ESCOCIA – Isla de Skye

Nuestro siguiente destino era otro de los que más nos apetecía en este viaje. Se trataba de la remota Isla de Skye, la mayor de las Islas Hébridas Inferiores, conocida entre los escoceses como Eilean Sgiathanach. Una isla que pese a no ser pequeña, está bastante despoblada: no llega a los 10.000 habitantes. Esto era lo que más nos atraía de ella: su soledad. Y es que al ser ya Septiembre, parecía haber bajado bastante el tráfico de turistas.¡Qué bien!

 

Para acceder a Skye, si vas en coche, puedes hacerlo de dos maneras. Subiendo el vehículo al barco (te cobran unas 20 libras por el coche y 4 por cada pasajero) o por tierra firme, cruzando el puente Sky Bridge, que aunque antes se pagaba peaje, ahora es totalmente gratuito. Nosotros escogimos esta segunda opción. Añado que lo ideal es que si visitáis la isla, lo hagáis motorizados. Tened en cuenta que el transporte público en Skye es mínimo y te puedes tirar horas esperando un autobús que tampoco sabes muy bien si finalmente acabará apareciendo. Tener coche no sólo te dará independencia sino que te permitirá acceder a muchos más sitios.

 

Portree, la ciudad más grande de Skye, es sin embargo bastante chiquitita, no llega a los 2.000 habitantes. Aún así, es donde es más fácil encontrar alojamiento, que pese a ello es escaso y caro. Hay muy pocos hoteles y bed&breakfast y los dueños se aprovechan de la situación para aumentarlos precios. Por este motivo, reservamos previamente tres habitaciones dobles en una casa particular (por medio de Airbnb también), aunque esta vez no tuvimos tanto éxito como con el piso de Edimburgo. Para empezar, cuando llegamos con el coche nos informaron de que el check-in era bastante tarde, a las 16:00, y ni siquiera tuvieron el detalle de permitir que dejáramos las maletas mientras íbamos a comer y dábamos una vuelta por el pueblo, asi que las dejamos guardadas en el maletero. Después, cuando fuimos a dejar las cosas, la dueña, típica sesentona escocesa, nos dice que de tres habitaciones dobles nada, que habíamos reservado una doble y una cuádruple. Después del cansancio que llevábamos acumulado tras horas y horas de carretera, y teniendo en cuenta que no había muchas más opciones de alojamiento, decidimos pasar de discutir con ella y hacer la vista gorda ya que sólo estaríamos una noche. Asi que decidimos dormir las chicas en la de cuatro y mi novio y nuestro otro amigo en la doble. El problema añadido vino cuando llegamos a la cuádruple y vemos que de cuádruple nada: una cama de matrimonio y dos camas individuales encajonadas en el hueco que antiguamente debía servir de vestidor. Vaya hocico que se gastaba la vieja. Para rematar, nos avisó que el desayuno se servía de 07:30 a 08:15 (ni un minuto más ni un minuto menos) y que deberíamos estar fuera a las 09:30. Vamos, que aquí la amiga, entre el check-in tardío y el check-out temprano, nos había birlado siete horas de alojamiento por toda la cara. Pero bueno, cuando las circunstancias no vienen de cara, tontería es agobiarse: te adaptas a ellas y a pasarlo lo mejor posible. Al menos la casa era acogedora y el desayuno del día siguiente, totalmente casero. Sería mejor quedarse con esa sensación.

 

Típica casa escocesa, dejando claras sus inclinaciones políticas y pidiendo el YES para el referéndum de la independencia…

 

sky2

 

Como os comento, Portree (el Puerto del Rey), la capital de Skye, es bastante pequeña, se recorre en un par de horas, pero eso no le resta ni un gramo de encanto. Pueblo marinero hasta la médula, con un bonito puerto caracterizado por sus llamativas casas de colores, a mí me pareció el lugar idóneo para pernoctar, nos gustó un montón. Es realmente muy tranquilo aunque, como el tiempo acompañaba, las tres o cuatro terracitas del centro estaban hasta los topes de gente.

