Caretos de Lazarim: los demonios de Portugal

lazarim
Fotografía: Rosino
Es época de Carnaval. Ciudades de todo el mundo se preparan estos días para su fiesta grande, en la que dejamos atrás el pudor y la vergüenza para convertirnos en unas horas en personajes de otras épocas. Desde hace más de 5.000 años, cuando los egipcios rendían tributo a sus dioses con estrafalarias galas y los romanos les emulaban en honor a Baco, la deidad del vino, la tradición de transformarse y esconderse tras un antifaz se ha extendido por todo el mundo. En lugares como Venecia, Río de Janeiro, Montevideo, Cádiz o Tenerife se trabaja durante todo el año para la confección de los costosos trajes que se lucirán sólo durante unos días. La fiesta pagana por excelencia vuelve a llenar de júbilo, risas y alegría las calles de medio mundo.

Pero si hay un lugar donde el Carnaval se vive de un modo realmente especial, este es Lazarim, un pequeño pueblo en el norte de Portugal en la región de Tras-os-Montes. Allí cada año se vive una mágica tradición, durante el Entrudo, que es como se conoce al Carnaval en estas tierras, festividad que los propios portugueses exportaron a Brasil, quizás el país que con más pasión vive estas fiestas (millones de personas salen cada año a celebrarlo en Río de Janeiro a ritmo de samba). En Lazarim,  niños y mayores esperan la aparición de los entrañables Caretos: los jóvenes del pueblo se disfrazan de diablos (se cree que la festividad se origina en las celebraciones celtas y otros hablan de ritos romanos en honor al dios de la agricultura, Saturno) y se dedican a perseguir a las mujeres para darlas latigazos con vejigas de puercos (obviamente, no las azotan en un sentido literal) y de este modo fomentar la fertilidad, que buena falta hace viendo lo despobladas que están quedando muchas aldeas portuguesas.

La tradición manda que durante estas fiestas hombres y mujeres aprovechen para decirse las verdades que se guardan el resto del año, creándose una cariñosa rivalidad entre sexos. Los Compadres (hombres) y las Comadres (mujeres) se encargan durante el Entrudo de preparar las máscaras, generalmente de madera y con un peso aproximado de cuatro kilos (pueden llegar a costar más de 200 euros), y conseguir fondos para los maniquíes que se sacrificarán al final de las fiestas. Pero los personajes más queridos son los Caretos y su versión femenina, las Senhorinhas, esos personajillos diabólicos que se encargan de aterrorizar a los visitantes. Quizás se les estime aún más estos últimos años, tras haber estado prohibidos durante casi medio siglo por la represiva dictadura de Salazar, que finalizó en 1974, justo un año antes de que acabara el régimen franquista en España (Franco también prohibió en nuestro país los carnavales, a los dictadores no les hace mucha gracia eso de que el pueblo se divierta). Han sido múltiples los casos en pueblos portugueses donde la policía apareció para disolver el Carnaval y acabaron linchados por los propios vecinos, prueba de lo importante que es para la población disponer de unos días de jolgorio y la oportunidad de esconderse tras una máscara para dar rienda suelta al espíritu juerguista.

Lazarim, sin embargo, no es el único pueblo de esta región donde se celebra este curioso rito. En otros como Podence, los Caretos también recorren las calles con sus máscaras de hojalata y al ritmo de los cencerros: incluso hay niños pequeños disfrazados de diablillos, los que serán futuros Caretos, y que responden al nombre de Facanitos. Con un marcado carácter erótico, la festividad empuja a los Caretos a cortejar a las jóvenes del pueblo: si estas no quieren responder a las insinuaciones, pueden zafarse de ellas disfrazándose de matrafonas, haciéndose pasar por hombres. Por otro lado, las mujeres que “aceptan” a los hombres solteros, celebran con estos bodas ficticias, agradeciendo sus cortejos con vino y pasteles y ante los gritos de júbilo de los demonios cornudos que corretean por las callejuelas del pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s