ALEMANIA – Berlín

11138648_10206776092309448_45425293835523601_n_easy-resize-com

Como siempre digo,puedes ir un millón de veces a Alemania y aún así,te seguirán faltando mil sitios por descubrir.Pocos países en Europa cuentan con el descomunal patrimonio histórico que conserva el país germano y,sobre todo,hay que valorar con el mimo y cuidado que se mantienen pueblos y monumentos de varios siglos (ya podían aprender otros).Pero si hay una visita necesaria e ineludible, fundamental para conocer a la que es hoy en día la nación más poderosa de todo el continente, esta es su capital y corazón del país:la siempre vibrante Berlín.Una ciudad que enamora desde el primer momento que la pisas y a la que hay que intentar volver una y otra vez,siempre que dinero y tiempo te lo permitan.Una urbe única en el mundo.

Berlín ha vivido un desarrollo histórico peculiar.Después de más de cincuenta años, ha recuperado su título de capital absoluta (antes compartido con Bonn), algo que merecía tras décadas de dolor y de sufrimiento.Una ciudad que,de la noche a la mañana,y nunca mejor dicho,se encontró fracturada en dos mitades que no sólo separaron a sus habitantes a nivel físico sino también a nivel ideológico. Mientras la Alemania Occidental se subía al carro del progreso y el desarrollo, la Alemania Oriental agonizaba bajo el yugo comunista y veía como sus libertades se iban recortando de un día para otro.Y si estas diferencias eran notables en todo el país, imaginaos en una ciudad dominada por el Muro.Dos mundos tan cercanos y a la vez tan alejados el uno del otro.

Vamos con algunos datos prácticos antes de empezar a recorrer la ciudad.En cuanto al tema alojamiento,en Berlín tienes de todo tipo,desde los hoteles más lujosísimos hasta los albergues más básicos.A mí uno de los que más me gusta es el Agon am Alexanderplatz, lo primero por la situación, en pleno barrio de Mitte (luego os contaré por qué me encanta quedarme en este barrio) y a dos minutos andando de Alexanderplatz,donde puedes coger los trenes para el aeropuerto.Ultimamente han subido un poco los precios (80 euros la doble con desayuno) pero la habitación es grandísima y tiene hasta cocina por si alguna noche con el frío te da pereza cenar fuera.

Tema aeropuerto:Berlín hasta hace mucho tenía nada más y nada menos que tres.Sin embargo,el más antiguo, el de Tempelhof, tras la caída del Muro pasó a ser usado sólo por aviones comerciales,acabó clausurándose y hoy en día se ha convertido a cambio en uno de los parques más grandes del mundo, superando en extensión a Central Park.Asi que te quedan dos aeropuertos, Schoenefeld y Tegel.Desde Schoenefeld,donde operan la mayoría de compañías de bajo coste,puedes venir en el Airport Express,un tren que te planta en el centro en una media hora.Tegel está un poco más cerca,sólo ocho kilómetros,y lo mejor es que uses el bus Jet Express, que sale cada 15 minutos desde Alexanderplatz (horario de 04:00 a 23:00).Calcula también unos treinta minutos de trayecto.En cuanto a compañías aereas,son varias las que vuelan a la capital alemana:Vueling desde Barcelona y Bilbao,Easyjet desde Barcelona, Madrid, Málaga, Ibiza y Mallorca y Ryanair desde Málaga.Otras como Iberia o Lufthansa también enlazan en vuelo directo Berlín con varias ciudades españolas pero sale más caro.Con las de bajo coste,si lo pillas con un poco de tiempo, puedes venir a Berlín por unos 60 euros ida y vuelta.

Berlín es una ciudad grandísima.884 kilómetros cuadrados y casi cuatro millones de habitantes.Rica aún así en zonas verdes (los parques de Belín son espectaculares),que no te asuste recorrerla:el transporte público funciona de maravilla.Como casi todo en Alemania.Puedes tirar de sus nueve líneas de metro (el U-Bahn),de sus trenes de cercanías,el S-Bahn,que recorren la ciudad y que además te llevan a localidades cercanas, de sus tranvías y autobuses (también hay buses nocturnos cada media hora entre las 00:00 y las 04:30).A todos estos transportes puedes acceder pagando billetes sencillos,cuyo precio varía dependiendo de la zona ( zonas A-B: 2,30 euros, zonas B-C: 2,70 euros , zonas A-B-C:3 euros).Existen también abonos de un día (precio sobre unos 7 euros) y de una semana (27 euros aproximadamente), que os permiten usar el transporte que querais las veces que os apetezca.

