En nuestro último viaje a Tailandia volábamos con la aerolínea Etihad (compañía más que recomendable, una de las mejores que hemos usado) y realizábamos escala en Abu Dhabi. Durante el par de horas que estuvimos de espera en el aeropuerto, me sorprendió gratamente comprobar el esfuerzo que la Oficina de Turismo del emirato ha realizado para atraer a los miles de viajeros que realizan escala en Abu Dhabi ya que, al igual que Dubai, este aeropuerto se ha convertido en una de las principales vías de conexión de los vuelos europeos cuyo destino final es Asia. En multitud de stands podías encontrar revistas en las que te informaban de los muchos y variados atractivos turísticos que se pueden encontrar en Abu Dhabi, uno de los siete Emiratos Árabes Unidos y junto a Dubai, el más conocido de todos.

abudhabi

Igual que hace un tiempo os ofrecimos un suculento artículo, Claves para ahorrar en un viaje a Dubai , en el que os quitábamos el miedo a viajar a un destino con fama de ser bastante caro, hoy os llevamos a su “emirato hermano”, no sólo para descubriros las muchas actividades que podréis realizar allí sino también para regalaros una buena lista de consejos que permitirá que vuestro viaje sea totalmente asequible.

Primer paso: los vuelos. Obviamente, en invierno (que es cuando las temperaturas son más soportables) y en Julio y Agosto (que pese a ser verano, coincide con las vacaciones en Europa y Norteamérica), es cuando suben los precios. Especialmente caros son los billetes en Diciembre y Enero, cuando además se celebra la llegada del Año Nuevo. Sin embargo, en meses como Mayo pueden encontrarse vuelos con la compañía turca Pegasus, haciendo escala en Estambul, por unos 300 euros ida y vuelta. Si buscas vuelos directos desde Madrid (7 horas de trayecto), la ruta la realizan aerolíneas como Iberia o Air Europa pero sus tarifas son bastante más elevadas que las de Etihad, que enlaza ambas ciudades por un precio medio de 500 euros. Además, esta misma compañía permite stopover en Abu Dhabi si vas a Asia, por lo que puede ser buena opción para hacer una mini escapada y tomarte unos días de descanso entre un vuelo y el siguiente.

abu-dhabi

Estamos ya en el aeropuerto. Y lo primero que vamos a hacer es sacar moneda local, el dírham de los Emiratos, en algún cajero. El cambio aproximado es de 1 euro = 4 AED. La forma más fácil y económica de llegar a la ciudad es en autobús, el la línea A1: el trayecto, si no hay tráfico, es de apenas 45 minutos y cuesta sólo 4 dírhams.

Si piensas que el alojamiento en Abu Dhabi es inasequible para el bolsillo medio, te equivocas. Hemos encontrado bastantes hoteles con buenas tarifas y además en el centro de la ciudad. Los precios por habitación doble van desde los 34 euros del hotel Al Jazeera al Trianon (40 euros), Novel Hotel City Center (40 euros, buenísima opción ya que es un cuatro estrellas) o el AG Hotel, que por 44 euros incluye además desayuno. Como podéis comprobar, el tema del alojamiento no es un inconveniente.

Movernos por la ciudad tampoco nos va a suponer un problema. Tenemos varias líneas de autobuses aunque avisamos que debido a los atascos el trayecto entre un punto y otro, los viajes pondrán a prueba vuestra paciencia (pero como siempre digo… ¡relax, estás de vacaciones!). Para usarlos deberás hacerte con la tarjeta Hafilat (hafilat significa autobús en el idioma local) ya que no se permite pagar en metálico: la venden en las estaciones, centros comerciales e incluso el propio aeropuerto (también la necesitarás para llegar desde el aeropuerto a la ciudad, por lo que es conveniente que te hagas con ella al aterrizar). El precio medio de un billete es de 2 AED (50 céntimos); los autobuses funcionan entre diario entre las cinco de la mañana y las doce de la noche, los fines de semana hasta las 02:00. Hay asientos reservados para mujeres en la parte delantera de los autobuses.

