ALEMANIA – Hamburgo

Haciendo una lista de los blogs de viaje que me quedan por hacer (no voy a terminar nuncaaaaaa!!;)) saltó a la palestra el nombre de Hamburgo,una ciudad en la que estuve dos veranos consecutivos hace la friolera de doce años.Supongo que algunos datos estarán algo desfasados visto el tiempo transcurrido desde entonces.Pero como siempre es bueno reavivar recuerdos (y más en Alemania,que es un país que me fascina) pues voy a aprovechar para hacer un pequeño resumen de las cosas que recuerde por si a alguien le sirve para próximas visitas allí.Disculpas si algún dato está equivocado o debe actualizarse…¡pero el tiempo no perdona!!;)

En ambas ocasiones me coincidió que iba a un festival de música ya casi en la frontera de Dinamarca, por lo que cuando acabó el festi,nos cogimos un tren desde Itzehoe y para Hamburgo que tiramos (las dos veces estuvimos en Hamburgo unos cinco días).Aunque después de Berlín sea la ciudad más grande de Alemania,lo cierto es que organizándote bien,puedes abarcar sin problema todo lo visitable, sobre todo porque lo que interesa se concentra principalmente en dos puntos:el centro de la ciudad y el puerto.

En cuanto al tema alojamiento,perdonadme que no recuerde los nombres de los hoteles donde estuvimos (dónde habrán acabado las tarjetas,yo que todo lo guardo!).Nos los buscaron directamente en la Oficina de Turismo,cuya oficina principal se encuentra en la parte trasera de Hauptbahnhof (la principal estación de tren), entrada Kirchenallee.Si vais sin nada reservado,acercaos por allí porque te solucionan lo de encontrarte un alojamiento económico en un periquete.El hotel del primer año era más modernete pero el del segundo me encantó,ya que era un bed&breakfast en plan casero en una casa alemana de hace un siglo y por muy poco dinero (yo creo que al cambio,que entonces funcionábamos aún con marcos y pesetas,nos salió como unas cuatro mil pelas la doble,el alojamiento en Hamburgo me pareció en general bastante barato).Por cierto,ya que pasas por la Oficina de Turismo, hazte con la Hamburgo Card, sólo se puede adquirir en dicha oficina y ofrece viajes ilimitados en primera clase en todos los medios de transporte del área metropolitana de Hamburgo,así como descuentos en muchas atracciones y excursiones. Y si vienes por aire, el autobús HVV Airport Express núm. 110 enlaza con la red ferroviaria (líneas S1 y U1) en la estación de Ohlsdorf. Sale cada 10 minutos y tarda 10-15 minutos. La parada se encuentra en el exterior de la Terminal 2 y la tarifa incluye el trayecto hasta el centro de la ciudad. Los billetes pueden adquirirse en el autobús o en la oficina de información del aeropuerto en la zonas de llegadas.También tienes el Airport Express, de Jasper, que va directamente a la estación de tren Hauptbahnhof (Hbf).

Hamburgo es una ciudad que a lo largo de la Historia ha vivido volcada en el comercio (se hizo inmensamente rica gracias a las rutas comerciales de la Liga Hanseática) y a día de hoy,éste continua siendo su punto fuerte,por lo que no es de extrañar que el mayor de sus atractivos resida precisamente en el puerto,el segundo más grande Europa.Por aquí pasan al año al rededor de 13.000 barcos,el río Elba tiene un tráfico fluvial que no para ni un segundo,por lo que el trasiego de gente en esta zona de Hamburgo es continuo.Lo más curioso es que el puerto ni siquiera sea marítimo (el mar del Norte se encuentra a más de cien kilómetros) y aun así tenga esa importancia para el comercio alemán y,en añadidura,europeo.Con casi un milenio de antigüedad y una superficie total de casi 8.000 hectáreas,el puerto es un micromundo dentro de Hamburgo y podrás pasar horas recorriéndolo.

