PORTUGAL – Lisboa, Sintra, Cascais, Estoril

Dicen que en Europa,no hay luz como la lisboeta,quizás porque Portugal lleva toda su historia mirando anhelante al inmenso oceano Atlántico.Lo cierto es que con luz y sin ella,tanto de noche como de día,la capital vecina a día de hoy sigue erigiéndose como una de las ciudades más bonitas del mundo, congeniando en un tierno abrazo su antigüedad latente en barrios como Alfama con la modernidad que se respira en todos los restos que quedan de la Expo universal del ’98,recuerdo de la bonanza económica de la que gozó Portugal hace sólo una década (y es que en Portugal también se mueve mucho dinero,pese a que la mayor parte de sus habitantes deban sobrevivir con sueldos que rondan los 400 euros).Hoy,como España,como Irlanda,como Grecia,Lusitania se retuerce bajo las presiones económicas europeas,que están ahogando a una población hospitalaria como pocas.Y aunque Portugal evidentemente no volverá a ser nunca el chollo a donde miles de españolitos iban a comprar toallas,es cierto que la crisis que desgraciadamente lo azota vuelve a colocar al país como un destino turístico de lo más asequible,sobre todo si lo comparas con los precios que se gastan en otros lugares de Europa.Con lo que te gastas en Escandinavia en dos días,en Portugal estás una semana y además de estar más cerca,en mi opinión, que conozco bastante bien un sitio y otro,nuestro vecino lusitano gana por goleada a la hora de atractivos históricos.Asi que si aún eres de los pocos españoles que nunca ha pisado Lisboa,pese a que te pille más a mano que incluso muchas ciudades españolas…ahora es el momento…!!;)

Por cierto,si vienes en coche,lo más probable es que accedas a la ciudad por el puente 25 de Abril,que tanto te recordará al mítico Golden Gate de San Francisco.En su día se llamaba Puente Salazar,ya que fue el antiguo dictador quien ordenó su construcción, pero cambió su nombre por el 25 de Abril de 1974,que fue el día que la democracia por fin retornó a Portugal.Aunque el otro gran puente de la ciudad, el Vasco de Gama, tiene 17 kilómetros de longitid pese a los escasos dos de éste,lo cierto es que el 25 de Abril sigue siendo el más bonito de la ciudad.Fijaos qué imagen pude tomar desde el coche mientras lo atravesábamos…

lis2

Ahora mismo,vistos los precios abusivos de la gasolina y lo que en añadidura te clavan los peajes portugueses (que siempre me han parecido totalmente desproporcionados para el nivel de vida del portugués medio),la opción más barata,cómoda y rápida es el avión.Si rebuscas entre las múltiples ofertas que ofrecen compañías como Easyjet, Vueling, Iberia o la propia Tap Air Portugal,puedes volar sin problemas por unos 30 euros ida y vuelta (vamos,que casi te gastas más yendo una noche al cine y comprando un par de bolsas de palomitas).Si optas por la opción del avión,lo mejor es que cuando aterrices te hagas en cualquier quiosco del aeropuerto con la Tarjeta Siete Colinas,que vale sólo 50 céntimos, y la recargues en dichos quioscos (o,para el metro,en las estaciones) y así te van descontando los billetes que vayas utilizando (subir a tranvías,autobuses y elevadores cuesta 1,05 euros).Desde el aeropuerto,podéis llegar al centro de la ciudad en el Aerobus (horario desde 07:45 a 20:30), en las cinco líneas de buses locales que pasan por aquí (1,40 euros) o en taxi (precio aproximado 15 euros,puedes comprar el abono prepago en el mismo aeropuerto y así sabes la cantidad exacta).También hay varios buses que salen desde Madrid (precio ida y vuelta unos 50 euros,siete horas de trayecto) o la opción del tren,algo más cara (120 euros ida y vuelta y 10 horas de viaje,desde Madrid sale un tren nocturno diariamente).Yo la verdad que cuando he estado en Lisboa me he movido en coche pero también es cierto que ultimamente se están subiendo mucho a la parra con lo de aparcar en la calle y el tráfico en Lisboa es infernal (la fama de malos conductores de los portugueses,siento reconocerlo,es una verdad como un templo),aparte de que es una ciudad que se puede recorrer bastante bien en transporte público.