Ya que Berlín es tan grande y probablemente te alojes por sus alrededores,lo mejor es que comencemos el recorrido por el centro, es decir, la plaza de Alexanderplatz.Con su torre de televisión, la Fernsehturm, dominándolo todo.

madriles-095

Estos imponentes 368 metros de altura (se dice pronto) se levantaron en 1969 con la intención de demostrar lo fortísimo que se encontraba el comunismo frente al sistema capitalista.Aunque la entrada para subir a su mirador es algo cara, 12 euros, te aconsejo que no te pierdas la experiencia.Incluso puedes comer o cenar alli ya que hay un restaurante que abre hasta las doce de la noche.

Si estamos en Alexanderplatz significa que nos hallamos en lo que era el corazón del antiguo Berlín Oriental, es decir, la parte ex-comunista de la ciudad.Por eso me encanta alojarme aquí.Porque se sigue oliendo en cada esquina,pese a la construcción de un montón de edificios modernísimos aquí y allá, a ese Berlín añejo,practicamente vetado a los occidentales no hace tantos años.Aquí se amontonan,además,las partes más interesantes de la ciudad, aquí es donde apetece comer, cenar, deambular por sus mil recovecos,mezclarse con los berlineses.Asi que, en mi humilde opinión, ¿para qué dormir en otro lado que en el Mitte, donde en Noviembre del ’89 más de 500.000 alemanes se manifestaron y forzaron cinco días después la caída del Muro?

Pues empezamos a desglosar Mitte, que ya veréis todo lo que da de sí,por Alexanderplatz.Aunque en la teoría Alexanderplatz es sólo la plaza que está detrás de la torre, en la práctica y realidad se llama Alexanderplatz a un area mucho más extensa.Aquí se encuentra uno de mis monumentos favoritos,la Fuente de Neptuno.Originariamente se encontraba situada frente al antiguo Palacio Real (fue un regalo al kaiser Guillermo II) pero al quedar el Palacio destrozado tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y la fuente, milagrosamente, sobrevivir intacta,se decidió transladar a esta ultima frente al ayuntamiento,del que os voy a hablar justo ahora.

neptunbrunnen

El Rotes Rathaus, La Alcaldía Roja,el Ayuntamiento de Berlín.Durante la etapa comunista,estuvo ocupado por los soviéticos y actualmente es la sede oficial del gobierno federal.Este ayuntamiento con aire de fortaleza y una torre de 74 metros de altura.Normalmente,a no ser que haya asuntos estatales que por seguridad recomienden la ausencia de visitantes, puedes pasarte a verlo de lunes a viernes de 09:00 a 18:00.En la misma plaza se encuentra la iglesia de Santa María,la más antigua de Berlin.No dejes de entrar a ver las vidrieras,que las figuras representadas son súper siniestras.Y por cierto,antes de terminar con esta zona,quiero recomendar la lectura antes de viajar a Alemania de “Berlin Alexanderplatz” de Alfred Doblin;aparte de ser una obra maestra,os va a meter totalmente en el ambiente berlinés de los años 20.

ayunta3

El prinicipal boulevard de Berlín se en cuentra a pocos pasos de Alexanderplatz y responde al nombre de Unter den Liden (se podría traducir “bajo los tilos”).Es el equivalente a Picadilly Circus en Londres o Times Square en New York y ya tirando por gustos personales,es mi avenida favorita de toda la capital. Además,es la puerta de entrada a un montón de puntos interesantes por lo que es lógico que siempre esté llena de gente.Si vas en invierno, te encontrarás además todas sus cafeterías con terrazas atiborradas (ponen unas estufitas en el exterior,a los alemanes lo de que haga frío no les echa para atrás,y si encima lo combinan con su famoso Glühwein, el vino caliente con canela…) Esa es otra de las cosas que recomiendo:venir a Alemania en épocas navideñas.Te encuentras toda la ciudad llena de casetas, los edificios adornados…se vive un ambiente único! Los mercados navideños alemanes (Weihnachtsmärkte) son famosos en toda Europa;yo he podido disfrutar de varios en distintas ciudades alemanas y no tienen comparación posible.En Berlín, durante un mes entero (de últimos de Noviembre a Navidad) se celebran más de 50.El más grande, en el barrio de Spandau;los más bonitos,en mi opinión los de la plaza de Gendarmenmarkt (ahí ponen hasta atracciones),donde además podrás probar el sabroso Stollen (pan dulce navideño).Y hablando de comidas,no dejes de atreverte con lo más típico de Berlín, el Berliner Schnitzel (codillo de cerdo con puré de patatas y chucrut).

