SINGAPUR – El minigigante asiático

Singapur:el país más pequeño del sudeste asiático,con una extensión de poco más de 700 kilómetros cuadrados,y sin embargo,gracias a su poderío económico,considerado junto a Hong Kong,Taiwán y Corea del Sur uno de los Cuatro Tigres Asiáticos,países que basándose en la mano de obra inmigrante que llega de otros países como Pakistán o India,los salarios bajísimos que dan a dichos trabajadores,la ausencia de derechos laborales (vamos,que entre esto y la esclavitud hay poca diferencia),su situación estratégica a nivel geográfico,con puertos que se situan entre los más importantes del mundo,la fuerte inversión gubernamental en industria y las facilidades que brindan a las empresas extranjeras para que implanten aquí sus sedes,han conseguido colocar a sus economías no sólo como las más relevantes de Asia junto a la china,la india y la japonesa,sino como puntos clave en la economía mundial.En el caso de Singapur,el contraste entre modernidad y tradición es aún mayor si tenemos en cuenta que pese a regalar a sus visitantes imágenes de un skyline plagado de rascacielos interminables,su constitución aún contempla sentencias que incluyen castigos con latigazos.Cuesta creerlo cuando paseas en esas avenidas que parecen extraídas de un film futurista pero así es:Singapur es muy avanzado en lo que a aspectos capitalistas se refiere pero tremendamente retrógrado en lo que a ciertas situaciones sociales respecta.

El aeropuerto de Singapur,el Changi Airport, ha sido elegido en los últimos meses como el mejor aeropuerto del mundo.Damos fe de que la elección ha sido más que acertada.Con más de 5.000 vuelos semanales y 80 líneas operando en sus instalaciones,nos presentamos en este megacomplejo al mediodía tras más de 18 horas de viaje.Escogimos para nuestros vuelos a Emirates Airlines (precio de Madrid-Singapur / Kuala Lumpur –Madrid 715 euros),considerada una de las aerolíneas más lujosas del mundo y con la que yo ya había hecho hace años un vuelo a Tailandia.Aviones con todo tipo de comodidades, pantalla individual con los últimos estrenos cinematográficos,menús adaptados a occidentales y musulmanes, asientos comodísimos, azafatas eficientes…una pasada Esta vez de nuevo realizábamos una escala de tres horas en el aeropuerto de Dubai.Si cogeis el día despejado,como nos ocurrió a la vuelta,vereis qué experiencia es contemplar Dubai desde las alturas,una macrourbe rodeada por desierto,desierto y más desierto.No será raro tampoco que en vuestro avión veais llegando a primera clase a más de un jeque árabe;si tenéis un rato para deambular por el aeropuerto,os quedareis locos con los cientos de tiendas lujosísimas que colapsan las terminales.Y ojito si entrais a tomaros algo en una cafetería,mirad antes la lista de precios.La primera vez que hice una escala allí casi se me salen los ojos de las órbitas al comprobar que en uno de los pijísimos restaurantes un café costaba 18 euros y una cerveza 36.

Volviendo al aeropuerto de Singapur,cuando llegamos tuvimos que esperar más de media hora para los trámites aduaneros,aunque el wifi gratuito nos hizo más amena la espera.En nuestro caso,al pasar en Singapur sólo unos días,no necesitábamos visado de ningún tipo.El aeropuerto se encuentra a 20 kilómetros de la ciudad y la opción más económica es ir en tren (el trayecto cuesta poco más de 2 dólares singapurienses).En el momento de nuestro viaje el cambio era 1 euro= 0,60 dólares de Singapur,vamos,casi a la mitad,lo que nos vino de lujo teniendo en cuenta que Singapur es uno de los países más caros del sudeste asiático.

Te recomiendo que para moverte por Singapur,y ya que usarás bastante el metro,te hagas con alguna de las tarjetas que hay para 1,2 o 3 días y que te permiten trayectos ilimitados (la de 3 días creo que nos costó al cambio como unos 30 dólares pero si la devuelves en una de las taquillas que la acepten cuando te caduque,te reintegran un depósito de 10 dólares).El metro de Singapur,el MRT,llega prácticamente a todos los puntos de la ciudad y con el calor pegajoso que hace en verano,es la mejor alternativa para visitar esta ciudad-estado.No está de más que eches alguna chaqueta:tanto en los vagones como en los centros comerciales el aire acondicionado está a temperaturas del Polo Norte.