lis3

lis4

Con el tema del alojamiento,la suerte es que Lisboa ofrece un montón de hoteles y hostales muy económicos en zonas bastante céntricas,sobre todo por Marqués de Pombal.Asi que si quieres ir en plan baratito,ya sabes,busca albergues o bed&breakfast,que los hay a porrillo.No obstante,yo voy a recomendaros un hotel en el que estuvimos una vez (ahora han subido un poco los precios,vale unos 70 euros la noche en vez de los 50 que pagamos nosotros) pero con el que quedamos contentísimos,ya que en realidad era un apartamento enormísimo pero con los lujos de un hotel de cuatro estrellas (y sí,situado precisamente en Marqués de Pombal,por lo que todo se pilla muy a mano).Se llama Clarion Suites Lisbon y es uno de los alojamientos más agradables de los que he estado en las incontables veces que me he acercado a nuestro país vecino.En cuanto a la época elegida para visitar Lisboa,yo siempre recomiendo primavera y otoño;en invierno la sensación de frío se incrementa por la sensación de humedad y en verano ocurre lo mismo con el calor,aparte de que te vas a encontrar Lisboa llenísima de turistas.Por cierto,si decides animarte en Semana Santa,recuerda que allí Jueves Santo no es festivo y las tarifas de hotel para esa noche aún siguen siendo bastante económicas.

Lo que es el gran Lisboa alberga a más de dos millones de personas pero lo que es la ciudad en sí ronda los 600.000, por lo que es una ciudad no excesivamente grande (aún así,ha crecido muchísimo en los últimos años) y la mayor parte de las areas se pueden recorrer a pie perfectamente.Haciendo un poco de historia,fue fundada por los fenicios bajo el nombre de Ulissipo,ha sido invadida por griegos, cartagineses y musulmanes,y durante varios siglos fue el centro neurálgico de un país que rivalizaba en poder con Inglaterra,Francia y España y que extendió su imperio por todo el mundo.Incluso en muchos lugares de Asia como Kerala en la India aún se mantienen las tradiciones portuguesas que allí imperaron durante tantos años.Sin embargo,hoy en día,Portugal ha perdido su esplendor económico, convirtiéndose en uno de los países más pobres y castigados de Europa.Quizás por ello,por la amabilidad de sus gentes y por saber lo mal que lo están pasando,una ha tenido tanta debilidad por el país de al lado y lleva años escapándose allí siempre que puede.Porque hay pocos países en el mundo donde me deje el dinero con más placer que en Portugal.

Vamos a empezar a dividir a Lisboa por barrios,ya que si vas con unos cuantos días de margen,es recomendable que te dediques a cada uno de ellos con tranquilidad y paciencia,pues son muchos los secretos que se esconden tras sus esquinas.No me queda otra que comenzar con el barrio más encantador de Lisboa,y además el más antiguo,el barrio de La alfama.Es aquí donde mejor uno se empapa de esa melancolía portuguesa que tan bien expresan los fados y que siempre me recuerda tantísimo a La Habana,por ese aire de decadencia y ruinosidad que inunda sus calles,con las paredes desconchadas y las casonas cayéndose de puro viejas.Pero tal vez sea ese precisamente su encanto,el percibir que pese a la pobreza que hay en esta zona,aún se intenta conservar la dignidad de la que hicieron gala antaño.

Antiguamente,Alfama se dividía en dos partes claramente diferenciadas, Alfama do Alto (donde vivían las clases aristocráticas,situada dentro de la Cerca Moura) y Alfama do Mar,donde se agolpaban las familias más pobres.Fue éste hasta hace muy poco un barrio de pescadores,con sus vistas siempre puestas en la impresionante desembocadura del río Tajo (Tejo para los portugueses),responsables de la construcción de la Ermita de los Remedios,pero aquí ha vivido gente de todo tipo y de todas las condiciones sociales:universitarios, judíos (aún se conserva la Rua da Judiaria),cristianos y musulmanes, y fue parcialmente destruido por el gran terremoto de 1755,que causó la muerte de casi cien mil personas (de las 275.000 que vivían entonces en la capital).Lisboa es una ciudad que ya había sufrido otro grave seísmo en 1531 pero al menos en este caso,la reconstrucción de Alfama fue respetuosa con el trazado original y se mantuvieron los laberintos de callejones,manteniéndose de este modo actualmente.En los años 80,Alfama sufrió un aumento considerable de los índices de delincuencia pero hoy en día,gracias a los esfuerzos del ayuntamiento,que sabe que éste es uno de los puntos de Lisboa más visitados por los extranjeros,el barrio ha recuperado su grandeza de hace siglos.A mí,sin lugar a dudas,es el sitio que más me gusta de Lisboa y es un auténtico placer pasear por sus calles empedradas con las ventanas atiborradas de ropa tendida (práctica que el gobierno pretendió erradicar porque consideran que no da “buena imagen” para el turismo pero sus esfuerzos de poco sirven,esta costumbre está muy arraigada en las familias portuguesas).

