MARRUECOS – Fez y Meknes

Con Marruecos,al igual que con Portugal,tengo el problema de la “cercanía” geográfica a la hora de elaborar los blogs,ya que una ha ido tantas veces que se ve obligada a hacerlos por cuidades y no por países.Y la verdad que es una lástima que dos naciones tan bellísimas como la marroquí o la portuguesa pasen desapercibidas para tantísimos españoles precisamente “porque están aquí al lado”.Claro,y Francia también,y bien que atiborrais las calles de París!

Me enamoré perdidamente de Marruecos la primera vez que lo pisé hace muchos años y siempre que dinero y tiempo me lo han permitido,me ha gustado escaparme a disfrutar del país bereber.Antes era mucho más odisea porque te tocaba coger ferry (con lo poco que me gustan a mí los barcos),aunque es cierto que atravesar el estrecho es una experiencia única,pero ahora encima con los vuelos de bajo coste es mucho más fácil.Asi que no tienes excusa.Creo que es un viaje que todo el mundo debería hacer al menos una vez en la vida,para dejar atrás racismos baratos e ideas prejuiciosas.A fin de cuentas,estuvieron en Iberia casi 800 años y muchas de sus buenísimas costumbres aún perduran entre nosotros.Recordad que mientras Isabel la Católica presumía de haberse bañado una sola vez en su vida,en Córdoba existían más de 600 casas de baño.

Es cierto que Marruecos puede ser un país duro con el turista,especialmente en ciudades como Marrakech donde algunos buscavidas llegan a ponerse agresivos (también es cierto que es la única ciudad donde me he sentido realmente agobiada),pero al mismo tiempo creo que influye con el semblante que viaje cada uno.Porque he viajado con gente dispuesta a ser comprensiva con temas de higiene o ciertas costumbres para a cambio disfrutar de la hospitalidad árabe,de paisajes de película de Lawrence de Arabia,y gente tiquismiquis que ya iba quejándose desde antes de salir del aeropuerto.Evitad a estos segundos compañeros de viaje.A Marruecos se va siendo tolerante…o no se va!

Voy a comenzar mis periplos marroquíes con las que,en mi opinión,quizás sean las dos ciudades más bonitas (y auténticas) de todo el país:Fez y Meknes.Sobre todo Fez,que es algo inigualable.Ambas,junto a Rabat y Marrakech, componen el grupo de las “ciudades imperiales” marroquíes y muchos viajeros optan por visitar las cuatro de una tacada.Yo he preferido hacerlo con tranquilidad y por partes.

Este viaje le realicé hará cosa de un año,por lo que creo que la mayoría de los datos que pueda darte están bastante actualizados.Por cierto,para el que aún esté con el miedo de que Marruecos es un país peligroso,el viaje le hicimos una amiga y yo solas,moviéndonos de un sitio a otro en transporte público y taxis y saliendo por la noche a cualquier lado sin problema ninguno.Aunque a algunos les cueste creerlo,el índice de criminalidad allí es más bajo que en España y por todos lados hay agentes de la Policía Turística dispuestos a ayudar al viajero.Insisto en que quitando en Marrakech,que unos cuantos vendedores pesados ya empezaron hasta a zarandearnos, no sólo nunca he sentido una mala sensación en el trato sino que he conocido a muchísimos marroquíes y me han parecido gente muy hospitalaria (algunos hasta nos han metido en sus casas),muchos de ellos con un nivel cultural extraordinario.

A principios de Septiembre,cogimos un vuelo con Easyjet (50 euros ida y vuelta,aunque creo que ya no operan esa ruta).Nos íbamos con todo el calorazo (llegamos en una ola de calor que alcanzó los 45º) pero bueno,la verdad que con la botella de agua a cuestas,sin matarnos tampoco y evitando las horas más peligrosas a mediodía,aprovechamos muy bien el viaje.Tampoco queríamos que fuera un maratón de visitas,que a Marruecos es necesario venir también a descansar y a disfrutar de sus maravillosos riads, único alojamiento que intento usar siempre que voy a Marruecos ¡evita los hoteles estilo occidental sí o sí!!;)

Hablando de riads,en Fez nos quedamos en el Riad Hala.Le resevamos a través de HostelBookers y muy bien,96 euros dos noches con desayuno (desayuno marroquí,bastante más sabroso y digestivo que el continental).Aparte de su ubicación (se encuentra en Talaa Kebira, es decir,dentro de la medina,esta es una de sus calles principales), está muy limpio,el personal muy agradable y el baño grandísimo.Además,en la tele pillas algún canal en castellano.