Los autobuses son baratísimos pero moverse en taxi tampoco es mucho más caro. Teniendo en cuenta que la bajada de bandera cuesta apenas 3,50 AED y el precio por kilómetro es de 1,60 AED, puedes moverte por la ciudad por ocho o nueve euros, tarifas a años luz de las europeas (¿veis como Abu Dhabi es más barato de lo que parece?). Algunos taxistas pueden cobrarte un suplemento por poner el aire acondicionado (imprescindible si no quieres morir achicharrado). La mayoría de los taxistas hablan inglés pero a veces no están familiarizados con los nombres de las calles, es recomendable que lleves apuntado el teléfono del lugar que vas a visitar.

Comer en Abu Dhabi nos supondrá un desembolso de dinero irrisorio si sabemos buscar (y para ello tampoco has de esforzarte mucho). Especialmente en los zocos es fácil encontrar restaurantes indios y pakistaníes donde el menú es raro que supere los cuatro o cinco euros. También son muy populares los restaurantes libaneses: aquí un plato de hummus puede costar al cambio apenas 50 céntimos. En el zoco de Al Meena venden productos frescos (aprovecha para catar el pescado local) y en las tiendas Lulu de los supermercados Carrefour ofrecen comida preparada por bajos precios. El plato más típico de Abu Dhabi es el shawarma (el kebab árabe), que apenas cuesta 4AED en muchos puestos; también podrás probar el manakish, pan de pita relleno de queso y a precio similar. Los restaurantes más económicos se encuentran cerca de la calle Hamdan y Al Markaziyah: platos gigantescos a precios más que asequibles.

Si quieres comprar souvenirs, te recomendamos hacerlo en el Mina Dates Market (donde venden unos pasteles riquísimos). En el Women’s Handicraft Centre podrás ver trabajando a muchas artesanas y de paso llevarte al hotel algunas de sus bonitas creaciones. También es buena idea acercarte al zoco de Al Zafrana, donde los souvenirs son baratísimos y podrás encontrar desde perfume a incienso o especias.

En Abu Dhabi puedes hacer un montón de actividades gratuitas y otras que tampoco salen demasiado caras. Aquí te ofrecemos un listado con las más interesantes:

Cerca del Marina Mall tenemos el Abu Dhabi Heritage Villa. En este museo al aire libre se muestra al visitante cómo era la vida en los Emiratos Árabes antes de que la riqueza que trajo el petróleo llenara Abu Dhabi de rascacielos: hay una interesante exposición fotográfica con el “antes y el después” de Abu Dhabi, así como un acercamiento bastante didáctico al falaj, el sistema de regadío utilizado en el desierto para ayudar al crecimiento de las palmeras. Además, en los alrededores podrás comprar artesanía local.

La mezquita Sheikh Zayed es una de las más grandes del mundo, con capacidad para 40.000 fieles. Más de mil columnas y la alfombra de nudos hechos a mano más grande del planeta. Abre todos los días de nueve de la mañana a diez de la noche, aunque no olvidéis que el viernes (día santo de la semana para los musulmanes) el acceso por la mañana no está permitido a los no practicantes.

sheikh-zayed-mosque-

El Museo de Historia Natural de la Universidad también tiene acceso gratuito. Abierto de domingo a jueves de 08:00 a 14:00.

La Corniche es esa larguísima avenida costera de ocho kilómetros de longitud donde tanto a locales como a turistas les encanta ir a pasear, sobre todo al anochecer, y en donde se encuentran algunos de los rascacielos más importantes de la ciudad, como The Landmark o Nation Towers. En la playa podrás darte un chapuzón o echar un partido de voleybol.

Puedes entrar gratis al Paradise Garden, un jardín del tamaño de cuatro campos de fútbol, con diez millones de flores y una réplica de la Torre Eiffel de París. No son los únicos jardines gratuitos de Abu Dhabi, también tienes lo de Khalidya y el Khalifa Park. Y también puedes entrar por la cara en el Emirates Palace, considerado uno de los hoteles más lujosos del mundo, y disfrutar de su precioso salón de té o de sus jardines.

En la planta baja del edificio TwoFour54, en la sala The Space, entresemana proyectan gratuitamente películas, una buena forma de escapar del calor.

Puedes dar un paseo por el Zoco Iraní ubicado en el puerto, donde hay tiendas de todo tipo. Desde allí puedes ir andando hasta el mercado de pescado: lo recomendable es visitarlo a primera hora de la mañana, que es cuando se realiza la lonja. Además podrás, pagando un pequeño extra, comer pescado recién cocinado: más fresco, imposible.