lis5

Centrándonos en lo más importante que puedes encontrar en Alfama, aquí se levanta imponente la catedral, la Sé de Lisboa (Santa Maria Maior de Lisboa).Su construcción data del 1147 pero fue una de las grandes perjudicadas por el terremoto,destruyó la capilla gótica y el panteón real.En las últimas excavaciones,se han encontrado un montón de restos romanos y medievales.Esta iglesia es la más antigua e importante de la ciudad,un referente absoluto para los lisboetas,y aunque la entrada es gratuita,si quieres ver el claustro o el Tesoro has de pagar una entrada de dos euros y medio.Se puede visitar de nueve de la mañana a siete de la tarde.

lis6

El Castelo de São Jorge (Castillo de San Jorge) es el otro gran orgullo de Alfama.Con una extensión de más de 6000 metros cuadrados,el castillo,que primero fue primero visigodo, luego musulmán y posteriormente cristiano,aún conserva,pese a los terremotos varios,muchos de los edificios originales y lo mejor de todo,ofrece unas vistas de Lisboa francamente espectaculares al encontrarse situado en lo alto de una colina (desde esta zona se consiguen las mejores panorámicas,sobre todo desde el Mirador de San Jorge y el Mirador de Santa Luzia).Fue palacio real hasta el siglo XVI y te recomiendo que gastes buena parte de la mañana allí ya que el recinto da bastante de sí y hay un museo bastante interesante.La entrada cuesta 7 euros y es visitable de 09:00 a 18:00.

En Alfama también es aconsejable que te acerques hasta el Panteao Nacional, en la freguesía de San Vicente de Fora,en la iglesia de Santa Engracia.Entre pitos y flautas,tardaron en terminar de construirlo la friolera de casi tres siglos pero actualmente luce esplendoroso y es una de las imágenes más conocidas de la ciudad.Aquí, entre escritores y antiguos presidentesm descansan los restos de una de las personas más amadas en Portugal, la mejor fadista de toda la Historia: Amalia Rodrigues.La casa en la que vivía Amália, en la Rua São Bento número 193, situada junto a la Asamblea de la República Portuguesa, se abrió como «Casa Museo de Amália Rodrigues» en el mes de agosto de 2001 para preservar su legado artístico y su figura.

lis7

Por cierto,cuando abandones Alfama,no olvides pasar por la Casa dos Bicos en la Rua dos Bacalhoeiros.El palacete,del 1523,es uno de los más bonitos de Lisboa y su curiosa fachada está revestida de piedra esculpida en forma de “picos” que imitan puntas de diamantes, un estilo de moda por aquellos tiempos en la Europa Mediterránea. En la actualidad,se utiliza como sede de exposiciones.

lis8

Desde Alfama, podemos ir tranquilamente andando (bueno,andando…recuerda que Lisboa es una ciudad castigada por las cuestas empinadas) hasta el barrio más céntrico y señorial, La Baixa (la parte Baja).Hoy en día,es el centro comercial y financiero de Lisboa,y es la extensión natural que provocó el crecimiento natural de la ciudadmcuando las casas que se situaban en la colina de San Jorge comenzaron a extenderse.Esta zona también se vió seriamente afectada por el terremoto y su reconstrucción corrió a cargo del Marqués de Pombal,por lo que los portugueses lo denominan cariñosamente Baixa Pombalina.Pombal mantuvo,afortunadamente,los nombres de las calles antiguas,divididas por gremios:Rua da Prata (calle de los plateros), Rua Aurea (calle de los orfebres),Rua dos Sapateiros…