Ya que Unter den Liden arranca precisamente en el monumento más conocido de la ciudad, la Puerta de Brandemburgo, vamos a irnos hasta allí para comenzar nuestro recorrido por la animada calle berlinesa.La Brandenburger Tor,como la conocen los germanos, es un colosal monumento de 26 metros de altura inspirado en las construcciones clásicas griegas, con un cierto regustillo al Partenón ateniense. Levantada desde 1791, bajo ella han cruzado miembros de la familia real (los únicos que originariamente estaban autorizados a atravesarla), las tropas napoleónicas, el ejército nazi…La Puerta de Brandemburgo ha sido testigo mudo de todos los avatares históricos que han sacudido Berlín e incluso ella misma ha sufrido los sinsabores bélicos:durante la Segunda Guerra Mundial, la cuádriga que se encuentra en su parte superior (la diosa Victoria subida a un carro) fue seriamente dañada por los bombardeos y hubo de ser sustituida por una réplica.Para más inri,cuando la ciudad quedó dividida, la Puerta quedó en tierra de nadie,sin que practicamente nadie pudiera acceder a ella.Sin embargo,hoy en día es el símbolo más conocido de Berlín y luce majestuosa a los pies de la Pariser Platz.

10409629_10206201410496444_526561988557451860_n-1

Uno de los edificios más importantes de Unter den Liden es la Nueva Guardia.Construído en conmemoración de la victoria sobre Napoleón y,posteriormente,en homenaje a todos los fallecidos en las guerras.Dentro se encuentra una conmovedora estatua de una madre abrazando a su hijo,símbolo del sufrimiento del pueblo alemán.No muy lejos se encuentra la Bebelplatz,con su imponente edificio de la Opera.La plaza se hizo famosa en 1933 por la quema de miles de libros de autores como Marx o Freud,en uno de los hechos más vergonzosos protagonizados por los nazis.

Hemos llegado ya a la gran perla de Berlin:la Museumsislen o Isla de los Museos.Situada sobre el río Spree y considerada uno de los conjuntos museísticos más importantes de todo el planeta (fue declarada Patrimonio de la Humanidad),acoge cinco museos en los que facilmente podrás gastar un par de días si lo tuyo son los restos arqueológicos.El más importante es el Museo de Pérgamo, el Pergamunmuseum (entrada 13 euros,abre todos los días hasta las 18:00).En su interior se encuentra el Museo de Oriente y el Museo de Arte Islámico y ya en la entrada te dan una bienvenida que te dejará con la boca abierta:el Altar de Pérgamo,que se trajeron por toda la cara de Grecia (y se niegan a devolverlo,obviamente).En la sala de la izquierda se encuentra otro monumento no menos fascinante, la Puerta del Mercado Romano de Mileto,con sus 17 metros de altura,y en la siguiente sala,la Puerta de Astarté, originaria de la antigua Babilonia.Estos son los tres monumentos más importantes del museo pero te puedes tirar dentro horas admirando los miles de objetos allí reunidos,la mayoría pertenecientes a las culturas sirias y mesopotámicas.

p4200087_easy-resize-com

p4200090_easy-resize-com

Pese a ser el más destacado,el de Pérgamo no es el único museo de la isla.Aquí se encuentra también el Museo Antiguo,el Altes Museum (entrada 8 euros),que acoge un montón de piezas de Grecia y Egipto. Justo detrás se situa el Museo Nuevo, el Neues Museum, cuyo mayor tesoro es el archiconocido busto de Nefertiti (entrada 10 euros);no obstante,la planta dedicada a Egipto es de las más importantes del mundo,rivalizando incluso con el Museo Egipcio del Cairo.Y aún te quedan la Antigua Galería Nacional (entrada 8 euros), dedicada sobre todo a pinturas aunque también guarda algunas esculturas sobresalientes, y el Bode Museum (entrada 8 euros), que acoge la Colección Bizantina, la de Esculturas y el Gabinete Numismático.Vamos,que el que le guste el arte,en Berlín tiene donde entretenerse.

