegó a servir de hospital y que hoy es un Albergue de Juventud.

28. Los Jardines de Mossèn Costa i Llobera es uno de los lugares más exóticos de la ciudad, ya que en él habitan plantas traídas de todos los lugares del mundo y entre las que destaca la magnífica colección de cactus, con más de 800 especies. Desde allí, al estar en la montaña de Montjuic, se obtienen además unas de las mejores panorámicas de Barcelona.

29. En la Plaza de la Boquería podrás vivir una curiosa situación: caminar sobre una obra de Joan Miró. El propio artista quería que los transeúntes andaran sobre la pintura ya que era un saludo a los viajeros que llegaban por el mar.

30. En la entrada principal de la iglesia del Pí podemos observar los esgafriados más antiguos de Barcelona, que correspondían al gremio de los Tenders Revenedors, que se trasladaron a la zona en el siglo XVIII. La particularidad de estos esgafriados es que se hicieron con arena de playa.

31. La casa habitada más antigua de Barcelona se encuentra en el número 1 de la calle Fruita. Se cree que tuvo inquilinos ya en el siglo XII y llegó a ejercer como burdel en época de posguerra. Llama la atención su fachada inclinada debido al terremoto que sufrió en 1428.

32. Barcelona ha estado siempre asociada al mito de los vampiros, hasta el punto de que a día de hoy puedes hacer rutas vampíricas . La “vampira” más famosa fue Enriqueta Martí, a quien se conocía como “la vampira del Raval” y que fue acusada de haber asesinado a varios niños. A otro personaje legendario, el conde Estruch, se le conoció como “el vampiro catalán”: la leyenda cuenta que volvió de la tumba convertido en vampiro y dejaba embarazadas a las campesinas, que parían abominables monstruos.

Vampiro

33. En el casco antiguo de Barcelona se encontraba antiguamente una famosa tienda de hechizos. Estaba en la calle Picalquers y a ella no sólo acudían brujas y hechiceros sino también médicos y farmacéuticos. Se especializaban en excrementos de animales (sobre todo de gato), al parecer muy útiles en la elaboración de pócimas y bálsamos.

34. Aunque en la ficción se desarrollaba en París, la película “El Perfume” fue rodada en Barcelona. Puedes hacer una ruta siguiendo los escenarios por el Barrio Gótico, el Poble Espanyol (donde se llegaron a usar 750 extras) o el Laberinto de Horta.

35. El Opera Samfaina es uno de los restaurantes más extravagantes de Barcelona (y no por ello de los más caros, puedes degustar un menú por unos 30 euros). Se encuentra en el Espai Liceu y la decoración es espectacular. Han participado en el proyecto los célebres chefs Roca, quienes han cedido sus beneficios a Médicos sin Fronteras.

36. En el 17 de la calle Ramelleres se encontraba la Casa de la Misericordia, donde durante cuatro siglos estuvo en funcionamiento el torno de los huérfanos, un ventanuco donde las madres que no podían mantener a sus hijos depositaban a los bebés para que se ocuparan de ellos las monjas. En 2003 el Ayuntamiento restauró el torno para que nadie olvidara esta triste historia y se le rebautizó como Petit Paisatge.

37. El hermano pequeño del Museo de la Marihuana de Amsterdam se encuentra en Barcelona, en Carrer Ample 35. La entrada cuesta 9 euros y te dará acceso a una amplia colección de más de 8.000 objetos relacionados con el cultivo y consumo del cáñamo. Por cierto, cuando pases cerca de la estatua de Colón, atención al detalle de su base: en la columna están talladas unas plantas de cáñamo. Y es que el cannabis no sólo se fumaba, también era utilizado para construir velas y sogas, tan necesarias en esas naves que zarparon rumbo a América.

38. Barcelona tiene el honor de ser el primer lugar de España donde se hizo una fotografía en el año 1839.

39. La Torre Macaya de la Avenida Tibidabo se hizo muy popular a raíz del libro “La sombra del viento”. Son cientos los fans que a diario se acercan a su exterior para fotografiarse frente a este bonito palacete. Hace unos meses se habló de convertir el edificio en un hotel, aunque de momento los planes no han fructificado.

40. Aquí me tenéis hace años con una de mis esculturas favoritas, el Monumento al Culo de Eduardo Úrculo en el Parque de Carles I.

Monumento Culo Barcelona

2 comentarios

  1. Genial artículo, desconocía muchos de estos datos curiosos, muchas gracias por compartirlos 🙂

  2. Author

    Me alegro que te haya gustado Tammy, un abrazo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.