FRANCIA – Alsacia

Aprovechando que esta Semana Santa íbamos a viajar a la región de la Alsacia para asistir a la boda de unos buenos amigos que actualmente están viviendo en Mulhouse,optamos por añadir algún día más de vacaciones y así poder recorrer también parte de la Selva Negra en Alemania, vista la proximidad entre ambas regiones.Lo cierto es que esta zona tiene un montón de lugares interesantísimos para visitar, tanto a nivel naturaleza como cultural, y te cunde un montón el tiempo ya que está plagada de pueblecitos encantadores.Yo,que me he recorrido Europa durante muchos años,me he venido con la gratísima sensación de haber conocido por fin una de las áreas más bonitas de todo el continente y sin dudarlo os animo a que si no tenéis aún demasiado claros los planes de vuestras próximas vacaciones, incluyais a la Alsacia y la Selva Negra como una de las opciones a tener en cuenta.Seguro que no os arrepentiréis!

als1

Alsacia, conocida en francés como Alsace y en alsaciano como Elssas (el alsaciano,pese a estar muchos años prácticamente prohibido,es un dialecto que en la actualidad está volviendo a resurgir,pasando de hablarse únicamente en las aldeas o en el entorno familiar a utilizarse en televisiones locales, aunque aún no en documentos oficiales) es una región del este de Francia que limita con Alemania y con Suiza. De hecho, nosotros volamos con Easyjet al aeropuerto de Basel-Mulhouse-Friburg (Basilea pertenece a Suiza, Mulhouse a Francia y Friburgo a Alemania),por lo que es realmente curioso aterrizar y encontrarte con que tienes tres salidas en el aeropuerto a tres países diferentes.El aeropuerto, aunque pequeñito, está perfectamente comunicado por bus con varios puntos de Suiza, Alemania y Francia,por lo que desde aquí se te abren un montón de posibilidades para recorrer esta región centroeuropea. Tras sólo dos horas de vuelo y sin contratiempos, a nosotros nos venía a buscar en coche el amigo que vive en Mulhouse y mientras hacíamos tiempo para que llegaran el resto de amigos españoles que vendrían a la boda, aprovechó para llevarnos a un mirador en la zona alemana desde el que se podían divisar los Montes Vosgos, el caudaloso Rin, pueblos desperdigados por valles verdísimos e incluso,a lo lejos en el horizonte, los Alpes nevados. Insisto que para los amantes de la naturaleza, este destino es ideal para dejaros con la boca abierta. Es una pena que el día nos pillara con algo de bruma pero aún así creo que esta imagen representa bastante bien los bellísimos paisajes con los que íbamos a encontrarnos los siguientes días.

als2

Como esa noche llegaron el resto de mis amigos,que se habían hecho en coche más de 1.500 kilómetros desde España y vinieron reventados, decidimos montarnos la fiesta en casa para estar algo más frescos el día siguiente.Quitando el viernes, que a última hora de la tarde comenzó a llover y bajaron bastante las temperaturas, hemos tenido suerte con el clima y hemos podido visitar un montón de lugares sin problemas. No obstante, aunque vengas en verano, ten en cuenta que nunca está de más echarse algo de abrigo, sobre todo para las zonas de bosque y montaña,que siempre son más frescas.