El barrio se distribuye en avenidas perfectamente cuadriculadas y está repleto de plazas con estatuas de antiguos reyes portugueses.La más importante de todas es la magistral Praça do Comercio (también se la conoce como Terreiro do Paco) ,que era la puerta de entrada desde el río, y es una de las plazas más grandes de toda Europa.En su centro se encuentra la estatua ecuestre de Jose I,que simbolicamente aplastaba serpientes con su caballo, y destaca también el fabuloso Arco Triunfal que te lleva a la avenida más concurrida de la capital,la Rua Augusta.Aquí se han vivido importantísimos momentos históricos como el atentado que acabó con la vida del rey Carlos y su hijo Luis Felipe o el levantamiento de las fuerzas armadas en 1974,en lo que pasó a conocerse como la Revolución de los Claveles.No olvides visitar en su esquina nordeste el café más antiguo de toda Lisboa, el Martinho da Arcada.

lis9

lis10

Y ya que hemos llegado a Rua Augusta,vámonos a una de las atracciones más curiosas y originales de Lisboa:el elevador de Santa Justa.Es el único elevador vertical de la ciudad (lo demás son más bien funiculares,como el Elevador da Gloria y el Elevador da Lavra,del mismo arquitecto que éste,Raoul Nesnierd du Ponssard,un alumno de Gustave Eiffel).La torre, de estilo neogótico, fue construida entre los años 1900 y 1902, enteramente en hierro colado y decorada con filigranas que siguen diseños diferentes en cada uno de los niveles. Por aquellos tiempos funcionaba a vapor, siendo adaptada más tarde para utilizar energía eléctrica. En su interior fueron instaladas dos elegantes cabinas forradas en madera con capacidad para 24 personas cada una, que permiten el ascenso y descenso de los turistas. Sube hasta la Plaza do Carmo y es una auténtica delicia utilizarlo.Una vez arriba se puede optar por cruzar la pasarela que lleva directo al Chiado o bien remontar una escalera de caracol (no recomendada para quienes temen a las alturas) para subir hasta la cafetería instalada en lo alto, desde cuya terraza se pueden apreciar espléndidas vistas del Castillo de San Jorge.

Llegamos a la siempre vibrante Plaza Rossio (llamada oficialmente Praça de Dom Pedro IV,aunque se la conoce más comunmente por el nombre de sus orígenes medievales).Aunque cueste creerlo,en épocas de la Inquisición se realizaban aquí las ejecuciones (igual que en la Plaza de Comercio) y no sólo eso, hasta llegó a ser usada…¡como una plaza de toros!! De todos los edificios originales que aquí se alzaban (Palacio de estaus, Hospital Real de Todos los Santos, Palacio de Almada) sólo sobrevivió al terremoto/tsunami este último pero aún así la plaza conserva un montón de mosaicos del siglo XIX y sigue siendo punto de reunión para los lisboetas en cualquier celebración popular.A sólo unos pasos se encuentra otra plaza emblemática,la de Figueira (Plaza de la Higuera),que durante muchísimos años acogió un animado mercado de comida al aire libre y actualmente es la morada de miles de palomas.En su cara norte se encuentra el imponente Teatro Nacional Doña María II.

lis11

Muy cerquita se encuentra otro de los grandes edificios monumentales portugueses,la estación de Rossio.La estación de trenes, de estilo neomanuelino,es de Luis Monteiro pero Gustave Eiffel fue el que ideó los techos interiores;desde aquí salen los trenes hacia Sintra,asi que no sólo podrás admirarla,sino también sacarla su provecho práctico.A cinco minutos andando se encuentra la Plaza de los Restauradores,que es donde precisamente nace la Avenida da Liberdade,una sencilla plaza rectangular cuyo orgullo es el gran obelisco central que conmemora la independencia de Portugal frente a España en 1640.En el Palacio Foz, un palacete con interiores ricamente decorados, encontrarás la Oficina de Turismo.Ya que estás aquí,te animo a que comas en Casa do Alentejo, donde se pueden degustar los platos tradicionales de la provincia más grande de Portugal, además de disfrutar de danzas y cantos típicos los fines de semana.

lis12

Estamos ya en la Avenida da Liberdade,una animadísima avenida que antiguamente era el escenario de los paseos de la aristocracia (incluso había muros y rejas para que sólo los ricos pudieran caminar por aquí) y que en la actualidad es una de las calles con más vida de Lisboa.Se dice de ella que representa para Lisboa lo que los Campos Elíseos a París y es un boulevard elegantísimo,plagado de árboles y de palacetes señoriales,muchos de ellos convertidos ahora en hoteles de lujo que conviven mano a mano con las tiendas de las grandes firmas de ropa.Nosotros a la caída de la tarde siempre gustábamos de darnos un paseíto por esta fabulosa avenida de casi un centenar de metros de anchura.

