JAPON – VI – Hiroshima

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

Para ir desde Osaka a Hiroshima, obviamente utilizamos nuestro JR Pass.Osaka e Hiroshima están conectadas por la línea JR Sanyo. El Nozomi tarda 80 minutos en llegar a Hiroshima desde Shin-Osaka. El tren Hikari también conocido como “Hikari Railstar” requiere algunos minutos más que el Nozomi.Es una excursión que yo recomiendo se combine con Miyajima,ya que precisamente desde aquí es de donde salen los ferries y madrugando y metiéndote un poco de caña,puedes ver ambas cosas en el mismo día.

Lo mejor para moverte dentro de Hiroshima (que no es una ciudad tan enorme,un millón de habitantes,y además lo que hay que ver se encuentra todo en la misma zona) es moverte en tranvía,que además es una buena opción para ir viendo la ciudad.Hay ocho líneas de tranvía y el trayecto cuesta 150 yenes,que deberás abonar al bajarte.Si vas a hacer varios viajes,prueba a comprar la tarjeta descuento de 600 yenes que te ofrece viajes ilimitados durante un día completo.

Lo cierto es que Hiroshima, además de su castillo,tiene poco más que visitar aparte de toda la zona que recuerda al fatídico 6 de Agosto de 1945,fecha maldita en que cayó la bomba atómica,y en esa parte fue en la que nos centramos.Mientras preparábamos la ruta por Japón en Madrid,antes de venir,mis compañeras de viaje insistían en sacrificar Hiroshima en beneficio de alguna otra excursión.Pero para mí era una visita totalmente indispensable vista su importancia,por desgracia,a nivel histórico e incluso las propuse hacer el viaje a Hiroshima yo sola si ellas preferían ir a alguna otra ciudad.Pero era algo que no quería (ni debía) perderme en mi viaje a Japón y al final decidieron acompañarme.Cuando esa noche regresamos a Osaka,reconocieron que había sido la visita más emotiva de todo el viaje.

Siempre que voy a alguna ciudad de nuevas,intento leerme libros que me empapen de lo que voy a encontrarme,ya no sólo por cultura general sino porque tus sensaciones se incrementan cuando llegas al lugar en cuestión.En esta ocasión devoré antes del viaje dos libros magníficos (y crudísimos):”Las flores de Hiroshima” y “Diario de Hiroshima de un médico japonés”.Os recomiendo ambos porque os va a hacer una idea muy nítida del infierno que supuso encontrarse aquí durante el bombardeo.Os aseguro que 70 años después esa sensación de dolor y tristeza aún perdura en Hiroshima.

Irónicamente,el nombre de la bomba atómica lanzada desde el Enola Gay era Little Boy (Niño Pequeño),la misma que borró del mapa a miles de niños japoneses inocentes.A las 08:15 de la mañana del 6 de Agosto de 1945 se realizaba el primer ataque nuclear de la Historia de la Humanidad (junto al de Nagasaki tres días después,estos han sido los únicos ataques nucleares que ha sufrido nuestro planeta).La Segunda Guerra Mundial se encontraba en pleno apogeo,tras la declaración oficial de guerra entre Japón y Estados Unidos después del ataque a la base de Pearl Harbour.Hiroshima fue “elegida”,según los americanos,por ser un depósito de armas y su posición estratégica entre colinas,que harían el efecto rebote y contribuirían a que la explosión nuclear fuera mucho más dañina.

Aunque los radares japoneses alertaron a la población horas antes de un posible bombardeo estadounidense,la mayoría de la población ignoró la alarma y continuaron con sus quehaceres cotidianos.En aquel entonces,vivían en Hiroshima 244.000 personas.Más de 140.000 murieron en el bombardeo o como consecuencia de las enfermedades ocasionadas por la explosión.En sólo 55 segundos,Estados Unidos asesinó a más de la mitad de los habitantes de la ciudad.

La bomba cayó en la clínica quirúrgica de Shima,en una explosión equivalente a 13 kilotones de TNT, provocando que instantaneamente la temperatura ascendiera a más de un millón de grados centígrados. Fue entonces cuando mientras el Enola Gay se alejaba de su objetivo,el capitán Robert Lewis sollozó una frase que pasó a los libros de Historia:”Dios mío ¿qué hemos hecho???”.Mientras tanto,cientos de metros más abajo,todas las ventanas estallaban en más de 15 kilómetros a la redonda y el ruido de la explosión se escuchó a 60 kilómetros.Más de 12 kilómetros cuadrados de Hiroshima quedaron instantaneamente calcinados (el 80% del territorio).En algunos lugares las siluetas de las personas quedaron eternamente delineadas en los muros al ser pulverizados de forma instantánea. Minutos después,la lluvia ácida hacía su aparición y los pocos supervivientes se encontraban desamparados:más del 90% de los médicos y enfermeras de la ciudad habían fallecido por el impacto.A ello hay que sumar que los pocos doctores que sobrevivieron no sabían cómo tratar a los pacientes porque jamás se había usado este tipo de arma y no se conocían las consecuencias de la radiación.El resultado fue que muchos de los supervivientes contraerían leucemia en los meses posteriores al bombardeo.

Los supervivientes de la explosión se llaman hibakusha, que en japonés significa “persona bombardeada”.No sólo tuvieron que cargar con sus propias enfermedades sino también con la marginación del resto de la sociedad,que se negaban a darles trabajo ni contraer matrimonio con ellos ya que creían que la radiación era contagiosa.Tsutomu Yamaguchi fue el primer hibakusha de la Historia que sobrevivió a ambas explosiones atómicas,la de Hiroshima y la de Nagasaki.

