PORTUGAL – Alto Alentejo

Pese a que he ido decenas de veces a Portugal,una de las asignaturas que tenía aún pendiente era la zona del Alentejo (en portugués significa “más allá del Tejo”,como conocen ellos al río Tajo).Esta región que limita con Extremadura es una de las más ricas a nivel cultural de todo el país luso y está salpicada de poblaciones con siglos y siglos de Historia,por lo que intentar abarcarlo todo en sólo unos pocos días resulta una utopía absoluta.Por ello,decidimos aprovechar la Semana Santa para dedicarnos de lleno a la mitad superior,lo que se conoce como Alto Alentejo,y ya volveríamos en otra ocasión a recorrer el Bajo Alentejo,que hay tiempo (y ganas) para todo.

al2

Tuvimos la mala suerte de que,como ocurrió en España,nos acompañara el mal tiempo (ay la Semana Santa y su puñetero clima!) y que nos lloviera a cántaros dos días de los cuatro que estuvimos.Pero tontería era lamentarse por esas nimiedades,asi que con paraguas y chubasqueros estuvimos pateando todo lo que pudimos.Esta vez nos juntamos ocho amigos para viajar desde España,repartidos en dos coches,por lo que al final el gasto en gasolina y peajes fue mínimo,ni llegó a los 30 euros.Llevar allí el coche es un acierto:desde nuestro país,si no toca atascos,te plantas en cinco horitas en el Alentejo y además gozas de un montón de movilidad para poder abarcar bastantes visitas.Por cierto,y hablando de peajes,supongo que ya sabréis que el gobierno portugués se está forrando a costa de los conductores y hay bastantes zonas donde tienes que hacer un pago previo por internet para circular por las principales autovías (un coñazo,vamos) pero en este caso lo bueno es que todos los peajes por los que pasamos eran manuales y eso nos evitó un montón de quebraderos de cabeza.Por otro lado,las distancias entre unos pueblos y otros se pueden recorrer sin problema ninguno por medio de carreteras comarcales,que fue lo que hicimos nosotros varias veces,y ahí también te evitas pagar.Y un consejo más:llena el depósito antes de pasar a Portugal.En el país vecino la gasolina llega a costar un 20% más que en España.

El primer día dormiríamos en la preciosa Evora pero de camino decidimos parar a comer en un restaurante que le habían recomendado a uno de nuestros amigos, el Varchotel, que se encuentra en la Estrada Nacional 4,a las afueras de Elvas.La verdad que comimos de lujo (riquísimo el bacalao,como en cualquier sitio de Portugal) pero traigo a la palestra la anécdota de los aperitivos porque es una manía muy fea que tienen en los restaurantes portugueses,la de ponerte aperitivos en plan pan con mantequilla, aceitunas y paté de sardinas sin haberlo pedido y claro,los españoles,acostumbrados a que las tapas sean gratis,nos los zampamos gustosos y luego se nos queda cara de poquer cuando vemos que nos los cobran en la cuenta.Yo,como os digo,al ser una asidua de Portugal ya me conozco el cotarro y siempre pido que se los lleven (que no es por no gastar,es que me fastidia pagar por una tapa que ni siquiera elijo) pero esta vez,pese a decirles que no los queríamos,nos enchufaron en la cuenta dos platos de jamón serrano que no habíamos pedido ni comido,vamos,que nos querían cobrar 14 euros de más por toda la cara.Luego sí,todo son disculpas y lo siento,pero si te la pueden clavar,te la clavan.Asi que pese a que la comida fuera buena y esté considerado uno de los mejores restaurantes de la zona,por ese motivo,por intentar timar al cliente,os recomiendo que no pareis aquí y comáis en otro sitio donde sean más honestos.