Tras habernos metido una visita cultural importante (te recuerdo que la isla de los museos,si la quieres desgranar bien,te va a llevar un montón de tiempo),llegamos al que es uno de mis edificios favoritos de la ciudad:la Berliner Dom, es decir, la Catedral de Berlín.Aunque la entrada cueste 7 euros,te aconsejo que no dejes de visitarla porque es preciosa.Se encuentra frente al jardín Lutsgarten y fue erigida hace siglo y medio sobre los restos de una antigua iglesia barroca.Fue seriamente dañada en la Segunda Guerra Mundial (una bomba cayó sobre su cúpula verdosa) y los trabajos de restauración han durado nada más y nada menos que 27 años.Ya en el interior,puedes visitar el museo de la catedral, donde se exponen maquetas que relatan el proceso de construcción, subir a tomar unas fotos desde la cúpula (ya verás que vistas de Berlín después de los 276 peldaños) y,por último, bajar a los sótanos donde se encuentran las criptas con las tumbas de la dinastía Hohenzollern (hay hasta sarcófagos de niños).Y una curiosidad más:la Berliner Dom es el templo protestante más grande de toda Europa.

berliner-dom_easy-resize-com

En este mismo area se encuentra otro de los edificios notables berlineses, el Reichstag, el Parlamento Alemán.En su interior hay una cúpula acristalada diseñada por el famoso arquitecto Norman Foster de las que cortan la respiración;aquí dentro nada recuerda al misterioso incendio que sufrió el edificio en 1933.Por cierto,aunque la entrada es gratuita, hay que reservarla con antelación a través de la página Bundestag.de.

Supongo que todo el mundo que viene a Berlín lo primero que quiere visitar son los escasos restos que quedan del Muro.El mayor tramo, de kilómetro y medio,es conocido como la East Side Gallery y se encuentra en la Mühlenstrasse del distrito de Friedrichshain.Fue decorado en 1990 por más de 120 artistas de una veintena de países, por lo que es considerada la mayor galería al aire libre del mundo.La parada de metro más cercana es la Warschauer Straße en la línea 1.

Durante la existencia del Muro, más de 500 ciudadanos de la Alemania Oriental intentaron atravesarlo.El resultado fue casi 200 muertos por disparos;aún así, en 1964 lograron escapar 57 personas a través de un túnel subterraneo de casi 150 metros.Hoy en día, se mantienen en pie estos restos como símbolo de la vergüenza de tantos años de represión.

the-wall_easy-resize-com

Justo al lado de la East Side Gallery se alza el Oberbaumbrücke, un puente fortificado que en la época comunista servía como paso de cruce, sobre todo para los alemanes occidentales.Ha sido testigo de varios ahogamientos de personas que intentaban cruzar al otro lado,entre ellos varios niños.Por la noche,se puede ver la obra Steien-Paper-Schere (Piedra,Papel,Tijera) a base de juegos luminosos que simboliza que no puede haber vencedores ni vencidos ya que todo en esta vida está en manos del azar.

Y hablando de pasos fronterizos, llegamos al más famoso (tristemente famoso):el Checkpoint Charlie. lo cierto es que durante la existencia de las dos Alemanias, en Berlín había muy pocos pasos para cruzar de una parte de la ciudad a otra,solamente siete.Por ello,el alcalde quiso facilitar el acceso a los alemanes occidentales (no así a los orientales,que practicamente bajo ningún concepto podían venir al Berlín del Oeste) y creó este punto.Aun así, fueron varios alemanes los que lograron engañar a los soldados para escaparse.Se encuentra en la calle Friedrichstraße y aunque oficialmente fue demolido en 1990,se reconstruyó una de las casetas de control como recordatorio de lo que supuso la Guerra Fría.La verdad que es un sitio bastante curioso para visitar,aunque en mi opinión lo de que hayan puesto a dos actores disfrazados de soldados soviéticos y americanos le quita algo de seriedad al asunto.Que la tuvo y mucha.Te aconsejo por ello que te tomes de verdad en serio la historia berlinesa y te acerques después a ver la Topografía del Terror, un solar donde antiguamente se ubicaba la sede de la GESTAPO y donde se torturaba y asesinaba a los opositores del régimen hitleriano.Da pavor.