La región de Alsacia ha sido siempre motivo de disputas sangrientas entre franceses y germanos. A lo largo de la historia, ha alternado su pertenencia a uno y otro país. Durante muchísimos años, fue una ciudad alemana en toda regla y formaba parte del Sacro Imperio Germánico y aunque en la actualidad pertenece a Francia, en la Alsacia se sigue respirando a cada paso su ilustre pasado germano,del que los locales parecen sentirse muy orgullosos,aunque esto implicara su adhesión obligada a Alemania durante un periodo no muy largo tras la invasión de los nazis. Durante esa época, se prohibió tajantemente la utilización del francés o el uso de la boina vasca, intentando que los alsacianos absorbieran sí o sí las imposiciones del Tercer Reich. Tras duras batallas, en Mayo de 1945, se firmó la rendición de la región y la Alsacia volvió a ser francesa con todos sus correspondientes derechos y obligaciones. Pero insisto en que han sido tantos los años que han vivido bajo la soberanía germánica que muchas tradiciones alemanas se siguen conservando,por lo que la fusión cultural de ambos países cobra en este área dimensiones épicas. Muchas de las clases de la universidad aún se continúan impartiendo en alemán y a nivel gastronómico la mayoría de los platos típicos tienen origen alemán, caso del baeckeoffe (estofado de patatas),el choucroute (col fermentada) y la flammekueche o tarta flambeada, una especie de pizza en la que la panceta,la cebolla y el queso son los ingredientes principales. A principios de primavera comienza también la temporada de espárragos, otro de los productos estrella de la Alsacia.

Por algo por lo que también es muy famosa la Alsacia es por sus cervezas y sus vinos. En el primer caso, Alsacia es la región francesa cervecera por excelencia:aquí es de donde son originarias la Kronenbourg (que hasta tiene su propio museo), la Fischer o la Meteor. Schiltigheim, un pequeño pueblo cerca de Estrasburgo, acoge algunas de las fábricas cerveceras más conocidas de todo el territorio francés.

En cuanto a los vinos, Alsacia está considerada como una de las áreas vinícolas mejor reputadas del mundo, especialmente por el vino blanco y hasta el punto de que existe la denominada Ruta de los Vinos (La Route des Vins d’Alsace), la cual recorre algunos de los viñedos más importantes a lo largo de 170 kilómetros.En el pueblo de Kientzheim es donde mejor te podrás informar de los afamados vinos alsacianos,cuya estrella es el blanco riesling,ya que hasta tienen un museo dedicado al tema.De todos modos,a lo largo del año se suceden uno detrás de otro los festivales vinícolas,por lo que si tu interés va por ese terreno, cualquier época es buena para lanzarse a la cata de los vinos locales. Por cierto,los mejores lugares para atreverte a descubrirlos son los winstub, restaurantes típicos alsacianos (lo que sería a Inglaterra sus célebres pubs), donde antiguamente los viticultores vendían el excedente de la cosecha y que a día de hoy son una de las grandes atracciones turísticas de la Alsacia.

als3

La ciudad donde nos alojábamos (siento no poder recomendaros hoteles ya que nos quedábamos en casa de mis amigos,aunque otro de mis amigos se alojó en el Ibis y pagó unos correctos 60 euros por noche) es Mulhouse, una pequeña ciudad de poco más de 100.000 habitantes donde lo más destacable son sus museos, en especial la Ciudad del Automóvil o el Museo del Papel Pintado. Mis amigos precisamente se casaron en lo que era el antiguo Ayuntamiento, un precioso edificio rosado de cinco siglos de antigüedad que actualmente es el Museo Histórico de la Ciudad. Como mi novio y yo éramos los testigos de la boda y tuvimos que ir con los novios un rato antes de la ceremonia, pudimos verlo un poquito por dentro y la verdad que es una auténtica preciosidad,ya le gustaría a mucha gente casarse en un lugar tan bonito y con semejantes raíces históricas. La verdad que fue toda una experiencia presenciar una boda “a la francesa” en un salón burgués tan impecablemente decorado.

Antiguo Ayuntamiento de Mulhouse

als4

Templo de Saint Etienne. Aunque muchos se refieren a ella como “catedral”,lo cierto es que esta imponente edificación de casi 100 metros de altura es una iglesia protestante.

als5

En la Place de la Reunión, el corazón de Mulhouse, aún se conservan intactas muchas casitas de hace cuatro siglos.Cada año se celebra aquí uno de los mercados navideños más interesantes de toda la Alsacia.

als6

Antes de seguir con nuestro viaje,una recomendación: alquila un coche. En nuestro caso no nos hizo falta ya que nuestros amigos nos llevaron con el suyo a todos los sitios pero lo cierto es que te va a cundir mucho más el tiempo y algunos de los pueblos a visitar son pequeñitos y a lo mejor sólo estás una o dos horas,por lo que es mejor que no dependas de transporte público. Además, esto te permite parar donde quieras y no estar pendiente de horarios.