 

33

 

El viaje en taxi desde el aeropuerto de Fez a la medina es bastante barato,unos 9 euros entre las dos,asi que pasamos de coger bus público (que también lo hay).Cuando llevábamos las dos tres minutos metidas en el taxi,me percaté de que mi compi no decía ni mú y de repente la ví escondida en la esquina del asiento,con cara aterrorizada.No recordaba que era su primera vez en Marruecos y la primera vez que montas en coche en Marruecos es una experiencia.Los semáforos (los pocos que hay) se respetan practicamente nada (funciona más el ir tocando sin descanso la bocina) y allí cada uno conduce como le da la gana.Pero como a eso también te acostumbras,la verdad es que yo en las carreteras marroquíes ya no te das ni cuenta.

Fez está considerado el corazón geográfico de Marruecos pero también el espiritual.Pese a que la capital sea Rabat,Fez se sigue considerando la “capital religiosa” y fue capital política hasta la colonización francesa (aquí se siente el islam más que en cualquier otro punto del país).Cada vez que hay una huelga o una revuelta,en Fez es donde más ruido se hace.Es una ciudad pasional hasta el extremo.Quizás por ello su medina,la más importante del mundo (200.000 personas viven aquí dentro,en una ciudadela en la que se vive practicamente igual que en la Edad Media), es la mejor carta de presentación de Fez El Bali.Sólo El Cairo o Damasco pueden enorgullecerse de contar con medinas de la importancia de esta.La UNESCO ha invertido bastante dinero en las tareas de restauración pero la verdad que hay zonas muy deterioradas (se construyó nada menos que en el año 809),ya que la medina es inmensa.

 

34

 

A la medina puedes acceder por varias puertas imponentes (Bab el-Mahrouk, Bab Guissa),pero la más bonita es la Bab Bou Jeloud,muy cerca precisamente de donde se encontraba nuestro riad.Además,justo en esa entrada hay bastantes restaurantes económicos en los que no clavan demasiado pese a ser una de las areas más visitadas y centro de un montón de pensiones y hoteles baratitos.

La medina de Fez,Patrimonio de la Humanidad desde 1981,es un laberinto grandísimo de callejones y recovecos,donde es muy difícil orientarse pese a que tomes como punto de referencia mezquitas y plazas.Puedes tirarte horas y horas dando vueltas sin encontrar la salida.Asi que optamos por informarnos lo que cobraba la Oficina de Turismo por contratarnos un guía oficial que nos enseñara lo más importante al menos el primer día,hasta que lográramos medio orientarnos,y vimos que nos salía tirado (quince euros entre las dos).Preferimos contratar guía oficial precisamente para que todos esos que lo hacen ilegalmente se den cuenta que se merecen un sueldo y un contrato laboral.Y pese a eso,menuda aventurilla nos regaló aquí el amigo…!!;)

Nuestro guía,un señor sesentón con chilaba que resultó ser un profesor universitario que ejercía de guía en verano ya que en estos meses si no das clase,no cobras, resultó que nos metió el camelo de que hablaba inglés pero en la práctica sólo hablaba arabe y francés,y nosotras de ambos idiomas ni papa.Asi que entre sus cuatro palabrillas de inglés (pero cuatro-cuatro!),alguna en español y lo poco que le pillábamos en francés nos fue explicando las curiosidades de las mezquitas más importantes de la medina,de las más bonitas la de los Andaluces, la de El-Qaraouiyyîn,las plazas Nejjarine y Seffarine, las escuelas coránicas Bou Inania y Attarine… son más de 9.000 callejones distribuidos en 300 barrios,el acumulamiento de viviendas es tal que en muchos sitios no logra entrar ni un rayo de sol y sólo en esta parte se calcula que hay más 300 mezquitas…de veras,es como si hubieras viajado en el tiempo ocho siglos atrás…Otro sitio que debes visitar es el Dar Batha (Museo de Arte Marroquí),con muchísimas piezas interesantes reunidas en un antiguo palace hispano-morisco.Y por supuesto,las Tumbas Merenides,que aunque están bastante ruinosas,ofrecen unas vistas de Fez apasionantes.