Para conmemorar la que probablemente ha sido la mayor barbarie cometida por el ser humano,los japoneses han levantado en Hiroshima el Hiroshima heiwa kinen kōen (El Parque Conmemorativo de la Paz).Y es que Hiroshima perdona pero no olvida.Este parque de más 122.000 metros cuadrados se construyó en una zona arrasada por la bomba que antaño había sido el distrito de Nakajima, el centro neurálgico de la ciudad de Hiroshima y el corazón político, administrativo y comercial de la ciudad.Allí se encontraba el Ayuntamiento, la Oficina Prefectural así como instalaciones centrales de distribución de productos. En 1949 se decidió que todo el distrito se dedicaría a instalaciones memoriales por la paz, lo que fue el germen de lo que hoy es el Parque Conmemorativo de la Paz.

2

Dentro del parque,destaca como un espectador mudo del horror la Cúpula Genbaku,el único edificio que sobrevivió a la catástrofe pese a que la explosión ocurrió a poco más de 150 metros.Originalmente este edificio, inaugurado en 1915 y diseñado por el arquitecto checo Jan Letzel,era la Exposición Comercial de la Prefectura de Hiroshima y tenía como objetivo promover la venta de bienes producidos en Hiroshima. El edificio, de estilo europeo y 25 metros de alto, tenía tres plantas construidas a base de ladrillo más un núcleo central de 5 plantas, y estaba coronado por una cúpula en cobre sobre un entramado de acero.Curiosamente, cuando se empezó a planificar la reconstrucción de la ciudad, la idea era demoler este edificio, al igual que el resto de ruinas que habían quedado en la ciudad. Pero entonces empezó la controversia, ya que había quienes querían demolerlo mientras que otros querían mantenerlo en pie como un símbolo de paz y de recuerdo a las víctimas.El edificio se ha conservado en el mismo estado desde aquél momento, y ahora sirve de recordatorio de la devastación nuclear y como símbolo de esperanza y paz para la eliminación de las bombas nucleares. Es Patrimonio de la Humanidad.Y añado que probablemente el lugar más triste y deprimente donde he estado en toda mi vida,sobre todo si tienes en cuenta que es tal el respeto de los japoneses a sus muertos que cuando lo visitamos no se escuchaba en el parque ni el piar de los pájaros,todo el mundo pasea por allí cabizbajo y sin emitir una palabra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Museo de la Paz de Hiroshima fue fundado como lugar de conmemoración en el Parque de la Paz en 1955 después del bombardeo atómico. El edificio principal fue planeado por el arquitecto Kenzō Tange.La fundación que dirige el museo reúne objetos de recuerdo de los incidentes y narraciones de experiencia de los víctimas y participa en el movimiento internacional de la paz. El museo no sólo expone detalladamente la catástrofe del 6 de agosto, sino que también muestra información sobre las armas atómicas en el mundo. Hay expuestos objetos reales que pertenecieron a personas que murieron tras la bomba, con explicaciones muy duras de los síntomas que tuvieron a los pocos días de la explosión,entre ellos relojes que quedaron parados a las fatídicas 08:15.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde 1964 arde en Hiroshima la Llama de la Paz, llama que simboliza el rechazo a las armas nucleares y que permanecerá encendida hasta que estas desaparezcan. Tatsuo Yamamoto fue a Hiroshima en busca de su tío y encontró una llama de la quema de la bomba atómica en las ruinas de la casa de su tío. Lo trajo de vuelta a Hoshino-mura, su ciudad natal en la prefectura de Fukuoka. La mantuvo ardiendo en su casa como recuerdo de su tío y una expresión de su resentimiento. Pero pasaron los años, el sentido de la llama se convirtió en un símbolo de su deseo de abolir las armas nucleares y por la paz. El pueblo Hoshino-mura construyo una antorcha y la llama fue trasladada a Hiroshima el 6 de agosto de 1968. Se ha mantenido la llama desde entonces como la llama de la paz, con el apoyo de los aldeanos.Parece que, desde la caída de la URSS y la desaparición de la política de bloques, el debate acerca del armamento nuclear ha desaparecido de la agenda política mundial. Sin embargo, siguen estando ahí. Es más, nuevos países se han incorporado o van a hacerlo muy pronto al selecto (o más bien siniestro) club nuclear. Pero preferimos mirar hacia otro lado, obviando la existencia de esta espada de Damocles global.

El Cenotafio está compuesto por una estructura de piedra que contiene los nombres de todas las personas que murieron a causa de la bomba, independientemente de su nacionalidad. Los nombres se van añadiendo cuando alguien relacionado con alguno de los muertos lo solicita. En 2001, el registro de nombres contenía 77 volúmenes y un total de 221.893 nombres. Lo que pasa es que no toda la gente que murió tiene su nombre incluido en este cenotafio porque o bien murió sin familia o bien todos los familiares murieron en la explosión, con lo que siempre estará incompleto. Por encima, cubriéndolo, hay una estructura de cemento con forma de arco que sirve para dar cobijo a las almas de las víctimas.El cenotafio tiene tallada una inscripción que dice “descansad en paz pues el error jamás se repetirá”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Children’s Peace Memorial,inspirado en la niña Sadako,victima de la leucemia provocada por la explosion y que hizo la promesa de fabricar 1000 grullas de papel para recuperarse de su enfermedad. En Japón, la grulla es un ser mitológico que vive 1.000 años, y de ahí surge la costumbre del senbazuru, que también se regala cuando hay un nacimiento, porque otorga una vida larga y próspera o en una boda, porque otorga mil años de felicidad conyugal. Sadako murio en la numero 644.Desde entonces,miles de niños de todo el mundo envían sus grullas de papel para exponerlas junto al monumento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s