ARTICULOS

Continentes desaparecidos (que no son la Atlántida) a los que hubiéramos viajado encantados

atlan

Quien más y quien menos, a través de libros, de películas, del boca a boca (que al final es lo que mejor funciona) conoce la historia de la Atlántida y su inseparable cuestión: ¿mito o realidad? Si hacemos caso a los escritos de Platón, esta sería una isla gigantesca con una civilización más avanzada que cualquier otra conocida, incluida la nuestra, con un imperio colonial aún mayor que el egipcio o el romano. Existió (todo según Platón, insistimos) mucho antes que la civilización griega y desapareció devorada por un terremoto y un tsunami en una sola noche: el mar se la tragó y con ella a todos sus habitantes y conocimientos.

Se supone que la Atlántida yace en algún punto del lecho marino del Mar Mediterráneo aunque hasta las propias islas Canarias han insistido en que allí se encuentran sus ruinas. Incluso hay algunos historiadores que la sitúan en Huelva al llegar a la conclusión de que la Atlántida pudiera ser en realidad Tartessos. Y hace un tiempo cerca de Sicilia se descubrieron 39 lingotes de orichalcum, un extraño metal que era el más usado en la isla. Sin embargo, a día de hoy la existencia de la Atlántida continúa siendo una incógnita. Y no es la única ya que abundan las leyendas de otros continentes desaparecidos en la antigüedad.

Uno de ellos sería Mu. Según el escritor Augusto Le Plongeon, quien descifró un códice maya, los habitantes de Mu habrían sido los antepasados de egipcios, asirios, incas y mesopotámicos. El continente perdido se hallaría cerca de la isla de Pascua (en dicha isla aún se cree en el mito de la antigua ciudad de Hiva, de donde provendrían los habitantes de Rapa Nui). Los mapuches, del sur de Chile, son los que con más ahínco han defendido la veracidad de la civilización de Mu.

Otras teorías argumentan que Mu se encontraría en el Pacífico, habría tenido más de 60 millones de habitantes, 19 ciudades y su capital, Savanasa, contaría con una pirámide tres veces más grande que la de Giza. Eran grandes navegantes, lo que favoreció que tuvieran colonias repartidas por el mundo, vivían en casas transparentes y construyeron inmensos palacios de piedra. Conocerían la electricidad, la agricultura motorizada y hasta las aeronaves. La raza mayoritaria era la blanca, adoraban al sol (como mayas y egipcios) y se dividían en diez tribus diferentes. En 1985, cuando se descubrieron en aguas japonesas las ruinas de Yonaguni, una ciudad sumergida con más de 10.000 años de antigüedad, numerosos científicos afirmaron que esta podría ser la verdadera Mu. La extinción de este continente mítico se habría debido a diversos maremotos que lo hundieron y cuyos únicos restos serían algunas islas desperdigadas por el Pacífico. Los escasos supervivientes desaparecieron en poco tiempo, al ser incapaces de vivir en un mundo salvaje sin tecnología y verse obligados a practicar el canibalismo.

lemur

Otro de los continentes extinguidos sería Lemuria, llamado así por los lemures: científicos franceses defendían que si estos animales existían tanto en la India como al sur de Africa es porque su origen estaba en el mismo sitio. Lemuria habría sido un continente gigantesco anterior a la Atlántida, ubicado en el Hemisferio Sur, en el océano Indico, que se extendía hasta las costas de Canadá. Algunas teorías se basan en que Lemuria y Mu fueran el mismo continente aunque son más las que defienden lo contrario. Al contrario que los atlantes, los lemurianos no conocían la tecnología y dedicaban gran parte de su vida al cultivo de la espiritualidad.

Hay diferentes hipótesis que explican la desaparición del continente. Una, que como Mu y la Atlántida, fuera devorado por el mar. Otra (esta menos creíble, claro) que los dioses, escandalizados por el comportamiento salvaje de los lemurianos, les aniquilaron para crear una raza más inteligente. La tercera insiste en que pese a que la Atlántida surgió unos siglos después que Lemuria, cuando ambas civilizaciones coincidieron en el tiempo, los atlantes exterminaron a los lemurianos.

Otra de las civilizaciones previas al diluvio universal habría sido Thule, la Tierra del Sol Eterno, de cuya existencia ya hablaban los griegos y los celtas irlandeses. Se cree que se encontraría en el norte del planeta y abarcaría Groenlandia, Islandia y la actual Escandinavia. Sus habitantes habrían emigrado al desierto del Gobi y habrían sido la verdadera raza aria que veneraban los nazis (de hecho, Hitler y sus huestes estaban obsesionados con el simbolismo de este continente). Thule habría sido la capital de Hiperborea, un inmenso continente con un clima benigno: diversas excavaciones en Siberia y Noruega han demostrado que hace miles de años el Ártico era una región de naturaleza exuberante. La pureza de la raza se mantuvo al mantenerse aislados del resto del mundo por la distancia y grandes murallas de piedra. Sin embargo, el cambio climático fue haciendo de esta zona un área cada vez más hostil, por los que los habitantes de Hiperborea se habrían ido desperdigando por el mundo mientras su tierra natal era invadida por los glaciares.

Categorías:ARTICULOS

3 replies »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.