Es el turno ahora de meternos a callejear por el Chiado en el Barrio Alto.Puedes llegar hasta aquí con el elevador de Santa Justa,utilizando los tranvías o escalando con paciencia las inclinadísimas cuestas pero su visita es indispensable.Éste es uno de los barrios lisboetas más pintorescos,pese a estar en pleno centro conserva aún su ambiente familiar y campechano,como si aún viviéramos en un pequeño pueblo.Si optas por subir en el elevador,te toparás de frente con las ruinas del antiguo Convento del Carmen.Durante el terremoto,el techo se desplomó sobre los fieles que atiborraban el templo,se incendió una biblioteca con más de cinco mil volúmenes y por recomendación de la Asociación de Arqueólogos Portugueses,se ha decidido mantener las ruinas sin remodelarlas como recordatorio del desastre natural que casi se tragó por completo a nuestra querida Lisboa.

En cuanto al Chiado,no se sabe con exactitud el orígen de su nombre aunque se cree que proviene del ruido que hacían las ruedas de los carruajes cuando chirriaban al subir las cuestas (chiar) y otros sostienen que en realidad lo tomó del apodo del poeta Antonio Ribeiro ‘O Chiado’.En cualquier caso, una estatua homenajea al poeta en Largo do Chiado, sentado en un banco y con la mano levantada en actitud de relatar un cuento.

El Chiado fue siempre muy frecuentado por los intelectuales y eso se percibe inmediatamente.Frente a la estatua de Ribeiro, en el otro extremo de la calle la Praça Luis de Camoes recuerda al gran escritor. La Rua Garrett fue llamada así en honor al poeta João Almeida Garrett. En esta calle se encuentran antiguos cafés de principios del siglo XX, como el Café A Brasileira, en cuya terraza hay una estatua del gran poeta Fernando Pessoa sentado en una mesa (sentarse junto a él para una foto es un clásico entre los turistas).El escritor Eça de Queiroz también tiene su reconocimiento en la Rua do Alecrim, de pie junto a una musa casi sin ropas que parece inspirarlo…

lis13

El Chiado probablemente sea el “barrio de las artes” por excelencia y es aquí donde se encuentra el Teatro Nacional San Carlos,dedicado a las representaciones de ópera (justo enfrente tienes la casa donde nació Pessoa en 1888).En la misma calle se ubica el Museo del Chiado (antes Museo de Arte Contemporaneo) y el Teatro Municipal San Luis,que ha recuperado el boato de antaño tras décadas de abandono.Las calles del Chiado son muy pintorescas, bordeadas de casas coloridas y edificios que rezuman historia. Es el caso de la antigua cervecería Trindade, hoy un prestigioso restaurante cuyo interior está cubierto por bellísimos paneles de azulejos. Inaugurada en 1836, funcionaba aquí la más antigua fábrica de cerveza de Portugal. El inmueble fue declarado en 1986 patrimonio cultural de la ciudad con la apertura de una galería de arte.A no mucha distancia pero ya fuera del Chiado (aún en el Barrio Alto) se encuentra el elegante Palacio Sao Bento,la Basilica da Estrela y el Mercado da Ribeira,un lugar encantador donde se vive hasta el fondo la esencia lisboeta.

