JAPON 2009 – Preparativos

De todos los viajes que he hecho en mi vida,sin duda éste es el que más tiempo me ha costado preparar.Poniéndome en serio con el viaje,varios meses de búsqueda y contraste de información.Antes de eso,años y años leyendo acerca de la historia y cultura japonesas, viendo sus películas,siguiendo a sus escritores.Japón para mí era uno de mis grandísimos viajes soñados y aunque espero que sea el primero y no el único,ya que mi plan es volver para centrarme por completo en el Japón rural y de pueblos pequeños, quería organizarme lo mejor posible para,sin agobios,aprovechar el tiempo allí de la mejor manera posible y eso requiere mirar millones de cosas,sobre todo en un país tan alejado de nosotros en miles de aspectos,no sólo geográficos,y con el inconveniente de que muchas de las páginas que nos podían servir de ayuda estaban sólo en japonés.Pero también os digo que es un viaje que disfruté muchísimo preparando,me permitió descubrir muchos lugares interesantes y costumbres curiosas y me alimentó aún más las ganas,si cabe,de conocer tierras niponas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo primero a tener en cuenta antes de coger ningún billete,que ese será nuestro segundo paso: elegir las fechas en las que quieres ir a Japón.En nuestro caso,y para evitar las marabuntas de turistas en verano y la suma de que allí en verano hace una humedad mortal, optamos por irnos en pleno invierno,a primeros de diciembre.Que te arriesgas a que te coja una ola de frío (en Japón nieva muchísimo)? Pues si, pero como siempre digo,ropa calentita y carretera y manta.Mi experiencia es que tuvimos una suerte con el tiempo increíble, exceptuando un día que nos diluvió en Yokohama, incluso muchas mañanas tuve que ir con la cazadora en la mano y nos brilló mucho el sol.Así que ahí dependes del azar…

Tema vuelos.Hace no tantos años, volar a Japón era prohibitivo, los precios de los billetes rondaban las 200.000 pesetas y era un lujo reservado a privilegiados.Sin embargo, con el abaratamiento en los billetes por la competencia atroz entre las compañías aéreas y el interés del Gobierno japonés por atraer turismo de todo el mundo, agua de Mayo para un país que se pasó los años noventa en pleno crack económico, ha propiciado que ahora tengas la suerte de poder volar por allí por muy poco dinero y más, si como yo, aprovechas para viajar en temporada baja.Te doy mi propio ejemplo: ida y vuelta a Tokio con Lufthansa haciendo escala en Frankfurt, precio final 480 euros.Una auténtica ganga.Además, he volado muchas veces con la todopoderosa compañía alemana, la más importante del mundo,y sus aviones son una gozada.Consiguen que se te hagan bastante cómodas las once horas de vuelo desde Alemania.Los españoles no necesitamos visado si nuestro viaje es por turismo y durante menos de tres meses.

Tiempo de duración.¿Con cuántos días cuentas para tu viaje? Yo no recomendaría hacer un viaje de esos express de una semana no sólo porque esté lejísimos sino por algo mucho más importante y no solucionable: vas a ver poco, mal y deprisa y corriendo (es decir, como ven las cosas los japoneses cuando vienen a España precisamente porque la mayoría sólo tienen una semana de vacaciones al año).Si aún así es tu caso, te aconsejo entonces que te limites a Tokio y a Kyoto, que ya bastante es.Nosotras en 17 días,y gracias a lo rapidisimos y puntuales que son allí los trenes, estuvimos en Tokio,Kyoto,Osaka,Fushimi Inari,Himeji,Nara, Hiroshima y Yokohama, pero tened en cuenta que algunas de estas ciudades son excursiones que sólo os ocuparán un día, el grueso del viaje se lo llevan Tokio y Kyoto.En nuestro viaje, por ejemplo, una de las que venía se emperró en que metieramos con calzador un par de días en Takayama y en la práctica, cuando estuvimos allí, confirmamos que era una locura si queríamos ver Tokio y Kyoto en condiciones, así que allí mismo sobre la marcha cancelamos las noches del ryokan para dárselas a cambio a las dos ciudades más visitadas de todo el país.Y si volviera atrás, volvería a hacer lo mismo.Creo que el planning final del viaje al final estuvo súper compensado.