p4180077_easy-resize-com

Y seguimos con más recuerdos, inevitables, de la barbarie:el Monumento al Holocausto. Cerca de la Puerta de Brandemburgo se erigieron casi 3.000 bloques de hormigón de diferentes alturas, conformando un laberinto gigantesco en cuyo punto central se encuentra el puesto de información, donde hay una exposición permanente acerca de las familias que fueron perseguidas por los nazis y una sala donde están todos los nombres de las víctimas (se calcula que se tardaría 6 años en leerlos todos, fueron más de seis millones de judíos asesinados).El color gris de los bloques simboliza las cenizas de los judíos incinerados en los campos de concentración.El monumento ha generado mucha controversia en Alemania,ya que por ejemplo los gitanos,otro de los pueblos más masacrados por las tropas nazis, consideran que han sido totalmente marginados.Y yo hasta cierto punto les entiendo, pues aunque nadie duda del sufrimiento del pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial, parecen haberse hecho dueños del término “genocidio” para ellos solos (se niegan,por ejemplo, a que se denomine genocidio al asesinato de más de un millón de armenios o de casi tres millones de camboyanos), dejando de lado a otras minorías étnicas que también sufrieron lo suyo.Por cierto,si te interesa este tema,puedes visitar también el Museo Judío (parada de metro Hallesches Tor), entrada 5 euros.

Hablando de judíos, imprescindible también que te acerques a conocer la Nueva Sinagoga Centrum Judaicum.Una “bet-ha-knesset” (una sinagoga) nunca ha sido sólo un lugar para la oración sino que también han servido como centro de reuniones, y debido a la cantidad de judíos que vivían en Berlín, éste era uno de los edificios más importantes de toda la ciudad.Tiene influencias de la arquitectura islámica y fue tristemente conocida por ser asaltada en la célebre Noche de los Cristales Rotos, cuando tropas de asalto y ciudadanos a título personal arrasaron con varios edificios sefarditas.Murieron casi un centenar de judíos en los ataques y fue el principio de la deportación de cientos de miles a los campos de concentración.

p4200086_easy-resize-com

Como no quiero que te quedes con tan mal sabor de boca,vamos a darle un poco de alegría al viaje acercándonos al Palacio de Charlottenburg.Tiene una antigüedad de más de tres siglos y aunque fue bombardeado en la Segunda Guerra Mundial, hoy día luce como uno de los edificios de mayor esplendor de todo Berlín.Los jardines en los que se asienta son igual de espectaculares que el palacio en sí.La entrada cuesta 12 euros (lunes cerrado) y la parada de metro más cercana es Richard-Wagner-Platz, en la línea 7.

Es hora de irnos ahora a Kurfürstendamm, o lo que es lo mismo, la otra gran avenida después de Unter den Liden.Con una longitud de casi cuatro kilómetros, se convirtió en la principal calle comercial del Berlin Occidental y hoy continúa siendo sede de tiendas, restaurantes y algunos de los hoteles más reputados.Es aquí donde se encuentra la iglesia Kaiser Wilhelm,construída en época del kaiser Guillermo II en honor a su abuelo.Esta iglesia luterana fue parcialmente destruida durante los bombardeos de la guerra y así se ha conservado, como recordatorio de lo que no debió ocurrir…pero ocurrió.La entrada es gratuita y se puede visitar hasta las seis de la tarde.

madriles-136_easy-resize-com

Resulta que mi próxima recomendación iba a ser que visitarais Tacheles, el que era el emblema del Berlín okupa, pero he leído hace sólo unos días que el gobierno alemán lo ha desmantelado tras 22 años de existencia y planea reconvertirlo en un centro cultural.La verdad es que es una pena; este edificio, que se reocupó bajo el slogan “los ideales están arruinados, salvemos la ruina”, acogió durante más de dos décadas un montón de exposiciones y contaba con su propio cine y café(el Zapata).Pero hoy en día aquello se va a quedar en el recuerdo,asi que debo considerarme afortunada por haberlo visitado en su momento.