En cuanto al tema del alojamiento en Evora, optamos por el hotel Ibis,muy bien de precio (44 euros la doble sin desayuno).Las habitaciones algo pequeñas pero muy bien ubicado,justo a las afueras de las murallas y a diez minutos andando de pleno centro, súper tranquilo por la noche.Tienen parking gratuito,para que os despreocupeis del coche. No merece la pena que paguéis los seis euros adicionales del desayuno cuando teneis bien cerquita el Café Arcada,que pese a lo insalubre de su nombre (jejeje),es una de las mejores pastelerías de Portugal.Nosotros íbamos allí a desayunar cada mañana y menudo descubrimiento.Se encuentra en la plaza más importante de Evora, la Praca do Giraldo, y aunque no tienen servicio de mesas,el local es grandísimo y tienes cientos de dulces diferentes para escoger.Ya sabeis que los lusitanos son famosos por lo exquisito de su repostería:los conocidísimos pasteles de Belem, las natas, las milfollas, ovos moles, barrigas de freigas, el pao de rala (típico de Evora,por cierto…) ¡Tienes un montón de opciones para elegir!

al3

Evora es una ciudad antiquísima,de hecho fue fundada por los romanos,que la llamaron Ebora Liberalitas Iulia (aún quedan algunas ruinas,de las que os hablaré luego) y ha tenido un papel fundamental en la historia de Portugal debido a su situación estratégica, cercana a Lisboa y a la frontera con España, y su rol como punto imprescindible en varias rutas comerciales.Aquí han fijado su residencia muchos reyes lusos,sobre todo en la época colonial, y son tantas las reliquias arquitectónicas que conserva en su seno que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1986.

Podemos empezar el recorrido por sus callejones moriscos y medievales a partir de la antes mencionada Praca do Giraldo,la más importante de la ciudad,donde antiguamente se ejecutaba en público a los condenados por la Inquisición y donde hoy en día se concentran los locales, los visitantes, los vendedores, los artistas callejeros y punto de partida a alguno de los monumentos más reseñables.Los elegantes soportales y los balcones de hierro forjado que la rodean albergan infinidad de tiendas y restaurantes,por lo que es un gustazo pasear por aquí tanto de día como de noche.Aquí puedes encontrar también la Oficina de Turismo,nosotros nos acercamos a por mapas y folletos y nos atendieron de maravilla; además,ante nuestra pregunta por locales de fados,nos recomendaron un estupendo local del que también os hablaré más adelante.Toda esta inmensa zona peatonal está dominada por preciosa Fonte Enriquinha y la Iglesia de Santo Antao, del siglo XVI y erigida sobre una antigua iglesia templaria y donde mucho más atrás en el tiempo se levantaba un Arco del Triunfo romano.Como curiosidad,reseñar que la plaza se llama así por Giraldo sin Miedo,cabecilla de los forajidos que en el siglo XII arrebataron esta plaza a los musulmanes y a quienes el rey Alfonso Enríquez,en agradecimiento,perdonó sus deudas.

al4

Una de las cosas que te llamará la atención al deambular por las calles de Evora es que están plagadas de tiendas que ofrecen infinidad de productos fabricados con corcho, desde gorras hasta bolsos.Portugal, aunque cueste creerlo,es el país del mundo que más corcho exporta y el Alentejo está hasta arriba de alcornoques,el árbol de donde se extrae dicha materia prima.Por ello,si quieres llevar un regalo original,ya sabes por donde tirar.Los artículos son algo caros pero también hay que tener en cuenta que son totalmente artesanales y eso,obviamente,se paga.El mayor número de comercios dedicado a este tipo de artesanía se encuentra en los callejones empinados que llegan a la Catedral,especialmente en la Rua de Outubro.

Como os comenté antes,Evora fue una de las más importantes ciudades de Lusitania en época de los romanos y el vestigio que mejor lo atestigua es el Templo de Diana,la diosa de la luna,la caza y la castidad.Aunque,en realidad,no hay ninguna prueba arqueológica que asocie al templo con la citada diosa (más bien proviene de una leyenda extendida por un sacerdote portugués) y lo más probable es que realmente fuera construido en honor de César Augusto en el siglo I A.C.Durante las invasiones bárbaras en el siglo V,todos los restos romanos fueron arrasados y éste es uno de los pocos que aún permanece.Lo curioso es que en la Edad Media se cometiera la aberración de utilizar parte de sus piedras para la construcción del castillo de Evora y que posteriormente,durante cinco siglos nada menos,se utilizara como ¡carnicería! Sin embargo,gracias a este curioso uso,hoy en día aún se mantienen en pie catorce de sus columnas originales. También se pueden encontrar algunos restos romanos,columnas corintias principalmente y unas termas romanas,en la Plaza de Sartorio.