jap2

Si vives en Barcelona o Madrid, te recomiendo encarecidamente que estés pendiente de los actos de todo tipo que continuamente están organizando la gente de Casa Asia,echad un vistazo a su página web.Constantemente organizan exposiciones, conferencias, ciclos de cine, cursos de todo tipo, de países asiáticos y con la “japanmania” que se vive en Occidente, es muy habitual que haya eventos dedicados a Japón.Me acerqué una tarde a una conferencia que dio el embajador de Japón en España para explicar las facilidades que se estaba dando a los turistas para moverse sin problemas en un país donde prácticamente nadie habla inglés.

Otra de las cosas a las que me encantó asistir organizada por Casa Asia fue precisamente la presentación que vino a hacer Héctor García de su libro “Un geek en Japón”, basado en su propio blog personal, donde relata su vida diaria en el País del Sol Naciente y que yo ya seguía por la red desde hacía meses.Este alicantino, un genio de la informática que trabaja en Tokio para una compañía nipona, nos explicó de un modo muy distendido y con mucho humor cómo un español sobrevive en una cultura tan hermética como la japonesa y la cantidad de satisfacciones que da vivir en un país que es único en el mundo a todos los niveles.Insisto en que tires mucho de su blog para recopilar información ya que da ideas para visitas muy curiosas y te ríes un montón con las anécdotas surrealistas que se va encontrando en su vida diaria, francamente divertido.El libro me le leí antes de ir y también tremendamente útil, es una combinación de guía de viajes con un manual de “cómo intentar comprender la retorcida mentalidad del japonés medio”.

jap4

Ya que he tocado el tema libros, pues recomiendo algunas lecturas que os pueden acercar de diferentes maneras a la enrevesada cultura japonesa.El principal, uno de mis escritores favoritos de toda la vida,Kenzaburo Oe.Y un libro en particular, muy duro pero muy descriptivo de lo duro que es el pueblo japonés, su capacidad de aguante gracias a esa mentalidad de “controla tus sentimientos” que les meten en la sesera desde niños.El libro se llama “Arrancad las semillas, fusilad a los niños” y es una parábola acerca de un grupo de huérfanos que, en mitad del caos de la guerra, se les aísla en una cruel cuarentena en un pueblo, acusados de propagar una epidemia.Abandonados a su suerte, por medio de ellos Oe nos transmite cómo vive el japonés las situaciones extremas.Un libro espectacular.

Más libros recomendables:”Geisha” de Liza Dalby.Liza, una antropóloga estadounidense, más en concreto japonologa,que hizo su tesis doctoral basada en la vida de las geishas, ha sido la primera mujer occidental que ha conseguido ser geisha en Japón, aunque lleva ya muchos años que abandonó esta delicada profesión a la que hay que dedicarse en cuerpo y alma.De las geishas ya hablaré en más profundidad cuando llegue a la etapa de Kyoto pero creo que este libro es un sendero ideal para acercarse a la fascinante vida de estas mujeres.También tienes el archiconocido “Memorias de una geisha”, que tampoco es un mal libro, pero me gustó mucho más “Geisha” por ser una historia real y por describir tan fielmente cómo sufrió las exigencias de un oficio tan duro una mujer occidental.Fiona Graham,otra antropóloga australiana y cuya foto os publico abajo,ta,bién consiguió su sueño de convertirse en la geisha Sayuki.