97

Te recomiendo que comiences tu visita al puerto en los embarcaderos y desde allí te acerques al antiguo Túnel del Elba,construído en 1911 y que conecta el puerto con el centro de la ciudad.Si ves que el frío impera (Hamburgo es una ciudad en la que,incluso en verano,necesitarás chaqueta,aunque sólo sea por las noches),tómate un vino caliente o “Glühwein” en unos bares ubicados en una pequeña playa que hay al final del puerto. Para la elaboración del Glühwein se emplea vino tinto y los ingredientes añadidos suelen ser generalmente canela, clavo, cáscaras de limón y anís estrellado. Para su elaboración, se calienta todo ello sin dejarlo hervir y se le añade azúcar al gusto.También puedes probar una salchicha típica,la Hansa,que suele costar entre 2 y 3 euros.Y ya que hablamos de delicatessen culinarias,te recuerdo que pese a que toque madrugar,cada domingo se celebra de 05:00 a 09:30 el Fischmarkt,el mercado tradicional más antiguo de la ciudad donde podrás encontrar chollos de cualquier tipo mientras te comes un bocadillo de pescado,muy populares en esta zona.También se encuentra aquí la ciudad-almacén (con un siglo de antigüedad) y podrás coger algún barquito que te acerque a Blankenese ,un precioso pueblo de pescadores a muy poca distancia.La mejor forma de ver Hamburgo es desde el agua y hay numerosos barcos que realizan trayectos turísticos por la ciudad.

Hamburgo es la ciudad más “verde” de Alemania (13% de superficie de parques).Por ello,no es de extrañar que dos de los lugares más visitados sean los dos lagos artificiales que forma el río Elba, el Binnenalster y el Aubenalster (se conoce a los dos como “el gran lago Alster”);aquí vienen los alemanes a practicar vela y remo y hay un montón de barquitos turísticos que lo recorren.Asi que no dejes pasar la ocasión de,mientras navegas,tomarte una Alsterwasser,la cerveza local llamada así en honor al lago.Normalmente,los cruceros tienen dos horas de duración y te permiten subir y bajar las veces que quieras.

A ver si voy recordando lugares para visitar… Uno de ellos es la ornamentada Iglesia de San Miguel,la más famosa de Hamburgo.Los locales la llaman Iglesia de St. Michaelis y parecía gafada con el mal de ojo:durante su construcción se incendió, posteriormente la fulminó un rayo y fue bombardeada en la Segunda Guerra Mundial (Hamburgo entero quedó arrasado,el 90% de los monumentos son reconstrucciones calcadas a los originales).Está dedicada al arcángel Miguel, por eso en la entrada de la iglesia hay una estatua que muestra al arcángel combatiendo al diablo. El distintivo más famoso de la ciudad es su torre de 123 metros de altura.No te pierdas cada día las 09:00 y a las 22:00 el Turmblase (un trompetista que toca desde lo alto una pieza de música clásica).Por cierto, un monumento histórico y una parte idílica del viejo Hamburgo son las Krameramtswohnungen (casas para pequeños comerciantes) que datan del siglo XVII y que se encuentran en las cercanías del Michel. Una de estas viviendas históricas se ha mantenido en su estado original y el Museo de Historia de Hamburgo lo ha equipado completamente con mobiliario de los años 1850/60 para que se pueda visitar.