al5

Muy cerquita del templo y en lo que antiguamente era conocido como el foro romano se ubica el edificio religioso más importante de la ciudad,la Catedral o Basílica Sé Catedral de Nossa Senhora de Assuncao,la más grande de Portugal.El primer día que nos acercamos no pudimos entrar porque justo estaban a mitad de una misa (hay que ver qué religiosos son los portugueses) pero el segundo día ya la pillamos abierta y la verdad que merece mucho la pena la visita al interior.No subimos a lo alto de la torre porque cobraban entrada y yo eso de darle dinero a los curas,pues como que no.

al6

Nos vamos ahora a la que fue mi visita preferida en todo el viaje,la Capilla de los Huesos,un lugar que llevaba años queriendo conocer.Para ello,hay que acercarse a la Iglesia de San Francisco.En este antiguo monasterio franciscano se encuentra un lugar siniestro como pocos en el mundo.Ubicada en el claustro, donde años atrás se encontraban los dormitorios de los monjes,nos topamos con la pequeñita pero espectacular Capela dos Ossos.

Ya a la entrada te recibe una inscripción en la que se puede leer Nos ossos que aquí estamos pelo vossos esperamos (Nosotros los huesos que aquí estamos por los vuestros esperamos).Y es que no hay mejor resumen para constatar la verdadera intención de construir una capilla tan atípica,que no es otra que evidenciar lo efímero de nuestro paso por el mundo de los vivos y lo poco importante que es nuestra existencia.

La Capela dos Ossos está construída íntegramente con los restos oseos de más de 5.000 cadáveres.Da pavor sólo leerlo ¿verdad? Tibias, fémures y calaveras invaden techos y fachadas e incluso se utilizaron las osamentas para mezclarlas con argamasa y así poder revestir los muros..La construcción se llevó a cabo en el siglo XVI por un monje que pretendía convertir el templo en un lugar de meditación y vaya si lo consiguió.Para ello,y aprovechando el “excedente” de cadáveres en los camposantos de los pueblos vecinos,se los trajo todos para acá y con ellos se levantó este curioso edificio.Hoy en día,unas cristaleras protegen las fachadas del vandalismo de los visitantes (anteriormente,a muchos estúpidos no se les ocurría otra cosa que grafittear las calaveras o incluso llevárselas a casa),todo sea por el bien de la capilla.La entrada cuesta 1,50 euros y tienes que pagar un euro más si quieres sacar fotografías, aunque con nosotros la chica de la entrada se enrrolló y nos dijo que sólo pagáramos uno pero que hiciéramos fotos los ocho si nos apetecía.¡Muchas gracias,signorina!

al7

al8

al9

En la fotografía se pueden ver colgadas las momias de un padre y un hijo (uff esto sí que pone los pelos de punta!) Cuenta la leyenda que la esposa/madre de ambos les maldijo por los malos tratos que la dieron en vida y cuando murieron,el suelo se volvió duro como el mármol para que no se les enterrara y aquí se les colgó por toda la eternidad.La verdad es que visitar esta capilla en un día de lluvia y viento como nosotros lo hicimos le daba aún mucho más misterio al tema.Un lugar espeluznante como pocos he visto en la vida.No es la única en el mundo,hay otras en Portugal,Italia o la República Checa,pero lo cierto es que esta es absolutamente…¡escalofriante!