Colmar no sólo está considerada una de las ciudades más importantes de la Alsacia sino que también es una de las más atractivas a nivel visual. Y es que he visto muy pocos lugares en Europa donde se haya sabido conservar de una manera tan eficiente y pulcra todas las casas de época. No obstante, el turismo es su principal fuente de ingresos y siempre está atiborrada de visitantes. Pese a haber padecido en sus carnes la Guerra de los Treinta Años y las invasiones nazis (en dicho periodo se denominó Kolmar), lo cierto es que su patrimonio permanece impoluto y es una gozada pasear por sus callejuelas tan pintorescas.

als7

Esta de aquí abajo es la famosa Casa Pfister, uno de los edificios más bellos de Colmar y perfecto representante del estilo renacentista renano.Se construyó en 1537 y su dueño era Louis Pfister,un empresario que se enriqueció gracias a las minas de plata.En la fachada se pueden admirar varias escenas bíblicas.

als8

El casco histórico de Colmar se puede recorrer perfectamente a pie,por lo que lo recomendable es que aparqueis el coche y os dediquéis a patear. A la entrada de la ciudad se encuentra una pequeña Estatua de la Libertad ya que aquí nació Auguste Bartholdi, el célebre escultor que creó la estatua regalada por Francia a Estados Unidos.La Fontaine Schwendi que veis aquí abajo también es obra suya.Entre los ciudadanos ilustres que vivieron en Colmar se encuentra también el reputado filósofo Voltaire.

als9

Église des Dominicains (Iglesia de los Dominicos). Data de finales del siglo XIII, su construcción fue ordenada por Rodolfo I de Habsburgo (aunque fundada por dos viudas de la nobleza) y en su interior se encuentra el cuadro “La Virgen del Rosal Silvestre”,una de las obras más importantes del medievo francés.

als10

El barrio más bonito de todo Colmar es lo que se conoce como la Pequeña Venecia (la Petite Venise).Comienza en el precioso Muelle de la Poissonnerie,que es esta preciosidad de aquí abajo.

als12

La Pequeña Venecia, surcada por los románticos canales del río Lauch, es un oasis de tranquilidad, incrustado entre casas de colorines, con sus vigas vistas (la típica arquitectura alsaciana) que antiguamente servían de residencia a pescadores y curtidores. Ventanas con flores, puentes de ensueño, callejones empedrados y canales de aguas en calma que hace siglos surcaban los hortelanos en barcas para transportar sus frutas y verduras.

als13

als14

Algunas imágenes más de Colmar. ¡La ciudad es de auténtico cuento!

als15

als16

als17

als18

Como veis,las calles estaban decoradas por la festividad de Pascua…

als19

Antes de Colmar, habíamos estado por la mañana en Hartmannswillerkopf, en lo alto de una montaña de los Montes Vosgos,a casi mil metros de altura.Aquí se encuentra un memorial que conmemora las fieras batallas que tuvieron lugar en 1915 y en las que fallecieron a lo largo de 18 meses más de 30.000 combatientes.Hoy en día aún se mantienen varios bunkers y zanjas utilizados por los soldados en la Primera Guerra Mundial.Hartmannswillerkopf está considerado Monumento Nacional por el estado francés y es una muestra bien triste de la miseria y dolor que traen consigo las guerras.

als20

Nos vamos a Kaysersberg, otro de los pueblecitos más bonitos de todo el Alto Rin. Casi me gustó más que Colmar ya que cuando fuimos apenas se veía un alma por las calles, estábamos prácticamente solos.Se encuentra en el valle del Weiss, rodeado por hectáreas de viñedos (no obstante,es punto clave en la Ruta de los Vinos y en 1975 el Schlossberg de Kaysersberg fue el primer vino que contó con la denominación “gran vino de Alsacia”). Su nombre,Kaysersberg, significa Monte del César,ya que en época romana pertenecía a una importante vía de comunicación entre las Galias y el valle del Rin.