98

En contraste con la religiosidad de las iglesias, el lugar que atrae a visitantes de todo el mundo es el barrio de St. Pauli, probablemente uno de los “barrios rojos” más grandes del planeta.Su calle principal es la Reeperbahn (Calle de la Soga,aquí se fabricaban las maromas para el puerto) y es una avenida enormísima (casi un kilómetro de larga) donde se agolpan los bares de espectáculos eróticos y diferentes sex shops (incluso hay una calle, Herbertstrasse, donde las prostitutas se exhiben tras los escaparates,igual que en Amsterdam,no sé si ahora será igual pero cuando yo estuve estaba prohibido el acceso a la calle a mujeres y niños).Aunque sea el barrio donde se ejerce la prostitución,en absoluto me pareció sórdido el ambiente,aunque claro,luego a nivel ético sí que me pareció muy triste ver a tantas chicas consumidas en la calle.Pero como aquí no hay unicamente burdeles y clubs de striptease,sino también una interesante oferta de bares,discotecas y restaurantes de todo tipo,te animo a que te des una vuelta,sobre todo al atardecer.Por cierto,fanáticos de los Beatles,en los 60 la banda pasó mucho tiempo en Hamburgo y solían frecuentar el el Star Club (ubicado en Grosse Freiheit 39), que permanece cerrado hace tiempo, aunque el edificio sigue en pie.Y si te gustan los espectáculos,recuerda que en esta zona se encuentra el Tivoli y el Teatro de St. Pauli,aparte del Museo Erótico y el Museo de Cera..De aquí es también el equipo local, el St.Pauli,que aunque no sobresalga mucho en la liga alemana,cuenta con una legión de fervientes seguidores.Y no te de corte entrar a los sex shops,que tienen unos productos súper originales,como no he visto en ningún otro barrio rojo del mundo.

99

Si vuelves a la estación central de trenes,te encontrarás con que entre esta y la plaza Gänsemarkt se ubica el centro histórico de Hamburgo.Las calles Mönckebergstraße, Spitalerstraße y Neue Wall están llenas de galerías comerciales, y aquí se encuentra también la Milla de los Museos situada entre el Alster y Oberhafen,para los aficionados al arte.La Jungfernstieg (Calle de las Solteras, antiguamente paseaban por aquí las familias con sus hijas casaderas,supongo que para exhibirlas O_O) es otra calle importantísima llena de tiendas (precisamente aquí al lado se cogen los barcos que te llevan al puerto). La gran estrella del centro es el Ayuntamiento,edificio que después de quemarse por completo en 1842,obligó a sus funcionarios a mudarse “temporalmente” a otras instalaciones…¡y tardaron en volver al original 55 años!El nuevo ayuntamiento se inauguró en 1897, cuenta con 647 salas y está construido sobre más de 4000 pilotes de roble. Muy alejado del estilo hanseático, el ayuntamiento brilla con su fachada ricamente decorada que está coronada por un total de 20 estatuas del Káiser. Sobre la puerta principal se puede leer una frase en latín: “Nuestros descendientes velarán con celo por conservar la libertad que consiguieron nuestros antepasados”. Aquí se encuentran también las iglesias de St. Petri y la iglesia de St. Nikolai en la plaza Hopfenmarkt, que fue destruida en la Segunda Guerra Mundial. Las ruinas de la torre permanecen como conmemoración de la guerra.

100

En algunos lugares del centro histórico uno se puede imaginar muy bien el Hamburgo más antiguo, por ejemplo en la calle Cremon – aquí hubo en su día un almacén y unas viviendas con acceso por el canal y la calle, de manera que las mercancías se podían transportar por agua y por tierra. También la calle Deichstraße, una antigua calle de comerciantes con edificios de oficinas y viviendas de los siglos XVII a XIX, recuerda aún a los viejos tiempos.

101

Otro sitio que te recomiendo visitar es el Jardín Botánico, un área verde de 25 hectáreas que depende de la Universidad de Hamburgo y dividido en tres grandes zonas, que son el Jardín Sistemático, el Jardín Geográfico y El Hombre y las Plantas.Y otra visita curiosa,la del Speicherstadt.Se trata de uno de los mayores complejos industriales de la ciudad que ofrece gran cantidad de atractivos para los turistas, donde pueden realizarse una serie de recorridos que van desde museos de especias, juguetes, impuestos y aduana y sobre el propio Speicherstadt hasta las catacumbas de Hamburgo. El paseo permite contemplar y aprender sobre la actividad industrial, originaria de esa zona de la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s