Evora es una de las pocas ciudades portuguesas que conserva prácticamente intactas sus murallas (te aconsejo que cuando visites la ciudad,dejes el coche extramuros,el aparcamiento está complicadillo).Son tres y las levantaron primero los romanos en el siglo III (aún quedan cuatro puertas de dicha época,la más importante la de Santa Isabel),ya después seguirían erigiéndolas visigodos, moros y los propios portugueses.A día de hoy,es un gustazo recorrer su extenso perímetro,admirándose de su robustez y sus almenas,accediendo al casco viejo por alguna de sus imponentes puertas.

al10

Escultura al Maestre André de Resende,uno de los hijos célebres de Evora y uno de los humanistas más importantes del siglo XVI.Fue un gran amigo de Erasmo de Rótterdam, ejerció de mecenas de infantes y nobles y sus restos mortales yacen en la Catedral de la ciudad.

al11

La renacentista Iglesia de Gracia,con sus curiosos “atlantes” en la parte superior.Los vecinos de Evora conocen a estas curiosas esculturas como “os pobres meninos” y simbolizan las cuatro partes del mundo conocido en aquel entonces (tierra,agua,fuego y aire).A no mucha distancia se halla el Jardim Publico y el Palacio de Don Manuel,donde Vasco de Gama fue nombrado comandante de la armada que partiría por mar en busca de nuevas rutas comerciales por el mundo.

al12

Yéndonos al tema gastronómico,voy a recomendaros unos cuantos restaurantes de los que más nos gustaron.El primero es O Antao, en la Rua Joao de Jesús 5 (es justo una de las calles que sale de la Plaza de Giraldo,muy céntrico),premiado en varias ocasiones por los jurados gastronómicos portugueses y cuyo plato estrella es el arroz con marisco,les sale francamente espectacular.El segundo se llama Evora, se encuentra en Rua Serpa Pinto 98 y aunque el local es modestito, hacen unas migas a la alentejana que quitan el sentido,aunque mejor para la comida,que a nosotros nos pudo la gula y las pedimos para cenar.El tercero es la casa de fados María Severa en Largo de Santa Catarina 25.Como sabeis,los fados es el cante típico portugués,tan triste y melancólico como nuestro flamenco.Varias de las veces que he viajado a Portugal me he acercado a locales de fado a disfrutarlos y me sigue pareciendo una experiencia emocionante,sobre todo si la vives cenando a la luz de las velas.Ten en cuenta que en Portugal se cena bastante pronto y el espectáculo comienza sobre las 20,30.La carta es bastante cortita pero espectacuales su bacalao y las brochetas de pavo con piña.

Arroz de marisco a la portuguesa

al13

Bacalao a la nata

al14

Espectáculo de fados en el restaurante María Severa

al15

Seguimos recorriendo el Alentejo yéndonos esta vez a la pequeña aldea de Evora Monte,al noroeste de Evora.El pueblecito es diminuto;para acceder a su gran atracción,el castillo,situado en lo alto de una colina,lo harás por un camino casi de tierra y por el que íbamos rezando para que no nos viniera otro coche de frente.La mala suerte es que nos tocó día de niebla espesa,lo que nos privó de las fantásticas vistas que desde allí se tienen,y que el castillo cerrase justo el último fin de semana de cada mes,que era el que nos coincidía.Tampoco daba la impresión de que dentro hubiera mucho que ver pero por fuera es imponente.

Hay otro lugar al que,por suerte,muy poca gente se acerca y que,sin embargo,a mí me pareció de los más interesantes de todo el viaje.Este es el Cromeleque dos Almendres (Cromlech de los Almendros),uno de los conjuntos megalíticos más antiguos del mundo (se calcula que los hombres prehistóricos lo levantaron 6.000 años antes de Cristo).Este conjunto funerario-religioso consta de 95 menhires,algunos con grabados simbólicos,y aunque deja a un lugar como Stonehenge a la altura del betún,curiosamente apenas es visitado ni siquiera por los propios portugueses.Sólo os comento que no hay seguridad ninguna que los vigile.Esto he permitido que,afortunadamente,uno de los monumentos más viejos de la Historia de la Humanidad se conserve prácticamente intacto.