jap5
Más autores recomendables.Mi escritora favorita:Amelie Nothomb.Pese a que su nacionalidad oficial es la belga, nació en Japón, en Kobe, pasó gran parte de su vida en el país ya que su padre era el embajador de Bélgica, habla japonés perfectamente y ella misma se considera más japonesa que europea.Varios de sus libros están ambientados en su infancia en Japón (te recomiendo todos pero “Metafísica de los tubos” es muy especial).Y si hay uno que trata de una forma muy divertida y totalmente verídica cómo son las entrañas de cualquier empresa japonesa y cómo funcionan por dentro los rigores de las jerarquías, éste es el desternillante “Estupor y temblores”, donde Amelie nos cuenta cuando volvió a Japón siendo veinteañera para trabajar en una oficina de Tokio y las miles de anécdotas que la tocó vivir.También es una preciosidad una de sus obras más recientes,”Ni de Eva ni de Adán”, en la que narra de una manera ficticia y con mucho humor cómo fue su enamoramiento de un joven japonés y lo alejadas que muchas veces se encontraban sus culturas (no hay que olvidar que pese a vivir en Japón, los padres de Amelie eran belgas).

Más lecturas que puedes llevarte:”Kitchen” de Banana Yoshimoto, un bonito cuento acerca de un niño que pierde a su madre,y su padre, en un curioso acto de amor, decide travestirse y convertirse en mujer para que su hijo no la eche de menos.En los últimos tiempos se ha hecho muy famoso a nivel mundial Haruki Murakami.No es de mis escritores preferidos (algunos de sus libros se me hacen muy cargantes) pero reconozco que “Tokio Blues” es una pequeña joya.Hay otro libro que no se si se llegó a editar en castellano, ya que me le compré en inglés, que se llama “Snakes and earrings” de Hitomi Kanehara y es un retrato bastante curioso de un determinado sector de la juventud japonesa.No olvides tampoco otros grandes análisis de estos adolescentes tan particulares con el opresivo “Azul casi transparente” de Ryu Murakami (no confundir con el otro Murakami), también en inglés “Lost in Japan” de Alex Kerr y “Ride in the neon sun” de Josie Dew.

Siguiendo con los libros, yo de guías esta vez eché mano, como siempre, de la Lonely Planet,y añadí la de Insight Guides, que pese a tener menos datos prácticos,están bastante curradas.Ambas las compré en el Amazon inglés de segunda mano, sumando el precio de ambas, ni diez euros.Las versiones españolas de ambas suman 54 euros.Así que otro dinerito que puedes ahorrarte.Aún así, vas a tener que indagar muchas cosas por la red porque pese a que la de la Lonely es muy completa, casi mil páginas, Japón da tanto de si que hay muchas cosas que las cubre por encima.Así que lo recomendable es que recopiles todo lo que puedas por la red.Aparte de esta magnífica web de Los Viajeros, donde me resolvisteis muchas dudas, date una vuelta por la web citada de Héctor García, Kirai.net, Viajeajapon.com, Portaljapon.com, y la página oficial de turismo japonés, vas a poder sacar un montón de información.De todas formas, dos cosas para que vayáis más tranquilos: en el propio Japón vais a poder conseguir en las oficinas de turismo todos los mapas y folletos que necesiteis,y luego allí todo os va a resultar mucho más fácil que lo que os imagináis antes del viaje!

jap7
Lo que os recomendaría también echar en la maleta, al menos yo lo hice y me vino muy bien, es un pequeño diccionario de japonés con los términos más básicos.Yo compré también en Amazon uno de bolsillo ingles-japonés y me vino de lujo para explicar sobre todo en las tiendas algunas cosas que buscaba.Cuando os digo que en Japón no habla inglés nadie, es “nadie” literal, quitando algún caso raro por ahí, incluso en las recepciones de muchos ryokan las pasan canutas para hacerse entender, así que en serio, te vendrá muy bien y así aprendes unas palabritas de japonés, que nunca sobra…