A cinco kilómetros del centro histórico,llegamos al distrito de Belem (lo mejor es que vengas hasta aquí en uno de los barcos que surcan el estuario) o tomar el tranvía 15 en la estación de Cais do Sodré,en la Plaza de Comercio (por cierto,en esta línea atención a los carteristas).Aquí se encuentra la preciosísima Torre de Belem,uno de los monumentos más conocidos (y visitados) de todo Portugal.En 1983 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y aunque inicialmente sirvió para la defensa de la ciudad, posteriormente se convirtió en centro aduanero y faro. Abre de 10:00 a 17:00 en invierno y hasta las 18:30 en verano entrada 5 euros).Se encuentra muy cerca del Monasterio de los Jeronimos (también Patrimonio de la Humanidad),cuya visita tampoco debes perderte (entrada gratuita a la iglesia;al claustro,siete euros pero si lo combinas con la torre de Belem,te salen ambas entradas por ocho).Junto a la Torre y el Monasterio se encuentra el también famosísimo Monumento a los Descubrimientos,con sus 52 metros de altura,un grupo escultórico con forma de punta de carabela sobre el que el Infante abre camino a numerosos personajes que tuvieron que ver con los grandes descubrimientos de la historia de Portugal.La entrada cuesta 2,50 euros y ofrece unas maravillosas vistas de la Torre de Belem.Junto al Monasterio de los Jeronimos,olvidaba recordaroslo,se encuentra el también muy interesante de Museo de Antropología,con salas bastante chulas dedicadas a Egipto y el Islam…Ah!y no olvides,ya que estás en Belem,probar algunos de sus deliciosos pastelitos. ¡Son inigualables!

lis14

Y terminamos nuestro recorrido por Lisboa por la parte más nueva y moderna de la ciudad, el Parque de las Naciones, construído con motivo de la Exposición Universal de 1998,al que se accede por el puente Vasco de Gama y cuyo principal atractivo es la futurista estación de Oriente.El area está lleno de restaurantes y centros comerciales,no está mal para darse una vuelta pero no tiene ni punto de comparación con la Lisboa antigua.Al menos yo,prefiero guardar una imagen de la ciudad como esta de aquí abajo en mi retina.

lis15

Por cierto,antes de que tiremos para Sintra,sólo un par de consejos.Los restaurantes portugueses cierran bastante pronto (algunos entre las nueve y las diez de la noche),asi que no demores mucho la hora de la cena.¿Mis recomendaciones? El bacalao en cualquiera de sus recetas (dicen que los portugueses saben prepararlo de más de mil formas distintas) y la cataplana de marisco.Y aprovecha también para pasarte por alguna casa de fado (las mejores están en Alfama) porque a cualquiera que ame la música,es una experiencia que pone los pelos de punta.

Si has podido reservar para tu visita a Lisboa unos cuantos días (al menos yo no recomiendo menos de cuatro), puedes realizar alguna excursión a los alrededores,ya que esta zona cuenta con sitios hermosísimos.Hay gente que tira por Obidos,otros por Sesimbra,pero en mi opinión no hay nada que iguale al triángulo Sintra-Estoril-Cascais.Puedes ir y venir en el día aunque te recomiendo también que si puedes,duermas en alguno de los hoteles de Cascais o Estoril;si no vas en temporada muy alta,salen tirados de precio y es una pasada acostarte viendo desde la ventana con la fuerza que el Atlántico golpea las costas portuguesas.

Para ir a Sintra,situada a sólo 30 kilómetros de Lisboa,puedes hacerlo en coche o en tren (como dije antes,hay un tren que te lleva directo desde la estación de Rossio).Si vas en coche,aprovecha y de paso te pasas por el Palacio de Queluz,en la localidad del mismo nombre;con sus jardines a la francesa y su estilo barroco a menudo es referenciado como el “Pequeño Versalles” portugués.

En mi opinión,la belleza de Sintra es tan evidente que casi considero una aberración que estés en Lisboa y no te acerques aquí a gastar una mañana.Este pequeño pueblo de orígen medieval, enclaustrado en la preciosa sierra de Sintra,ha sido desde tiempos antiquísimos refugio de reyes,artistas y religiosos,y actualmente es uno de los pueblos más visitados de todo el territorio portugués (por eso vuelvo a insistir lo de evitar ir en verano,que se pone de turistas hasta las patas).Antes de subir a su atracción princial,el Palacio do Pena,date una vuelta por la Vila Velha (el casco antiguo) porque de veras es inolvidable y así entras a ver el Palacio Nacional de Sintra,con sus chimeneas cónicas de 33 metros de altura.Sus callejuelas parecen transportarte a épocas de hace siglos (el pueblo está muy bien conservado) y aquí se encuentra la romántica Quinta da Regaleira,uno de los lugares más fascinantes que haya pisado jamás.

