JAPON – IV – FUSHIMI INARI

8-1

Una de las excursiones que te recomiendo que no te pierdas es pasar un día en el santuario sintoísta de Fushimi Inari-Taisha,uno de los lugares más pintorescos de todo Japón.

La dirección exacta es 68 Fukakusa Yabunouchi-cho, Fushimi-ku, Kyoto.Para llegar hasta allí,siempre en tren y a partir de aquí,dos modalidades:una,si tienes el Japan Rail Pass (como era nuestro caso),cogeremos la línea JR Nara,que para en los andenes 8,9 y 10 de la Estación de Kyoto;tened en cuenta si usais esta opción que debeis coger los trenes locales,no los servicios rápidos,ya que estos últimos no hacen parada en Inari.De todas formas,los trenes los identificareis sin problema porque son unos verdes bastante viejitos.La otra opción,si no llevas el Japan Rail,es pagar los 140 yenes que cuesta el billete.Después,de la estación al templo,tardas cinco minutos andando.

En Japón hay más de 32.000 templos dedicados a Inari (también conocido como Oinari),el dios del arroz, el sake, la fertilidad, los zorros, la agricultura y el éxito (es que este dios está multiempleado).Se le suele representar tanto hombre como mujer aunque la forma más habitual es la de zorro,el kitsune,una figura imprescindible en el folklore japonés:según la mitología nipona,el zorro es un ser muy inteligente con poderes mágicos,cuya sabiduría y poder aumentan según el número de colas,hasta un máximo de nueve.Al contrario que en China y Corea,en Japón el zorro es siempre un personaje con elementos positivos.Dentro de los kitsune,hay dos categorías:los zenko (o zorros de Inari) y los yako (zorros salvajes).Los kitsune tienen además el poder de transformarse en seres humanos una vez han cumplido el siglo de vida,tienen fobia a los perros y pueden volar y hacerse invisibles cuando lo deseen.

Los kitsune eran mensajeros del dios Inari pero su relación es tan estrecha que en muchos tempos (caso de Fushimi Inari) se representa a la deidad con forma zorruna,aunque los monjes budistas y sintoistas no aceptan esta representación. Los kitsune de Inari tienen el poder de ahuyentar el mal y además de proteger los templos,se encargan de velar por los lugareños,quienes le agradecen su protección por medio de ofrendas.

Fushimi-Inari Taisha es el santuario más antiguo de culto a Inari.Fue fundado en el año 711 en la colina Inariyama del sudoeste de Kioto pero a pètición del monje Kukai fue reubicado unos años más tarde en el distrito de Fushimi,una zona conocida por las propiedades curativas de sus aguas.Desde entonces,Fushimi Inari ha sido punto de peregrinación para los fieles que viajan de todos los puntos del país para realizar las ofrendas y de turistas extranjeros:su popularidad se incrementó aún más a raíz de su aparición en la película “Memorias de una geisha” (aunque,curiosamente,la mayor parte del film se rodó en un estudio prefabricado de California ¡qué cosas!)

1-1

Esa puerta gigantesca que veis arriba es la Sakura-Mon,la entrada de acceso.Después tenemos la Puerta de Romo, que fue donada en 1589 por el famoso líder que unificó Japon, Toyotomi Hideyoshi, y justo a continuación el precioso santuario Go Honden.Aquí se encuentran las estatuas de los zorros,los guardianes del templo,con una llave en la boca,la de la riqueza.Después de visitarlo,tenemos por delante un recorrido de 4 kilómetros con más de 4.000 toriis para cruzar.Las toriis son arcos tradicionales nipònes que señalan el límite entre lo profano y lo sagrado.Casi siempre se levantan en honor de Inari y las que hay en Fushimi Inari son precisamente donaciones de particulares o empresas para agradecer el éxito en su vida (vereis en las puertas grabado el nombre del donante y la fecha en que se realizó la donación,el precio de estas torii puede alcanzar los 8.000 euros).Los fieles que no tengan dinero para regalar una torii al templo,siempre pueden brindar ofrendas más modestas como sake o arroz.Vosotros como visitantes extranjeros siempre podéis comprar una puerta chiquitita para colgarla en la entrada y que se cumplan vuestros deseos.

El día que lo visitamos nosotros fue de los pocos que nos llovió en Japón pero esto no nos privó de ascender la colina,la Inarisan, atravesando estos miles de toriis rojizas.Los senderos trepan entre frondosos bosques de bambú y en el camino te irás encontrando incontables capillas sintoistas,que la gente incluso limpia a mano,era increíble con el mimo que las trataban,puestos de comida donde el plato estrella es,claro,el kitsune udon,una sopa que lleva naruto, kamaboko y abura age,tumbas…la verdad que el paseo fue una auténtica preciosidad.E insisto:el mal tiempo fue lo de menos.La tranquilidad que se respira en Fushimi Inari Taisha obligan a su visita sí o sí en cualquier visita a Kyoto.¡Indispensable!

2

 

3

4

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s