Llegamos ahora al asunto del Japan Rail.Es impensable ir a Japón y no llevarlo contigo; sin él, claro que te podrás mover por el país pero allí los billetes de tren dan pavor, por ponerte un ejemplo un trayecto ida y vuelta de Tokio a Kyoto salía por unos 250 euros.Si tienes en cuenta que por entre 350 y 400 euros este bono te permite moverte por todo Japón en los trenes que quieras cuantas veces te apetezca durante un periodo de dos semanas (hay bonos con otros precios para 7 y 21 días), las cuentas están ya echadas.Sólo se puede conseguir en las oficinas de Madrid y Barcelona.En Madrid puedes hacerte con el en Viajes HIS, en Princesa 25 3a planta y en Barcelona en Roger de Lluria 44 Atico 1.Cuando empiece la etapa de Tokio ya os explicaré cómo funciona pero en las propias oficinas os darán mucha información de cómo va el tema, que es mucho más fácil de lo que parece.

Una vez que tengáis definida la ruta – es bueno que consulteis antes lo que tardan los trenes en llegar de una ciudad a otra para organizarnos mejor los días, daos cuenta que hay casos donde se tarda muy poco, entre Kyoto y Osaka, aunque parezca increíble, sólo hay una separación de quince minutos de tren- toca ir con el tema de los alojamientos.No os agobieis en absoluto con lo de que dormir en Japón cuesta un ojo de la cara porque es una leyenda urbana.Si quieres ir en plan lujo y a hoteles de corte europeo, pues si, te van a meter una clavada de 200 euros por noche. Pero a lo largo y ancho del país, hay miles de ryokan (hotel estilo japonés) y hostales,yo no pagué ninguna noche más de 40 euros la doble.En cada etapa ya os iré dando bastantes detalles de los sitios tan encantadores donde dormimos pero insisto en que Japón no es tan caro como nos venden (estuve una vez un fin de en Oslo y os aseguro que eso sí que es caro!) y por poner una comparación, me gasté menos en este viaje que cuando me recorrí California en coche.Os iré detallando precios de unos artículos y otros pero yo fui la primera sorprendida al constatar que muchas cosas eran más baratas que en España, lo que nos vino de maravilla para ir más holgadas de dinero.Japón es muy asequible a la hora de moverte por tu cuenta, de verdad, que no os eche para atrás el tema económico.

Ya que hemos llegado al tema dinero, con los yenes no me compliqué.Cambié 500 euros al llegar en el propio aeropuerto de Narita y el resto lo fui sacando en cajeros, hay gente que se queja de haber tenido problemas con las tarjetas cuando llegaron allí pero lo cierto es que yo usé sin problema ninguno tanto la VISA como la Mastercard y no tuve inconvenientes en ningún sitio para sacar dinero.Hace tres años, el yen tenía un valor aproximado a la antigua peseta, por lo que con el cambio pensé todo el viaje en pesetas y no en euros.Así, sabías que mil yenes eran mil pelas y te resultaba todo más fácil.

Más recomendaciones.Llévate un buen botiquín con las medicinas más imprescindibles. Evidentemente, en Japón vas a poder encontrar cualquier medicamento que necesites, el problema es que quizás en las farmacias no sepan entender qué les estás pidiendo.En casos más graves, que os tranquilice saber que en Japón hay muchos hospitales con personal que habla inglés para atender precisamente a cualquier extranjero.El seguro médico, como siempre, le hice con Intermundial, unos ,80 euros por los 17 días.

Vamos con la gastronomía.En mi opinión,Japón goza de la mejor oferta culinaria del mundo (amo la comida nipona!) y para todo el que sea fan de su comida,es el paraíso porque encima es baratísima.Hay miles de restaurantes giratorios donde te van pasando los distintos platos que puedes coger.Y unos establecimientos,de los que tirábamos mucho,donde te vendían diferente comida preparada al peso (decenas de platos distintos,para el que aún crea que “sólo comen pescado crudo”),podías comer /cenar por un precio aproximado de 5 o 6 euros (veis como si te lo montas Japón es un país barato?).A algunos sabores no estarás acostumbrado y hay algunas cosas a las que cuesta acostumbrarse,caso de ese helado de té verde amargo tan popular,pero en general me encantaron los cientos de platos nuevos que probamos.Ya los iré comentando.

