ARTICULOS

Visitar países musulmanes en época de Ramadán

Paises musulmannes Ramadan

¿Es recomendable viajar a países musulmanes en época de Ramadán? Esta es una de las preguntas que a menudo me hacen los lectores, especialmente aquellos para los que su visita a un país musulmán es una experiencia totalmente nueva. Y sí, se puede viajar sin problemas en dicha época (yo lo he hecho en varias ocasiones) pero no está de más tener en cuenta ciertas recomendaciones. Con este artículo intentaremos disipar todas las dudas que tengáis al respecto.

El Ramadán, conocido en árabe como sawm, es el noveno mes del calendario musulmán, el más sagrado del año. Debido a que en España viven dos millones de musulmanes, las costumbres que se practican durante el Ramadán cada vez nos resultan más cercanas pero aún así hay muchas de ellas que le son totalmente desconocidas a la mayoría de la población. Cuando se viaja a un país musulmán, hay que tenerlas en mente pues de un modo u otro nos afectarán en el trato con sus habitantes. Y si viajas a menudo y eres abierto de mente, no es raro que caigas en alguno de dichos destinos: hay 1.500 millones de musulmanes en el mundo, lo que supone una cuarta parte de la población mundial, y 49 países del mundo consideran al islam como la región mayoritaria, entre ellos naciones tan pobladas como Egipto, Turquía o Indonesia.

Para mucha gente, viajar a estos países en época de Ramadán puede equivaler a un inconveniente pero yo lo veo como un incentivo para conocer de primera mano las costumbres locales. Durante estos días, los adultos (tanto hombres como mujeres), que estén sanos, tanto física como psíquicamente, y que no estén viajando, tienen la obligación de ayunar: se excusa a las embarazadas, las mujeres que estén con la menstruación o en periodo de amamantamiento y los ancianos. Generalmente los niños no hacen el Ramadán pero en muchas familias dejan a la elección de los menores practicarlo o no.

Paises musulmannes Ramadan

Desde que sale el sol hasta que anochece, se prohíbe la ingestión de comida o bebida; tampoco se permite en dichas horas mascar chicle, escuchar música a volumen alto, mantener relaciones sexualesdecir obscenidades y se anima a ser más generoso que nunca. Actos como vomitar invalidan la jornada de ayuno. La intención es demostrarse a uno mismo que se tiene el suficiente autocontrol para escapar a las tentaciones terrenales, aparte de lograr un beneficio físico e identificarse con los que menos tienen.

Hay algunas compañías aéreas pertenecientes a países musulmanes que no sirven menú durante el vuelo en Ramadán: infórmate antes de coger un avión y come algo antes de subir. Nadie te va a prohibir que te comas un bocadillo pero probablemente tu compañero de asiento lo pase mal si te ve comiendo mientras él ayuna.

Hemos de tener en cuenta que en algunos países musulmanes las fechas del Ramadán coinciden con épocas de calor, lo que puede suponer un auténtico calvario. Para los musulmanes es por tanto muy importante el suhur, un copioso desayuno antes de amanecer con el que se aguantará el resto del día, y el iftar, la cena que se toma cuando se pone el sol. Es habitual que estas cenas se celebren con familia y amigos en un ambiente festivo: no suelen faltar las sopas (en Marruecos, por ejemplo, es muy común la harira por la cantidad de proteínas que aporta), los dátiles, las aceitunas o los dulces. Los menús variarán dependiendo del país donde os encontréis en ese momento.

Menu ramadan

Hay un dicho que reza “donde fueres, haz lo que vieres”. Esto no ha de aplicarse en el sentido estricto de la palabra cuando viajéis a estos países en Ramadán pero sí es conveniente que aprendáis a solidarizaros con sus costumbres. Los musulmanes agradecen que pese a que no practiquemos su religión, les felicitemos por el momento sagrado que viven, por lo que un “Ramadan Mubarak!” (feliz Ramadán) nunca está de más. Otra bonita costumbre es el zakat, dar limosna a los que más lo necesitan: aunque no seas musulmán, jamás sobra pensar en los demás.

A los no musulmanes no se nos obliga a ayunar pero en un países muy estrictos con el tema, caso de los Emiratos Árabes, pueden ponerte una multa considerable si comes o bebes en público. Como la afluencia de turistas cada vez es mayor en los Emiratos, sobre todo en lugares como Dubai, en los hoteles y centros comerciales no suele haber problema para comer / beber pero es aconsejable no hacerlo, al menos durante el día, en otro tipo de espacios abiertos. Si ves que no puedes aguantar sin dar un trago de agua, siempre tienes la opción de entrar a algún cuarto de baño que te coja cerca. Matizaré que, de todos modos, los EUA son uno de los países más estrictos en este aspecto, ya que la policía patrulla las calles buscando “posibles infractores”. Pero en general en la mayoría de los países las normas suelen ser más relajadas en lo que a turistas y extranjeros se refiere, tampoco hay que agobiarse.