als21

als22

als23

als24

als25

Esta de aquí abajo es una imagen áerea de la ciudadela de Neuf-Brisach, que, como podeis ver, tiene sus murallas en forma de estrella. El Marqués de Vouvan y el ingeniero Jacques Tarade planificaron la estructura de la ciudad a partir de un octágono estrellado: la plaza central era donde se ubicaba el mercado.Las calles del pueblo forman todas ángulos de 90º entre ellas. Los bloques, de 50×50 metros, son todos iguales. Todo en este pueblo, incluso la iglesia, está subordinado a un propósito militar. El mercado y el ayuntamiento están en la periferia de la Plaza de Armas, de la que salen cuatro avenidas principales a cada una de las cuatro puertas. Los barracones estaban ubicados a lo largo de la ciudad, detrás de las murallas. Junto a otras fortalezas francesas, las Fortificaciones de Vauban, esta de Neuf-Brisach está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.A nosotros nos encantó pasear por el perímetro de las murallas y certificar la grandiosidad de la obra, que a día de hoy se sigue conservando en bastante buen estado.

als26

Y llegamos a Estrasburgo, la mayor ciudad de la Alsacia y la primera de Francia en recibir en 1988 el título de Patrimonio de la Humanidad.Su centro histórico es francamente espectacular,aquí no se cumple la tónica de que las grandes ciudades acaban devorando sus raíces culturales sino más bien todo lo contrario:Estrasburgo ha sabido conservar como pocas ciudades en el mundo su casco antiguo y paseando por sus callejuelas,te persigue la sensación de estar haciéndolo por cualquier pequeño pueblecito alsaciano.

El barrio más bonito de todo Estrasburgo es la Petite France. Como comento, este rincón peatonalizado ha sabido mantenerse al margen de la modernidad y el tráfico de vehículos y ofrece al visitante una estampa típicamente francesa.Aunque curiosamente,el nombre de Pequeña Francia no responde a nada que tenga que ver con el país galo sino a que allí se levantó un hospital donde se curaba el mal francés (una epidemia de sífilis que trajeron los soldados de las tropas y que las prostitutas de Estrasburgo ayudaron a extender).

La Petite France se encuentra en la Isla Grande, atravesada por el río III, un afluente del Rin, y es un pequeño conglomerado de preciosas casas de madera que datan del siglo XVI. Antiguamente era el barrio de los curtidores,por ello las casas tenían tantas ventanas,para poder airearlas y que el olor del cuero fuera más soportable.Aún en muchas fachadas se pueden admirar los diferentes escudos de los distintos gremios que fueron ocupando la zona,como los pescadores y los molineros.Hoy en día los canales sólo son utilizados por barquitos turísticos y las calles están llenas de restaurantes alsacianos pero permite hacerse una idea muy clara acerca de cómo era la vida aquí hace varios siglos.Y es que si Estrasburgo se llama precisamente así,la Ciudad de las Calles, es porque en su interior se encuentran algunas de las más bonitas del mundo.

als27

als28

als29

La Catedral de Estrasburgo, la de Notre Dame, tardó cuatro siglos en construirse y su finalización no se produjo hasta 1439.Es un buen ejemplo del denominado gótico tardío y en su creación trabajaron un buen puñado de arquitectos.Su única torre campanario mide 142 metros de altura que la convirtieron en la catedral más alta del mundo hasta que llegó la de Colonia (no veais lo que impresiona admirarla desde abajo,te sientes una hormiguita) y aunque ha sufrido incendios, bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial e incluso un intento de atentado en 2001,a día de hoy luce francamente esplendorosa.

als30

Una de las imágenes más famosas de Estrasburgo:la de la Casa Kammerzell.Se construyó a mediados del siglo XV y actualmente sus tres plantas acogen un hotel-restaurante.

als31

Algunas fotografías más de la bella Estrasburgo…

als32

als33

als34

als35

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s