El metro de Singapur ¡todo un espectáculo de luz y de color!

sin2

Y un aviso importantísimo:en el metro está prohibidísimo comer o beber y las multas son astronómicas,no te lo tomes a broma.Singapur es el país de las prohibiciones:ya iré hablando de ellas a lo largo de esta entrada de blog pero la policía singapuriense es una de las más estrictas del mundo y aquí aún está vigente la pena de muerte para ciertos delitos (el tráfico de drogas está fuertemente perseguido:se ha dado casos de singapurienses que han ido a otros países de vacaciones,se han fumado un canuto,les han hecho análisis sorpresa al aterrizar a la vuelta y les han metido un año de cárcel pese a haber consumido fuera del país,aquí con estas cosas no se andan con chiquitas).Los singapurienses le tienen un miedo atroz a la policía.Un claro ejemplo fue una noche que estábamos cenando en una terraza y de repente vimos tres o cuatro chinos que empezaron a pegarse por un tema de tráfico:en el momento que apareció la policía (que tardó como un minuto,en este país te sientes muchas veces como en un Gran Hermano),no tuvieron ni que reprenderles,los chinos fue verles y acabar radicalmente la discusión.

Vamos ahora con el tema hoteles.En Singapur, desgraciadamente, son muy caros en comparación con el resto del sudeste asiático.Por este motivo,nos vimos obligados a tirar por la cadena Fragrance,que es una franquicia que en Singapur tiene varios complejos y son de los más económicos,ya que los hostales que ojeamos tampoco eran muy allá.El caso es que antes de ir leímos opiniones a favor (muchas) y otras en contra (muchas también).Decidimos liarnos la manta a la cabeza y ya que eran tres noches solamente,reservar en el Fragrance Emerald,que es lo que parecía más asequible en cuanto a calidad-precio.Pues vaya tugurio que nos encontramos.Lo de que estuviera en Geylang,el barrio de las prostitutas (del que os hablaré después) nos daba un poco igual porque la zona tampoco nos pareció insegura y hasta tenía su sórdido encanto.Pero el hotel,que más que de hotel tenía pinta de picadero,con muchas menos ventajas que inconvenientes.Bueno,es que en realidad los únicos pros que le vimos es su cercanía al metro,a diez minutos andando de la estación de Kallang,el aire acondicionado y el precio,45 euros por noche.Lo demás para escribir un libro.Habitaciones minúsculas a más no poder (las pasamos canutas para poder meter las maletas,ni un triste armario,sólo cuatro perchas mal colgadas…en realidad el mobiliario se limitaba a poco más que una cama,dos mesillas,un banco para apoyar la ropa,una cómoda y la televisión).El baño era casi más grande que el cuarto pero como era de estilo asiático,es decir,con la ducha casi encima del WC y sin mamparas ni cortinas,en cuanto te duchabas se quedaba todo el suelo encharcado.Sólo te dejaban una toalla por persona,no se podían abrir las ventanas para airear la habitación,no había wifi (y si lo querías,te clavaban el módico precio de 18 dólares diarios,de locos),la puerta del baño estaba rota y para rematar,mi novio esperó al último día para comentarme que había visto una cucaracha pululando por el suelo.Nosotros decidimos optar por tomarnos la situación con resignación y verlo como el típico sitio al que llegas por la noche para dormir y darte una ducha pero es que los mochileros en el aspecto alojamiento lo llevamos un poco crudo en Singapur.En fin,decidimos tampoco dar mayor importancia al tema y casi verlo como una anécdota más que añadir a nuestra aventura asiática.