En cuanto a los que por más que lo intentais,no podéis con la comida japonesa,que también puede ser el caso,no os preocupeis.Tokio sobre todo está plagado de restaurantes de comida internacional de todo tipo y las franquicias habituales,nosotras incluso una noche estuvimos cenando en un australiano.Además,en los supermercados puedes encomtrar productos de todo el mundo,incluso hasta españoles.Aquí el embutido español es considerado una delicattessen,hasta el punto de que un trocito de salchichón de 300 gramos puede costar unos 12 euros,del jamón ya ni hablamos.Por cierto,en los restaurantes el agua es gratuita.Y algo muy importante:ni se os ocurra nunca dejarles propina.El japonés se lo toma como una ofensa despectiva.

Lo ideal es que comáis en los restaurantes locales.Aparte de los más económicos,son los que ofrecen una comida japonesa “más casera”.El único inconveniente es que la carta viene en japonés y punto.Pero ellos,que son más listos que el hambre,lo solucionan rapidamente.Hacen réplicas en cera de los platos,los ponen en los escaparates y tú señalas con el dedo lo que te apetece.Los platos son tan realistas que dan ganas de hincarles el diente.

Réplicas ficticias de los platos reales en un restaurante de Tokio

jap8
Los enchufes japoneses,recordadlo,son diferentes a los europeos.Lo mejor es comprar un adaptador universal de los que ofrecen clavijas de todo tipo.En cuanto a los móviles,yo cuando fuí con mi antiguo móvil no me funcionaba.Ahora con los smartphones supongo que allí nos ofrecerán ya roaming las compañías japonesas.Llamar con tarjeta desde cabinas,aparte de un poco complicado,sale caro;lo mejor es que os conecteis a internet desde el hotel,que casi todos te lo ofrecen si por lo que sea tu móvil no pilla wifi,y así charlais con vuestra gente en España,es lo más cómodo y barato.Los teclados son japoneses y al principio te lías un poco pero luego ya le coges el tranquillo.

Los cuartos de baño,otro tema curioso.Allí ya sabéis que los WCs son modernísimos.Tienen un mando adicional donde puedes poner música, echar ambientador, calentar el asiento…Al principio llaman mucho la atención pero luego ya te acostumbras.Rara es la casa que no tiene uno.Aun así,todavía en muchos establecimientos los servicios son de corte asiático,basicamente un agujero en el suelo.Pero en los ryokan y hostales que estuvimos,eran todos de tipo occidental.

Tema fumadores:un ejemplo de cómo se puede hacer una ley que no perjudique a nadie y beneficie a todos.En Japón se fuma mucho,muchísimo.Al mismo tiempo,son tan estrictos con la tónica “no molestes a los demás” (y bien que hacen) que,por ejemplo,en el centro de Tokio no se puede fumar por la calle.Cada 800 metros más o menos,hay delimitados en la acera unos espacios (un recuadro pintado en el suelo) para fumar.Pero aun así,en muchísimos restaurantes hay zona para fumadores y ya ni digamos de los trenes,que tienen su correspondiente vagón para fumadores,luego ya tú eliges el que te apetezca.Eso se llama respetar a unos y a otros.