Como en cualquier visita marroquí que se precie, has de pisar una curtiduría.Yo he estado ya en varias a lo largo y ancho del país y aun así me sigue impresionando entrar a verlas,quizás porque mi madre es restauradora precisamente de tapices y admiro que aún en muchas partes del mundo se siga haciendo este tipo de trabajos de manera totalmente artesanal.Aunque este trabajo sí que es duro:a pleno sol,muchas veces trabajando en tinas de excremento de pájaro (que “corroen” la piel para convertirla en cuero),por ese motivo en la puerta te suelen dar una ramita de hierbabuena,ya que el olor es insoportable.Por muy bonitos que sean los colores de los tintes… Guiño En la medina de Fez aún siguen funcionando cuatro grandes curtidurías (precisamente en el llamado zoco de los curtidores) y la más importante es la de Chowara,que se encuentra muy cerca de la plaza Seraffine.

 

35

 

Pero volviendo al periplo con el guía atípico que os comentaba,de repente nos pregunta si queremos ver algo diferente que no se suele enseñar a los turistas.Y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos metidas dentro de una mezquita reconvertida a “hospital psiquiátrico alternativo”.Sí,sí,como lo leeis.La historia es que el sitio era como una especie de albergue social para enfermos mentales sin hogar… pero el único tratamiento que podían darles era tocarles la guitarra los viernes.Ni medicación ni nada.Mi amiga y yo nos mirábamos flipando con la situación,sobre todo porque nosotras estábamos justo allí dentro.De repente apareció uno de los pacientes,un señor súper trajeado con corbata que nos saludó educadísimo y nos dijo que iba a rezar una oración por nosotras.Asi que de nuevo y no sabíamos cómo estaba el encorbatado rezando en pleno extasis y el guía obligándonos a que,por respeto,nosotras nos cogiéramos las manos y cerráramos los ojos mientras decíamos “hmmmmmmmmmmmmm!!”.Han sido unos de los minutos más extrañísimos de mi existencia.Os lo aseguro.

Foto de una carnicería dentro de la medina.Moscas a tutiplén.

 

36

 

Por cierto,ya que he subido aquí la foto de la cabeza del camello,os aconsejo que os acerqueis alguna noche a cenar al Cafe Clock.Se encontraba en la misma calle de nuestro riad, la Talaa Kebira, y es un sitio súper agradable.Puedes cenar en una azotea al aire libre oyendo chill out y cenamos precisamente hamburguesa de carne de camello,que está muy rica y sabe parecida a la ternera (nos costó hamburguesa con guarnición y bebida aproximadamente 10 euros por persona).

Cerca de la medina antigua, se encuentra la medina “moderna”, la de Fez el-Jdid, donde se ubica el antiguo barrio judio y buena opción para alojarte si no encuentras nada cerca de Bab Bou Jeloud.O acercarte a la parte nueva,la “ville nouvelle” con sus preciosos edificios coloniales franceses.Precisamente aquí,en la Place de la Resistance, tienes las oficinas oficiales de Información Turística.Aquí se encuentra también la estación de tren,desde donde cogimos billetes para Meknes.El taxi desde la medina,baratísimo,como siempre en marruecos,dos euros.Y los tickets de tren a Meknes no recuerdo la cantidad exacta pero creo que fueron como unos seis.Se tarda muy poco,una hora,es una delicia que ambas ciudades se encuentren tan cerca.Hablando de taxis.Estampado glamouroso.