En cuanto a Geylang de noche,pues es eso,el Barrio Rojo.Se supone que en Singapur la pornografía y ya no digamos la prostitución están prohibidísimas pero el gobierno hace la vista gorda y aquí operan que da gusto las mafias de proxenetas chinos,que tienen a sus chicas abarrotando las calles en cuanto se pone el sol y cuyos principales clientes son los hindues que trabajan en la construcción.Decenas de locales que se venden como karaokes pero que en realidad son burdeles camuflados con música a todo trapo.Aun así,ya os digo que a mí tampoco me pareció un barrio especialmente inseguro por las noches pese a la fauna que pululaba por allí,aunque bueno,si tienes críos escoge otra zona de Singapur para alojarte.Y otro aviso más:verás a mogollón de gente vendiendo tabaco de contrabando.Ahí está en tu elección arriesgarte a comprarlo o no pero te recuerdo que en Singapur si te coge un policía de paisano fumándote un cigarro que no lleve el correspondiente sello estatal (y sí,se ve a la legua,ocupa medio pitillo) te puede caer una multa de 5.000 dólares.En Singapur sólo se permite a los extranjeros entrar al país con una cajetilla abierta,se supone que para uso personal,y ni siquiera es legal fumar el tabaco que venden en el aeropuerto,has de comprarlo en la ciudad.Como os comentaba antes,Singapur es el país de las prohibiciones:está totalmente restringido ¡comer chicle! (se supone que para que nada ensucie sus calles impolutas) y hasta no hace muchos años estaba vetada la entrada al país de los hombres con pelo largo (a mi novio le hubieran deportado en el mismo aeropuerto).

Calles de Geylang

sin3

Vamos a empezar a desgranar los barrios de Singapur.Vayámonos entonces a Chinatown (la estación de metro correspondiente recibe el mismo nombre) y sal por la salida A rumbo a Pagode Street.Esta entretenidísima calle peatonal,flanqueada por casas de época que datan de principios del siglo XIX,era antiguamente el lugar donde se concentraban los fumaderos de opio (en realidad,el barrio surgió debido a la segregación étnica,que recluyó a los chinos al suroeste del Singapore River) y hoy en día está abarrotada de tiendas de artículos chinos de todo tipo y condición,te puedes pasar horas recorriendo los locales.Si eres un fan de la cultura china,aprovecha entonces para entrar a visitar el Chinatown Heritage Centre,donde podrás admirar antiguos hogares chinos y las formas de vida de hace dos siglos.

La preciosa fachada del Porcelain Hotel

sin4
Calles de Chinatown

sin5

Uno de los templos más bonitos de todo Singapur lo vas a encontrar precisamente en Chinatown.Y curiosamente no es chino,no,sino hindú,el templo hindú más antiguo de todo el país.Se encuentra en el 244 de South Bridge Road,se llama Sri Mariamman y su belleza es tal que está considerado Monumento Nacional.La entrada es gratuita pero como en todos los templos hindues,deberás acceder descalzo y no pasar a las zonas de rezo,que están reservadas para los hinduistas practicantes.Dentro del templo se pueden encontrar esculturas dedicadas a las diferentes deidades (Durga, Ganesh, Aravan, Draupadi o Muthularajah) y en mi opinión fue una de las visitas más bonitas de todo el viaje.

sin6
sin7
Otro de los templos más impresionantes de Chinatown es el Buddha Tooth Relic Temple.Más que un templo,puede considerársele casi un museo ya que allí constantemente se están organizando exposiciones y eventos culturales relativos a la sociedad china.Dentro se guarda,como su propio nombre indica,su reliquia más sagrada,un diente de Buda,y una estupa de más de 300 kilos de oro puro,regalo de los devotos del templo.

sin8
Curiosamente,mientras paseábamos por Chinatown,en una sastrería conocimos a un amabilísimo turco que hablaba perfectamente castellano por haber sido guía turístico varios años en Estambul.Aprovechando que en ese momento caía uno de los aguaceros tan típicos de Singapur,de los que no avisan y descargan una tromba de agua durante media hora para al ratito salir de nuevo el sol,nos invitó a un té en su tienda y nos recomendó acercarnos a comer al Maxwell Road Centre.Y el sitio nos encantó,la verdad.Un gigantesco mercado chino-chino,con más de cien puestos,una comida deliciosa y unos precios tiradísimos,creo que no llegamos a pagar ni cinco euros por cabeza.