lis16

A escasos metros del centro histórico de Sintra e inmersa en una frondosa vegetación, la Quinta da Regaleira es un espacio con alma propia. Apenas atravezada la puerta de entrada el impresionante palacio provoca a un tiempo sensaciones de curiosidad, asombro y hasta un cierto temor; es que todo en el lugar, desde el palacio a los intrincados jardines esconden simbologías que tienen que ver con la alquimia, la francmasonería, los caballeros templarios y el rosacrucismo. Éste fue el capricho de un hombre singular,Carvalho Monteiro, un brasileño que heredó una gran fortuna gracias al comercio de café y que encargó al arquitecto italiano Luigi Manini esta mansión de cuento de brujas.Sus jardines, inmensos, están salpicados de lagos, laberintos, túneles y estatuas de seres mitológicos (se dice que Manini se inspiró en “La Divina Comedia” de Dante) y los cinco euros que vas a pagar por la entrada te van a parecer ridículos después de ver por dentro todo lo que esta misteriosa finca ofrece.

lis17

Ahora a poner en prueba tus pantorrillas con la escalada a dos castillos que se alzan en las colinas:el Castillo de los Moros y el Palacio da Pena.En el caso del castillo,lo que quedan son las ruinas…¡pero menudas ruinas! Casi 500 metros de murallas que serpentean por las montañas y varios torreones,el más importante la Torre Real (ojo que la subida aquí es de 500 peldaños).Dentro del recinto del castillo,se conservan los restos de una inmensa cisterna y una capilla;no hay visita guiada (te tendrás que limitar a recorrerlo por las escalinatas y pasarelas que se han colocado allí) pero sí precio que abonar:cinco euros.

Pero si hay algo espectacular hasta la extenuación en Sintra es esto:el deslumbrante Palacio da Pena

lis18

lis19

A 500 metros de altura y a sólo 4 kilómetros de Sintra (hay un trenecito que te sube hasta arriba de la cima pero yo te recomiendo que lo hagas andando,el bosque que se extiende a las faldas del palacio invita al paseo sí o sí) se encuentra el Palacio da Pena,tan sumamente bello que parece una postal.Fue la realización de un sueño,la de Fernando de Sajonia Coburgo-Gotha, príncipe alemán que contrajo enlace con la reina María II, convirtiéndose entonces en rey consorte de Portugal. Desde que vio por primera vez la Sierra de Sintra, al igual que tantos otros nobles y artistas Fernando se enamoró del paisaje y decidió adquirir los terrenos de la colina y circundantes para construir allí el más bello palacio, al estilo de los palacios de Baviera. Es uno de los pocos palacios portugueses que conserva practicamente todo el mobiliario original.sorprende el llamado Arco del Tritón, una extraña criatura medio hombre medio pez, una alegoría de la creación del mundo. Este pórtico lleva al Patio dos Arcos, cuya galería de arcos moriscos ofrece hermosas vistas de la sierra; desde aquí se ingresa a la capilla, que tiene un precioso retablo de mármol, y a los claustros del antiguo monasterio restaurado, cubierto de azulejos polícromos, y donde destaca la torre con reloj. En esta zona merece una visita el Salón Arabe, de decoración oriental, cuyo techo pintado con trampantojos es uno de los más bellos del palacio. La entrada un poco cara, 11 euros, pero la verdad que merece la pena;es uno de mis lugares favoritos en Portugal.

Y ya que te has acercado hasta Sintra,de lo que fijo no te arrepientes, estira el día y vente a conocer dos villas portuguesas magníficas:Estoril y Cascais.Se encuentran casi pegadas la una a la otra (sólo las separan tres kilómetros) y durante años fueron la sede “oficial” de la clase alta portuguesa.De hecho,una de las cosas que más me sorprendió ver desde el coche fue la cantidad de mansiones abandonadas que hay en los alrededores,cuyos dueños,antaño gente pudiente,ahora no pueden afrontar economicamente las tareas de mantenimiento de las mismas y es una pena ver como muchos palacetes literalmente se caen a cachos.Aun así,sigue siendo la zona más cara de Portugal y comprar una casa aquí no suele bajar del medio millón de euros y todavía se siguen viendo muchos yates lujosos en el puerto,aparte de seguir en funcionamiento varios casinos y de cruzarte con unos cuantos Testarrosa por la carretera.Dos pueblos súper agradables (en los que,te insisto,deberías pernoctar) que pueden suponer el cierre perfecto para un viaje a la adictiva capital de Portugal: la mágica Lisboa.

lis20

lis21

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s