 

37

 

En Meknes teníamos reserva en el Riad Zahraa (cada noche,50 euros con desayuno).El riad es preciosísimo,se encuentra dentro de la medina de Meknes y lo único que puedo decir en contra es que una noche que nos quedamos allí a cenar couscous nos clavaron 20 euros,cuando eso mismo en la calle vale 10, pero bueno,también pagas el decorado lindísimo y la comodidad de tener allí tu habitación.Por lo demás,fantástico:habitaciones decoradas con mucho gusto,buen desayuno,todo muy limpio,baño al estilo árabe y una azotea espectacular para subir por las noches a ver las estrellas en el cielo marroquí.

 

38

 

Aunque Meknes es mucho más pequeña que Fez y te permite tomarte los días que estés allí con más calma,lo cierto es que conserva una elegancia innata y por algo es conocida como “la Versalles de Marruecos”.Es más pequeña,sí,pero también menos turística y aquí se respira la vida marroquí incluso mejor que en Fez.Una ciudad antiquísima,de un milenio,con un casco antiguo inigualable al que se accede por la majestuosa Bab el-Mansour.Las murallas de Meknes son unas de las mejor conservadas del país y son el auténtico orgullo de la ciudad.

 

39

 

Su medina acoge edificios magníficos como el palacio Dar Jamai y sus zocos probablemente sean de los más activos de todo el país,cientos de tiendas,de vendedores gritando,de olores a incienso y especias,de alfombras de colorines.El hogar de mezquitas preciosas como la de Berdaine o la Medersa Bou Inania (cerrada a los no musulmanes).Quizás aquí no haya tantos sitios para visitar como en Fez o Marrakech pero su encanto reside en perderte entre sus callejones, tomarte un té a la menta al atardecer o cenar una buena harira al aire libre.Ese es el secreto de Meknes.

 

40

 

Si pasas varios días en Meknes,como hicimos nosotras, busca un hueco entre té y té y vete a pasar el día a Volubilis,el yacimiento romano más importante de todo el norte de Marruecos.Nosotras lo hicimos a 45 graditos y vaya tela (bueno,es que de hecho sólo estábamos nosotras,un par de parejas y un autobús de estudiantes belgas que sólo aguantaron diez minutos y se fueron con las caras coloradísimas y sudando la gota gorda).Aun así,yo me alegro un montón de haber ido;además,mi compi es una enamorada de la cultura romana y ejerció de guía improvisada,asi que encima aprendí un montón de cosas.Por cierto,para ir (está a 33 kms) hablamos con el chico del riad y nos recomendó un taxista de confianza que nos llevó para arriba y para abajo todo el día y que creo nos cobró unos 30 euros por las dos.

Volubilis data del siglo II antes de cristo y me sorprendió para bien porque quedan muchísimas ruinas y en muy buen estadome la esperaba más pequeña.Se situa en lo alto de una colina donde no veais cómo pega la solana,en una zona donde hace veintidos siglos ya se vivía del cultivo de aceituna (oh!creo que eso es lo que más me gusta de Marruecos…sus millones de variedades de aceitunas diferentes!) La entrada cuesta 20 dirhams (unos dos euros) y refleja muy bien cómo era una ciudad romana en aquella época.Lo más atractivo quizás sean sus mosaicos,que se conservan muy bien:atletas compitiendo, escenas de animales y de su vida cotidiana…Aquí reposan los restos del capitolio, de la basílica,del Arco Triunfal en honor del emperador Caracalla, el Decumunus Maximus, donde se alineaban las principales viviendas, o la fabulosa Casa de las Columnas.Si te gusta la cultura romana,de veras,te lo recomiendo,es una visita ineludible.

 

11

12

 

Y ya que vas a Volubilis,pues aprovechas y te acercas a Moulay Idriis,que está a sólo cuatro kilómetros.Es uno de los lugares más sagrados del Islam en todo el mundo árabe,un pequeño pueblo enclavado en mitad de las montañas y cuyo mayor atractivo es el mausoleo de Moulay Idriss,uno de los hijos del Profeta Mahoma.Hasta hace sólo setenta años,los no-musulmanes tenían prohibida su entrada al pueblo.Un pueblo que nos ofrecía unas vistas emocionantes de las áridas tierras de Marruecos,en otra escapada inolvidable por aquellos parajes de ensueño.

 

15

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s