Hablando de recuerdos,el mejor souvenir que puedes llevar a tus familiares y amigos es un Ampelmännchen (hay de todo, camisetas, llaveros, imanes, paraguas…es “la mascota berlinesa”).Le verás en un montón de semáforos, es el antiguo muñequito que se usaba en los semáforos de la Alemania del Este y pese a que en un principio se intentó eliminarlo,la gente le tenía mucho cariño y hoy en día es la imagen por excelencia de Berlín.

ampe

Seguimos la visita,yéndonos esta vez hasta la Postdamer Platz, una plaza que fue totalmente arrasada en la Segunda Guerra Mundial y que hoy brilla con luz propia.Durante la partición, esto fue practicamente un solar en ruinas por donde nadie deambulaba pero con la caída del Muro pasó a convertirse en la viva imagen de la Alemania del futuro.No hay más que echar un ojo a esta foto que hice desde el interior del Sony Center.Y para los aficionados al cine,un apunte:en esta zona, en la plaza Marlene Dietrich, es donde se celebra todos los años la Berlinale, el famoso Festival de Cine de Berlín.Y aquí también fue donde Win Wenders filmó una de sus mejores películas, “El cielo sobre Berlín”.

Ahora vamos a mi parque favorito berlinés,el de Tiergarten,donde se levanta la Columna de la Victoria, de casi 70 metros de altura, en la inmensa Strasse 17 Juni,en una rotonda donde desembocan las más importantes avenidas de la ciudad.Conmemora las diferentes victorias de Prusia contra otros imperios (Dinamarca, Austria, Francia) y los propios franceses pretendieron demolerla tras perder Alemania la Segunda Guerra Mundial, menos mal que se negaron los americanos; aún así, no pudieron impedir que se llevaran las placas que recordaban sus derrotas en el pasado.Hay que ver estos franceses qué mal perder tienen.

p4190085_easy-resize-com

El parque Tiergarten es considerado el “corazón verde de Berlín” (es el segundo más grande de la ciudad después de Grunewald).Conocido como el Jardín de los Animales ya que en época prusiana estaba lleno de ciervos y jabalíes en un gigantesco coto de caza, abarca una extensión grandísima de más de 200 hectáreas. Tras los bombardeos en Berlín, quedaron en pie sólo 70 árboles de los más de 200.000 que aquí crecían (la gente los taló para poder quemar la madera y sobrevivir al invierno) y la población comenzó a utilizar los terrenos para la siembre de patatas y remolachas.Pero con el paso del tiempo, y tras la donación de miles de árboles por parte del Ayuntamiento (el primero que se plantó fue un tilo), el parque recuperó su función como area de recreo y actualmente es el favorito de las familias alemanas para pasar los fines de semana.Incluso durante bastantes años se celebró aquí el mundialmente conocido Love Parade, el festival de música electrónica más importante del mundo.

Dentro del parque destaca el Memorial Soviético en homenaje a los caídos del Ejército Rojo, con los dos tanques T-34, que fueron los primeros en entrar en Berlín.

Por cierto,si te coincide que estás en Berlín en fin de semana, acércate al parque para disfrutar del mercadillo que se celebra en la Strasse 17 Juni,el Kunst- und Trödelmarkt.Yo encontré reliquias comunistas bastante interesantes.De todos modos,en Berlín se organizan semanalmente un montón de mercadillos; sobre todo en la Isla de los Museos,hay varios los fines de semana.

No quiero terminar esta entrada de Berlín sin recomendarte que gastes todas las tardes/noches que puedas en otro de los barrios más encantadores de la capital:Kreuzberg.El barrio bohemio por excelencia, refugio de todo tipo de artistas y sede de una importante comunidad inmigrante (sobre todo turcos, en el Gorlitzer Park es habitual que estén las familias turcas haciendo barbacoas los fines de semana). También es interesante pasarse allí por el mercado turco, el Maybachufer, te sentirás como en las entrañas de Turquía (de hecho,se conoce a Kreuzberg como el Pequeño Estambul).El barrio está lleno de restaurantes orientales; te aconsejo que cenes alguna noche en el hindú Aapka Neukölln y te decidas por el Tarka Dal (sopa de lentejas rojas,la hacen sabrosísima).Y si te gusta el buen rock, te recomiendo entonces que bajes la cena en mis tres clubs favoritos berlineses: el Ramones Museum (que como veis en la foto, es un auténtico museo rockero), el Wild At Heart y el SO36,con conciertos practicamente cada noche,la verdad que es adictivo ir allí… .Y es que no hay mejor forma de despedirse de Berlín que en Kreuzberg, reflejo de la fusión de culturas y nacionalidades que hoy en día inunda la capital germana.

p4200096_easy-resize-com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s