La entrada al museo Louvre Abu Dhabi, inaugurado en 2017, no es demasiado cara (60 AED) pero más que la exposición pictórica, lo que merece realmente la pena es el propio edificio en sí, una obra de arte de la arquitectura. Si lo tuyo es el arte, puedes acercarte también al área de Khalidiya, donde se encuentra la Ghaf Gallery, donde se exponen obras de artistas noveles.

Si quieres pasar un día de compras, dirígete al Marina Mall, el centro comercial más impresionante de todo el emirato. Con más de 400 tiendas, una pista de hielo, una bolera y un teatro, así como un montón de cafeterías y restaurantes, no tendrás tiempo de aburrirte. Además, podrás disfrutar de las vistas en su mirador.

Tampoco es mala idea gastar una mañana en Lulu Island. Puedes llegar en barco y moverte en autobús por la isla: hay unas cuantas cafeterías y restaurantes, playas y dunas por las que pasear cuando haga menos calor.

Alojarte en el lujosísimo hotel de Zaya Nurai Island creemos que es algo que no podrás permitirte (una noche aquí cuesta la friolera de 800 euros) pero se ofrecen pases de un día (precio aproximado 420 AED) para que puedas sentirte “millonario por unas horas”. No podrás dormir allí pero sí tener acceso ilimitado a comida y bebida y bañarte en algunas de sus gigantescas piscinas o relajarte en los columpios que hay en las orillas del mar.

Uno de los lugares más curiosos de Abu Dhabi (y que sorprendentemente pocos extranjeros visitan) es Masdar City, un proyecto de ciudad sostenible creado por Norman Foster y donde están prohibidos los coches. Edificios futuristas alimentados por placas solares en mitad del caluroso desierto.

A las afueras de Abu Dhabi, a unos 45 kilómetros y perdido en medio de la nada, está el National Auto Museum. Situado en un curioso edificio que emula una pirámide egipcia y con una extensa colección de más de 200 coches, entre ellos la autocaravana más grande del mundo.

A apenas hora y media en coche de Abu Dhabi se encuentra una de las ciudades más interesantes de los Emiratos: Al Ain. Mucho más tranquila que Dubai o la propia Abu Dhabi, la conocida como Ciudad Jardín ofrece interesantes visitas, como la del Museo Nacional, inaugurado en 1970 y donde se recorre la historia de la ciudad, el palacio del sultán Al Nahyan, los oasis de Al Hili, donde aún se conservan casas del siglo XIX, o el de Al Jimi, donde rodeada de palmeras se encuentra la mezquita de Sheikh Mohammad Bin Ahmad Al Dhaheri. Pero si hay una construcción que destaque por encima de todas las demás en Al Ain, esta es el Fuerte de Al Jahili, construido en 1891 y donde a lo largo del año se realizan diferentes exhibiciones.

aljahili

Pero esta no es la única excursión que podemos hacer desde la ciudad de Abu Dhabi. Alquilar un coche no es caro, calcula unos 25 euros diarios y la ventaja de que la gasolina sea barata, unos 60 céntimos el litro: uno de los sitios más fascinantes para conducir es Jebel Hafeet, la montaña más alta de los Emiratos Árabes y con una carretera llena de sinuosas curvas. Pero si quieres abaratar aún más el viaje, puedes ir hasta Dubai en autobús público por sólo 5AED, poco más de un euro. El trayecto entre ambas ciudades sólo dura hora y media y salen cada cuarto de hora de la Estación Central de Autobuses.

Ya que has venido hasta Dubai, y aunque la entrada es algo cara (258 AED, unos 55 euros), date el capricho de pasar el día en el IMG Worlds of Adventure, considerado uno de los mejores parques de atracciones del mundo. Hay otro parque acuático también bastante interesante, el Wild Wadi Waterpark. También podrás esquiar (¡en mitad del desierto!) en el Ski Dubai Snowpark y tomarte un chocolate caliente a varios grados bajo cero.

Añadid a esto que en Abu Dhabi encontraréis cantidad de agencias donde podréis contratar excursiones: puedes pasar una tarde-noche en el desierto, surcando las dunas en un 4×4 (con cena calcula unos 70 euros por persona), visitar el parque Ferrari World (75 euros) o hacer un crucero que te lleve hasta Dolphin Bay (entre 100 y 120 euros).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.