Costumbres japonesas,otro tema de vital importancia.Os iré detallando poco a poco,a través del relato del viaje,las diferencias tan abismales que vas a encontrar pero ante todo ten en cuenta que para ellos lo más importante del mundo son los modales y la buena educación (pese a que luego se pongan ciegos de sake y no veais las que montan en los restaurantes,acaban subidos encima de la mesa bailando con la corbata en la cabeza).Por ejemplo,hablar en el metro (y mucho menos por móvil) está muy mal visto,pues se considera que molestas a los demás y más en una ciudad como Tokio,con millones de personas trasladándose en metro a diario.Asi que allí no ven normal,como aquí,que nadie vaya con el móvil con el reaggeton a todo trapo molestando al que al lado intenta leer un libro.Sonarse la nariz en público también está muy mal visto (para ellos el uso del pañuelo es considerado antihigiénico).Aparte de muy hipocondriacos,son muy respetuosos con lo de no pegar los constipados a los demás,verás que en los metros va muchísima gente con mascarilla.

En cuanto a seguridad,pues tontería es decirlo pero no he estado en un país más seguro en la vida.Para un japonés,la idea de robar a alguien por la calle es un deshonor que no sólo le destrozaría socialmente a él sino a todo su clan familiar.Asi que ándate con ojo de que te meta mano en el bolso un geek (extranjero para ellos) pero un japonés,difícil.Pongo de ejemplo que el día de Yokohama volvíamos tan empapadas y muertas de frío que nos quedamos dormidas en el vagón con los bolsos medio abiertos;nos despertamos una hora después sin que hubiera ocurrido absolutamente nada.

Aviso a los que como yo estéis tatuados.Pese a que vimos algún japonés esporádico tatuado,en el país están muy mal considerados ya que se asocian con la yakuza,la mafia japonesa.Por este motivo,aunque comprenden que entre los occidentales es algo habitual,no permiten la entrada a los onsen a gente tatuada,por este motivo no fui a ninguno.Quizás si llevas uno pequeño,hacen la vista gorda,pero yo,que llevo los dos brazos,ni lo intenté.

Si vais a estar bastantes días,no os vayais cargados de ropa ya que allí hay lavanderías públicas a porrillo.Son automáticas,incluyen secadora y son muy baratas.Si no,en los propios hostales os ofrecerán el servicio.Lo que no os dan en la mayoría son toallas,eso sí que es importante que no lo olvidéis.

En cuanto a compras,intentad alejaros de los focos turísticos,que siempre son más caros,y meteros en las tiendas de cualquier callejuela,que encontrareis cosas preciosas por cuatro yenes.Aun así,incluso los souvenirs me parecieron súper baratos.Un kimono bien bonito de algodón puede salirte por unos 15 o 20 euros (yo compré una yukata preciosa por 16),una imitación de katana por 10…no se pasaban en absoluto con clavar al turista.

No vayáis con prejuicio ninguno de que el japonés,pese a la barrera del idioma o lo hermético de su caracter,no va a intentar ayudaros,al contrario.Poca gente en el mundo más hospitalaria,se desviven para de un modo u otro,por gestos,preguntando a otros,poder echarte una mano.Además,a la mayoría les encanta tener contacto con los extranjeros,sobre todo las adolescentes.Dad por seguro que os perdais donde os perdais,siempre habrá alguien dispuesto a echaros un cable.Además,como comentaba el embajador japonés,se facilta al extranjero moverse por su cuenta poniendo las cosas más importantes señalizadas en inglés (estaciones de mtero, oficinas de turismo, monumentos…en Tokio es muy fácil moverse aunque no lo parezca).Aparte,está todo diseñado con una lógica y efectividad tan aplastante que muchas cosas se deducen por sentido común.Aunque en muchas zonas de Tokio las calles ni siquiera tengan nombre,de un modo u otro siempre acabas encontrando el camino.Por otro lado,os vais a mover por sitios a los que van muchos turistas y se facilita mucho el acceso a cualquier lado,ya veréis como volvéis encantados.

Por ahora,creo que a grosso modo estos son los factores más a tener en cuenta antes de un primer viaje a Japón.El resto de la información,muy abundante,os la iré desgranando poco a poco en las siguientes etapas.Espero que de momento toda esta información te haya terminado de convencer para animarte algún día.El país es… ¡inigualable!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s