De Chinatown nos vamos al que a mí me pareció el barrio más bonito (¡y vistoso!) de todo Singapur:Kampong Glam o lo que es lo mismo,el Arab Quarter (Barrio Arabe).Aunque es bastante pequeñito (lo puedes recorrer en unas tres horas) tiene rincones realmente encantadores.

sin9
Para llegar hasta aquí,lo mejor es que te acerques hasta la estación de Bugis.Desde allí,unos diez minutos de caminata por Victoria Street y ya estás en el Arab Quarter.Por cierto,si vienes con hambre,en North Bridge Road es muy típico que los visitantes vengan a degustar los famosos murtabak,una especie de pancake relleno de carne:el lugar con más fama,siempre lleno de locales,es el Zam Zam,en el número 699 de la citada calle.De hecho,el Barrio Arabe es famoso por acoger los mejores restaurantes musulmanes de todo el país y está plagado de unas tiendas de telas que te dejarán sin habla si se te da bien lo del hilo y la aguja (aprovecha aquí para comprar algunas,pues son de muy buena calidad y tremendamente baratas).Algunas de las mejores tiendas las encomtrarás en Haji Lane,el callejón más estrecho de todo Singapur,y que da paso a unas calles preciosas llenas de colorido.Aquí aprovechamos para tomarnos unas cervezas en una cantina mexicana visto el calorazo que nos estaba tocando ese día.

Nuestra amiga Virgi paseando por la coqueta Haji Lane

sin10
El rincón más especial de todo Kampong Glam es la preciosísima Mezquita del Sultán,la Masjid Sultan,localizada en Muscat Street,una maravilla de la arquitectónica.Construida hace más de un siglo por orden del sultán Hussain Shah,tiene una extensión de más de cuatro kilómetros cuadrados y es uno de los edificios más relevantes de la ciudad.Por cierto,aprovecha cuando visites la mezquita para darte una vuelta por Kandahar Street,con unas casas asiáticas súper bonitas, y pasar al Malay Heritage Centre,el que era el antiguo palacio de la familia real malaya.Aquí se encuentran los árboles gelam, que dan nombre al barrio (Kampong en malayo significa pueblo y Glam proviene del árbol gelam).

sin11.png
El tercer barrio étnico de Singapur es Little India.Desgraciadamente,nuestro recorrido por sus entrañas fue más breve de lo que esperábamos porque esa tarde nos cayó una tormenta de campeonato,en un momento fue como si nos hubieran echado cubos y cubos de agua (estuvimos bromeando con el tema de que íbamos a ganar el concurso de Miss Camiseta Mojada ¡qué forma de llover!).Para entrar en calor y que se nos secara algo la ropa,y aprovechando que yo tenía que comprar una maleta porque se me había roto la mochila,nos metimos a uno de los grandes símbolos del barrio,el Mustafa Centre,un gigantesco centro comercial que abre las 24 horas y que abarca dos calles (se encuentra en la Syed Alwi Road y los edificios están unidos por pasarelas) y la verdad es que tienen absolutamente de todo y a unos precios bajísimos para ser Singapur.

Este de aquí abajo es el Leong San See Temple o,traducido, el Templo de la Puerta del Dragón de la Montaña,uno de los templos budistas más antiguos de todo Singapur.¿Veis lo que os comento de la multiculturalidad que se respira en todo el país? Si en Chinatown puedes darte de bruces con templos hindues,en Little India también abundan los templos chinos.Llegamos justo cuando a iba a cerrar a las 18:00 pero la señora china que se encargaba del acceso,toda amabilidad,nos dijo que no nos preocupáramos,que cerraba y luego nos dejaba salir por la “puerta de emergencia”,asi que estuvimos visitándolo nosotros solos.

sin12
Justo enfrente tienes el Sakya Muni Buddha Gaya Temple,el Templo de las Mil luces,un templo de estilo tailandés con una estatua de Buda de 15 metros de altura.

Templo hindú Sri Srinivasa bajo la lluvia.Ubicado en la avenida principal de Little India,la Serangoon Road,está dedicado al dios Vishnu y su Gopuram de 20 metros (la torre) es francamente impresionante.

sin13
Y del Singapur más tradicional nos vamos al Singapur más cosmopolita.Es hora de Orchard Road,una avenida tan enorme que tienes tres estaciones de metro diferentes para acceder a ella (Dhoby Ghaut,Somerset y la propia Orchard).Son dos kilómetros de centros comerciales grandes no,lo siguiente.Uno detrás de otro y a cual más futurista e innovador.Miles y miles de tiendas que los singapurienses abarrotan a todas horas,les encanta gastarse el dinero cosa mala.Uno de los más impactantes,y en el que nosotros pasamos una buena mañana (aquello no se acababa nunca!!) es el centro comercial Ion Orchard,una auténtica pasada.Tampoco os creais que es barato pero lo cierto es que me sorprendió encontrar entre tanta tienda de marca los almacenes Daiso,a los que conocía ya de cuando estuve en Japón y que son una especie de Todo a 1 euro a la japonesa (la versión singapuriense era Todo a 2 dólares).Por cierto,en las plantas de abajo tienes un montón de restaurantes chulísimos para comer.Nosotros tiramos por uno especializado en la gastronomía de Hong Kong que nos encantó y del que siento no recordar el nombre pero aquí os dejo la foto de nuestro amigo Jorge metiéndole mano al menú…Hablando de comidas,no te vayas sin probar el laksa,una de las comidas más típicas de Singapur (es un curry de fideos de arroz con gambas,yo lo pedí una de las noches y está delicioso!)