Aunque en los países musulmanes durante esas fechas es más difícil encontrar restaurantes abiertos (generalmente cierra al menos la mitad de ellos), yo nunca he tenido problema para encontrar lugares para comer. Lo que ocurre es que se nos suele “esconder” a los comensales, echando las cortinas en las ventanas y, por supuesto, eliminándose las mesas en las terrazas para que no comas en la calle a la vista de todo el mundo. Lo más normal es que encuentres abiertos restaurantes en hoteles y zonas turísticas; en pequeños pueblos puede ser más complicado por lo que viene bien llevarse a la habitación algunos sándwiches y snacks la tarde anterior. Un consejo que suelo dar es que en los restaurantes donde te atiendan, des una propina más que generosa a los pobres camareros, que bastante tienen sirviendo y oliendo esos couscous y tajines tan ricos mientras les rugen las tripas. Verás que en esos mismos restaurantes, al llegar la noche, se reúnen muchas familias ante opíparos banquetes. No es raro que te inviten a compartir mesa con ellos aunque no seas musulmán: a la mayoría de la gente le encanta compartir sus celebraciones. En muchos restaurantes incluso ofrecen menús-iftar propios de esta época del año.

ramadan2

Si en la mayoría de los países musulmanes están mal vistas las muestras de afecto en público (e incluso en algunos prohibido), en este periodo con más motivo para evitarlas. Cuando he viajado con Juan a países como Marruecos, Turquía o Malasia, pese a que es cierto que en otros países solemos ser cariñosos o ir de la mano, en los musulmanes nos sale solo el comportarnos como “amigos”. Ya tendrás tiempo en la intimidad de tu hotel para ser todo lo efusivo que quieras.

Te darás cuenta de que muchas tiendas y bazares permanecen cerrados durante el día; es lógico sabiendo que si no pueden comer y beber, se hace complicado trabajar. Si normalmente en los países musulmanes es difícil encontrar alcohol (algunos como Marruecos se han relajado bastante y en nuestros últimos viajes no hemos tenido problema para beber cerveza, Casablanca más concretamente, que es marroquí), en época de Ramadán asume que tendrás que pasar sin esa birra fresquita que tanto te apetece. Y si logras encontrarla en algún hotel, te cobrarán precios desorbitados.

Según se va acercando la hora de la cena, comprobarás que se incrementan los atascos de tráfico: el hambre aprieta y todo el mundo quiere llegar a casa. Es la peor hora del día para coger un taxi o usar el transporte público, así que aprovecha para caminar. Cuando llega la noche, cambia el humor (para bien) de la mayoría de la gente: a ti te pasaría igual. Siempre digo que durante este mes hay que tener paciencia y comprender las malas caras de algunas de las personas con las que te cruzas: no todas llevan muy bien lo de tantas horas de ayuno y se ve a mucha gente discutiendo y perdiendo los nervios. A cambio, como digo, verás que cambia el carácter de la mayoría cuando llega el iftar y es habitual que taxistas o guías turísticos inviten a los extranjeros que les acompañan a cenar en sus casas con sus familias. Si te invitan a una de estas fiestas, no vayas con las manos vacías y lleva algún presente simbólico, como una caja de dátiles o una bolsa de dulces, te lo agradecerán con creces.

La mayoría de museos o edificios públicos suelen abrir en Ramadán, no te preocupes por ello. La diferencia radica en que suelen cerrar antes, generalmente sobre las tres de la tarde, para permitir a sus trabajadores irse pronto a casa a cenar, no sobra que te informes de los horarios antes de planear una visita. Lo bueno de esto es que en el caso de las tiendas, aunque cierren durante el día, abren cuando cae el sol y no cierran hasta la medianoche. Además, es común que en los bazares y centros comerciales se celebren eventos especiales o se ofrezcan descuentos.

En época de Ramadán la noche se convierte en el mejor momento del día y se vive un aroma especial que no se respira en ningún otro momento del año: las calles se llenan de alegría y muchos monumentos, mezquitas incluidas, se iluminan para conmemorar el mes grande del islam. Al final del Ramadán hay una festividad de tres días, el Eid-al-Fitr, “la fiesta de ruptura del ayuno”, en la que los musulmanes se dan un largo baño, se perfuman, estrenan ropa nueva e intercambian regalos. El colorido final para una época en la que disfrutarás de estos países de un modo totalmente diferente y que constituye una grandísima experiencia a nivel social y cultural para cualquier viajero.

Categorías:ARTICULOS

4 replies »

  1. A mi justo me cogió los últimos días de Ramadán en Dubai el año pasado y me limitó un poco a la hora de comer, de cenas con espectáculos, de horarios…pero también aprendí y me pareció curioso, sobre todo la fiesta de la que hablas de los 3 últimos días.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.