al16

Así se encontraban los alrededores del Cromlech dos Almendres

al17

Unos dos kilómetros antes del Cromlech se levanta el Menhir dos Almendres,una piedra solitaria de cuatro metros de altura,que lo convierten en uno de los menhires más grandes del mundo.Aunque la mañana que fuimos nos lució el sol hasta el punto de quedarnos en manga corta (insisto,las locuras del clima de Semana Santa),los aguaceros del día anterior habían dejado el acceso al menhir convertido en un camino de cabras donde te llegaba el barro hasta el tobillo,vaya odisea para llegar.¡Pero mereció la pena!

al18

Otro pueblo al que os aconsejo que os acerquéis es a Estremoz.Se encuentra a unos 50 kilómetros de Evora (puedes ir por la autovía,con peaje,o por la nacional,sin peaje) y junto a Borba y Vila Vicosa conforma el trío de los “pueblos del mármol”,aquí el uso de este material es tan abudante que incluso llega a rivalizar con el mármol italiano de Carrara.Estremoz ha vivido desde tiempos antiquísimos de las canteras,cuando en época de los romanos ya empezaron a exportar el mármol a otras regiones (con qué os creeis que se construyó el Circo Máximo de Mérida o la Torre de Belem de Lisboa??) Estremoz está hecho de mármol prácticamente de arriba abajo y de aquí sale el 85% del mármol portugués (Portugal es el segundo exportador,después de Italia,a nivel mundial).

Murallas de Estremoz

al19

Aunque Estremoz es una villa muy antigua y ha visto en sus entrañas violentas batallas entre portugueses y castellanos,a la hora de la verdad no es muy grande y se puede recorrer en una tarde.La parte más antigua es lo que se conoce como “Pueblo Alto”.Rodeada por unas preciosas murallas del siglo XVII, influenciadas por la arquitectura morisca,esta zona es francamente espectacular,callejones empedrados que serpentean entre típicas casas portuguesas pintadas de amarillo y añil.Desembocarás en el antiguo Palacio de Dom Dinis,quien construyó el castillo en el siglo XIII para su mujer Isabel de Aragón,pero que desapareció casi por completo tras una explosión de pólvora en el siglo XVII.Aún así,actualmente aún se mantiene en pie la Torre de Menagem,de casi 30 metros de altura, y es aquí donde se ubica la bellísima Pousada Rainha Santa Isabel (si quieres verla por dentro,contacta en recepción,está considerada una de las más bonitas del país).Desde este área se obtienen además unas formidables vistas de la villa.

al20

Vamos a ir acabando este recorrido alentejano en la ciudad de Elvas,ya muy cerquita de la frontera con España,a sólo ocho kilómetros del río Guadiana,que es el que en realidad ejerce de “separador” entre un país y otro.Aunque Elvas no llegue a los 25.000 habitantes,es una de las ciudades más importantes a nivel histórico y patrimonial de todo Portugal.Cuenta con el mayor conjunto de fortificaciones baluarte del mundo,consideradas Patrimonio de la Humanidad por la UNSECO y uno de los lugares más estremecedores que he visitado jamás.

al21

Como comento,Elvas cuenta con dos enormísimos recintos fortificados,el de Santa Luzia y el Fuerte de Gracia (también llamado Fuerte del Conde de Lippe).Para acceder a este último,puedes subir con el coche al cerro donde se ubica,hay un pequeño parking de tierra a la entrada.Y primera sorpresa al llegar:el fuerte se encuentra completamente abandonado…¡pese a tener un perímetro de casi 20 kilómetros! Unicamente verás a la entrada un cartel ruinoso que nos recuerda que el edificio es propiedad del Ministerio de Defensa pero en vista del estado en que se encuentra,como si no tuviera dueño.También os digo que yo preferí verlo en estas condiciones porque apenas hay turistas (lo estuvimos recorriendo prácticamente solos) y como encima fuimos sólo un par de horas antes de que anocheciera,nos tocó visitarlo con las linternas en mano ¡no veais qué impresión! Era como encontrarse dentro del decorado de una película de miedo,os lo aseguro.

al22

al23

al24

Después de ser un Fuerte,éste pasó a convertirse en una cárcel para prisioneros de guerra y no veais el yuyu que da entrar a las antiguas celdas.También se mantienen intactas las cocinas,los salones con chimeneas,los cuartos de baño de azulejo blanco,los antiguos despachos de los jerifaltes,algunos aún con pinturas en las paredes…Pasadizos y pasillos se confunden en un enrevesado laberinto de cientos de habitaciones,con escaleras de piedra y madera que se caen a cachos (literalmente,ojito al apoyar los pies en ciertos lugares).Antiguamente,más de 1200 soldados se ocupaban aquí de las tareas de vigilancia,lo que hizo del recinto un lugar inexpugnable que jamás fue tomado por manos enemigas.