sin14
Así son los centros comerciales en Singapur…¡a lo “Blade Runner”!

sin15
Otra de las zonas por las que merece un montón la pena pasear,especialmente cuando cae la noche,es por Fullerton Heritage,donde abundan los cruceros que surcan la bahía y donde destaca majestuoso el Fullerton Hotel.Eso sí,la zona es megacarísima para venir a cenar,en plan casi 20 dólares por una hamburguesa sin guarnición,asi que vente con la tripa llena.Las terrazas que rodean la bahía en Clifford Pier,el antiguo embarcadero, tienen precios prohibitivos.Ya que no está lejos,da un paseo también por Civic District,lo que sería el centro histórico de la ciudad.Es bastante pequeñito pero destacan el hotel Raffles (aunque no sé,yo de este me esperaba más),el National Museum y la catedral de St. Andrew.

sin16
Una de las imágenes más entrañables de Singapur,la de Merlion,la “mascota” de la ciudad.Merlion,conocido en malayo como Singa-Laut,con sus casi nueve metros de altura,es un ser mitológico mitad león,mitad pez que pretende rememorar los orígenes marineros de Singapur,cuando esta era una pequeña villa de pescadores.Merece la pena también dar un paseo por las terrazas de Clarque Quay,que por la noche lucen realmente bonitas,y el distrito financiero,donde nos quedamos locos cuando nos dimos de bruces con Bird,una estatua de una paloma gigantesca obra del conocido Fernando Botero.

sin17
El fabuloso skyline singapuriense

sin18
La Singapore Flyer,la noria mirador más alta del mundo,con 165 metros de altura (30 más que el London Eye de Londres).El precio de dar una vuelta en una de sus 28 cápsulas ronda los 15 euros.

sin19
Nos vamos a la zona de Marina Bay,la más impresionante a nivel visual de todo Singapur.Alucinante de día pero muchísimo más de noche.Costó construirlo casi 6.000 millones de dólares y es propiedad de Sheldon Anderson,el dueño del Venetian de Las Vegas (por eso en su interior también puedes ver canales con góndolas,una pasada) e impulsor del controvertido Eurovegas.El Marina Bay Sands es un complejo enorme donde destaca el Marina Bay Sands Hotel,con la piscina cubierta situada a más altura del mundo y con unos precios que sólo se pueden permitir unos pocos:la más barata no baja de los mil euros la noche.Eso sí,el hotel,como veis en las fotos,es una auténtica pasada!No dejes de darte una vuelta tampoco por el lujosísimo centro comercial The Shoppes,con más de 300 tiendas (menudos precios…) Sólo un dato:el casino del Marina Bay factura al año más dinero que todos los de Las Vegas juntos.

El Marina de noche…

sin20
Y de día…

sin21
Muy cerquita del Marina tienes otro de los lugares que más me gustó de Singapur,los Gardens by the Bay.Una maravilla como pocas he visto en el mundo.Lo ideal es que vayas a visitarlos de noche,cuando realmente se aprecia su espectacularidad. Se inauguraron hace solamente un año y son una delicia no sólo para cualquier amante de la botánica sino de la arquitectura en general.Aquí puedes encontrar el jardín indio, el malayo, el chino, el colonial,el de las palmeras…el complejo es inmenso.Pero sin duda la gran atracción es el SuperTree Grove,los árboles gigantes.Estas mastodónticas estructuras de acero se iluminan cada noche para deleite de los visitantes.Todos los días,a las 19:45 y a las 20:45 se celebran unos maravillosos espectáculos de luz y sonido que te dejarán con la boca abierta,de lo más bonito que he presenciado jamás.No había mejor forma que despedirse de Singapur que creyéndote estar dentro de la película “Avatar”!

sin22
sin23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s