 

sky3

 

sky4

 

En Portree, aparte de dar una vuelta por sus callecitas pintorescas o contratar en el puerto excursiones de un par de horas en barco a la cercana isla de Raasay (Lady B Boat Trips, precio 12 libras) tampoco hay muchas más cosas que hacer (aquí lo que realmente importa es el entorno natural), asi que nos tomaríamos el día con algo más de tranquilidad tras varios días pateando, que bien nos merecíamos un descansito. Así que decidimos parar a comer sin prisas en The Granary, uno de los locales más encantadores de Portree, situado en el mismo centro, y así aprovechar para degustar algo de la gastronomía local, como los mejillones o el bacalao, que, por cierto, estaban exquisitos. También probamos las cervezas locales: me llamó la atención que, pese a tener tan poca población, Portree contara con su propia cerveza, para que veáis la devoción (que compartimos) de los escoceses al bendito lúpulo. Por cierto, y hablando de cervezas, otro local muy recomendable para cervecear es el The McNabs Inn, una cervecería donde parecíamos estar sólo nosotros y unos cuantos lugareños jugando al billar.

 

Después de comer, volvimos a dejar las maletas a la casa y cogimos el coche para pasar la tarde recorriendo la isla (ojo,que aquí las carreteras sí que son estrechísimas). El primer lugar en el que pararíamos es en el área de Trotternish, donde se encuentra el Old Man of Storr, ese curioso pináculo de piedra que veis a la derecha de la fotografía y que probablemente sea una de las imágenes más conocidas de la isla. Hay muchos excursionistas que suben hasta arriba pero como la escalada suponía más de dos horas, decidimos fotografiarlo desde abajo y continuar nuestra ruta.

 

sky5

 

Otra de las imágenes más bonitas de la isla es la de la cascada de Kilt Rock, que como veis, cae directamente al mar. Para mi gusto, una de las fotografías más bonitas que hice en todas las Highlands. 60 metros de caída libre que pudimos vislumbrar prácticamente solos, ya que el día empezaba a refrescar y eran pocos los visitantes que se acercaban por estos lares…

 

sky6

 

Algo que mucha gente desconoce es que Skye no es sólo famosa por sus extraordinarios paisajes sino también por las huellas de dinosaurios que han sobrevivido hasta nuestros días. Estos gigantescos animales vivieron en Skye hace la friolera de 165 millones de años, por lo que muchos conocen a Skye como The Dinosaur Island. Los vestigios más importantes se encuentran en el pueblo de Staffin, donde incluso hay un minimuseo dedicado al tema. Eso sí, recuerda que el museo no abre en invierno porque no tiene electricidad: si vienes en verano, aún así trae ropa de abrigo.

 

sky7

 

Debemos recordar por ello que Skye ha estado habitada no sólo por dinosaurios sino también por humanos desde épocas prehistóricas. La mejor prueba son las brochs, torres circulares de piedra de la Edad de Hierro, que están diseminadas por toda la isla, la mayor parte medio en ruinas. Las brochs no sólo eran utilizadas como fortalezas defensivas: también eran un símbolo de autoridad frente a otras tribus que definían la superioridad del pueblo constructor, cuantas más brochs tuvieras, más temible te consideraban tus enemigos.

 

Nos acercamos a última hora a echarle un vistazo al castillo de Dunvegan pero como se nos había ido el santo al cielo con el tiempo (tampoco os creáis que se podía correr mucho más por esas carreteras) cuando llegamos estaba cerrado. Dimos una vuelta por los alrededores pero duramos poco tiempo: había tal cantidad de mosquitos que decidimos irnos antes de que nos extrajeran cual vampiro hasta la última gota de sangre.

 

sky8

 

Decidimos regresar a Portree visto que se nos echaba la noche encima. Ibamos con la intención de cenar, sin recordar que a las 9 de la noche prácticamente todos los restaurantes estaban dando los últimos coletazos, a esas horas ya casi no se veía un alma por la calle. Asi que como último recurso encontramos un restaurante que vendía comida asiática para llevar y nos cogimos unos rollitos vietnamitas y unos platos de curry para cenar tranquilamente en casa de la jubilada escocesa, que al menos sí nos dejaba utilizar el salón. Como la mañana siguiente teníamos el desayuno bastante pronto y estaríamos temprano en carretera, aprovechamos para irnos sin mucha demora a la cama. El día siguiente nos regalaría otro buen puñado de kilómetros…

 

sky9

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s