El Fuerte está dividido en tres líneas concéntricas.En el centro,el Reduto,con la antigua iglesia,los comedores y la Casa del Gobernador;separado de éste por un foso muy profundo,la Magistral (construcción en forma estrellada),y después,el recinto exterior,los Revellines.Sin embargo,pese a lo grandísimo que es el fuerte,sólo hay una entrada de acceso,la Puerta del Dragón,que da paso a un puente levadizo.Insisto en que la visita la tendrás que hacer por tu cuenta pero ese es el mayor encanto de este lugar tan sumamente siniestro.

La otra gran fortificación de Elvas es el Fuerte de Santa Luzia pero resultó que cuando nos acercamos a verlo el domingo por la mañana estaba cerrado y sólo lo pudimos ver desde fuera,al igual que el Castillo.No entiendo muy bien cuál es la filosofía que se gasta la Oficina de Turismo si cierran los monumentos más importantes los fines de semana,que es precisamente cuando la gente puede acercarse a visitarlos,y no creo yo que estén las arcas portuguesas como para perder dinero. En cualquier caso,aquí os dejo algunas fotografías de ambos sitios.

al25

al26

El Acueducto de Amoeira (grandioso!nada que envidiar al de Segovia!) es lo primero que te encuentras al llegar a Elvas.Aunque fue construido entre los siglos XV y XVII,lo cierto es que su estilo arquitectónico es totalmente romano.843 arcos de 31 metros de altura,ahí tienes las impresionantes cifras.Ocupa una extensión total de más de ocho kilómetros y a día de hoy,aunque parezca mentira,aún sigue abasteciendo de agua a la ciudad.

al27

En cuanto a tema alojamiento,os comento.Nos repartimos en dos de los mejores hoteles de la ciudad a precio súper asequible,teniendo en cuenta que era Semana Santa.Uno de ellos,el hotel Dom Luis (50 euros doble con desayuno),muy moderno,al estilo de los NH.El otro,con un encanto aún más especial,Hotel Convento Sao Joao de Jesus (60 doble con desayuno),un convento del siglo XVIII con jacuzzi en algunas de las habitaciones.En cuanto a comer,pues un apunte:se nos ocurrió acercarnos,siguiendo las recomendaciones de la Lonely Planet,al Flor de Jardim,considerado el mejor restaurante de Elvas,en parte por sus preciosos jardines.Cuando llegamos,nos dijeron que teníamos que esperar como mínimo una hora,asi que decidimos tomar unas cervezas haciendo tiempo,y después de un buen rato (las 14,30 de la tarde,lo que en Portugal es tarde para comer),nos vuelven a decir que complicado coger mesa y que por qué no nos vamos al otro restaurante que tienen en el hotel Jardim,que es más grande.Coche para allá y otras dos cervezas esperando mesa.Nos tardaron un montón en servir porque tenían tres camareros que iban con la lengua fuera para abarcar un local tan enorme (comimos cerca de las 16,30) y los platos carísimos (tanto para lo que ofrecían como para los precios portugueses).Otro restaurante que debeis tachar de la lista.Sin embargo,por la noche cenamos en un bar súper modestito debajo del hotel por cuatro duros y con mucho mejor sabor de boca.

Lo dicho:otro destino súper especial añadido a mis escapadas portuguesas.Un país cuyo patrimonio parece no acabarse nunca.Y nosotros los españolitos,con la inmensa suerte de tenerlo aquí al lado.¡No lo desaproveches!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s